Discurso del Partido Comunista de Grecia en el seminario del Partido Comunista de la Federación Rusa: “El Movimiento Comunista Internacional hoy y mañana” Moscú, 15-16 de diciembre de 2012.

Independientemente de la visión que el Partido Comunista de Grecia (KKE) pueda tener de Rusia, China, o del concepto del “mundo multipolar”, al KKE hay que agradecerle lo que parece un intento sincero de coordinar el movimiento comunista internacional. Reproduzco abajo el discurso del KKE y la introducción al mismo:

http://es.kke.gr/news/news2012/2012-12-17-omilia-elisaioy

Los días 15 y 16 de diciembre de 2012, en Moscú, se llevó a cabo un seminario organizado por el Partido Comunista de la Federación Rusa bajo el título: “El Movimiento Comunista Internacional hoy y mañana”. En este seminario tomaron parte: el PC de Vietnam, el PC de Brasil, el PC de Grecia, el PC de India (marxista), el PC de China, el PC de Cuba, el PC Sudafricano, el PC de Ucrania, el PC Portugués, el PC de la Federación Rusa, el PC de Bohemia y Moravia.

El KKE fue representado por Elisseos Vagenas, miembro del CC y responsable de la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE, en cuya intervención destacó lo siguiente:

Discurso del Partido Comunista de Grecia en el seminario del Partido Comunista de la Federación Rusa:

“El Movimiento Comunista Internacional hoy y mañana”

Moscú, 15-16 de diciembre de 2012.

Estimados camaradas.

Agradecemos al Partido Comunista de la Federación Rusa por la invitación a este encuentro informal de los partidos comunistas sobre los problemas y la perspectiva del movimiento comunista internacional.

El encuentro de hoy se lleva a cabo en condiciones de profundización de la crisis capitalista mundial que evidencia los callejones sin salida y los límites del modo de producción capitalista. Sin embargo, este no será derrocado por si mismo, no va a caer como una “fruta madura”, si el factor subjetivo y, sobre todo, el partido comunista, el movimiento comunista no consiguen elaborar una estrategia revolucionaria.

Desgraciadamente, el movimiento comunista hoy está experimentando una profunda crisis ideológica, política y organizativa.

El KKE a partir de 1998 ha llevado a cabo una serie de iniciativas para que los comunistas puedan reunirse, intercambiar opiniones, experiencias de su actividad, coordinarse con respecto a asuntos en los que se ponen de acuerdo. En este sentido en 1998 comenzaron los Encuentros Internacionales en Atenas, abrazados por decenas de partidos comunistas y hoy en día se han establecido como un evento anual importante para el movimiento comunista internacional. Nuestro partido insiste en que estos encuentros deben seguir siendo los encuentros de los partidos comunistas porque van a perder su esencia y serán llevados a la disolución si se debilitan con la participación de otras fuerzas de “izquierda” o fuerzas que afirman ser antiimperialistas.

Al mismo tiempo, como partido llevamos a cabo una serie de encuentros comunistas regionales y temáticos a nivel de Europa, en los Balcanes, en el Mediterráneo Oriental. Participamos activamente en las iniciativas y las invitaciones de otros partidos comunistas. Sin embargo, estimados camaradas, sabemos, estamos convencidos de que el movimiento comunista no será capaz de superar la crisis en que se encuentra sólo a través de estas actividades.

El asunto crucial es la adquisición de una estrategia revolucionaria y de una táctica que la sirva, para que se refuercen las posiciones revolucionarias en el movimiento comunista y se retiren, se debiliten las posiciones reformistas y oportunistas en el conflicto duro que se está librando.

La línea de la “resistencia y ruptura” con el sistema capitalista debe ganar terreno frente a la línea de “adaptación y asimilación” en ello.

Es obvio que no podemos mencionar aquí en detalle, por limitaciones de tiempo, todos los asuntos que tienen que ver con la situación en el movimiento comunista y las perspectivas. Sin embargo, quisiera centrarme brevemente en algunas posiciones básicas del KKE.

El KKE considera como asunto importante la postura en relación con el socialismo que hemos conocido así como las evaluaciones sobre las causas de su derrocamiento. Nuestro partido ha defendido el socialismo, incluso en las condiciones más difíciles, ante el ataque frenético anticomunista. Ha defendido la contribución de la URSS a la lucha de los pueblos. Pero no se queda en eso. Desde el inicio de la década de ´90 se dio prioridad a la investigación científica de las causas de la victoria de la contrarrevolución en la URSS así como en los demás países socialistas. Después de 18 años de estudio llegamos a la resolución del 18º Congreso, sobre las causas del derrocamiento del socialismo, los errores que se cometieron en el plano económico y político, en la estrategia del movimiento comunista internacional y condujeron a la victoria de la contrarrevolución. Nuestro enfoque se centra en el abandono de los principios de la construcción socialista donde, por decirlo de manera sucinta, en el ámbito de la economía con las reformas de la década de 1950 y 1960 se reforzaron las relaciones mercantiles y a continuación se crearon las fuerzas sociales que estaban interesadas en derrocar el socialismo. En el ámbito de la política teníamos percepciones erróneas sobre el “Estado de todo el pueblo” y en el plano de las relaciones internacionales la percepción errónea sobre la “rivalidad pacífica” entre los dos sistemas sociopolíticos. El socialismo fue derrocado desde dentro y de arriba, debido a la erosión oportunista gradual de los partidos comunistas.

El KKE en esta y otras elaboraciones sigue basándose en la cosmovisión del marxismo-leninismo, que considera que sigue siendo vigente, poniendo como prioridad el conflicto con las teorías burguesas y oportunistas, y sus organizaciones, como fue por ejemplo en el pasado la corriente del llamado “eurocomunismo” y hoy el llamado “Partido de la Izquierda Europea”.

Nuestro partido defiende el carácter del Partido Comunista, como partido de la clase obrera que no lucha meramente para que la fuerza de trabajo se venda en mejor precio sino además por el derrocamiento del sistema capitalista de explotación, lucha diariamente por el socialismo que actualmente es la única solución alternativa para los trabajadores.

Consideramos que la necesidad y la vigencia del socialismo no se ha debilitado por los cambios contrarrevolucionarios en la URSS y en Europa en su conjunto, porque la necesidad no surge de la correlación de fuerzas, que es adversa, sino de la existencia de condiciones objetivas para la construcción del socialismo, de los callejones sin salida del capitalismo como es la actual crisis capitalista mundial. Una crisis que no se debe simplemente a una forma de gestión, por ejemplo al neoliberalismo, como sostienen varios apologistas del sistema capitalista, sino a la contradicción básica entre capital y trabajo.

En base a nuestro objetivo estratégico, que es el socialismo-comunismo, trazamos también nuestra política de alianzas. Hemos rechazado como peligrosa y dañina la formación de coaliciones de “izquierda”, de “frentes antifascistas”, la cooperación con la socialdemocracia, que consideramos que es un error separarla en “izquierda” y “derecha”. Al contrario, nosotros pretendemos reunir y concentrar a las fuerzas sociales, la clase obrera y las capas populares pequeñoburguesas urbanas y rurales en una dirección antimonopolista, anticapitalista, luchando por todos los problemas populares, en conflicto y ruptura con las uniones imperialistas. Tal alianza popular en el período de la situación revolucionaria se convertirá en un frente obrero revolucionario, dará a luz a los nuevos órganos populares de poder.

Seguimos creyendo que es vigente la frase del Manifiesto del Partido Comunista que “es lógico que el proletariado de cada país ajuste ante todo las cuentas con su propia burguesía”1, es decir consideramos que la lucha a nivel nacional sigue siendo el frente principal. Sin embargo, esta lucha debe ser coordinada a nivel regional e internacional porque es una lucha internacional en que es vigente la consigna “Proletarios de todos los países uníos!”. Nuestro partido sigue siendo fiel al internacionalismo proletario.

Tratamos el imperialismo en base a las características destacadas por Lenin. No identificamos el imperialismo con los EE.UU, porque hay también otras potencias y uniones imperialistas fuertes, como es la Unión Europea. Consideramos que cada país en que predominan las relaciones de producción capitalistas, los monopolios, ocupa una posición en el sistema imperialista según su fuerza económica, política y militar. Las posiciones que tratan erróneamente el imperialismo como una política de la clase dominante, como política exterior y no como una fase de desarrollo del capitalismo ligado al dominio del monopolio en la producción capitalista, la fusión del capital industrial y bancario, la exportación de capitales y el carácter económico de las guerras imperialistas (distribución y redistribución de los mercados) provocan mucho daño. Sería un error grave si el movimiento popular basara sus esperanzas a las llamadas potencias emergentes o incluso si las eligiera como “campo”. Por eso, V.Lenin advertía que esto nos llevaría erróneamente a la evaluación que “resulta que los monopolios en la economía son compatibles con el modo de obrar no monopólico, no violento, no anexionista en política»2. El llamado “mundo multipolar”, de la llamada “nueva arquitectura de las relaciones internacionales” no es el mundo de la paz y de la seguridad para los pueblos, sino el mundo de las contradicciones interimperialistas intensificadas.

Como partido excluimos la posibilidad de participar en gobiernos burgueses incluso si se llaman “de izquierda” o “patrióticos” porque tras estudiar la historia de nuestro partido y del movimiento comunista internacional hemos llegado a la conclusión que no hay etapas intermedias entre el capitalismo y el socialismo. No hay poder transicional. El poder estará en manos de la clase obrera o en manos del capital. La participación de un Partido Comunista en un gobierno de “izquierda” en el marco del capitalismo será dañina para el movimiento popular. En esencia, a través de las “consignas de izquierda” se perpetúa la explotación de la clase obrera, se apoya la rentabilidad del capital.

Nos centramos en la organización de la lucha de la clase obrera en los sindicatos, en el movimiento obrero y sindical, que reconocerá la lucha de clases, entrará en conflicto con la llamada “paz social” y el “diálogo social” lo cual pretende el poder burgués y apoyan los oportunistas.

No buscamos nuevos sujetos revolucionarios porque consideramos que no ha cambiado el papel histórico de la clase obrera que es el sepulturero del capitalismo.

Defendemos las leyes de la revolución y la construcción socialista y rechazamos la lógica de los “modelos nacionales” que en esencia refutan estas leyes.

Estimados camaradas:

Como partido no nos limitamos solamente a señalar que existen evaluaciones diametralmente opuestas entre nuestros partidos, incluso entre los que estamos hoy aquí, sobre los asuntos principales anteriormente mencionados. Buscamos el debate, el intercambio de opiniones entre los partidos comunistas. Pretendemos elaborar conjuntamente asuntos teóricos contemporáneos, sobre todo entre los partidos comunistas con los que hay una convergencia significativa de opiniones. Pero también estamos preparados a desarrollar acción común con otros partidos comunistas sobre asuntos de la actividad antiimperialista, en los que podemos acordar a nivel bilateral, regional y multilateral. Consideramos necesario el frente ideológico contra las teorías burguesas y oportunistas, contra el anticomunismo y el antisovietismo. Además, consideramos importante el desarrollo de acciones contra las potencias imperialistas, como las que decidió recientemente el 14º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros en Beirut. Y sobre todo hoy contra la intervención imperialista en Siria y la guerra imperialista contra Irán. Nosotros, como partido, estamos listos a contribuir en esta dirección.

1 Manifiesto del Partido Comunista, K.Marx-F.Engels, ed. Sinchroni Epochi, p. 34.

2 El imperialismo, fase superior del capitalismo, V.I.Lenin, Obras Completas, t.27, p. 390.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: