Granma: Entrevista con el secretario general del Partido Comunista de Ecuador, Winston Alarcón.

http://www.granma.cu/mundo/2014-06-20/la-unidad-es-el-camino-para-lograr-transformaciones-revolucionarias

La unidad es el camino para lograr transformaciones revolucionarias

Entrevista con el secretario general del partido Comunista de Ecuador, Winston Alarcón

Foto: Ismael Batista / Granma.

Desde su fundación hace casi nueve décadas, el Partido Comunista de Ecuador (PCE) ha estado siempre al lado de las fuerzas populares que buscan un cambio.

Esa lucha los llevó a la clandestinidad en las etapas de mayor represión a mediados del siglo pasado. Entonces muchos de sus militantes fueron asesinados o encarcelados. Además, se utilizaron todo tipo de técnicas para penetrar y debilitar su estructura de dirección.

A pesar de los embates que continuaron durante la “larga noche neoliberal”, el partido logró? resistir y hoy constituye un actor en el proceso de transformaciones iniciado por el presidente Rafael Correa.

Su dirección política se propone forjar con todas las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias una nación plenamente independiente, soberana, multicultural y solidaria.

Granma conversó sobre estos temas con el abogado y profesor Winston Alarcón, secretario general del PCE desde el año 2011, quien visitó nuestro país para cumplir una invitación oficial del Partido Comunista de Cuba.

Alarcón destacó la importancia de los en­cuentros que ha sostenido con los dirigentes políticos cubanos, en especial la información recibida sobre la aplicación de las decisiones tomadas en el VI Congreso del PCC y la actualización del modelo económico cubano.

“Este tema no es solo vital para asentar la Revolución socialista aquí, sino también para que sirva de ejemplo para las propuestas revolucionarias que se están dando en países de América Latina como Venezuela, Bolivia y por supuesto Ecuador”, refirió el secretario general del PCE, quien estuvo acompañado por otros militantes como el secretario de Re­laciones Internacionales, Mario Mendoza, y el secretario general de la Juventud Comu­nista de Ecuador, Jaime León Heredia.

El diálogo se centró en el momento histórico que vive su país y los proyectos políticos del PCE.

—¿Sobre qué bases se llegó en 2006 al acuerdo político-programático entre el PCE y el movimiento liderado por el presidente Correa?

—Las personas y los grupos políticos que integraron esa gran alianza de trabajadores, campesinos e indígenas, lograron que el presidente Correa accediera a la Presidencia.

“Desde entonces se han venido cumpliendo los puntos de ese acuerdo político-programático. En primer lugar la determinación del Go­bierno Nacional de mantener una política soberana, independiente y antiimperialista. Evi­dencia de ello fue la salida de la base norteamericana de Manta, así como la expulsión de los asesores estadounidenses en la Policía Nacional y en las Fuerzas Armadas.

“También se ha ido avanzando en la política petrolera, el nuevo modelo económico, el trabajo permanente y digno, la salud, educación, vivienda, establecer formas de gobierno para favorecer a los más pobres, la seguridad social, la lucha contra la corrupción y muchos planteamientos más que están aún en proceso de cumplimiento”.

—Entonces, en la unidad ha estado la clave para la consolidación de los cambios…

—Seguimos una política incluyente de todos los sectores que quieran avanzar por el ca­mino de las transformaciones sociales. Siem­­pre hemos manifestado que ese es el camino y no la exclusión.

“Los hechos nos han dado la razón de forjar esa gran unidad para apoyar la elección del presidente Correa. En los últimos comicios (los municipales de febrero de este año) se evidenció la necesidad de constituir un frente popular de izquierda que signifique un apoyo firme y certero a la gestión de Correa.

“Lo anterior ha sido discutido y consolidado con el Partido Socialista Frente Amplio y con otras organizaciones políticas que ya han manifestado su apoyo a la propuesta de que el Presidente sea reelegido y cumpla las tareas pendientes en el momento histórico que vive nuestro país, para así lograr avanzar en las transformaciones sociales que sienten las ba­ses para el socialismo”.

—Otro tema que ha generado debate du­rante los últimos meses ha sido la decisión de explotar los recursos petrolíferos del Parque Nacional Yasuní. ¿A qué cree que se debe tanto revuelo?

—Los principios de defensa de la naturaleza están consagrados en la Constitución de la República y el Presidente ha sido muy claro en eso. Pero en esa misma Carta Magna se procura que esa defensa  tiene que ver con los intereses de todo el pueblo. Es decir, la salud, la educación y el bienestar público.

“El Presidente hizo una propuesta al mundo entero para preservar el Yasuní pero no recibió respuesta. Además, lo que se ha propuesto es la explotación del uno por mil de esa reserva natural para contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de nuestro pueblo, bajo las condiciones de seguridad más estrictas.

“Los ingresos obtenidos por ese concepto significarían un gran aporte económico, no solamente para la defensa de los intereses nacionales y populares, sino para hacer frente a la arremetida del imperialismo en el plano económico”.

—¿Detrás de las protestas de grupos como Yasunidos hay algo más que intereses am­bientales?

—Las organizaciones indígenas autóctonas del oriente ecuatoriano se han manifestado públicamente con más de un millón de firmas a favor de la propuesta del Gobierno.

“Los otros grupos opuestos han sido apoyados por intereses extranjeros que en el fondo tienen un financiamiento de la CIA. Esa realidad invalida totalmente sus pretensiones so­bre el Yasuní.

“El PCE ha tomado la decisión de apoyar la iniciativa del presidente Correa que tiene por objetivo favorecer a la masa de la población ecuatoriana que está necesitada de salud, educación, de bienestar y de Buen Vivir, tal como dice nuestra Constitución”.

—Hace pocos días el fiscal general ecuatoriano recibió un trascendental informe sobre los sucesos de septiembre de 2010, cuando se intentó un golpe de Estado contra el Gobierno legítimo. ¿Eso podría volver a ocurrir?

—Siempre que exista el imperialismo nor-teamericano estará latente la amenaza, sea con el golpe suave, el golpe duro o la intervención directa. Lo que pasa es que en los mo­mentos actuales no lo pueden hacer por la forma en que América Latina y el Caribe están defendiendo su soberanía en espacios como  la Celac, Unasur y el ALBA. La realidad actual es distinta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: