Petrolera estatal rusa comienza exploración en Cuba (RIA Novosti). La estrategia petrolera de Putin.

Recomendable leer también el artículo de Alfredo Jalife que reproducíamos en este blog no hace mucho, en el que se analiza la estrategia de nacionalización de la industria petrolera rusa por parte del actual gobierno de la Federación Rusa. El control estatal de la industria petrolera es impulsado dentro del gobierno ruso por Vladimir Putin específicamente, como explica un artículo de Thane Gustafson en la revista Foreign Affairs, reproducido también en el blog de Alfredo Jalife, con la finalidad de que los beneficios derivados del petroleo sirvan para impulsar sectores económicos estratégicos y de alta tecnología -el militar entre otros, según indica Gustafson- y la actividad petrolera ayude además al desarrollo regional. Una petrolera de propiedad estatal, evidentemente y en cualquier caso, no es poca cosa. El artículo de RIA Novosti sobre la actividad en Cuba de la empresa estatal rusa Zarubezhneft:

http://sp.rian.ru/economy/20121219/155922239.html

Rusia comienza trabajos de exploración petrolera en la plataforma de Cuba.

Foto: RIA Novosti.

Moscú, 19 de diciembre, RIA Novosti.

La rusa Zarubezhneft comenzó a perforar un pozo de exploración petrolera en el bloque L, a 330 kilómetros al este de La Habana, informó la compañía en un comunicado divulgado hoy.

“La perforación se realiza desde la instalación semisumergida Songa Mercur, respetando todas las normas ecológicas que regulan la ejecución de las obras en el espacio acuático de esta región”, indica el documento.

Los trabajos se llevan a cabo conforme a lo establecido en el acuerdo de reparto del producto que la compañía rusa tiene firmado con Cubapetroleo (Cupet). La profundidad proyectada del pozo supera 6.000 metros.

Se prevé terminar los trabajos de perforación en junio de 2013. El precio del proyecto asciende a 200 millones de euros.

Según los expertos de Zarubezhneft, es alta la probabilidad de que sea descubierto un nuevo yacimiento de hidrocarburos en el bloque L de la plataforma cubana.

Las petroleras rusa y cubana a inicios de noviembre del año pasado firmaron cuatro contratos para la exploración y extracción de petróleo, los primeros contratos a largo plazo firmados entre Rusia y Cuba en el sector energético en los últimos 20 años.

Según los documentos firmados, la petrolera rusa tiene el derecho a participar en la exploración y extracción de petróleo en los cuatro bloques, dos de los cuales se encuentran en mar (bloques L y III) y dos en tierra (bloques 9 y 12).

El bloque petrolero L está ubicado al norte de la provincia Sancti Spíritus y Ciego de Ávila; los bloques III y 9, al norte de las provincias de Matanzas y Villa Clara. El bloque 12 se encuentra en la parte norte de la provincia de Villa Clara.

Zarubezhneft es una petrolera que totalmente pertenece al Estado. La compañía  participa en proyectos de gas y petróleo en varias regiones del mundo, en particular en los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), Argelia, Siria, Irak, Vietnam, India, Yemen y Cuba.

El peculiar capitalismo de Putin: “Restatización/desprivatización de Rosneft (Rusia): la primera petrolera del mundo”, un artículo de Alfredo Jalife.

Leí hace ya unos días este artículo en Diario Octubre y creo que es de interés:

http://www.alfredojalife.com/restatizaciondesprivatizacion-de-rosneft-rusia-la-primera-petrolera-del-mundo/

Restatización/desprivatización de Rosneft (Rusia): la primera petrolera del mundo.

Mie, nov 7, 2012

Artículos, La jornada

El petróleo constituye la máxima materia prima geoestratégica del planeta y resulta un grave error de juicio abordar su restatización y/o privatización bajo un vulgar enfoque mercantilista, como si se tratara de una trivial compra-venta de triciclos que no afectan la seguridad energética de un país.Si Estados Unidos, el máximo comprador del petróleo mexicano, acepta que los hidrocarburos son estratégicos, no se entiende por qué los vendedores no alcancen a percibirlo.

Cualquier discusión sobre los hidrocarburos que no contemple su calidad geoestratégica sale sobrando. Y este es el pecado capital de los entreguistas neoliberales del ITAM de los hidrocarburos en México, quienes ostentan una patética ignorancia geopolítica, cuando el problema no es privatizar o estatizar, sino quién detenta el control de la principal materia prima geoestratégica del planeta, además de que el significado de privatización y estatización tiene diferentes acepciones de profundidad semiótica geoestratégica tanto en EU como en México.

En EU, las empresas privadas de hidrocarburos, como Exxon Mobil, forman parte de la panoplia de su seguridad nacional/global, lo cual no es ninguna garantía con las empresas privadas –sean de capital foráneo o doméstico– que operan en México y que no pocas veces están supeditadas a los créditos de Wall Street, lo cual carga de entrada los dados y socava la seguridad nacional al no contar con su óptimo control que se torna financieramente aleatorio en el juego de la desregulada globalización financierista (v. gr. La vulnerabilidad financiera de Petrobras y su dependencia a Wall Street y la City; Bajo la Lupa, 24/10/12).

Con excepción notable del México neoliberal itamita, las grandes potencias petroleras del planeta recuperan sus activos perdidos mediante la restatización/despriva- tización, como el caso reciente de la recomposición de portafolios entre la petrolera rusa estatal (sic) Rosneft y la otrora legendaria petrolera británica BP (símbolo de su máximo irredentismo).

El portal geopolítico StratRisks (31/10/12), con sede en Florida, destaca que Rosneft desbancó a Exxon Mobil del primer lugar de producción mundial después de la compra de TNK-BP (empresa mixta de británicos y de oligarcas rusos condensados en la firma AAR). TNK-BP se encontraba entre las 10 petrolerasprivadas más importantes del mundo, y en 2010 produjo 1.74 millones de barriles diarios (mbd) de sus activos en Rusia y Ucrania.

Califica al presidente ruso Vladimir Putin como “nuevo sha global del petróleo y considera que la nueva adquisición de TNK-BP por Rosneft la catapultará a una producción de más de 4 mbd.

Reseña las tribulaciones de la otrora trasnacional petrolera privada TNK-BP que han desembocado en su compra por Rosneft que, de facto, constituye una restatización simultánea a la desprivatización de TNK-BP en dos etapas: en la primera,“Rosneft adquiere 50 por ciento de TNK-BP en su alianza estratégica (joint venture) de BP, a cambio de liquidez y de acciones de Rosneft a un precio de 27 mil millones de dólares”, lo cual otorga a BP 19.75 por ciento de Rosneft.

En la segunda etapa, “los oligarcas de AAR adquirirían 28 mil millones de dólares (cash) por la mitad de su copropiedad en TNK-BP, aunque este trato aún no ha concluido”.

La estatal (sic) rusa Rosneft estaría desembolsando 55 mil millones de dólares para prevalecer como el gran controlador, con una participación minoritaria de la privada (sic) BP que ve su posición sumamente diluida: es una desprivatizaciónconcomitante a la restatización de Rosneft.

Para StratRisks se trata de una flagrante nacionalización: Putin creó un gigante nacional petrolero, mediante el cual puede seguir su plan de reforzar la influencia de Rusia en el mundo al controlar las necesidades energéticas de otros países.

Con su nuevo arreglo, Rosneft extraerá casi la mitad de todos los barriles producidos en Rusia, lo cual es enorme si se compara con Arabia Saudita:Rusia es una súperpotencia energética y al nacionalizar gradualmente sus recursos, Putin aprieta su control a las necesidades de Europa.

Existe un problema: Rusia no tiene el conocimiento tecnológico suficiente en hidrocarburos, por lo que se ha asegurado de la permanencia de BP como socio minoritario para no cometer el error de Arabia Sautia, que nacionalizó su industria petrolera en 1980 cuando producía mas de 10 mbd y que en cinco años Aramco (la estatal saudí) había disminuido su producción en más de 60 por ciento.

Considera que con Rosneft, la influencia de Putin en el ámbito internacional aumentará. La jugada estratégica de Putin lleva a un solo lugar: mayores precios del petróleo y un asombroso mercado energético al alza. A mi juicio, Putin, dotado de sus ojivas nucleares, juega exquisitamente su carta petrolera, que en México la kakistocracia neoliberal itamita no entiende desde la visión geoestratégica del general Lázaro Cárdenas.

Como buen general, Cárdenas, entendió desde hace 74 años los alcances geoestratégicos de los hidrocarburos. No se trata de discutir la restatización/desprivatización y/o la reprivatización/desnacionalización, sino quién controla en última instancia –desde el punto de vista multidimensional– los hidrocarburos de México y quién garantiza su abastecimiento cuando se desprenda de ellos: eso se llama seguridad nacional. ¿Vamos a crear el equivalente de una Televisa con el petróleo mexicano para quedar a su merced totalitaria?

En México, su petróleo se encontraba en manos británicas con los resultados cataclísmicos consabidos, sin contar el inventario ambiental depredador que legaron.

El portal aduce que Europa es dependiente del petróleo y gas de Rusia y la jugada energética de Putin se ha movido en dicho sentido, lo cual le ha dado una posición muy poderosa (sic): desde la construcción de oleoductos hasta su control de 40 por ciento de la capacidad de enriquecimiento de uranio global. Los alcances de la compra de las dos mitades de TNK-BP por la estatal Rosneft lo convertirá enun verdadero Goliat en el sector petrolero global, a grado tal que Rusia puede asfixiar el abastecimiento para aumentar los precios.

StratRisks imagina la “incrustación de Rusia en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP): entonces el cartel petrolero controlaría más de la mitad de la producción global y la mayor parte de su capacidad de reserva, y con tal influencia, los países de la OPEP podrían disponer del precio que el resto del mundo tendría simplemente que pagar. No es tan sencillo –puede desembocar en una guerra mundial–, pero tampoco es tan descabellado.

En resumen: según StratRisks, Gazprom, la gasera rusa, tiene el control del gas de Europa y Rosneft controla su petróleo, lo que estrangula la supremacía de Occidente y abre la vía para un nuevo orden mundial con Rusia a su cabeza.

Eso es geopolítica, y no el aldeanismo con cara de falso modernismo de lakakistocracia neoliberal itamita, que pretende entregar sin miramientos los hidrocarburos de México. Petróleo se escribe con la letra P, de Poder.

@AlfredoJalife

http://alfredojalife.com

Fuente: La Jornada