[Traducción] El Partido de los Trabajadores de Bélgica niega el carácter financiero de la actual crisis, respalda a China y defiende el socialismo: Contribución del PTB en el EIPCO-2013 y algunas observaciones a su intervención.

Traducción no oficial de la contribución del Partido de los Trabajadores de Bélgica (PTB) en el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros celebrado en Lisboa entre el 8 y 10 de noviembre.

El PTB realiza en su intervención un balance principalmente positivo de la política exterior de China. En cuanto a su valoración de los BRICS habría que señalar la dificultad en considerarlos un grupo más de países imperialistas, como parece hacer el PTB -con excepción de China-, habida cuenta de que algunos de estos países, la propia China pero también Rusia, contribuyen a fortalecer de forma bastante evidente una alianza como el ALBA, que el PTB sí considera tiene un carácter antiimperialista y liberador. Al mismo tiempo, si no todos los países pertenecientes al grupo BRICS, algunos de ellos, de forma destacada Rusia y China, sí contribuyen a frenar el imperialismo hegemónico actualmente, que el PTB reconoce se corresponde con los EEUU -y los países pertenecientes a la OTAN, habría que añadir-, en los planos político y diplomático, económico y militar, como demuestran las alianzas estratégicas entre Rusia y China y entre estos dos países y los países socialistas (Cuba) y progresistas en América Latina (Venezuela, Bolivia, Ecuador, etc.) e incluso Europa -caso de Rusia y Bielorrusia. Una cosa parece bastante obvia: cuando Rusia -o China- coopera con un país socialista como Cuba, respetando su sistema político y económico, está ayudando a que Cuba se fortalezca y, por tanto, a que haga frente al que el PTB considera el imperialismo hegemónico. Lo mismo es aplicable a los restantes países de América Latina, África, etc.

En general, las características positivas en la esfera internacional que el PTB atribuye a China pueden ser atribuidas también a los otros BRICS, entre ellos Rusia, que en el área económica puede resumirse en el principio de establecer relaciones de beneficio mutuo con otros países y en el plano militar el hecho de no amenazar a otros países con una agresión -y esto es independiente del hecho de poseer o no bases militares fuera de su territorio. Si esto no es antiimperialismo, desde luego, se le parece mucho.

El PTB participó en el pasado Encuentro Comunista Europeo y firmó su declaración conjunta. El texto de su intervención:

http://www.solidnet.org/belgium-workers-party-of-belgium/15-imcwp-contribution-of-wp-of-belgium-en

El Capitalismo en crisis, nuevos tiempos para el socialismo

Partido de los Trabajadores de Bélgica

Contribución al 15º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, Lisboa 8-10 de noviembre 2013.

1.- El capitalismo ha conocido tres crisis globales y sistémicas. La primera, a finales del siglo XIX, fue contrarrestada mediante el imperialismo y la guerra para una nueva división del mundo -pero también estuvo seguida de la Revolución Bolchevique y del nacimiento de la Unión Soviética. La segunda, en los años 30, condujo a la 2ª Guerra Mundial y a la expansión del imperialismo norteamericano -pero también a la extensión del campo socialista y a una oleada de luchas de liberación nacional. La tercera y actual crisis de sobreproducción y sobre-acumulación de capital tiene sus orígenes en los primeros años de la década de los 70. Ha sido amortiguada mediante varias décadas de políticas neoliberales, de nuevas oportunidades para el gran capital a partir de la contrarrevolución en la Unión Soviética y en las democracias populares europeas, de una explotación intensificada del Tercer Mundo a través de Programas Estructurales de Ajuste y del peso de la deuda, y mediante un incremento artificial en el consumo a través de créditos baratos. Pero la crisis reventó en toda su extensión a partir de la explosión de las burbujas financiera e inmobiliaria en el 2008.

2.- Hoy nos enfrentamos a sus duras consecuencias en el terreno económico, social y ecológico. A la par de esta crisis económica tiene lugar una crisis democrática e ideológica en la sociedad burguesa. A nivel internacional, hay cambios importantes en la correlación de fuerzas y se han hecho aparentes nuevas amenazas de conflictos locales y guerras más extendidas.

3.- Cinco años después de la bancarrota de Lehman Brothers, que llevó el sistema financiero mundial al borde del colapso, persiste la falsa idea de que esto fue una crisis financiera. Lo cierto es justo lo contrario: el extendido dopaje financiero había enmascarado temporalmente el verdadero carácter de esta severa enfermedad del capitalismo, la enfermedad de la sobreproducción, que sólo salió a la luz con la explosión de la burbuja financiera. Pero la sobreproducción se sitúa por supuesto en el ámbito de la producción, en el corazón verdadero del sistema capitalista. Es esto por lo que ni una respuesta neoliberal ni keynesiana puede resolver la crisis actual ni erradicar las causas que la originan. Dos escenarios son posibles para el futuro próximo: o bien un nuevo hundimiento con un rápido declive adicional de la economía o un largo periodo de relativo estancamiento económico basado en una explotación incluso más intensiva de la mano de obra. Un factor importante en la constelación del mundo actual es la posición del poder imperialista hegemónico en el mundo, los Estados Unidos. Mientras que políticamente los EEUU pueden reivindicar ser el único superpoder, habiendo concluido la Guerra Fría a su favor y habiendo sacado ventaja del 11 de Septiembre para reafirmar su dominio militar, económicamente los EEUU están en una situación difícil. La economía de los EEUU continúa viviendo por encima de sus posibilidades gracias al crédito extranjero masivo y gracias al estatus del dolar como la primera moneda del mundo. Pero antes o después las enormemente negativas balanza comercial y balanza de pagos pasarán su factura y disminuirán la estatura de los EEUU en el mundo – o los empujarán hacia aventuras militares incluso más agresivas contra competidores ya existentes o que están recientemente emergiendo.

4.- La crisis de la eurozona revela una construcción europea completamente desequilibrada, con un desarrollo del capitalismo desigual en los estados miembros de la UE y sin ningún mecanismo previsto para remediarlo mediante transferencias desde las regiones más desarrolladas hacia las menos desarrolladas. Al contrario, las economías capitalistas europeas principales están implicadas en una lucha entre ellas mismas para convertirse en el mayor exportador y, por tanto, en el mayor explotador. Esto implica una carrera hacia el fondo en lo que se refiere al desempleo, a las condiciones laborales, a la flexibilidad, a la contratación, a los derechos sociales y sindicales y, finalmente, también en lo que se refiere a los derechos democráticos. La crisis económica y social en la zona euro puede llevar a convulsiones sociales adicionales y a crisis políticas de envergadura, que pueden resultar en serios problemas a lo largo de la zona euro e incluso a su explosión.

5.- Pero aun así, la misma crisis de la zona euro ha empujado a la burguesía europea a acelerar la construcción del Estado europeo supranacional, la Unión Europea, en un modo más y más autoritario. Porque las corporaciones europeas transnacionales necesitan desesperadamente una infraestructura y una superestructura capaces de lanzar una guerra económica -y, posteriormente, posiblemente una guerra real – contra los EEUU, Japón y las economías emergentes, y contra su propia clase trabajadora. Desde el 2010, la UE ha avanzado mucho más rápidamente en la dirección de un Estado federal europeo centralizado, en particular mediante el acuerdo presupuestario (el Tratado para la Estabilidad, Coordinación y Gobernanza o TECG), que da a la Comisión Europea no sólo el derecho a intervenir en las políticas fiscales y económicas de sus Estados miembros, sino también en sus políticas sociales, imponiendo la competitividad en la esfera económica y la austeridad eterna en la esfera social.

6.- Debido a que la Unión Europea sólo sirve los intereses del gran capital europeo y está basada en la competencia y la desigualdad, debe ser desafiada en su centro y no en sus márgenes. Serán necesarios grandes movimientos populares con orientación revolucionaria a través del continente para que los trabajadores y los pueblos vuelvan la espalda a la construcción de este Estado burgués supranacional europeo y construyan una Europa basada en la solidaridad y la cooperación, una Europa socialista.

7.- En la correlación mundial de fuerzas han aparecido en escena nuevos jugadores, habiendo sido agrupados erróneamente los más importantes entre estos bajo el acrónimo de BRICS. Durante los últimos cinco años de crisis en el “viejo mundo”, éstos han actuado como motor de crecimiento fuerte y un contrapeso, una situación que es distinta de la que se dio en los años 30. Pero el motor de los BRICS también está comenzando a griparse. De forma más importante, el hecho de disputar la hegemonía económica a los EEUU y a los otros poderes imperialistas principales no convierten a las economías emergentes en antiimperialistas, puesto que el desarrollo desigual es una característica básica del capitalismo y del imperialismo. El desarrollo de la fuerza y de la influencia de los países del grupo BRICS podría solamente adquirir un carácter antiimperialista si desafiase los fundamentos del orden imperialista mundial, rompiese con la acumulación capitalista mundial y contribuyese a la liberación de los trabajadores y pueblos del mundo del yugo del gran capital. En lugar de eso, en la mayor parte de los casos, su éxito parece más bien basarse en una competición para obtener un posición mejor en el sistema capitalista mundial. En relación a las alianzas de países cuyo objetivo es romper de forma radical con la dominación imperialista, como fue el caso en los años 60 y 70, hoy día es difícil ver una alianza comparable y genuinamente antiimperialista, aparte del ALBA en América Latina y el Caribe, centrada en torno a Cuba y la República Bolivariana de Venezuela.

8.- La República Popular de China constituye una caso particular. Todavía afirma estar en el camino hacia el socialismo, y mientras que ha adoptado muchas características de una economía de mercado -y mientras que autodefine su economía como una “economía socialista de mercado”- permanece una fuerte intervención del Estado en la economía. Pero no puede ser negado que los elementos capitalistas en su economía nacional están ya creando problemas típicos tales como una burbuja inmobiliaria y una mini-crisis de créditos. A nivel internacional la economía de China está intensamente vinculada a las de los EEUU y Europa, y tiene que ajustarse a las leyes del mercado capitalista internacional, a menudo en detrimento de los trabajadores y los pueblos de los países implicados.

9.- Pero sería erróneo considerar a China por esta única razón un país imperialista. Los acuerdos internacionales que China concluye sobre energía, materias primas y productos agrícolas respetan el principio de beneficio mutuo. Su ayuda al desarrollo y sus acuerdos sobre comercio e inversiones ayudan por regla general a los países en desarrollo a construir una infraestructura, a desarrollar una base industrial y a acumular capital con el que puede ponerse en práctica un curso independiente de desarrollo. China no posee bases militares en el exterior y no amenaza a ningún país con la intervención o la agresión. Objetivamente ofrece a terceros países más posibilidades de seguir un camino antiimperialista.

10.- El carácter sistémico y prolongado de la crisis capitalista mundial, los cambios en la correlación internacional de fuerzas y los ejemplos de las luchas y revueltas de los trabajadores y los pueblos alrededor del mundo, apuntan crecientes oportunidades para el desarrollo de las fuerzas de la revolución contra las fuerzas de la reacción, y a una confianza creciente en que en el curso del s. XXI veremos el avance de la única alternativa social al capitalismo: el socialismo.

El Partido Comunista de Grecia cumple 95 años de lucha incansable.

http://es.kke.gr/es/articles/El-KKE-cumple-95-anos-de-lucha-incansable/

El KKE cumple 95 años de lucha incansable

En el período que transcurrimos, en muchas ciudades de Grecia las organizaciones partidistas del KKE llevan a cabo eventos en ocasión del 95 aniversario del KKE, fundado el 17 de noviembre de 1918, como producto maduro del desarrollo del movimiento obrero en nuestro país, así como bajo el impacto de la Gran Revolución Socialista de Octubre en 1917 en Rusia.

El KKE está guiado por la cosmovisión revolucionaria del marxismo-leninismo y desde su fundación ha sido fiel al principio del internacionalismo proletario. Ha defendido la construcción socialista en la URSS, en los demás países de Europa, de Asia y en Cuba. Ha participado en la Internacional Comunista, ha expresado su solidaridad con las luchas de la clase obrera mundial, con los pueblos que luchaban por su liberación nacional, por el socialismo. En períodos cruciales y difíciles de su lucha, ha recibido la solidaridad internacionalista y el apoyo del movimiento comunista y obrero internacional. Está luchando por el reagrupamiento del Movimiento Comunista Internacional, tras el retroceso y la crisis que sufrió y sigue sufriendo hasta hoy día, sobre todo después del triunfo de la contrarrevolución en 1989-1991.

 El KKE, en los 95 años de su trayectoria, ha sido firmemente comprometido con los principios fundamentales de un Partido Comunista obrero revolucionario: el reconocimiento del papel dirigente de la clase obrera en el progreso social y la ideología marxista-leninista como teoría revolucionaria para la actividad política revolucionaria. No ha renunciado nunca a la lucha de clases, a la revolución socialista, a la dictadura del proletariado.

El KKE se ha mantenido firme ante la turbulencia de la contrarrevolución en la Unión Soviética y en los Estados de la construcción socialista en Europa y Asia. Esta resistencia no es accidental. Ha sido forjada en base a lazos históricos de sangre con la clase obrera y el campesinado pobre desde el primer momento de su fundación.

Desde 1918 en adelante, el KKE ha dado un contenido político a las luchas obreras contra la explotación capitalista y por ello resultó con muchos muertos, torturados y perseguidos. En las primeras décadas de su existencia, ha experimentado la represión estatal por todas las formas del poder burgués (parlamentaria, dictatorial) organizando con persistencia a la clase obrera, con resultados positivos para el movimiento popular.

Ha sido firme en las condiciones particularmente duras de la clandestinidad en varios períodos. Ha jugado un papel principal en la lucha armada contra la “ocupación triple” (la ocupación del país de las tropas fascistas de Alemania, Italia, Bulgaria) con la Resistencia de EAM-ELAS. En dos ocasiones, el diciembre de 1944 y la lucha de tres años (1946-1949) del Ejército Democrático de Grecia (DSE), el movimiento obrero encabezado por el KKE y el movimiento campesino aliado entraron en conflicto armado con el poder burgués, que fue apoyado por la intervención militar imperialista directa, al principio de Gran Bretaña y luego de los EE.UU.

En su trayectoria de 95 años ha luchado contra la idea de que los explotados deben colaborar con los explotadores, de que deben someterse a los explotadores, y defendió las conquistas obreras y populares.

Las raíces históricas profundas del KKE en la clase obrera y el pueblo y el seguimiento firme de los principios del marxismo-leninismo explican por qué en crisis anteriores y sobre todo en 1968 y en 1991 ha logrado salvaguardar su continuidad.

El KKE se ha reagrupado a nivel organizativo, ideológico y programático durante todo el período nuevo de su Historia, en base a los cinco Congresos intervinientes después de la crisis de 1991. El producto de esta trayectoria es el Programa aprobado por el 19º Congreso, que desarrolla la estrategia general del KKE por el socialismo y las tareas básicas de la lucha de clases.

El domingo 8 de diciembre, a las 18:30, el KKE rendirá honor en Atenas a su 95 aniversario con un gran evento político central en el Estadio de la Paz y la Amistad. Se espera que tomen parte decenas de miles de trabajadores de la capital griega. En el evento, el discurso principal será pronunciado por el Secretario General del CC del KKE, Dimitris Koutsoumpas y a continuación habrá un concierto con canciones del famoso compositor griego, Mikis Theodorakis.

Partido Comunista de los Pueblos de España: Solidaridad con los trabajadores del Grupo Antolín en Rusia.

http://pcpe.es/internacional/item/2931-solidaridad-con-los-trabajadores-de-grupo-antol%C3%ADn-en-rusia.html

La empresa española Grupo Antolín despide y reprime a los trabajadores de su planta en Rusia.

El Partido Comunista de los Pueblos de España se solidariza a través del presente comunicado con la plantilla de la empresa del Grupo Antolín en Novosaratovka, en la región de Leningradskaya, Rusia, que actualmente se encuentra en una dura lucha por alcanzar unos mínimos derechos laborales y sindicales.

La planta que el Grupo Antolín tiene en Rusia se dedica a la fabricación de componentes para automóviles y es una de las más de 100 plantas que este grupo de origen español tiene en más de 20 países.

Los trabajadores de la empresa han realizado ya dos huelgas con el objetivo de comenzar las negociaciones para mejorar los salarios y acordar un convenio colectivo, a lo que la empresa se niega.

Las movilizaciones, encabezadas por el Sindicato Interregional de Trabajadores del Automóvil (SITA), han sido respondidas con medidas represivas y con despidos por parte de la empresa, que se niega a iniciar cualquier tipo de negociación.

Los y las comunistas de España queremos expresar a través del presente comunicado nuestro total apoyo a las demandas de los trabajadores de la planta rusa del Grupo Antolín, exigiendo muy concretamente que cese la represión a los trabajadores, especialmente a los afiliados al SITA, el respeto a los derechos sindicales, el comienzo de las negociaciones sobre el convenio colectivo y el incremento salarial del 30% que exige la plantilla.

Igualmente, apoyamos la marcha solidaria que se celebrará en San Petersburgo el día 23 de noviembre y todas aquellas movilizaciones encaminadas a defender los derechos básicos de los trabajadores y trabajadoras.

Vamos a proceder a realizar acciones de solidaridad en España con el objetivo de denunciar la actitud de la empresa y apoyar a nuestros compañeros y compañeras de Rusia.

¡Viva la lucha de la clase obrera!

¡Viva el internacionalismo proletario!

Área Internacional

CC del PCPE

Madrid, 22 de noviembre de 2013

RIA Novosti: Cuba y Rusia desean profundizar la cooperación en el sector energético.

http://sp.ria.ru/bilaterial_relations/20131125/158632415.html

Foto: RIA Novosti.

El jefe de la petrolera estatal rusa Rosneft Ígor Sechin (archivo) / Foto: RIA Novosti.

Moscú, 25 de noviembre, RIA Novosti.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, se reunió el pasado sábado con el jefe de la petrolera estatal rusa Rosneft, Ígor Sechin, con quien habló de profundizar la cooperación en materia energética, comunicó hoy el diario cubano Granma.

Sechin encabezó una delegación rusa que cumplió una visita de trabajo a la isla caribeña.

El encuentro, que el periódico califica de “cordial”, giró en torno al fomento de las relaciones “en sectores como los hidrocarburos, la salud, el turismo, la energía y la formación de técnicos y especialistas en la rama petrolera, áreas en las que existen amplias posibilidades de colaboración”.

Las partes hablaron también de las reformas económicas iniciadas en Cuba, el proceso de integración regional y las oportunidades de inversión.

En el encuentro participaron el embajador de Rusia en La Habana, Mijaíl Kaminin, el presidente de la junta directiva de la empresa de electricidad rusa Inter RAO, Borís Kovalchuk, el vicepresidente del Gobierno cubano, Ricardo Cabrisas Ruiz, el ministro de Energía y Minas, Alfredo López Valdés, y el titular interino de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Antonio Carricarte Corona.

Armenia y Kazajstán unificarán sus sistemas de defensa antiaérea con Rusia y Bielorrusia. Lukashenko pidió el pasado junio una cooperación militar “más profunda” en el espacio postsoviético. (RIA N.)

http://sp.ria.ru/Defensa/20131119/158586764.html

Armenia, Kazajstán y Rusia unirán sus sistemas de defensa antiaérea

Foto: RIA Novosti.

Moscú, 19 de noviembre, RIA Novosti.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció hoy que Armenia, Kazajstán y Rusia crearán estructuras comunes de defensa antiaérea.

“Planeamos reforzar el sistema único de defensa antiaérea con Bielorrusia, así como abordar la formación de sistemas regionales parecidos con Armenia y Kazajstán”, declaró Putin en una ceremonia de presentación de altos cargos militares.

Destacó que esta cooperación contribuirá a incrementar el potencial defensivo de Rusia y sus socios, además de consolidar la paz y la estabilidad en el espacio eurasiático.

El mandatario ruso recordó que Rusia tiene previsto crear grupos  regionales de tropas con la participación de Armenia, Bielorrusia, Kazajstán y Tayikistán.

“Iremos ampliando la cooperación con nuestros aliados y socios tradicionales, ante todo, los países miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y la Comunidad de Estados Independientes (CEI)”, aseguró.

_____

http://sp.ria.ru/Defensa/20130605/157239334.html

Lukashenko pide una cooperación militar “más profunda” en el espacio postsoviético

Comunidad de Estados Independientes (CEI) / Foto: RIA Novosti.

Minsk, 5 de junio, RIA Novosti.

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, abogó hoy por una cooperación militar “más profunda” entre los países miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

“No sólo Bielorrusia, sino también otros países preferirían una cooperación político-militar más profunda en el marco de la Comunidad”, dijo  Lukashenko en una reunión con ministros de Defensa de la CEI celebrada en Minsk.

Señaló que la vida misma obliga a establecer una estrecha cooperación militar por la “enorme inestabilidad” que reina tras las fronteras de la CEI.

“Es deseable que los procesos integracionistas en la CEI se desarrollen más rápido, aunque sea como en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC)”, apuntó  Lukashenko.

El presidente asimismo se refirió a la cooperación militar con Rusia.

“Entre los dos países no existen secretos. Si nos falta algo, exigimos a Rusia que preste atención a lo que ocurre en Bielorrusia. Pedimos que nos suministre nuevo armamento, precisamente el que tiene el Ejército ruso”, manifestó.

Dijo que los dos países formaron un espacio defensivo común. “Tenemos un Ejército común y en este sentido estamos absolutamente unidos”, expresó.

Lukashenko se entrevistó con los titulares de Defensa antes de celebrarse hoy en Minsk una reunión del Consejo de Ministros de Defensa de la CEI en la que participaron representantes de Rusia, Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Moldavia, Tayikistán, Uzbekistán y Ucrania.

Según declaró el portavoz del Consejo de Ministros de Defensa de la CEI, Mijaíl Sevastiánov, uno de los temas abordados en esa reunión fue el control de los arsenales en el espacio postsoviético. Los asistentes convinieron en reforzar el control de los arsenales mediante un intercambio de información.

“Un eficaz intercambio de información permitirá asegurar el nivel requerido de almacenamiento de los arsenales y resolver de una forma más rápida las cuestiones referentes a su utilización segura”, comentó Sevastiánov al término de la 64ª reunión del Consejo de Ministros de Defensa de la CEI.

[Traducción] Los comunistas húngaros defienden el socialismo y el internacionalismo: Intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013.

Traducción no oficial del texto en inglés de la intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013. El Partido Comunista de Hungría se vio obligado recientemente a cambiar su denominación a Partido de los Trabajadores de Hungría (“Hungarian Worker’s Party” / “Partido dos Trabalhadores da Hungria”, según su denominación en portugués en el pasado EIPCO), como única forma de poder seguir operando legalmente en Hungría debido a una ley aprobada en noviembre de 2012 por el parlamento húngaro que prohíbe la utilización de términos como “comunista” o “socialista” entre otros, según explicaron en dos notas de prensa en su momento (léanse sus notas de prensa en inglés aquí y aquí). Una peculiaridad más de la “democracia” en la Unión Europea. El Partido de los Trabajadores de Hungría participó en el pasado Encuentro Comunista Europeo y firmó su declaración conjunta. El texto de su intervención:

http://www.solidnet.org/hungary-hungarian-communist-workers-party/15-imcwp-contribution-of-hungarian-wp-ru

Intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013
15º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Lisboa 8-10 de noviembre 2013

Queridos camaradas,

Expreso nuestro agradecimiento al Partido Comunista de Portugal por organizar este encuentro de parte del Partido de los Trabajadores de Hungría.

Hasta 1990 Hungría fue un país Socialista. Ustedes recuerdan que hace 25 años una contrarrevolución capitalista tuvo lugar en nuestro país. No fue porque el socialismo fuese malo. El socialismo era bueno para la mayoría. El socialismo ofrecía a todo el mundo una vida normal -pleno empleo, educación y sanidad gratuitas, y antes que ninguna otra cosa garantizaba un futuro seguro. No permitía hacerse muy rico, pero tampoco permitía volverse muy pobre.

La contrarrevolución tuvo lugar por otro motivo. La realidad es que el capital internacional fue forzado a tolerar el socialismo pero no lo aceptó nunca, nunca perdonó el socialismo. Intentaron derrocar el socialismo en 1956 pero no pudieron lograr su objetivo. Lo hicieron en 1990. Para lograrlo crearon una oposición interna. La mayoría de los líderes más destacados de Hungría se formaron en los EEUU.

Hubo otro factor más – la actividad de los elementos socialdemócratas y liberales dentro del gobernante partido comunista. Fueron el revisionismo y el oportunismo los que paralizaron al partido comunista.

Esta es nuestra experiencia histórica. Es por esto por lo que nuestro partido considera el revisionismo el mayor enemigo de los comunistas. El comunismo izquierdista es una enfermedad infantil que se supera. El revisionismo es un cáncer que se puede expandir a otras partes de nuestra existencia si no lo combatimos. Consideramos absolutamente necesario también hoy luchar contra todas las formas de revisionismo.

Hace 25 años la oposición húngara ganó las elecciones, tomó el poder político e inmediatamente cambió las bases económicas de la sociedad. Privatizaron prácticamente todo. El capitalismo significa una economía de mercado basada en la propiedad privada y en un sistema parlamentario multipartidista. Como pueden observar, no ha habido una transición al capitalismo paso a paso. ¡No! Tomaron el poder político y liquidaron las bases políticas y económicas del socialismo.

Tampoco hay ninguna revolución socialista paso a paso. El poder o nos pertenece a nosotros o a los capitalistas. Si los partidos comunistas toman el poder deberían transformar la sociedad de una sola vez.

Hoy nosotros luchamos contra el capitalismo. Luchamos por un salario mejor, por mejores condiciones de vida, por una ley electoral más democrática. Dicho en otras palabras, luchamos por alguna reforma del capitalismo. Pero sabemos que las fuerzas capitalistas pueden deshacer sus reformas a la primera oportunidad. Es por esto por lo que la solución real a los problemas de los trabajadores es el socialismo.

¿Podemos cooperar con otras fuerzas políticas? Sí, podemos. En Hungría hay ahora muchas personas que pierden sus pisos y casas porque no pueden pagar sus deudas. Nosotros cooperamos con ellos.

Hay otras fuerzas luchando contra la pobreza y la injusticia. Nosotros cooperamos con ellos. Estas fuerzas provienen en parte de las masas trabajadoras, en parte de la pequeña burguesía. Nosotros cooperamos con ellos.

Nosotros no podemos cooperar con la llamada burguesía nacional. Es verdad que ellos intentan limitar de algún modo al capital foráneo, pero no están interesados en cambiar el sistema capitalista, quieren dejarlo intacto, de modo que al final, sus intereses coinciden con los intereses del gran capital extranjero y húngaro.

No podemos cooperar tampoco con la socialdemocracia. No se trata de la socialdemocracia de la época de Marx. La actual socialdemocracia no quiere hacer nada en favor de los trabajadores. Su único deseo es fortalecer el capitalismo. Ellos contribuyeron a la contrarrevolución hace 25 años. El anticomunismo es también hoy su bandera.

Las fuerzas capitalistas quieren destruir el movimiento comunista en Hungría. Política, financiera, ¡físicamente! Saben muy bien que nosotros ahora somos débiles. Pero no obstante todavía tienen miedo de nosotros. Tienen miedo porque no han olvidado la era del socialismo, cuando fueron derrotados en una parte del mundo y fueron obligados a realizar concesiones en otros lugares.

Las fuerzas capitalistas saben que el pueblo no ha olvidado el socialismo y que comienza a recordarlo cuando se enfrentan a las crueldades reales de las sociedades capitalistas. Tiene miedo de nosotros porque saben que las cosas pueden ir a peor en la Unión Europea. Y en ese caso, los comunistas podemos obtener el apoyo de las masas, y podemos cambiar Hungría.

Uno puede leer en el Manifiesto del Partido Comunista: La historia de todas las sociedades existentes hasta el momento es la historia de la lucha de clases. Es cierto de nuestra época y también del futuro. Si queremos vencer al capitalismo, debemos luchar conforme a las reglas de la lucha de clases.

Camaradas,

El Partido de los Trabajadores de Hungría participa en los encuentros internacionales de los partidos comunistas y obreros porque pensamos que todos nosotros tenemos un enemigo común, el capitalismo, y que si queremos ganar, debemos luchar juntos contra nuestro enemigo común. Cada partido debe decidir qué quiere: luchar contra los capitalistas o llegar a un compromiso con ellos. Nosotros, los comunistas húngaros, no queremos ningún compromiso con el capital. Cuando llegue el momento y la gente realmente nos necesite debemos estar preparados para ayudarles. Podemos hacerlo únicamente si conocemos el camino correcto. Nuestro camino es la revolución.

Nuestro partido ha estado participando en los encuentros internacionales desde su mismo comienzo. No puedo decir que esta cooperación haya ofrecido mucho a los comunistas húngaros o a los trabajadores húngaros en general. ¡No! Pero había algo muy importante. Podíamos sentir que no estábamos solos. Podíamos usar la experiencia de otros partidos. Y de este modo nos sentíamos más fuertes.

Nuestra cooperación podría ser mejor. Durante el periodo socialista los comunistas húngaros apoyaron a otros partidos no sólo con palabras sino también con dinero y otras formas esenciales de ayuda. Ahora, países tales como China, Cuba, Vietnam y Corea se colocan al margen del camino y observan la lucha a vida o muerte del movimiento comunista en Hungría.

¡Gracias a aquellos partidos que no abandonaron el internacionalismo! Ellos son nuestros amigos reales.

Nuestra cooperación en su forma actual no puede resolver los problemas reales que los diferentes partidos enfrentan en la vida diaria. Pero esta cooperación es nuestro logro. La hemos parido. Y deberíamos cuidarla y protegerla.

El Partido de los Trabajadores de Hungría recomienda no publicar ninguna declaración en común. En primer lugar seamos realistas. La inmensa mayoría de la clase trabajadora no lee estos largos documentos. En segundo lugar, este documento contiene muchos posicionamientos que no se corresponden con el programa o la política de nuestro partido ni de otros muchos partidos. Deberíamos continuar la discusión, deberíamos crear nuevos foros para discutir nuestros problemas, pero no debemos poner en peligro la unidad del movimiento comunista incluso en esta limitada forma presente.

Sugerimos publicar un comunicado para la prensa y nada más. Si alguien desea publicar posicionamientos específicos, peticiones de solidaridad, que lo haga en forma de una moción que puede ser apoyada por aquellos partidos que lo deseen.

El Partido de los Trabajadores de Hungría no acepta el borrador de propuesta referente al Grupo de Trabajo. La limitación del Grupo de Trabajo a 15 partidos crearía un monopolio de los así llamados partidos grandes. No debemos dividir el movimiento comunista entre partidos pequeños y grandes. Eso viola nuestros principios. Por otra parte, ¿quién puede decidir qué es pequeño y qué es grande? Los partidos pequeños que organizan manifestaciones en las calles, huelgas en las fábricas, pueden tener mucha más influencia política que aquellos partidos que concentran su actividad en los parlamentos burgueses.

La introducción de un sistema de votación dividiría nuestro movimiento entre mayoría y minoría. No lo necesitamos.

Es por completo inaceptable que el Grupo de Trabajo pueda tener reuniones a puerta cerrada. ¿Cerrada a quién? ¿a otros comunistas? Vamos a pensar seriamente, camaradas: ¡Qué consecuencias tendría tal paso!

Nosotros sugeriríamos la siguiente solución: todos aquellos partidos que lo deseen, tengan cuadros que hablen inglés y tengan dinero para pagar su viaje y los costes de estancia, pueden ser miembros del Grupo de Trabajo. Los partidos implicados deberían informar sobre su interés al encuentro plenario anual de partidos comunistas y obreros y el encuentro puede declararlos miembros por un año sin necesidad de votación.

Recomendamos añadir un punto más a las sugerencias para acciones comunes y convergentes. Organicemos acciones comunes en el 25º aniversario de la transición capitalista en los países de la Europa del Este.

¡Gracias, camaradas, adelante hacia la revolución!

RIA Novosti: Los rusos miran películas soviéticas en detrimento del cine contemporáneo.

http://sp.ria.ru/society/20131117/158568219.html

Los rusos miran películas soviéticas en detrimento del cine contemporáneo

Foto: RIA Novosti.

Moscú, 17 de noviembre, RIA Novosti.

Los cinéfilos rusos prefieren ver películas soviéticas y no se acuerdan de los filmes nacionales producidos en los últimos años, según una encuesta.

El sondeo realizado por el centro FOM, evidencia que el 45% de los rusos se decanta por las películas soviéticas, mientras que el 18% es fiel al cine nacional y el 14% prefiere pasar el rato con cintas de producción extranjera.

El interés por el cinematógrafo de la URSS tiene varias razones: se trata de buenas películas, sin violencia (13%), lo antiguo es mejor (10%), es un cine más realista (8%), evoca recuerdos de la juventud (5%). Más de la mitad de los encuestados rehusaron detallar los motivos de la elección.

Por otro lado, el 50% de los participantes en el sondeo no supo mencionar ni una película rusa que fue estrenada en los últimos 3-5 años.