RIA Novosti: La industria cubana, esperando la bonanza. / Rusia cooperará con Cuba en el desarrollo de un campo petrolero en la plataforma marina.

http://sp.ria.ru/opinion_analysis/20140707/160684621.html

La industria cubana, esperando la bonanza

Natasha Vázquez

En el justo momento en que estaba a punto de entrar en vigor la nueva Ley de Inversión Extranjera, Cuba  mostró sus credenciales y expectativas en materia industrial  ante empresarios del mundo.

A consecuencia de décadas de bloqueo norteamericano y políticas internas  erróneas, a las que se suma el poco acceso a fuentes de financiamiento y  obligados cambios de tecnología, la industria cubana parece haber tocado fondo y se van creando las condiciones ahora para una etapa de despegue.

Algo urgente para la maltrecha economía del país, pues mientras tanto esto no ocurra, las compras en el mercado internacional de productos, maquinarias y piezas que podrían producirse aquí, suman cifras millonarias cada año.

Vivian Herrera, directora general  del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, lo resumió así en el Semanario de la Industria cubana: “El quid del tema está en la producción, en las propias capacidades para generar riqueza”.

Pero las dificultades actuales para lograrlo son grandes y han sido reconocidas por el propio Ministro de Industrias, Salvador Pardo, quien identificó las principales como  “la subutilización de capacidades productivas, la desactualización tecnológica y el déficit de capital de trabajo”.

La inversión extranjera podría ser el salvavidas que necesita ahora mismo la industria cubana. Algo que quedó claro en la reciente  Convención Internacional CUBAINDUSTRIA, que convocó en La Habana a más de mil empresarios de una veintena de países. En la propia inauguración, el titular del ramo insistió en que Cuba cuenta en la actualidad con un ambiente propicio para los inversionistas,  ya que dispone de una legislación segura y transparente, así como el capital humano necesario y una infraestructura portuaria, vial, ferroviaria y de comunicaciones que se renueva.

La industria alimentaria, la azucarera, la electrónica, la  sideromecánica, la  farmacéutica,  y las del reciclaje, son algunos de los rubros priorizados por el país y  que le darían la bienvenida a la inversión foránea.

Según Eloy Álvarez, viceministro cubano de Industrias, la nueva legislación multiplica las posibilidades en ese sector:  “No menos importante serán los negocios que se logren para reactivar o impulsar la rama automotriz, herrajes sanitarios, económicos y de lujo, electrodomésticos, productos y equipos vinculados a la informática y las comunicaciones, acumuladores de plomo y ampolletas y bulbos de vidrios, entre otros”, acotó.

La recientemente inaugurada Zona Especial de Desarrollo del Mariel –donde se encuentra el primer megapuerto de la región– tendrá  un protagonismo  singular en este proceso.  Según se dio a conocer, ya hay unos veinte proyectos con capital extranjero en fase de aprobación, de empresas de España, Francia, Brasil, China,  y Rusia, entre otras.

Hasta donde trascendió a raíz de CUBAINDUSTRIA,  para los próximos meses está previsto que países como China inviertan en la producción de electrodomésticos y la industria automotriz; Brasil valora posibles producciones de recipientes de aluminio y plástico;  Francia debe incursionar en la industria del  vidrio; Italia y España en el sector de los neumáticos; mientras que con Vietnam, Rusia y Bielorrusia podrían concretarse negocios relacionados con máquinas y herramientas.

Rusia en concreto, podría volver a ser uno de los principales motores externos de la economía cubana, si tal como está previsto, se invierte en la isla  los 3 mil millones de dólares que aún Cuba debe pagar tras la reducción de un 90% de la deuda de la época soviética.

Un nuevo rumbo podría tomar la economía  –y en particular la industria– si se consigue captar entre los 2000 y los 2500 millones anuales de inversión extranjera directa necesarios para renovarse y  llevar el PIB  al 5% de crecimiento, considerado aceptable.  De momento, apenas ha llegado 0,6 por ciento en el primer semestre de este año y los cubanos de a pie siguen esperando que la bonanza  pueda llegar pronto a  sus desfondados bolsillos.


*Natasha Vázquez, periodista y realizadora audiovisual cubana. Graduada del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). Ha trabajado para medios de prensa de Cuba, España y otros países.  Autora de varios documentales, todos multipremiados. Su trabajo ha recibido decenas de reconocimientos, entre ellos, el Premio Internacional de Periodismo “Rey de España”.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

_______

http://sp.ria.ru/economy/20140710/160741480.html

Rusia cooperará con Cuba en el desarrollo de un campo petrolero en la plataforma marina

Moscú, 10 jul (Nóvosti).

Las petroleras rusas Rosneft y Zarubezhneft firmarán el próximo viernes con la cubana Unión Cuba Petróleo (Cupet) un acuerdo para cooperar en el desarrollo de un yacimiento de hidrocarburos en la plataforma marina de Cuba, comunicó hoy un asesor de Vladímir Putin.

“El documento, aún está por definir si un acuerdo de intenciones o de participación en la producción, prevé la cooperación de Rosneft y Zarubezhneft con la petrolera estatal cubana Cupet en el bloque 37 de la plataforma marina”, declaró el asesor del líder ruso para asuntos internacionales, Yuri Ushakov, al comentar la próxima visita de Putin a La Habana.

Ambas partes firmaron en mayo pasado, en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF, por sus siglas en inglés), varios documentos de cooperación que estipulan proyectos de exploración de crudo y la creación de una base logística de Rosneft en la Zona de Desarrollo Económico Mariel, según la prensa cubana.

En 2008, un funcionario de Cupet dijo que Cuba podría tener almacenados hasta 20.000 millones de barriles del crudo en su fondo marino.

El Servicio Geológico de EEUU estima las reservas potenciales de la isla entre 4.000 y 9.000 millones de barriles.

Anteriormente, Cupet firmó acuerdos de cooperación con empresas de Brasil, Canadá, China, España, India, Malasia, Noruega, Venezuela y Vietnam.