Es el día de Grecia y también de Europa: que elijan bien, que elijan Socialismo, que elijan al Partido Comunista Griego (KKE). Breve sobre Andalucía.

Foto: La Mancha Obrera

Si Griñán y Valderas afirmaban en el debate de investidura que Andalucía era observada con expectación por lo que podía suponer un gobierno de coalición PSOE-IU para la política nacional e incluso Europea, algunos -quizás más que algunos- miramos a Grecia por lo que pueda suponer que un partido que tiene como objetivo el Socialismo (con mayúsculas y sin complejos ni ambiguas e indeterminadas novedades como el “anticapitalismo”) y que cuenta con una sólida implantación en ese país pueda dar una sorpresa a esta Europa capitalista e imperialista.

Breve mención a Andalucía -ya habrá tiempo de hablar más de lo que aquí pasa: el PSOE tiene confianza ciega en el capitalismo y en la actividad empresarial privada como motor de la economía y del empleo, lo indicó bien el anterior Consejero de Trabajo en el debate con Sánchez Gordillo antes de las elecciones y estos presupuestos se ratifican en el debate de investidura. Nada que decir de los bajos fondos de esa economía, ni de la inutilidad de dicho sistema económico para crear riqueza sin expolio y sostenible. Andalucía es, precisamente, una buena prueba de ello y de la necesidad urgente de Socialismo y de comenzar a avanzar hacia éste de forma inmediata. Después de ver buena parte del debate de investidura en Andalucía no tengo muy claro a qué puede aspirar exactamente IU, y con ella los que la hemos votado, con este gobierno conjunto: una de las cuestiones fundamentales, la de la agricultura, está muy en el aire, según me ha parecido deducir de la intervención de Valderas y de la respuesta de Griñán (ver vídeo nº 3 del pleno en el enlace más abajo) y, para colmo, se confirma finalmente que IU no tendrá la Consejería de Agricultura -ni para Sánchez Gordillo ni para ningún otro de IU. Muy en particular, Valderas  parece referirse al tema como algo ligado a reivindicaciones específicas de los jornaleros en lugar de una clave fundamental de la economía andaluza con el objetivo de crear riqueza y empleo. En cuanto a la renta básica, parece que tanto Griñán como Valderas la asumen en sus discursos, la cuestión es cómo y en qué se materializa finalmente. Veremos qué nos depara esto además de más PSOE.

Dejo enlaces a las intervenciones en vídeo y texto de la investidura del Presidente de la Junta de Andalucía, que amablemente han dejado dos felinos comentaristas a la anterior entrada -Gracias:

http://www.parlamentodeandalucia.es/webdinamica/portal-web-parlamento/pdf.do?tipodoc=diario&id=67233

http://video.parlamentodeandalucia.es/video/ds.asp

Banco público de tierras en Andalucía y renta básica: si realmente es así, vamos por buen camino.

Canal Sur y la página de IU Andalucía señalan que Diego Valderas ha planteado en el discurso de investidura de Griñán la creación de un banco público de tierras y el establecimiento de una renta básica. No he logrado encontrar el vídeo completo de su discurso, de modo que no sé cuáles fueron exactamente sus palabras, y no puedo aclarar si se trata de renta básica o de otra cosa -el concepto “renta básica” no es mencionado en la página de IU. El caso es que, puesto que va a ser Vicepresidente de la Junta de Andalucía, si menciona estas dos cuestiones, es porque hay visos de que vayan a salir adelante. Si esto es así, quizá no andábamos del todo desencaminados cuando interpretábamos la noticia sobre la ocupación de Somonte en diarios procapitalistas y afines al PSOE, como es el caso de El País, en el sentido de un espaldarazo a las demandas más inmediatas del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), a saber, la paralización de la privatización de las tierras públicas del Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) y la creación de un banco público de tierras para generar empleo en las zonas rurales -que son muchas en Andalucía, claro. Por ahí podían haber empezado y no por ese documento vacuo que hicieron público, nos habríamos ahorrado mucho teclear. Es posible que no veamos a Sánchez Gordillo al frente de la Consejería de Agricultura -aunque no pierdo la esperanza-, pero lo importante es que el gato, blanco o negro, Juan o Pepe, cace ratones. Y que nadie piense que el ratón será IU si esta formación consigue demostrar que es capaz de poner, aunque sea parcialmente, los medios de producción bajo control público y contrarrestar con políticas de izquierda los problemas que nos está causando el capitalismo. La comparación con formaciones como el Partido Andalucista (PA), que supuestamente se hundió tras su pacto con el PSOE y que han podido leerse en los últimos tiempos, no vienen al caso. Estoy convencido de que si se realizan políticas de izquierdas, como la creación de un banco público de tierras con las actuales tierras del IARA más todas aquellas cuya expropiación se considere de interés público y la implantación de una renta básica, el apoyo a IU no decaerá sino que se ampliará. Esas políticas, de realizarse finalmente, serían patrimonio de IU, muy en particular, obviamente, del CUT-BAI y del SAT, no del PSOE. Añado que es necesario que se impulse -y se gestione- desde lo público la creación de empresas agrícolas de transformación que generen empleo y beneficios. Diego Cañamero lo explica muy bien en la entrevista que le realizó Javier Almansa y que colgó el SAT en su página: cultivos sociales de regadío (alcachofas, habas, frutales, etc.) y expropiación mediante fórmulas no conflictivas -es decir, pagando- de las tierras necesarias, del mismo modo que se hace cuando se va a construir una autovía o realizar cualquier otra obra pública. Lo importante, en un primer paso, es comenzar a liberar los medios de producción, generar empleo y demostrar que la gestión pública, también de medios de producción como la tierra, funciona -más allá de Marinaleda, donde ya lo han demostrado. Lo tienen bien estudiado en el SAT, me parece a mí. Aparentemente Cañamero propone la creación de cooperativas. Yo no veo cuál es el inconveniente de una gestión mediante una planificación pública y centralizada de la tierra y las industrias asociadas, pero en fin, los expertos en tierras son ellos, no yo. Lo importante, como dije antes, es que el gato cace ratones, es decir, que haya tierras e industrias asociadas de carácter público, lo demás son detalles que siempre pueden modificarse en función de los resultados. Estaremos vigilantes de la evolución de esta cuestión, cuya calificación pondrá, principalmente, el SAT.

Somonte: el gobierno conjunto IU-PSOE comienza con represión.

Desalojo brutal de Somonte esta madrugada, la finca pública perteneciente a la Junta de Andalucía, es decir, a nosotros, los andaluces,   ( http://www.sindicatoandaluz.org/?q=node/939 ). No están dispuestos a permitir que crezcan pimientos y calabacines Socialistas, pero éstos, antes o después, crecerán. El gobierno conjunto con el PSOE comienza con más represión, a ver cómo lo explica IU-CA/PCA/Valderas&CIA.

Estadísticas de Twitter: Sánchez Gordillo 76 “tweets” y 6.922 seguidores, Diego Valderas 648 “tweets” y 3.286 seguidores. Feria de Sevilla. Portugal, 25 de abril…y siguientes.

Eso es lo que hay: Gordillo “tuitea” menos pero interesa más, por algo será. Y eso que me pega que los que apoyan las tesis de Gordillo están menos por la “Revolución 2.0” y más por la revolución a secas, la de toda la vida. Por cierto, Somonte va viento en popa, pozo limpio y tierra preparada para la siembra de pimientos y calabacines, que, seguro, serán hermosos y sabrosos y, por supuesto, Socialistas:

Foto: Sindicato Andaluz de Trabajadores

Para leer más, aquí: http://www.sindicatoandaluz.org/?q=node/937

Y ya que en Sevilla hay feria, música:

Y más música en honor de nuestros amigos y vecinos portugueses, que están sufriendo los mismos ataques del capitalismo que nosotros, y que los griegos, y que los italianos, y que los irlandeses, y que los….

Que todos los días sean 25 de abril:

Hermosa canción en cualquier lengua. Para todos los trabajadores:

Izquierda Unida, Sánchez Gordillo y Andalucía: 6.000 militantes y 437.000 votos. Pase lo que pase el daño ya está hecho y va a ser difícil, si no imposible, repararlo.

Es difícil entrar en ningún foro en el que puedan encontrarse partidarios de un acuerdo de gobierno con el PSOE en Andalucía, que es lo que la dirección del PCA ha terminado por pedir de forma explícita a la militancia de IU, incluso entregando ya la papeleta con las opciones marcadas ( http://www.pcandalucia.org/?p=4808 ), opción que, en cualquier caso, parece concordar también con los deseos de la dirección federal. No puede explicarse de otro modo la INTERVENCIÓN a la que IU-CA se ha visto sometida en su proceso de negociación con el PSOE, enviando a Centella y Meyer a Andalucía a negociar con el PSOE. Sobre esta cuestión ya nos hemos pronunciado antes. La mayor parte de los que opinan sobre lo que tiene lugar ahora, por lo que he leído, abogan por votar la investidura y pasar a la oposición. Yo no soy de esa opinión. Hubiera considerado más razonable no dar por regalada la investidura y haber negociado sobre ese presupuesto un acuerdo de contenido económico y político sustancial, como puedan ser un referendum sobre el escudo antimisiles, la banca pública, la gestión de la tierra, con o sin expropiaciones en función de la necesidad y la utilidad real pública, el desarrollo de empresas de transformación de los productos agrícolas con dinero público y gestionadas también desde lo público y, como medidas transitorias e inmediatas, una renta básica que ayude a paliar los efectos del paro -sacando el dinero de donde lo hay, porque lo hay y no creo que nadie lo ponga en duda- y la paralización de los desahucios a los parados. Una vez acordados unos puntos fundamentales y bien explícitos, hubiera considerado más razonable formar parte del gobierno para poder controlar la ejecución de las medidas acordadas, contando con personas de probado compromiso con su ámbito de gestión. A priori, para la cuestión agrícola, que es fundamental en Andalucía, hubiera pensado como cosa lógica en Sánchez Gordillo, a menos que pudiera sugerirse a alguien con más experiencia o compromiso que él en éste área. De no ser posible acuerdos económicos relevantes con el PSOE, que son los acuerdos que van a resolver los problemas de la población, lo lógico hubiera sido negar la investidura al PSOE: desde la oposición hubieran tenido la oportunidad de demostrar sus hipotéticas posturas de izquierda haciendo oposición al PP conjuntamente con IU. De paso, además, se hubiera aireado la administración pública andaluza -como dato al respecto: hay personas que en pasadas elecciones, votando a IU en las elecciones nacionales, han llegado a votar al PP en Andalucía con tal de sacar al PSOE de la Junta. Es una postura que no entiendo y que no comparto pero es así, lo digo como aclaración en relación a la necesidad imperiosa que algunos simpatizantes de IU parecen tener por sacar al PSOE de la Administración, tanto como para optar por lo que consideran la vía más rápida para conseguirlo, votar al PP. No sé si la práctica está extendida, pero existe. En cualquier caso, no creo que al PP le hubiera resultado fácil gobernar con una oposición mayoritaria en contra. Quizá eso hubiese forzado unas nuevas elecciones -lo hemos visto en Asturias y no ha pasado nada- y, mientras tanto, hubiera habido posibilidad de ampliar los apoyos a las tesis ANTICAPITALISTAS -aunque yo las prefiero, simplemente, Socialistas, que no es cuestión de inventar la rueda a estas alturas-, algo que podría haberse visto facilitado con el trabajo de recortes al que se está dedicando el PP a nivel nacional.

