El antiestalinismo -¿antisovietismo?- del Partido de la Izquierda Europea o cómo hacer propia la estrategia del capital para desarmar ideológicamente a los trabajadores: tres breves antídotos del historiador Carlos Hermida Revillas

Hace ya un tiempo leí en la página del Partido Comunista de Grecia (KKE) el comunicado del Partido Comunista Obrero Húngaro mediante el cual anunciaba su salida del Partido de la Izquierda Europea (PIE). Uno de los motivos mencionados en el comunicado era la caracterización como “puro estalinismo” que de los sistemas políticos y económicos de los países del Este hacía el PIE. Lo cierto es que en el preámbulo de los actuales estatutos del PIE, después de aludir a una variedad de tradiciones de lucha, como el socialismo o el comunismo o la lucha contra el fascismo, por el ecologismo, por la paz, el feminismo, etc., se indica explícitamente lo siguiente:

Defendemos este legado de nuestro movimiento que inspiró y contribuyó a cambios positivos en las vidas de millones de personas. Mantenemos viva la memoria de estas luchas incluyendo los sacrificios y los sufrimientos vividos en el curso de las mismas. Hacemos esto desde la oposición, sin reservas, a las prácticas no democráticas y a los crímenes del estalinismo que estuvieron en contradicción absoluta con los ideales socialista y comunista.

Parece poco creíble hablar de cuestiones tales como el ecologismo sin reivindicar al mismo tiempo que los procesos de producción estén controlados por el estado -como lo estuvieron en la URSS en época de Stalin- con el objetivo del beneficio de los ciudadanos y, por tanto y también, de su entorno ambiental, y no de los propietarios de la empresa o sus accionistas, o de la “paz”, cuando resulta más que evidente que la única paz que existe es la que puede defenderse del agresor de siempre, el capital, representado por los países imperialistas, y con los medios que éste entiende, los militares, las condiciones para cuyo desarrollo y con el objetivo de defender no sólo la paz sino también la libertad, la de los soviéticos y la de los demás, parece que fue, precisamente, uno de los objetivos de Stalin, del que ahora reniega el PIE. O hablar de la igualdad entre hombres y mujeres cuando el sistema capitalista tiene en su naturaleza la desigualdad en la búsqueda del beneficio y las relaciones de poder propietario-trabajador, es decir, la autoridad del fuerte sobre el débil que, inevitablemente, se acentúa contra las mujeres y se extiende de forma más general en la sociedad a la relación entre hombres y mujeres, algo que la transformación económica del periodo de Stalin también contribuyó sin duda a combatir. Lo más “curioso”, por llamarlo de alguna manera, no obstante, es la reivindicación de la lucha contra el fascismo y del sufrimiento derivado de esta lucha y, al mismo tiempo, renegar de Stalin y, se entiende, de la URSS, al menos durante el periodo de Stalin, aunque da la impresión de que el tal desmarque se extiende a la URSS en general. Parece bastante evidente que fue gracias a la URSS y al pueblo soviético, a cuyo frente estaba entonces Stalin, que los nazis fueron derrotados: durante tres años fue la Unión Soviética la que sostuvo en solitario la lucha contra la Alemania de Hitler y fue en el frente del Este donde se destruyó el 70% del armamento alemán. El sufrimiento para el pueblo soviético se midió en 26 millones de muertos. La importancia de la intervención soviética en la 2ª Guerra Mundial la recordaba Fidel Castro en una de sus últimas reflexiones, que reproducíamos en este blog a propósito de la celebración del Día de la Victoria contra el nazifascismo en Rusia. El “desmarque” del PIE con respecto a Stalin, en cuyo periodo se produjo además un desarrollo económico, cultural y tecnológico sin precedentes y, esto es fundamental, en beneficio de la clase trabajadora, y, en definitiva, el desmarque con respecto a la URSS, es vergonzoso, por dejarlo ahí, y, por supuesto, hace el juego al capital en su lucha ideológica y propagandística contra el comunismo, uno de cuyos elementos fundamentales es equiparar comunismo y fascismo además de pretender demostrar que el socialismo del Este fue un fracaso. Es indigno, en definitiva, que un Partido Comunista participe en un partido que incluye una referencia de esas características en sus estatutos, entre otras cosas porque lo que hemos conocido de socialismo en la práctica se debe a la estrategia y políticas de Stalin, que consolidaron la URSS como una potencia mundial, lo que permitió a su vez extender el socialismo a otras regiones y países, ¿o es que acaso pueden entenderse los ejemplos de socialismo habidos sin la URSS y la URSS sin Stalin? Algunas de las críticas al papel del PIE y su antiestalinismo/antisovietismo, fundamentadas en los análisis del KKE, que me parecen esencialmente correctos, ya las he indicado en un comentario en el blog de Francisco Frutos, además de en la anterior entrada, así que no me repito.

Recomendables, por tanto, el artículo “Cuestiones sobre Stalin” del historiador Carlos Hermida Revillas, profesor en la Universidad Complutense, en el que se explican algunas de la claves para entender ese periodo histórico y la transcripción de una charla en la que recoge las ideas del artículo mencionado y de otro artículo suyo, “La revolución bolchevique no fue un golpe de estado”, también recomendable, en el que niega el carácter golpista de los bolcheviques, otra de las estrategias ideológicas del capital contra el comunismo, añadiendo algún que otro matiz no recogido en los artículos.

Los dos artículos los encontré enlazados en el blog Amistad Hispano-Soviética, la transcripción de la charla en la sección “Comunismo Soviético” del blog El Camino de Hierro.

Anuncios

6 comentarios

  1. ¡Estimado camarada!,suscribo totalmente tu comentario, es absolutamente contradictorio y más aún cínico y de borregos, hablar de socialismo y renegar del camarada Stalin.Demuestra también que son unos oportunistas que sólo quieren medrar en el parlamento europeo y llevárselo crudo.

    Conozco el artículo de Carlos Hermida publicado en 2003, pero creo que en algunos aspectos(interpretación de los años 30) está desfasado en algunos aspectos a la luz de nuevas evidencias;por lo tanto hay que corregirlo con Grover Furr:”Stalin y la lucha por la reforma demócratica”(2005), que ha sido traducido al español por algunos camaradas comunistas, también recomiendo los numerosos artículos en inglés de este autor.

    Por otra parte el blog “camino de hierro” es excelente e intervengo todo lo que me es posible.
    salud.

  2. En cuanto a tu comentario a Paco Frutos,creo que poco se puede esperar de esta gente;está absolutamente maleada y sólo saben evadirse con formulas hechas como “catecismo marxista”, etc. son incorregibles, en caso de una verdadera revolución no te quepa duda que te encontrarias a gente como el menchevique- bujarinista Paco Frutos en el campo contrario…Nada nuevo en la historia del movimento comunista.
    salud, Rafael granados.

  3. Estimado Rafael, gracias por tus comentarios, me alegro de que coincidamos en el análisis. Gracias también por las observaciones y recomendaciones bibliográficas, tengo el libro -o libros- de Grover Furr en la lista de espera para cuando encuentre el momento. Iré explorando, mientras tanto, sus artículos.

    En cuanto a Francisco Frutos, tengo que decir que, en mi opinión, e independientemente de su pertenencia a PCE-IU y de su, al menos aparente, adscripción a los postulados del PIE, tiene una postura crítica con muchas cuestiones relativas tanto a IU como a las posiciones de partidos miembros del PIE -por ejemplo el PC Francés. Por otra parte, creo que sin duda hay que reconocerle y también agradecerle sus posicionamientos en cuestiones internacionales: desde que le leo lleva denunciando con nombre, apellidos y detalladamente un buen número de asuntos. Creo que su postura es valiente y le diferencia sustancialmente de otros miembros de PCE-IU -por eso, lógicamente, visito su blog con regularidad y lo incluyo en la lista de blogs que sigo. Esto no quita, obviamente, que pueda tener una visión distinta a la mía -o a la tuya- en torno a cómo hay que resolver los problemas y avanzar. También es cierto que las circunstancias políticas y sociales en las dos o tres últimas décadas en España y en Europa han condicionado la evolución de las formaciones comunistas -o, más genéricamente, “de izquierda”- porque también la percepción política de propia población se ha ido seguramente modificando. El propio KKE reconoce, por ejemplo, que se equivocó en su momento aceptando los análisis del Partido Comunista de la URSS en la época de la Perestroika. Evidentemente, lo de PCE-IU y el PIE en la actualidad es poco comprensible. Tengo la sensación de que estas cuestiones se irán aclarando conforme se demuestre que determinados posicionamientos no sólo no sirven a la población sino que van en su contra, entre otras cosas porque la población dejará de darles su apoyo al demostrarse que sus planteamientos no logran sus objetivos al no poder contrarrestar la políticas capitalistas. Mucho me temo que es lo que va a ocurrir, por ejemplo, en Andalucía. A fin de cuentas una formación política no son sólo sus dirigentes sino aquellos que le dan/damos apoyo, por lo que de lo que se trata, según creo yo, es de extender la visión de que el socialismo es necesario y de que las medias tintas no van a llevar a ninguna situación aceptable, además de señalar sus contradicciones e incoherencias: si no hay una masa convencida de la necesidad de socialismo casi que da igual, creo yo, pensar en una u otra formación. De todos modos, te doy la razón en que, a pesar de la confianza que en un cambio en la línea de PCE-IU pudiéramos haber tenido algunos, entre los que me cuento, la situación actual no anima mucho a seguir pensando así y es evidente que se está abriendo una brecha entre la línea política oficial y los simpatizantes de esta formación con unos postulados más claramente socialistas o comunistas. Veremos cómo evoluciona la situación pero, lo cierto, es que PCE-IU deben, en mi opinión, clarificar dónde están cuanto antes.

    Un saludo.

  4. Aunque nos duela hemos de reconocer que el socialismo ha sido derrotado, al igual que lo fue la versión violenta, totalitaria, dictatorial del capitalismo, el fascismo.
    El socialismo empezó a ser derrotado cuando desde su interior empezaron a renegar de sus fundamentos, el derrocamiento del capitalismo para la aplicación del socialismo y así alcanzar el comunismo. En los comienzos del siglo pasado ya empezaron ha haber renegados que nos prometían el advenimiento del socialismo pero a través del capitalismo, osea que o eran unos completos ingénuos o a sabiendas sabían que la mejor manera de derrotar al socialismo era haciéndolo desde el interior, ya no se trataba de superar al capitalismo sinó que el mismo podría ser modelado, alterado para conseguir transformarlo en socialismo, ¡vamos! que los capitalistas por sí solos iban a ser convencidos para que renunciasen a sus prevendas y privilengios, cuando se les permitía mantener su fuente de poder, la propiedad de los medios de producción, y a su vez la razón de las desigualdades e injusticias sociales, o se producía la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y su paso a una propiedad colectiva, lo cual solo ocurriría por una revolución, ya que los capitalistas jamás iban a ceder dicha propiedad, nunca, jamás, y pensar eso es de una ingenuidad mayúscula.
    Pero el objetivo de ese discurso no eran los grandes propietarios y capitalistas, no esos no, sino el pueblo trabajador, a los cuales se les podría engañar para que así lo creyesen. Y de todo ello nació el capitalismo reformista, mal llamado socialismo reformista o social-demoracia) frente al socialismo revolucionario.
    De ahí que tras la toma del poder por parte de la fracción mayoritaria (bolchevique) del Partido Obrero SOCIAL-DEMÓCRATA de Rusia, en el vasto estado zarista, fue como una enorme bofetada en la cara de los pseudo-socialistas y traidores de todo el orbe, porque los socialdemócratas mayoritarios iban a establecer un estado democrático (por otorgar el poder al pueblo trabajador), socialista (porque se iba a abolir el capitalismo y colectivizar los medios de producción) y asambleario (por ser las Asambleas [Soviets] de trabajadores, bajo sistemas de libre participación, debate y elección de propuestas, delegados y diputados, osea una verdadera y auténtica institución democrática, su base política), y al hacerlo podrían a todo el capitalismo en riesgo, las masas trabajadoras de todo el mundo podrían tomar la suficiente conciencia como para derribar los muros y acabar con el explotador y espoliador capitalismo.
    Y con ello al capitalismo le entró miedo y gracias a la URSA adquirió su rostro más humano, se instauró el social-capitalismo, Se reconoció el derechos de sufragio, la sanidad y educación públicas y universales, etc. todas ellas prácticas realizadas anteriormente el la URSA, más que a su vez en esta última se colectivizaron los medios de producción, la fuente de las desigualdades e injusticias, mientras en los estados burgueses se mantuvo la propiedad privada de dichos medios y por lo tanto la sociedad clasista e injusta, aunque gracias a las políticas sociales, obligados como contrapeso a la existencia de la URSA, se atenuaron algo.
    Pero si así es como se produjo la primera traición dentro del socialismo con la irrucción de la mal llamada social-democracia, en los años 60 y con el jruschiovinismo, revisionismo, en marcha se produjo la segunda traición, el eurocomunismo, que alcalzó su definitiva meterialización en los finales de los 70 y principios de los 80, con el llamado euro-comunismo, que en definitiva fue la renuncia al socialismo y la adopción del social-capitalismo, todo con el objetivo de competir electoralmente con los ya partidos social-capitalistas que al mismo tiempo cada vez tenían menos de sociales y más de capitalistas.
    En definitiva, hoy en día no existe ningún partido realmente socialistas, todos son capitalistas, los hay más o menos sociales, pero ninguno quiere crear una sociedad socielistas con los medios de producción colectivizados, con la abolición de la propiedad privada de los mismos y por lo tanto del capitalismo. Todos defienden dicha propiedad privada, el capitalismo, el status quo vigente, la sociedad clasista, el estado burgués, el sistema.
    Por lo que los Partidos Socialistas antes y los Partidos Comunistas después son fuerzas burguesas capitalistas.
    Un saludo

  5. Creo que has hecho un resumen histórico perfecto, Sariaarel. Yo añadiría, no obstante, una necesaria connivencia de los trabajadores en la debacle ideológica -al menos de la parte capitalista del mundo desarrollado mientras existía la URSS-, la sociedad de consumo es evidente que ha hecho estragos, en particular con respecto al sentido de la “visión” en los trabajadores -una aparente ceguera con respecto a la explotación y el espolio trasladado a las colonias. Eso explicaría quizás en parte (seguramente sólo en parte) las dificultades que partidos con un mensaje socialista neto (el PCG/KKE en Grecia, por ejemplo) consigan un mayor apoyo. De todos modos, con la situación que tenemos ahora y la que sin duda se espera, las propuestas socialdemócratas caerán por sí solas, por la mera imposibilidad de ofrecer ninguna mejora a las mayorías, yo creo que esto es también evidente.

    Un saludo y gracias por el comentario.

  6. Muchas gracias por tu apoyo y por tu artículo, así como por este comentario.
    Los trabajadores hemos perdido toda conciencia de clase, en ello han influido muchísimos factores, el control absoluto de los Medios de Comunicación: la prensa (escrita, radio y televisión) así como: la educación, el cine, el teatro, la música, y hasta la literatura, por parte de la oligarquía capitalista, hace que la alienación de los trabajadores sea algo compresible y hasta inevitable.
    También la publicidad y la sociedad de consumo que son fruto de lo mismo, a los trabajadores se nos vende la idea de que cuanto más compres más feliz serás, y así te debes de hipotecar para adquirir esos bienhechores productos, la realidad es tozuda y solo nos convierte en esclavos de los nuevos amos, la oligarquía financiero-capitalista, ya que todos, ¡todos!, estamos endeudados con ellos, los estados, las multinacionales, las empresas, las familias y ciudadanos, todos, y al mismo tiempo, estamos endeudados con ellos, ya que poseen la máquina de crear y producir dinero a través de la concesión de créditos y la creación de deudores y adeudados, amos y esclavos.
    El sistema monetario y bancario es el nuevo amo mundial, son el gran monstruo capitalista, pero su dominio es más difuso, de ahí lo difícil de desenmascararlo.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: