Granma: China y Rusia, una sana asociación estratégica.

http://www.granma.cu/opinion/2014-04-16/china-y-rusia-una-sana-asociacion-estrategica

China y Rusia, una sana asociación estratégica

No pocas veces hemos escuchado que el orden geopolítico internacional está cambiando a favor de las naciones en desarrollo. Las economías de América Latina y el Caribe, África y Asia avanzan a un ritmo sostenido y han logrado sortear con mejor suerte los efectos de la crisis capitalista que casi ahoga a Estados Unidos y Europa. La cooperación Sur-Sur es un concepto que gana adeptos en todo el hemisferio, mientras la supremacía del Norte es cada día más cuestionada por millones de ciudadanos indignados.
Un ejemplo fehaciente de estos nuevos aires en el mundo de hoy es la cooperación estratégica establecida entre China y Rusia, dos gigantes económicos, políticos y militares que comparten fronteras e intereses de diversos tipos, y que se dicen comprometidos con el mantenimiento de la paz a nivel global. Un vínculo que —y no es secreto para nadie— EE.UU. mira con recelo.

Como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, China y Rusia han hecho importantes contribuciones a la estabilidad universal. Ambos han reforzado la aspiración de la multipolaridad y la efectividad del diálogo político inteligente entre las partes implicadas en un conflicto, así como han evitado zafarranchos belicistas como el que Estados Unidos quiso iniciar en Siria hace unos meses.

Su participación en el grupo de economías emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también ha propiciado el creciente debate sobre la necesidad de democratizar instituciones hegemónicas como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

En ese sentido, el presidente chino, Xi Jinping, afirmó este martes que las relaciones con Rusia se encuentran “en su mejor momento” y que, además de beneficiar a ambos pueblos vecinos, desempeñan un “papel irremplazable en el mantenimiento de la paz mundial”.

Al recibir en Beijing al ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, para conversar entre otros temas sobre la crisis en torno a Ucrania, el mandatario chino sugirió que los dos países deberían transferir su alta confianza política a una cooperación más pragmática, acelerar la cooperación en proyectos fundamentales y fortalecer la coordinación en la arena internacional.

Lavrov, por su parte, se refirió a la influencia global de la asociación estratégica que mantienen los dos Estados y aseguró la disposición del país euroasiático de ampliar aún más la comunicación, la cooperación y la coordinación con China en todos los niveles.

El canciller ruso también manifestó la voluntad del presidente Vladimir Putin de visitar China en mayo y de participar en la Cumbre de Medidas para la Construcción de la Confianza en Asia, que tendrá lugar ese mismo mes en la cosmopolita ciudad de Shanghái.

Y es que ambos países comprenden que la madura, estable y sana asociación estratégica que han establecido es hoy una de las relaciones bilaterales más vibrantes e influyentes del mundo, según analistas.

Incluso Estados Unidos reconoce que las economías de China y Rusia son complementarias, y con el papel que desempeñan en el plano político junto al potencial militar que poseen, laboran para que el mundo sea menos unipolar, afirma el experimentado periodista cubano Hedelberto López Blanch.
EE.UU. se encuentra en estos momentos ante “la difícil tarea” de prevenir una coalición entre China, Rusia y otros países asiáticos como consecuencia de la crisis ucraniana, considera por su parte el politólogo ruso Alexéi Máslov.

Según dijo el experto a Russia Today, si la coalición llega a concretarse, el mundo quedará “otra vez dividido en dos partes”, pero “esta vez la competencia va a ser mucho más dura que la que hubo entre el sistema capitalista y socialista”.

Múltiples han sido los intercambios de primer nivel entre China y Rusia en los últimos años, en los que se ha favorecido también el componente económico.
En el 2013, Xi Jinping escogió a Rusia como el primer destino de sus viajes al extranjero tras asumir las riendas del Partido Comunista y de la nación china. En esa oportunidad, se firmaron 30 acuerdos de cooperación económica, entre ellos uno para aumentar el suministro de combustible de Rusia a China durante los próximos diez años.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, destacó entonces que las relaciones bilaterales de su país con China habían alcanzado “un nivel sin precedentes en la historia” y que el intercambio comercial superaba ya los 100 mil millones de dólares. Según pronósticos optimistas, para el 2025 esta cifra podría duplicarse. Además, buena parte de ese comercio se ha realizado en sus respectivas monedas nacionales y no en la divisa norteamericana.

En el 2012, tras la visita a Beijing del presidente Vladimir Putin, también se concretó un protocolo para la construcción de una planta de energía nuclear en China, la provisión a Rusia de crédito público, y otros convenios en campos como la industria, la cultura, el turismo o la inversión.

Las relaciones diplomáticas entre ambos Estados datan de 1949, cuando la Unión Soviética estableció nexos con la recién fundada República Popular China. Los años 1991, 1996 y 2001 también marcaron hitos importantes en sus vínculos. En el 2008, ambos países lograron resolver una antigua disputa fronteriza, sentando una sólida base para su asociación estratégica de cooperación, guiada hasta el momento —según medios chinos— por principios de la “no alianza, no confrontación y no tomar como blanco a terceros países”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: