Granma: Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz el 29 de diciembre de 2015, “Año 57 de la Revolución”.

http://www.granma.cu/cuba/2016-01-01/jamas-aceptaremos-condicionamientos-que-laceren-la-soberania-y-dignidad-de-la-patria-30-12-2015-00-12-10

Foto: Estudios Revolución

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Se­cretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el VI Periodo Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asam­blea Nacional del Poder Popular, en el Pa­lacio de Conven­ciones, el 29 de diciembre de 2015, “Año 57 de la Revolución”.
(Versiones Taquigráficas – Consejo
de Estado)

Compañeras y compañeros:

Se está terminando un año de intenso trabajo y resultados positivos para el país.  En los últimos días hemos tenido bastante actividad:  el pasado día 18 se efectuó una reunión del Con­sejo de Ministros dedicada, entre otros asuntos ampliamente informados en los medios de prensa, a valorar el de­sempeño de la economía en el presente año y las propuestas de plan y presupuesto para el 2016 aprobados hoy en esta Asamblea.

El sábado último, el duodécimo Pleno del Comité Central del Partido analizó la situación económica y, como parte de la preparación del Séptimo Congreso del Par­tido, se analizó la propuesta de Con­cep­tualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y el informe sobre el cumplimiento de los Objetivos aprobados en la Primera Con­ferencia Nacional del Partido, celebrada en enero de 2012.

Como es habitual, nuestros diputados du­rante el trabajo en comisiones han debatido con amplitud sobre estos temas de la economía, lo que me permite resaltar solamente algunos aspectos.

A pesar de los impactos de la crisis económica internacional, agravados en nuestro caso por los efectos del bloqueo estadounidense que se mantiene sin cambios, así como las restricciones financieras externas que se han agudizado en el segundo semestre, el Producto Interno Bruto (PIB) este año creció un 4%, lo cual innegablemente es un buen resultado en medio de estas circunstancias.

Crecen todos los sectores productivos, aunque algunos no logran alcanzar lo planificado. Los servicios sociales mantienen niveles similares al año anterior.

Se elevó la cifra de visitantes hasta tres millones y medio, lo que constituye el más alto crecimiento registrado desde que el país decidió apostar por el desarrollo del turismo. No debe soslayarse que este resultado se obtiene pese a que Cuba todavía con­tinúa siendo el único país del mundo que   los ciudadanos de Estados Unidos tienen prohibido visitar como turistas.

No obstante las limitaciones financieras que proseguimos afrontando, se han venido cumpliendo los compromisos asumidos en los diferentes procesos de reordenamiento de las deudas con acreedores extranjeros y se ha reforzado la tendencia hacia la progresiva recuperación de la credibilidad internacional de nuestra economía.

La última evidencia concreta en esta dirección fue el importante acuerdo multilateral alcanzado el 12 de diciembre en la capital francesa con los 14 países acreedores de Cuba que integran el Grupo ad hoc del Club de París, lo que permitió solucionar un viejo problema, tomando en consideración la realidad y las posibilidades de la economía cubana.

Este acuerdo abre una nueva etapa en las relaciones económicas, comerciales y financieras con los países participantes, ya que facilita el acceso a financiamientos a mediano y largo plazos muy necesarios para la ejecución de inversiones previstas en nuestros planes de desarrollo.

Ratifico la voluntad del gobierno cubano de honrar los compromisos resultantes de este y otros acuerdos alcanzados en la renegociación de la deuda con otros Estados y su sector pri­vado.

Debo recordar también el alcance estratégico del convenio firmado con el gobierno de la Federación de Rusia para el financiamiento en condiciones ventajosas de cuatro bloques de 200 megawatts de generación eléctrica cada uno y la modernización de nuestra industria siderúrgica.

El próximo año continuará creciendo el Producto Interno Bruto, pero lo hará a un menor ritmo, el 2%, como consecuencia de que se proyectan limitaciones financieras asociadas a la caída de ingresos en los rubros exportables tradicionales por la disminución de sus precios en el mercado mundial, como por ejemplo el níquel.

Por otra parte, si bien la tendencia a la baja de los precios del petróleo nos beneficia al reducirse la factura de importación de alimentos, materias primas y productos ma­nufacturados, no es menos cierto que se han generado desde este propio año 2015 afectaciones en las relaciones de cooperación mutuamente ventajosas existentes con varios países, en particular con la República Bolivariana de Venezuela, sometida a una guerra económica para revertir el apoyo popular a su Revolución.

Ante este escenario no cabe, como siempre nos ha enseñado Fidel, el más mínimo derrotismo, todo lo contrario. La historia de nuestra Revolución está llena de páginas gloriosas frente a las dificultades, riesgos y amenazas.

Nos corresponde potenciar al máximo las reservas de eficiencia, concentrar los recursos hacia las actividades que generan ingresos por exportaciones y sustituyen importaciones, hacer más eficiente el proceso inversionista y crecer en las inversiones del sector productivo y de infraestructura, priorizando la sostenibilidad de la generación eléctrica y el crecimiento de la eficiencia en el uso de los portadores energéticos.

Al propio tiempo, debemos reducir cualquier gasto que no sea imprescindible y aprovechar los recursos de que disponemos con más racionalidad y con vocación de desarrollar el país.

A pesar de las limitaciones, se asegurarán los servicios sociales que se brindan gratuitamente a todos los cubanos en niveles similares a los de los últimos años.

Trataremos ahora algunos asuntos de política exterior.

En mis palabras del pasado 15 de julio, en la clausura del V Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional, expresé, y cito: “Apreciamos que se ha puesto en práctica una ofensiva imperialista y oligárquica contra los procesos revolucionarios y progresistas latinoa­mericanos, la cual será enfrentada con determinación por nuestros pueblos” (fin de la cita).

Estamos seguros de que vendrán nuevas victorias de la Revolución bolivariana y chavista bajo la dirección del compañero Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, frente a la permanente embestida desestabilizadora de la derecha, alentada y apoyada desde el exterior.

Confiamos en el compromiso de los revolucionarios venezolanos y de su pueblo, mayoritariamente bolivariano y chavista, con el legado del inolvidable presidente Hugo Chávez Frías.

Estamos convencidos de que, tal como lo hizo en el 2002 al impedir que se consumara el golpe de Estado contra el presidente Chávez, el pueblo venezolano y la unión cívico-militar no permitirán que se desmantelen los logros de la Revolución y sabrán convertir este revés en victoria.

Al reiterar la solidaridad de Cuba, que estará siempre junto a la Patria de Bolívar, llamamos a la movilización internacional en defensa de la soberanía e independencia de Vene­zuela y para que cesen los actos de injerencia en sus asuntos internos.

En Brasil, la oligarquía tampoco escatima esfuerzos para intentar derrocar a la presidenta Dilma Rousseff mediante un golpe parlamentario.  Llegue a ella y al hermano pueblo brasileño nuestra solidaridad y apoyo en la batalla que se libra en defensa de los avances sociales y políticos alcanzados durante estos 13 años de liderazgo del Partido de los Trabajadores.

La historia demuestra que cuando la derecha llega al gobierno no duda en desmontar las políticas sociales, beneficiar a los ricos, restablecer el neoliberalismo y aplicar crueles terapias de choque contra los trabajadores, las mujeres y los jóvenes. Décadas de dictaduras militares en América Latina y nuevos métodos de desestabilización contra gobiernos progresistas nos enseñaron que el imperialismo y la derecha tampoco renuncian a la violencia para imponer sus intereses.

En medio de este contexto regional riesgoso y complejo, resulta esencial defender la unidad de la Comunidad de Estados Latinoame­rica­nos y Caribeños (CELAC) como mecanismo indispensable, legítimo, unitario y diverso de concertación política e integración, que ha hecho posible reunir por primera vez, bajo un propósito común, a los 33 Estados de Nuestra América.

La Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por todos los jefes de Estado y de Gobierno en la II Cumbre de la CELAC celebrada en La Habana en enero de 2014, es una sólida base para de­sarrollar las relaciones entre nuestros países y a nivel internacional.

Nos sentimos optimistas por los avances alcanzados en las conversaciones de paz en­tre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Ar­ma­das Revolucionarias de Colombia-Ejér­cito del Pueblo, proceso que está más cerca que nunca del logro de un acuerdo que ponga fin al conflicto armado que ha desangrado a esa nación durante más de medio siglo.  Conti­nuaremos nuestra labor imparcial como ga­ran­tes y sede del proceso.

El próximo mes Cuba asumirá la Presi­dencia de la Asociación de Estados del Caribe, bajo el compromiso firme e invariable con la causa de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña.

Como se ha venido informando por parte de la prensa nacional y extranjera, actualmente se encuentran en Costa Rica varios miles de ciudadanos cubanos que arribaron a esa na­ción desde otros países de la región con la in­tención de viajar hacia Estados Unidos.  Estas personas, que salieron de Cuba de manera legal, en su travesía se convierten en víctimas de traficantes inescrupulosos y bandas delincuenciales que no dudan en poner en peligro la vida de los migrantes cubanos.

Nuestro gobierno ha estado en contacto desde el mismo inicio de esta situación con los gobiernos del área, en la búsqueda de una solución adecuada y rápida, como también ha pedido el Papa Francisco, tomando en cuenta las difíciles circunstancias en las que estos se encuentran. Cuba ha reiterado su compromiso a favor de una emigración legal, ordenada y segura, así como del derecho a viajar y a emigrar de los ciudadanos cubanos y de retornar al país, en cumplimiento de su legislación migratoria.

Tal como señala la Declaración del Go­bierno  Revolucionario publicada el 1ro. de di­ciembre, la política de “pies secos-pies mojados”, el programa de Parole para médicos cubanos y la Ley de Ajuste Cubano continúan siendo el principal estímulo para la emigración irregular desde Cuba hacia Estados Unidos.

Los migrantes latinoamericanos y caribeños merecen también un trato humano y justo. Deben cesar las prácticas abusivas y discriminatorias, la violación de sus derechos humanos, la separación de familias y la cruel detención y deportación de niños no acompañados.

Pasando a otro tema, como advertimos de manera temprana, la política de sanciones unilaterales contra Rusia y el estrechamiento del cerco de la OTAN en sus fronteras, solo ha favorecido un clima de mayor inestabilidad e inseguridad en la región.

Ha seguido agravándose la crisis humanitaria generada por las oleadas de refugiados hacia el continente europeo, debido a las condiciones de conflicto y pobreza derivadas del injusto orden económico internacional, y por las guerras no convencionales y acciones desestabilizadoras de la OTAN en África del Norte y Medio Orien­te. Europa debiera asumir su responsabilidad y garantizar el respeto a los derechos humanos de estas personas, así como contribuir a la solución de las causas del fenómeno.

Reiteramos el derecho del pueblo sirio a encontrar una salida digna a sus problemas con la participación de las legítimas autoridades de esa nación, sin injerencias externas, preservando su soberanía e integridad territorial.

El pasado mes de septiembre recibimos con admiración, respeto y afecto al Papa Francisco, justo en el año en que conmemoramos el aniversario 80 de nexos ininterrumpidos entre la Santa Sede y Cuba. Apreciamos su prédica a favor de la paz y la equidad, la erradicación de la pobreza, la defensa del medio ambiente y las reflexiones sobre las causas de los principales problemas que afectan hoy a la humanidad.

En el año que concluye se fortaleció el diálogo político bilateral con numerosos países, evidenciado en las visitas a Cuba de 184 delegaciones extranjeras, de ellas 25 encabezadas por Jefes de Estado o de Go­bierno procedentes de todas las regiones del mundo.

En septiembre pasado participamos jun­to a la mayoría de los Jefes de Estado y Go­bierno del planeta en la Cumbre de la ONU para la adopción de la Agenda 2030, que aprobó un nuevo marco para el de­sarrollo sostenible, con el objetivo de reducir la po­breza extrema, el hambre, las enfermedades, la desigualdad entre géneros, la falta de acceso a la educación, a infraestructuras básicas y la degradación del medio am­biente.

Los compromisos y acciones del mundo industrializado continúan siendo insuficientes. Solo construyendo un nuevo orden económico internacional y otra arquitectura financiera global será posible que los países del Sur puedan cumplir con las metas y objetivos aprobados.

La comunidad internacional ha mantenido su rechazo al bloqueo norteamericano en diferentes foros, especialmente en la Cumbre de la ONU y en el segmento de alto nivel de la Asamblea General donde tuve la oportunidad de participar y durante los cuales decenas de Jefes de Estado y Gobierno reclamaron el fin del bloqueo.

El pasado 27 de octubre, 191 Estados miembros de la ONU apoyaron la resolución cubana, gesto que nuestro pueblo agradece profundamente y demuestra que el mundo no olvida que el bloqueo persiste.

Hemos reiterado al gobierno de Estados Unidos que para normalizar la relación bilateral el bloqueo debe ser levantado y el territorio que usurpa la Base Naval de Guan­tánamo ha de ser devuelto, tal como expliqué en mi declaración en el Consejo de Ministros del día 18, en la cual reafirmé, además, que no debe pretenderse que Cuba abandone la causa de la independencia o renuncie a los principios e ideales por los que varias generaciones de cubanos han luchado durante un siglo y medio.

Para avanzar en este proceso debe respetarse el derecho de todo Estado a elegir el sistema económico, político y social que desee, sin injerencia de ninguna forma. Ja­más aceptaremos condicionamientos que laceren la soberanía y dignidad de la Patria.

Lo esencial ahora es que el presidente Barack Obama utilice con determinación sus amplias facultades ejecutivas para mo­dificar la aplicación del bloqueo, lo cual dará sentido a lo alcanzado y permitirá que se produzcan sólidos progresos.

Hace apenas mes y medio celebramos los actos por el 40 Aniversario de la independencia de Angola y el inicio de la Operación Carlota, que permitieron rememorar la contribución internacionalista de nuestro pueblo a esa heroica epopeya protagonizada por angolanos, namibios y cubanos, que modificó de manera definitiva el mapa político del África Austral y aceleró el fin del oprobioso régimen del apartheid.

Apreciamos de manera especial la solidaridad de la Unión Africana con Cuba, reiteramos el apoyo a su programa de de­sarrollo Agenda 2063 y continuaremos honrando nuestros com­promisos de cooperación.

En este semestre, se registraron avances en la negociación del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre Cuba y la Unión Europea, así como en nuestras relaciones bilaterales con sus Estados miembros. En febrero del próximo año cumplimentaré una visita oficial a Francia en reciprocidad a la efectuada por el presidente François Hollande.

Finalmente, compañeras y compañeros:

A pocas horas de arribar al año 58 de la Revolución, deseo trasmitir a todos los cubanos una merecida  felicitación y la profunda convicción de que sabremos vencer cualquier reto en nuestro empeño de construir un socialismo próspero y sostenible.

Muchas gracias.
(Ovación).

Comunicados de la Federación de Mujeres Cubanas y del Gobierno de Cuba en apoyo de Venezuela. (Granma)

http://www.granma.cu/cuba/2015-03-16/mensaje-de-respaldo-a-venezuela-de-las-mujeres-cubanas

Con profunda indignación hemos recibido la noticia que el Presidente Barack Obama ha declarado a Venezuela como una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

Esta es una nueva forma para justificar la política injerencista del gobierno estadounidense, que lamentablemente tiene una larga tradición en nuestro continente.

La Federación de Mujeres Cubanas, integrada por más de 4 millones de mujeres, exigimos el respeto a la soberanía y la autodeterminación de Venezuela, apoyamos a su pueblo, a su gobierno y especialmente a sus mujeres en el legítimo derecho de defender a la patria de Bolívar y de Chávez.

Junto a Fidel y Raúl, reiteramos que el hermano pueblo venezolano no está solo, lo acompaña en todas las contiendas justas y revolucionarias, millones de personas, organizaciones y gobiernos del mundo que enarbolan las banderas de la solidaridad.

Nuestras aspiraciones latinoamericanas están recogidas en la Proclama adoptada por todos nuestros Presidentes en la Segunda Cumbre de la CELAC, celebrada en Cuba en 2014, donde se declara América Latina como Zona de Paz, que se fundamenta en el respeto a los principios y las normas del Derecho Internacional, y la Carta de las Naciones Unidas.

Nos suscribimos al pronunciamiento del Gobierno Revolucionario de la República de Cuba, con fecha 9 de marzo y apoyamos incondicionalmente a la Revolución Bolivariana.

Secretariado Nacional

Federación de Mujeres Cubanas

_______________________________________

http://www.granma.cu/cuba/2015-03-10/declaracion-del-gobierno-revolucionario-de-la-republica-de-cuba

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba ha conocido la arbitraria y agresiva Orden Ejecutiva emitida por el Presidente de los Estados Unidos contra el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que califica a este país como una amenaza a su seguridad nacional, en represalia por las medidas adoptadas en defensa de su soberanía frente a los actos injerencistas de autoridades gubernamentales y del Congreso estadounidense.

¿Cómo amenaza Venezuela a Estados Unidos? A miles de kilómetros de distancia, sin armas estratégicas y sin emplear recursos ni funcionarios para conspirar contra el orden constitucional estadounidense, la declaración suena poco creíble y desnuda los fines de quienes la hacen.

Sin embargo, semejante pronunciamiento en un año en que se realizarán elecciones legislativas en Venezuela reafirma, una vez más, el carácter injerencista de la política exterior estadounidense.

La gravedad de esta acción ejecutiva ha puesto en alerta a los gobiernos de América Latina y el Caribe que en enero de 2014, en la Segunda Cumbre de la CELAC en La Habana, declararon a la región como Zona de Paz y repudiaron cualquier acto que atente contra ello, pues acumulan suficientes experiencias de intervencionismo imperial en su historia.

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba reitera nuevamente su incondicional apoyo y el de nuestro pueblo a la Revolución bolivariana, al gobierno legítimo del Presidente Nicolás Maduro Moros y al heroico pueblo hermano de Venezuela.

Nadie tiene derecho a intervenir en los asuntos internos de un Estado soberano ni a declararlo, sin fundamento, alguno como amenaza a su seguridad nacional.

Así como Cuba nunca estuvo sola, Venezuela tampoco lo estará.

La Habana, 9 de marzo de 2015

Alí Rodríguez Araque, Embajador de Venezuela en Cuba: ¿Por qué Barack Obama ataca a Venezuela? (Granma)

El presidente de la mayor potencia militar en la historia de la humanidad, Barack Obama, abrió una nueva fase de la intervención yanqui en Venezuela pues, según él, nuestro país representa una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Con el cinismo característico de los voceros imperialistas, el agresor quie­re presentarse como víctima. ¿Cuál es en verdad la realidad?

El pueblo venezolano es un pueblo pacífico. La única experiencia que registra la historia sobre la salida de fuerzas armadas venezolanas más allá de las fronteras, data del siglo diecinueve, cuando las tropas dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, salieron a luchar, junt­o a los pueblos de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, por la independencia, del imperio colonial es­pa­ñol. Nunca, desde entonces y hasta el presente, se ha conocido la presencia de nuestros soldados fuera de nuestra fronteras, salvo en ocasionales invitaciones a desfiles co­mo los que se escenifican en aniversarios como, por ejemplo, de la Ba­talla de Ayacucho.

Pero ¿a cuento de qué viene esta queja del señor Obama? ¿Es creíble el absurdo de que un país como Ve­nezuela pueda amenazar a una su­perpotencia como Estados Uni­dos?

El gobierno yanqui, desde los mismos días en que el comandante Hu­go Chávez se perfilaba como claro ganador en las elecciones ve­ne­zolanas de 1998, desató gigantescas campañas para presentar una imagen groseramente deformada del líder que se insurgía co­mo un hombre que encarnaba las tradiciones patrióticas de nuestro pueblo y su firme compromiso con la causa popular.

Una vez que asume la presidencia, la campaña se arreció. Pero ya no solamente en términos de propaganda, sino de acciones para derrocarlo. Financiaron y coordinaron conspiraciones y golpes de Estado que fueron derrotados por la rápida movilización popular y los sectores patrióticos ampliamente mayoritarios dentro de la fuerza armada na­cional.

Pero no han cesado de fi­nanciar y promover conspiraciones, así como todo género de actividades para desestabilizar y provocar el fracaso de los gobiernos bolivarianos, tanto de Chávez como de Nicolás Maduro. Fra­ca­saron y si­guen fracasando. Aun así, no rectifican. El sector más violento y más atado a los intereses de Estados Uni­dos, impone su política a los más tibios.

Ahora bien, cuando hablamos de los intereses de Estados Unidos, entre otros, nos referimos a las más grandes reservas petroleras del mundo y a la posición geopolítica de Ve­ne­zuela. Dos factores estratégicos de primer orden que preocupan al im­perio cuando se trata de un gobierno patriótico que claramente se re­conoce como socialista. Por pa­trio­tas, Hugo Chávez y Ni­colás Maduro han sostenido una política nacional en el ejercicio de la propiedad sobre nuestro principal recurso natural. Pero, además, han impulsado una política de unidad de la Orga­ni­za­ción de Países Expor­tadores de Petróleo (OPEP), ente contra el cual las grandes potencias consumidoras de energía han maniobrado desde los tiempos de Henry Kissinger, tratando de destruirlo. Y casi habían logrado su objetivo cuando Hugo Chávez entra en el escenario petrolero mundial frustrando tales planes a los cuales servían gobiernos serviles.

Chávez y Maduro, por socialistas consecuentes, han aplicado políticas de distribución del ingreso, ya no para enriquecer a sectores privilegiados de Venezuela y de ca­pital extranjero, sino para mejorar de ma­nera consistente, las condiciones de vida del pueblo venezolano.

La mejoría en las condiciones ma­teriales de existencia del pueblo ve­nezolano y las políticas soberanas que caracterizan al gobierno, han hecho de Venezuela, un país fuerte, no tanto por sus riquezas como por su entereza bolivariana.

Pero, además de las políticas de cara al interés nacional, el comandante Hugo Chávez irrigó, literalmente, las semillas de la integración de Nuestra América que yacían dor­midas desde los tiempos de Bolívar. Nacieron así, Alba, Petro­ca­ribe, Unasur, Celac. Bajo su liderazgo, Bolívar dejó de ser reliquia para la veneración y cobró, de nuevo, vida real. Fue discurso, cierto, y muy inspirado, pero también fue acción concreta. De nuevo Nuestra América ha comenzado a ser, ya no solo una nación en sí, una nación que simplemente se conforma con existir, sino una na­ción para sí, es decir, una nación cada vez más consciente del enorme potencial que representa la unión y de la impresionante riqueza que aloja tanto su suelo como, principalmente, el poder creador de su pueblo.

Esto es lo que considera Obama una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Dentro de su lógica ¿deberíamos ser entonces débiles y sumisos, ensimismados en nuestros pro­blemas cotidianos? ¿De­bería­mos, en suma, dejar de ser bolivarianos, ser gente sin principios, sin dignidad para merecer el reconocimiento del imperio?  Cualquier co­mentario resultaría tonta necedad.

*Embajador de Venezuela en Cuba

Granma: Entrevista con el secretario general del Partido Comunista de Ecuador, Winston Alarcón.

http://www.granma.cu/mundo/2014-06-20/la-unidad-es-el-camino-para-lograr-transformaciones-revolucionarias

La unidad es el camino para lograr transformaciones revolucionarias

Entrevista con el secretario general del partido Comunista de Ecuador, Winston Alarcón

Foto: Ismael Batista / Granma.

Desde su fundación hace casi nueve décadas, el Partido Comunista de Ecuador (PCE) ha estado siempre al lado de las fuerzas populares que buscan un cambio.

Esa lucha los llevó a la clandestinidad en las etapas de mayor represión a mediados del siglo pasado. Entonces muchos de sus militantes fueron asesinados o encarcelados. Además, se utilizaron todo tipo de técnicas para penetrar y debilitar su estructura de dirección.

A pesar de los embates que continuaron durante la “larga noche neoliberal”, el partido logró? resistir y hoy constituye un actor en el proceso de transformaciones iniciado por el presidente Rafael Correa.

Su dirección política se propone forjar con todas las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias una nación plenamente independiente, soberana, multicultural y solidaria.

Granma conversó sobre estos temas con el abogado y profesor Winston Alarcón, secretario general del PCE desde el año 2011, quien visitó nuestro país para cumplir una invitación oficial del Partido Comunista de Cuba.

Alarcón destacó la importancia de los en­cuentros que ha sostenido con los dirigentes políticos cubanos, en especial la información recibida sobre la aplicación de las decisiones tomadas en el VI Congreso del PCC y la actualización del modelo económico cubano.

“Este tema no es solo vital para asentar la Revolución socialista aquí, sino también para que sirva de ejemplo para las propuestas revolucionarias que se están dando en países de América Latina como Venezuela, Bolivia y por supuesto Ecuador”, refirió el secretario general del PCE, quien estuvo acompañado por otros militantes como el secretario de Re­laciones Internacionales, Mario Mendoza, y el secretario general de la Juventud Comu­nista de Ecuador, Jaime León Heredia.

El diálogo se centró en el momento histórico que vive su país y los proyectos políticos del PCE.

—¿Sobre qué bases se llegó en 2006 al acuerdo político-programático entre el PCE y el movimiento liderado por el presidente Correa?

—Las personas y los grupos políticos que integraron esa gran alianza de trabajadores, campesinos e indígenas, lograron que el presidente Correa accediera a la Presidencia.

“Desde entonces se han venido cumpliendo los puntos de ese acuerdo político-programático. En primer lugar la determinación del Go­bierno Nacional de mantener una política soberana, independiente y antiimperialista. Evi­dencia de ello fue la salida de la base norteamericana de Manta, así como la expulsión de los asesores estadounidenses en la Policía Nacional y en las Fuerzas Armadas.

“También se ha ido avanzando en la política petrolera, el nuevo modelo económico, el trabajo permanente y digno, la salud, educación, vivienda, establecer formas de gobierno para favorecer a los más pobres, la seguridad social, la lucha contra la corrupción y muchos planteamientos más que están aún en proceso de cumplimiento”.

—Entonces, en la unidad ha estado la clave para la consolidación de los cambios…

—Seguimos una política incluyente de todos los sectores que quieran avanzar por el ca­mino de las transformaciones sociales. Siem­­pre hemos manifestado que ese es el camino y no la exclusión.

“Los hechos nos han dado la razón de forjar esa gran unidad para apoyar la elección del presidente Correa. En los últimos comicios (los municipales de febrero de este año) se evidenció la necesidad de constituir un frente popular de izquierda que signifique un apoyo firme y certero a la gestión de Correa.

“Lo anterior ha sido discutido y consolidado con el Partido Socialista Frente Amplio y con otras organizaciones políticas que ya han manifestado su apoyo a la propuesta de que el Presidente sea reelegido y cumpla las tareas pendientes en el momento histórico que vive nuestro país, para así lograr avanzar en las transformaciones sociales que sienten las ba­ses para el socialismo”.

—Otro tema que ha generado debate du­rante los últimos meses ha sido la decisión de explotar los recursos petrolíferos del Parque Nacional Yasuní. ¿A qué cree que se debe tanto revuelo?

—Los principios de defensa de la naturaleza están consagrados en la Constitución de la República y el Presidente ha sido muy claro en eso. Pero en esa misma Carta Magna se procura que esa defensa  tiene que ver con los intereses de todo el pueblo. Es decir, la salud, la educación y el bienestar público.

“El Presidente hizo una propuesta al mundo entero para preservar el Yasuní pero no recibió respuesta. Además, lo que se ha propuesto es la explotación del uno por mil de esa reserva natural para contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de nuestro pueblo, bajo las condiciones de seguridad más estrictas.

“Los ingresos obtenidos por ese concepto significarían un gran aporte económico, no solamente para la defensa de los intereses nacionales y populares, sino para hacer frente a la arremetida del imperialismo en el plano económico”.

—¿Detrás de las protestas de grupos como Yasunidos hay algo más que intereses am­bientales?

—Las organizaciones indígenas autóctonas del oriente ecuatoriano se han manifestado públicamente con más de un millón de firmas a favor de la propuesta del Gobierno.

“Los otros grupos opuestos han sido apoyados por intereses extranjeros que en el fondo tienen un financiamiento de la CIA. Esa realidad invalida totalmente sus pretensiones so­bre el Yasuní.

“El PCE ha tomado la decisión de apoyar la iniciativa del presidente Correa que tiene por objetivo favorecer a la masa de la población ecuatoriana que está necesitada de salud, educación, de bienestar y de Buen Vivir, tal como dice nuestra Constitución”.

—Hace pocos días el fiscal general ecuatoriano recibió un trascendental informe sobre los sucesos de septiembre de 2010, cuando se intentó un golpe de Estado contra el Gobierno legítimo. ¿Eso podría volver a ocurrir?

—Siempre que exista el imperialismo nor-teamericano estará latente la amenaza, sea con el golpe suave, el golpe duro o la intervención directa. Lo que pasa es que en los mo­mentos actuales no lo pueden hacer por la forma en que América Latina y el Caribe están defendiendo su soberanía en espacios como  la Celac, Unasur y el ALBA. La realidad actual es distinta.

Terrorismo contra Cuba: Circula en ONU denuncia cubana sobre nueva agresión terrorista (Prensa Latina).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=2677731&Itemid=1

Circula en ONU denuncia cubana sobre nueva agresión terrorista

Naciones Unidas, 13 may (PL)

El Grupo de los 77 más China circuló hoy aquí a sus 133 países miembros una denuncia realizada por Cuba sobre la captura de cuatro personas residentes en Miami, Estados Unidos, que planeaban acciones terroristas contra la isla.

El documento remitido por la nación caribeña señala la detención el 26 de abril de José Ortega, Obdulio Rodríguez, Raibel Pacheco y Félix Monzón, todos de origen cubano, quienes reconocieron que pretendían atacar instalaciones militares con el objetivo de promover acciones violentas.

Además, declararon que los planes se han estado organizando por los también terroristas residentes en Miami Santiago Álvarez, Osvaldo Mitat y Manuel Alzugaray, estrechamente vinculados con el prófugo de la justicia Luis Posada Carriles, responsable de la voladura en octubre de 1976 de un avión de Cubana con 73 seres humanos a bordo.

La Mayor de las Antillas entregó el texto al G-77 -bloque de naciones del Sur fundado en 1964-, al Movimiento de Países No alineados, a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Desde el triunfo de la Revolución cubana, en enero de 1959, grupos extremistas radicados en el Sur de la Florida han preparado, financiado y ejecutado decenas de actos violentos, los cuales han dejado a la isla casi tres mil 500 muertos y más de dos mil discapacitados.

Hace apenas unos días, la Misión Permanente de La Habana ante Naciones Unidas había solicitado la circulación de una condena de la Cancillería por la inclusión de Cuba en la unilateral lista de patrocinadores del terrorismo, publicada por el gobierno de Estados Unidos el 30 de abril.

El país caribeño calificó de absurdas y calumniosas las acusaciones del Departamento de Estado, dirigidas a justificar el bloqueo económico, comercial y financiero a la isla, una medida repudiada en el planeta.

Además, advirtió lo contraproducente de manipular un tema tan sensible como el terrorismo internacional, y recordó que Washington carece de moral para juzgar a otros, porque practica el terrorismo de Estado y protege a criminales como Posada Carriles.

Las denuncias cubanas coinciden con el comienzo en la ONU de un proceso de revisión de la Estrategia Global de la Organización contra el flagelo.

Diversos gobiernos demandan que la cuestión del terrorismo se enfrente sin dobles raseros ni manipulaciones políticas y desde el multilateralismo, en lugar de posturas hegemónicas.

ale/wmr

Rusia propone a Venezuela ampliar colaboración con América Latina a través de sus foros de integración (Prensa Latina).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1916651&Itemid=1

Rusia quiere ampliar colaboración con Latinoamérica, Diosdado Cabello

 

Diosdado Cabello. / Foto: Prensa Latina.

Moscú, 2 oct (PL) El canciller ruso, Serguei Lavrov, propuso hoy durante un encuentro con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, ampliar la colaboración con América Latina y el Caribe a través de sus foros de integración. Lavrov sugirió aprovechar estructuras como la Alianza de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Unasur, Mercosur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para impulsar acuerdos inmediatamente, dijo el líder parlamentario a Prensa Latina.

Incluso países como Belarús y Kazajstán, que junto a Rusia conforman una Unión Aduanera dentro de la Comunidad de Estados Independientes, quieren abrirse a esa cooperación con esta zona del planeta, comentó el diputado.

Moscú considera que Caracas puede contribuir a impulsar este tipo de iniciativa en la región, donde se respira cada vez más independencia, expresó Cabello.

Los pueblos que se han liberado de la venda que les cubría los ojos miran hacia Rusia como un espacio propicio para la amistad y las relaciones transparentes, agregó el legislador.

Comentó el líder parlamentario que llevará la solicitud del ministro de Exteriores como uno de los primeros asuntos que informará al presidente Nicolás Maduro.

El dirigente venezolano contrastó la posición la Federación eurasiática con la de Estados Unidos, que en el siglo XXI pretende mirar hacia el sur como hacia su traspatio.

Somos un conjunto de países pequeños en comparación con una potencia como Estados Unidos, que se autodefine como amo del mundo y nos imaginaron siempre como patio trasero, observó.

La diferencia ahora, sin embargo, resaltó, es que antes nos quedábamos callados cuando nos agredían, ahora cada vez que intentan llevar a cabo cualquier arbitrariedad se levanta el mundo en defensa de la soberanía, la paz y el respeto mutuo.

Observó que ya ningún país está solo cuando levanta la voz contra los intentos de atropello, y puso como ejemplo el caso de Siria, donde la Casa Blanca intentaba justificar sus bombardeos con falsos informes, como los utilizados en el pasado para invadir a Iraq.

Contra la agresión que Washington pretendía forzar se pronunciaron pueblos de Latinoamérica, decididamente actuó Rusia, y eso muestra que se va configurando el mundo pluripolar del que hablaba el comandante Hugo Chávez, recordó.

Cabello evocó la invasión a Iraq, basada en informes falsos, y resaltó que ese proyecto fracasó respecto a Siria por la posición firme de Rusia, de su presidente, Vladimir Putin, lo cual impidió lo que parecía una agresión inminente.

En el caso de Venezuela, agregó, recientemente expulsamos a unos funcionarios norteamericanos arrogantes, quienes trataban de inmiscuirse en nuestros asuntos internos y pretendían influir sobre una oposición de tinte fascista.

Mencionó como ejemplo de dignidad al presidente boliviano Evo Morales, quien de inmediato protestó cuando Washington trató de impedir el paso por el corredor de Puerto Rico al avión en que viajaría a China el jefe de Estado venezolano.

Inmediatamente tuvieron que cambiar su opinión y su posición, reiteró el presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

Al mencionar los proyectos de Estados Unidos contra Venezuela, Cabello denunció que existía un complot contra la seguridad personal del presidente Maduro, los cuales se pondrían en práctica durante su viaje al actual período de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

Nuestro jefe de Estado dignamente tomó la decisión de no ir y descuadró esos planes, sostuvo el legislador venezolano.

lac/jpm

Prensa Latina: Rusia y Celac fomentan espacios multilaterales de diálogo.

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=1469261&Itemid=1

Foto: Prensa Latina.

Por Odalys Buscarón Ochoa *

Moscú (PL)

Rusia y la troika ampliada de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) asentaron en esta capital las premisas para la institucionalización de un mecanismo permanente de diálogo y configurar relaciones en todos los ámbitos. Ese fue el resultado principal del encuentro celebrado en Moscú entre el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, y sus pares de Cuba, Costa Rica y Haití, más el viceministro de Chile Alfonso Silva, el 29 de mayo.

La reunión había sido concertada durante el primer intercambio sostenido por la troika, sin la presencia haitiana entonces, en septiembre de 2012, en Nueva York, durante las sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En diálogo con Prensa Latina, el canciller Bruno Rodríguez, por la presidencia anual pro témpore de Cuba en la Celac, comunicó que el foro regional promoverá la iniciativa en la reunión ministerial programada para los próximos meses, a fin de que sea aprobado por esa instancia.

Rodríguez apreció la idea de establecer esa plataforma de interacción con Rusia como un paso más en la concertación de posiciones de carácter multilateral.

En su opinión, ese espacio de diálogo cobra peso “en un mundo que todos reconocemos como lleno de peligros, de amenazas a la paz, de guerras convencionales o no convencionales”, a lo cual puede añadirse un orden económico que no solo está en una crisis global, sino que es excluyente, injusto, discriminatorio y un sistema de relaciones internacionales muy poco democrático.

Para la Celac, se trata de una relación con un país cuya dirigencia máxima está empeñada en recuperar posiciones sólidas en la arena internacional, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y una de las potencias nucleares del planeta.

Rusia en lo económico busca posesionarse entre las líderes mundiales a partir de una transformación capital de su economía basada en la innovación tecnológica y en la generación al mercado de productos con alto valor agregado, precisamente una de las cuestiones que hoy interesa a los socios latinoamericanos.

El peso económico del país euroasiático en la economía mundial es prácticamente comparable con los indicadores de Brasil y México, sostiene un estudio de la Universidad Económica G. V. Plejanov.

De acuerdo con la fuente, el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil en 2010 ascendió a 2,0 billones de dólares; México en 1,0 billones, en tanto el de Rusia totalizó 1,47 billones de dólares.

El comunicado conjunto adoptado al término de la cita ministerial señala como brújula la colaboración para fortalecer el marco multilateral, y promover los principios del Derecho Internacional y de la Carta de Naciones Unidas.

Compartir asimismo el enfrentamiento a retos comunes como la lucha contra el terrorismo internacional (incluida su financiación), el narcotráfico, el comercio de armas, y la trata de personas y otras manifestaciones del crimen trasnacional organizado.

Las partes podrían contribuir de manera ampliada en la seguridad energética y alimentaria; en la protección del medio ambiente y ayuda al desarrollo económico y social sostenible.

El canciller anfitrión Lavrov proclamó el interés de Moscú de fomentar la asociación con la Celac en todas las líneas y esferas, sin excepción.

No puedo distinguir una línea que consideremos prioritaria respecto a otras, afirmó el jefe de la diplomacia rusa.

Queremos, enfatizó, desarrollar el diálogo político, el comercio, la economía, la colaboración humanitaria, cultural, en las altas tecnologías y en la ejecución de proyectos conjuntos. Sumó el interés de que la comunidad empresarial participe activamente en estos planes.

Agregó el ministro que el comunicado conjunto refleja “nuestros enfoques hacia un amplio espectro de temas analizados” de la actualidad regional y mundial.

La región de América Latina y el Caribe figura entre las prioridades de la política exterior de la Federación de Rusia, según la concepción de estrategias para la diplomacia suscrita por el presidente Vladimir Putin en febrero de este año.

El director del departamento latinoamericano de la Cancillería, Alexander Schetinin, constató la vigencia de tal visión por el hecho de que la mayoría de los países del área manifiestan un fiel apego al multilateralismo en las relaciones internacionales y al papel central de la ONU, principios que compartimos, afirmó.

Con los latinoamericanos interactuamos no solo como amigos, sino como aliados naturales, lo cual responde a nuestros intereses nacionales, señaló.

Rusia, según el diplomático, lleva a cabo la cooperación en distintos formatos, a nivel bilateral con la comunidad de 33 Estados, con los grupos de integración regional como el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), citó a modo de ejemplo.

Subrayó que Moscú se propuso durante el encuentro en Nueva York establecer el diálogo con la Celac “y en esa dirección avanzamos”.

Lavrov recibió en la sede de las conversaciones oficiales de la Cancillería a Bruno Rodríguez, a los titulares de Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo y de Haití, Pierre Richard Casimir, y al vicecanciller de Chile Alfonso Silva.

Fue el primer encuentro celebrado de la troika ampliada de la Celac y Rusia a nivel ministerial, tras uno anterior en septiembre de 2012, en Nueva York, sin la participación de Haití, que se incorporó posteriormente, en representación de la Comunidad del Caribe.

NEXOS ECONÓMICOS Y COMERCIO

El intercambio comercial de la Federación de Rusia con la región se sitúa en alrededor de los 16 mil millones de dólares, aunque existen otras estimaciones cercanas a los 20 mil, que incluye la cooperación militar.

La suma total de mercancías exportadas al área es equivalente apenas a un 2,0 por ciento del total de las exportaciones rusas al mercado internacional, lo cual significa que hay un potencial por explotar de ambas partes.

Un factor positivo es que nuestros países se desarrollan de forma paralela en el plano tecnológico, observó Schetinin.

En América Latina existe demanda para los productos innovadores que se fabrican aquí, y en esa región, sectores específicos tienen una serie de aplicaciones de conocimiento que nos interesan, destacó el diplomático en recientes declaraciones.

Solo para ilustrar el dinámico intercambio en 2012, basta señalar que el área latinoamericana y caribeña adquirió de Rusia 75,8 por ciento de medios de transporte especial (tecnología de extinción de incendios y de construcción) y un 37,8 por ciento de equipos de radar.

Las estadísticas consignan, asimismo, que un 11 por ciento de maquinaria energética rusa se emplea en siete hidroeléctricas de Argentina, cinco en Brasil y dos en Chile.

Otro ejemplo de importancia para Rusia es la reanimación de su industria de aviones civiles, luego de 10 años de parálisis. Así, Cuba adquirió en 2006 un avión IL-96, y desde entonces la Federación ha exportado hacia ese destino otros aparatos de tal serie, TU-204 y, más recientemente, AN-158.

La cooperación económica y comercial abarca otras esferas como la agricultura, la industria farmacéutica, la medicina, el sector energético y las investigaciones espaciales.

El desarrollo creciente del turismo hacia Latinoamérica y el Caribe se considera el puente más exitoso para fomentar y fortalecer los nexos.

El flujo de turistas rusos cerró 2012 con 120 mil viajeros a República Dominicana, más de 86 mil a Cuba y unos 50 mil a México.

Rusia da pasos hacia el establecimiento de una zona de libre visado con América Latina, una perspectiva a la que Moscú ha puesto interés, según declaró el canciller Lavrov.

La Federación estableció comisiones intergubernamentales de cooperación con Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, México, Nicaragua, Chile, Venezuela y Uruguay. Funcionan con dinamismo los consejos empresariales con Argentina, Brasil, Cuba, Colombia, Chile, México y Venezuela.

De un lado y de otro, a pesar de las distancias geográficas y las diferencias culturales y lingüísticas, parece prevalecer el interés en fortalecer los espacios multilaterales de diálogo y cooperación. Rusia y la Celac orientan la brújula hacia ese horizonte.

*Jefa de la corresponsalía de Prensa Latina en Rusia.

arb/oda