Mundo multipolar: Cuba y Bielorrusia fortalecen relaciones bilaterales (Prensa Latina).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?opc=mostrar_noticia&option=com_content&task=view&id=2827481

Belarús-Cuba: La apuesta por una cooperación económica profunda

Por Antonio Rondón*

La Habana (PL)

Las intenciones de Belarús y Cuba consisten hoy en apostar por una cooperación económica profunda para ponerla al nivel de los nexos políticos de dos países, opuestos a la políticas estadounidenses de bloqueos y dobles raseros.

Para sondear opiniones de temas internacionales y bilaterales, el ministro belaruso de Relaciones Exteriores, Vladimir Makei, accedió a ofrecer sus opiniones a Prensa Latina en un encuentro en la embajada de su país en Cuba.

La visita a Cuba se produce a poco de celebrarse la fiesta nacional belarusa por el aniversario 70 de la liberación de la ocupación fascista alemana, cuyo significado parece necesitar más reconocimiento en Europa.

Al referirse a la importancia de esa fecha y los retos para su nación, Makei recordó que en ese conflicto pereció uno de cada tres belarusos.

Nosotros pagamos un gran precio por la liberación de nuestro país, como mismo Cuba lo hizo para lograr su libertad. Por eso al acercarnos a esta fecha entendemos el significado de la paz, la libertad y la independencia, consideró el diplomático.

Hay muchos desafíos, tanto globales como regionales y entre los que enfrentan tanto Cuba como Belarús está el de mantener la estabilidad y paz en el orbe, subrayó Makei, quien realizó una visita de dos días a Cuba.

Coincidimos con el ministro cubano, Bruno Rodríguez, en todo lo relacionado con los desafíos al respeto para el derecho internacional, subrayó.

En estos momentos, las grandes potencias intentan determinar cómo debe desarrollarse el mundo; sin embargo, no se toma en cuenta el hecho de que existe un mundo multipolar, recalcó.

Hace unos años surgió una crisis financiera, en la cual ni Belarús ni Cuba tuvieron responsabilidad alguna, sino las grandes potencias, destacó.

Los dos países debemos llevar nuestras relaciones económicas al alto nivel de nuestros nexos políticos bilaterales, apuntó.

Ahora nuestra misión es buscar respuesta a los retos planteados ante Belarús por países amigos y todo el orbe, por eso tratamos de mantener la estabilidad económica del estado y el bienestar de nuestro pueblo, consideró el diplomático.

En los últimos 20 años de nuestra independencia, el Producto Interno Bruto creció en siete veces y garantizamos nuestra seguridad alimentaria, pues no solo produjimos suficientes alimentos, sino que exportamos un volumen por siete mil millones de dólares, subrayó.

Además, reforzamos nuestras soberanía y economía. Todo ello lo logramos sin derramamiento de sangre ni choques armados, algo que ha sucedido en otras naciones del espacio pos-soviético, explicó el ministro.

Por eso valoramos altamente la paz y la estabilidad que se alcanzó después de la liberación del fascismo y vamos a hacer todo lo posible por conservar esos logros en Belarús, enfatizó Makei, quien firmó dos acuerdos intergubernamentales en Cuba.

Al profundizar más en los nexos bilaterales, el jefe de la diplomacia belarusa constató que durante su estancia en la isla antillana visitó el centro de ingeniería genética y biotecnología y le impresionó el gran nivel de avance tecnológico alcanzado en ese centro por la parte cubana.

Tras la visita se acordó con la dirección de este centro el refuerzo de la cooperación en esa esfera. Esperamos que nuestros expertos analicen proyectos concretos en la esfera de la medicina relacionados con la elaboración conjunta de medicamentos, indicó.

En La Habana, firmamos un acuerdo de compensación con el envío de productos farmacéuticos cubanos más conocidos a Belarús y a su vez de técnica agrícola belarusa a Cuba, declaró.

Pero estos son solo los primeros pasos, pues ya analizamos otros para el futuro y queremos pasar del comercio simple a esquemas más complejos de producción cooperada, tanto en Belarús como en Cuba, explicó.

Al referirse a la posición belarusa respecto al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba y su aplicación extraterritorial, Makei declaró a Prensa Latina que su país nunca oculto su posición respecto a ese cerco económico.

Estamos categóricamente en contra de cualquier política de chantaje, presión o bloqueo y en contra de su aplicación contra otras naciones, enfatizó el titular belaruso.

Siempre expresamos abiertamente nuestra oposición al bloqueo contra Cuba desde la tribuna de la ONU, subrayó.

Nosotros también sentimos igual presión por parte de grandes potencias, la cual se ejerce sobre una base completamente artificial y politizada, aclaró Makei en alusión a sanciones unilaterales aplicadas a su país por la Unión Europea.

Pero los vemos con tranquilidad y debemos partir del hecho de que cada estado posee sus intereses nacionales específicos y la política debe subordinarse a ellos, señaló el funcionario.

Belarús siempre apoyará a Cuba que constituye para el pueblo belaruso un paradigma de los más genuinos anhelos de soberanía y libertad.

Durante el encuentro, el ministro belaruso opinó sobre al caso de cinco antiterroristas cubanos condenados en Estados Unidos, por cuya liberación lucha el pueblo cubano por más de 15 años y la política de doble rasero aplicada por Washington en el antiterrorismo.

Podemos hablar no solo de dobles raseros, sino más bien de triples, pues asombra cómo los mismos fenómenos que se registran en Belarús, en Cuba y en otras naciones, se interpretan por potencias como Estados Unidos de forma muy diferente, consideró.

Así, por ejemplo, en las regiones de Ucrania oriental, donde la población lucha contra el gobierno central con las armas en la mano, Estados Unidos califica a esas personas de terroristas.

Sin embargo, en Belarús representantes de organizaciones de anarquistas arrojaron cockteles Molotov contra la embajada de Rusia. Son acciones similares, pero Estados Unidos considera a esas personas que cometieron actos terroristas como perseguidos políticos, destacó.

De ahí que nunca Belarús y Cuba se cansarán de ver cómo Estados Unidos aplica los dobles raseros una y otra vez, agregó.

Por eso, observamos con asombro el caso de los Cinco Héroes cubanos (Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, René González y Fernando González) y en ello queda clara la aplicación de dobles raseros y es lógico que luchemos contra ello.

Los estados amigos de ninguna forma podemos permitir que entidades internacionales como la ONU se conviertan en instrumento en manos de determinados países, sentenció.

En el marco de los organismos internacionales debemos hacer todo lo posible para reflejar nuestros intereses en la nueva política de desarrollo sostenible para el 2015, afirmó Makei.

Contamos con muchos países partidarios de tal enfoque, como los del Movimiento de Países No Alineados y el Grupo de los 77, comentó.

Por eso nuestra tarea consiste en unir la mayor cantidad posible de naciones para que el mundo se desarrolle de forma justa y no por indicaciones de grandes potencias de cómo debemos vivir, opinó.

Durante el intercambio, le solicitamos al ministro su opinión sobre la recién creada Unión Económica Euroasiática (UEE), formada por Rusia, Belarús y Kazajastán y si ello repercutiría positivamente en los nexos con otros socios de Minsk.

En todo el mundo se desarrollan organizaciones regionales que incluyen un número cada vez mayor de países, recordó el funcionario.

Ahora, las tres cuartas partes del comercio mundial se realiza a través de organizaciones regionales.

Belarús y Cuba, que carecen de grandes yacimientos minerales estratégicos, deben incluirse en los procesos integracionistas, sugirió.

Por eso valoramos los pro y los contra de la referida unión y decidimos sumarnos a ella, explicó Makei, quien en su tiempo fue jefe de la administración presidencial de su país.

Nuestra economía está orientada a la exportación, con casi el 80 por ciento de los productos, y la entrada a la UEE nos permite acceder a un mercado potencial de 170 millones de personas, mientras Belarús solo cuenta con 10 millones, aclaró.

Además, nos orientamos a crear en el futuro un espacio económico común regido por todas las reglas del comercio internacional, adelantó.

La cooperación es beneficiosa dentro de la unión, pero de ninguna forma significa que nos vamos a concentrar solo en esa entidad regional, indicó.

Vamos a diversificar nuestra economía para estar asegurados contra cualquier surgimiento de nuevas crisis, comentó Makei.

Por eso, en estos momentos desarrollamos activamente nuestras relaciones comerciales con América Latina, África, Sudeste asiático y el Medio Oriente.

Además, fortalecemos nuestra presencia en la esfera diplomática en estas naciones. No vamos a alejarnos de nuestros socios, pues, al contrario, desarrollamos un comercio activo con ellos y con todos los estados donde nos esperan como socios comerciales.

El ministro también se refirió a la crisis en Ucrania, a donde en febrero de este año llegó al poder un gobierno de ultraderechistas, tras una ruptura del poder constitucional.

Los hechos en Ucrania afectan los intereses nacionales de Belarús, reconoció Makei.

Esa nación es nuestro segundo socio comercial en el espacio pos-soviético y con ella tuvimos en los últimos años un intercambio cercano a los ocho mil millones de dólares, con un saldo favorable para nosotros en la balanza comercial, reveló el ministro.

Por ello, todo lo que ocurre en Ucrania lo vemos con mucha preocupación, pues nos parece que se produce una campaña montada con precisión, dirigida a enemistar a pueblos eslavos hermanos, opinó.

Los hechos en Ucrania constatan inestabilidad y peligro en esta región, mientras que se registra un refuerzo de la presencia de tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en territorio de nuestros vecinos, consideró.

Además, cientos de armamentos desaparecieron de los arsenales en Ucrania, cuya economía pasa por un momento difícil. Por eso nos preocupan los acontecimientos en ese país, apuntó.

Si no se crean las condiciones para las negociaciones de paz ni se sientan a una mesa de pláticas con todas las partes involucradas en el diferendo sobre las base de principios de unidad y no de división,
entonces regresaríamos a los peores tiempos de la Guerra Fría, indicó.

Además, ello podría llevar al surgimiento de nuevos demarcaciones en Europa y a la amenaza y el chantaje de grandes potencias a países pequeños, advirtió el diplomático.

Estamos por el diálogo y por una salida negociada a ese diferendo, pero para ello es necesaria la disposición de todos los involucrados en los enfrentamientos, comentó.

Durante el intercambio, Prensa Latina se interesó por la opinión del ministro belaruso sobre la recién celebrada cumbre del Grupo de los 77 en Santa Cruz, Bolivia, y si ello contribuiría a la multipolaridad en el orbe.

Conocemos que en la cumbre se celebró el medio siglo de la creación de esa entidad regional, a la cual Belarús envía un cordial saludo, expresó.

Por el momento, no formamos parte del mencionado grupo, pero si del Movimiento de Países No Alineados, cuyas vertientes de trabajo son cercanas, consideró el político belaruso.

Apoyamos cualquier esfuerzo por potenciar la labor de entidades regionales como el G-77 y el NOAL, de tal forma que su voz se escuche con más fuerza en los foros internacionales, explicó.

Nos pronunciamos por la multipolaridad en el orbe para garantizar una mayor estabilidad y paz en el planeta, concluyó.

La visita del canciller belaruso del 24 al 25 de junio incluyó encuentros con su similar cubano y el de Comercio Exterior e Inversión Extranjera; con el presidente cubano, Raúl Castro, y visitas a centros farmacéuticos y a la feria Cubaindustria.

*Jefe de Redacción Europa de Prensa Latina

Em/to

Prensa Latina: Bulgaria, ¿otro fracaso de políticas de ajuste?

Yo corregiría el titular de Prensa Latina a “Bulgaria, ¿otro fracaso del capitalismo?“, entre otras cosas porque, según se desprende del propio artículo, de ser un país exportador de energía eléctrica en el periodo socialista ha pasado a arruinar a sus ciudadanos con la factura de la luz tras el desmantelamiento de sus centrales nucleares y la privatización de sus eléctricas. En fin, ese es el titular que le han dado. El artículo de Prensa Latina -negritas y subrayados míos:

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1163601&Itemid=1

Foto: Prensa Latina.

Por Antonio Rondón, Jefe de la redacción Europa de Prensa Latina.

La Habana (PL)

La caída del gobierno del primer ministro conservador búlgaro, Boiko Borisov, pone en evidencia, una vez más, los supuestos avances de las políticas de austeridad y saca a flote las consecuencias sociales de los ajustes de tono neoliberal.

Borisov, un exguardaespaldas y practicante de kárate que llegó al gobierno tras los comicios de 2009, en medio del retroceso de cinco puntos del Producto Interno Bruto (PIB) y con promesas de acabar con la corrupción, fue puesto luego como ejemplo del modelo defendido por la Unión Europea (UE).

El gobierno de centroderecha recibió cerca de 20 mil millones de euros de los acreedores en 2010 (10 mil millones del Fondo Monetario Internacional, cinco mil millones de la Comisión Europea y mil 500 millones del Banco Central Europeo).

Para entonces, los partidarios de ingresar a la zona euro llegaban al 49 por ciento de la población, algo que se espera ocurra entre 2014 y 2015.

Mientras la crisis financiera avanzaba en la zona euro, el equipo de centroderecha de Borisov aplicó estrictas regulaciones económicas, privatizaciones y recortes sociales para quedar esa nación de Europa del Este con un crecimiento de dos puntos, en 2011.

Pero, ¿a qué costo? Bulgaria es el país más pobre de la UE, con los salarios más bajos que apenas llegan a un promedio de poco más de 350 euros, mientras el mínimo es de 150 y las jubilaciones, las más modestas de la zona, quedan en 75.

El 20 por ciento de la población se encontraba en julio de 2012 por debajo de la umbral de la pobreza, situado aquí en 120 euros, un poco menos que la tarifa promedio de electricidad a pagar por los consumidores desde enero de este año, casi el triple del mismo periodo del pasado año.

Los ingresos de los búlgaros son tan bajos que para llegar a los de los portugueses, considerados los más pobres de la zona euro, deberían esperar hasta el 2040 a fin de alcanzar esa meta y solo si la nación balcánica contara con un crecimiento sostenido anual de entre cuatro y cinco por ciento.

Así, los gastos en energía, viviendas y mantenimiento del hogar fueron en Luxemburgo de unos 35 mil euros anuales, mientras en Bulgaria apenas llegaron a los tres mil 400.

De hecho, la llegada de tarifas con el triple del precio detonó la protesta social que de un fenómeno aislado pasó a ser una especie de “primavera búlgara”, si empleamos un término acuñado por Occidente al referirse a disturbios registrados en varias naciones árabes y del norte de África.

Miles de personas se lanzaron a las calles sin líderes visibles, convocados por organizaciones de defensa de los derechos de los ciudadanos, a través de las redes sociales en Internet.

Ello llevó a enfrentamientos con la policía en Sofía y al menos una treintena de localidades en el pequeño estado ex socialista centroeuropeo de apenas siete millones 398 mil habitantes.

Al menos, 28 personas resultaron heridas en los mencionados choques que desembocaron en la renuncia de Borisov y su equipo. El dirigente conservador debió declarar que se trataba de la voluntad del pueblo, a la cual debía atenerse.

Para especialistas, Borisov podría intentar con esa maniobra salvar el capital político que aún pudiera quedar de parte de su partido Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB).

Ello esta dirigido a lograr una mayor actuación en los comicios adelantados del 12 de mayo próximo, fecha que anticipó el presidente Rosen Plevneliev.

De ahí que con el gobierno conservador fuera de la política se intenta desligar las protestas del programa puesto en práctica por el equipo de centroderecha, aunque quedan dudas sobre la efectividad de tal maniobra.

Muchos recuerdan las promesas de Borisov de aplicar un severo programa de lucha contra la corrupción, fenómeno considerado endémico en la nación europea, que, sin embargo, quedaron en papel mojado, como lo demostraron las exigencias de los manifestantes, quienes llamaron a purificar a los órganos del estado.

Entre las principales demandas, después de lograr la salida del gobierno, estuvieron la eliminación de la inmunidad parlamentaria y la formación de una Asamblea Constituyente que pueda introducir cambios en la Carta Magna, como la modificación del actual sistema electoral.

Por ahora los miembros del legislativo, en el cual el partido GERB de Borisov controla 117 bancas de un total de 240, se eligen por un sistema proporcional y listas de partido, en lugar de ser de forma individual y por propuestas de un solo mandato.

Además, los participantes en las demostraciones exigieron nacionalizar las empresas foráneas encargadas de la administración de la esfera energética como las checas CEZ y Energo Pro, así como la austriaca EVN, responsabilizadas con la subida de los precios.

Para algunos especialistas, citados por la prensa búlgara, el alza de las tarifas también está ligado con la aplicación de un controvertido impuesto sobre las ganancias de las empresas foráneas, que luego se revierte en la subida de precios.

Además, la mayoría de las compañías de la pequeña nación balcánica emplea el carbón como combustible, sujeto a severas multas ambientales por la UE, al ser emisores de gases contaminantes a la atmósfera como dióxido de carbono.

Por otro lado, la llamada energía verde o ecológica y la renovable aún resulta muy cara desarrollarla en el mencionado país.

El estado tampoco puso en práctica otras vías de obtener energía más barata como el gas esquisto y bajo presión de organizaciones ecologistas retiró el permiso para el desarrollo de esa tecnología por la compañía estadounidense Chevron.

Medios de prensa en Sofía destacan que varias organizaciones ecologistas norteamericanas lanzaron campañas para denunciar el profundo daño ecológico producido por la explotación del gas esquisto, pues las sustancias empleadas en el proceso dañan sin remedio el suelo y los cultivos.

El máximo dirigente del Partido Socialista (BSP), Serguei Stanishev, declaró en su momento que en caso de vencer en las elecciones adelantadas y poder formar gobierno, su organización volverá a reforzar la cooperación con Rusia para construir el gasoducto Torrente Sur a fin de llevar gas del mar Negro a Europa occidental.

Los socialistas también podrían retomar el proyecto de construcción de la central nuclear de Belene, en cooperación con la empresa rusa Rosatom.

Por ironías del destino, una de las principales condiciones impuestas a Bulgaria antes de su ingreso a la UE en 2007 fue, precisamente, el cierre de al menos dos plantas nucleares y la paralización de las obras en una tercera, por supuestamente representar una amenaza para Europa.

Otra exigencia era acabar de raíz con la corrupción, pero, como se deduce de las exigencias de las manifestaciones que echaron abajo al gobierno, tal demanda quedó fuera de la mira europea.

Las centrales nucleares cerradas producían cientos de megavatios que en su momento le permitieron a Bulgaria ser un exportador de energía eléctrica a países vecinos. Ahora, fueron las altas tarifas eléctricas el detonante de protestas que pusieron fin al gabinete de derecha.

Analistas consideran que con las elecciones generales se espera un empate técnico cercano al 25 por ciento entre el GERB y el BSP, el principal de la oposición, lo cual augura la falta de una clara mayoría en el próximo legislativo.

De tal forma, sería necesario la búsqueda de una tercera o más fuerzas políticas para poder conformar un gabinete de mayoría.

Plevneliev reconoció que tras las propuestas al GERB y al BSP -ambas rechazadas- para formar gobierno, y la esperada negativa del Movimiento Derechos y Libertades, de la minoría turca, era evidente la convocatoria de comicios anticipados, en lugar de realizarlos el 7 de julio como estaba previsto.

Sin embargo, se percibe un hastío de la población de su clase política y de ello habla, por ejemplo, una misiva enviada por miembros del Ministerio el Interior al Parlamento, que exige evitar el nombramiento de un nuevo titular de entre integrantes de gobiernos anteriores.

De hecho, la situación socioeconómica, la corrupción y los bajos ingresos forzaron la salida de entre un millón 200 mil y un millón 600 mil personas de este país desde 1989. Los búlgaros representan el cuatro por ciento del movimiento migratorio de la UE.

Un estudio del sindicato Confederación de Trabajo Podkrepa indicó que más de la mitad de los búlgaros que emigraron no tiene ninguna intención de regresar, mientras solo en los últimos tres años, 25 mil nacionales de entre 25 y 29 años de edad salieron de la mencionada nación, para viajar incluso a otros estados en crisis evidente como España.

Muchos de ellos, aunque son profesionales y universitarios buscan empleos en el sector agrícola, transporte, comercio o en el servicio doméstico, donde, sin embargo, reciben mejores salarios.

Las remesas que envían los búlgaros a su país oscilan entre 700 y 800 millones de euros anuales.

La catedrática Temenujka Rakajiiska, de la Academia de Ciencias de Bulgaria, afirmó que entre 2009 y 2012 se duplicó el desempleo hasta llegar en julio pasado al 12,4 por ciento.

Un sondeo publicado por la prensa en Sofía indicó que el 34 por ciento de los interpelados si tuviera la oportunidad viajaría a Grecia, 32 al Reino Unido, 24 a Alemania y el 20 a España.

En tales condiciones, sería algo fuera de tono hablar del supuesto logro que representa para Bulgaria el contar con un déficit presupuestario en 2012 de 0,9 por ciento.

Tal cifra está muy por debajo de los tres puntos exigidos en la UE, un sueño para estadistas como la canciller federal Angela Merkel, que exige a sus colegas europeos ahorrar y gastar con efectividad.

Llama la atención que pese a las demandas populares de nacionalizar la esfera energética para buscar más justicia en la política de precios, el presidente Plevneliev, al anunciar la posible convocatoria de comicios adelantados, defendiera la necesidad de liberalizar la rama energética y de consumir con más racionalidad.

De cualquier forma, lo que se perfila por ahora es la formación de un gobierno tecnócrata, la disolución del legislativo unicameral y la convocatoria oficial de elecciones para mayo, con resultados imprevisibles, mientras la población demuestra una vez más el derribo de un gobierno que aplicó insoportables medidas de austeridad.

arb/To