Esto, sin embargo, no ha sido así. Las opciones más “rebeldes”, es decir, contrarias al pacto o a determinados planteamientos sobre cómo hacer política, se han intentado apartar desde bastante antes de la negociación postelectoral, de hecho, se ha intentado incluso que no fuesen en un lugar relevante en las listas electorales. Primero fue la controversia sobre si debía ser Valderas o Sánchez Gordillo el que debía ir como cabeza de lista por Sevilla, luego, cuando se mantuvo Gordillo, se intentó de nuevo colocar a la actual número dos y ahora diputada por Sevilla junto con el Secretario General del PCA -no recuerdo ahora el nombre de ninguno de los dos- como cabezas de lista, intentando incluso forzar que en las asambleas previsiblemente pro-Gordillo no votasen -da vergüenza decirlo tratándose de zonas rurales y con la escasez que se vive- los militantes que no tuviesen las cuotas al día. Se impuso la cordura y las asambleas decidieron mantener a Gordillo como primero en la lista. Después de que Gordillo apareciese en la televisión autonómica en el segundo debate electoral, con un discurso, de aquí a Lima, más convincente, más socialista y con una actitud más claramente de izquierda que el de Valderas -algún trabajador, de los de verdad, de los que son seguro víctimas de los recortes, hizo alusión al debate Valderas-Griñan con un gesto de indiferencia añadiendo “sí, ese (el debate) estuvo más ‘señoritingo’, pero el de Gordillo….”.

Luego vino la intervención ya mencionada de la negociación por parte de IU Federal y ahora nos encontramos con que la militancia, que, según diversos medios han hecho público estos días, asciende en Andalucía a unas 6.000 personas, tiene que pronunciarse en relación al pacto con el PSOE en representación de los restantes 430.000 votantes no militantes de IU, y esto, además, con un acuerdo negociado con el PSOE del que no se le ha hecho partícipe mientras se llevaba a cabo -no digamos a los restantes 430.000 votantes-, presentado pocos días antes del referendum y sin posibilidad de debate real y, más aún y por si fuera poco, con las cartas marcadas, es decir, sin ofrecer a la militancia todas las opciones posibles, incluyendo la negación de la investidura al PSOE en función de la valoración del documento acordado.

Si la negociación empezó mal, puede decirse que va a terminar peor, teniendo en cuenta que el votante de IU lo es porque quiere optar por algo distinto al PSOE, de no ser así, obviamente, hubiese votado al PSOE. No parece irrazonable pensar que, de hecho, muchos que en otras circunstancias hubiesen votado a IU hayan optado, ante los recortes del PP, por el voto útil al PSOE, por lo que la subida de IU -concretamente en Andalucía- habría quizá que buscarla en otro sitio que no fuese el descalabro del PSOE en las pasadas elecciones nacionales. Por otra parte, la constatación de la subida de IU a nivel nacional puede haber sido un motivo para animar a otros a votar por IU.

Mi opinión, dada la malísima negociación que se ha hecho y lo intangible y etéreo del documento acordado, es que lo mejor es hacer pasar al PSOE a la oposición haciendo imposible el gobierno del PP para forzar unas elecciones anticipadas en Andalucía. El esfuerzo por conseguir unas elecciones anticipadas debe dirigirse, además, al gobierno nacional del PP, que se ha desdicho de todo lo prometido durante la campaña. Si el PSOE en Andalucía no se aviene a hacer una oposición de izquierda -es quizá lo previsible-, entonces se habrá hecho bien en no apoyar su investidura y, mucho menos, en participar en un gobierno conjunto. De no ser así, mucho me temo que la percepción que vamos a tener los votantes, los que hemos hecho que IU tenga 12 diputados en Andalucía, es que votar a IU es inútil, puesto que a la mínima de cambio y a cambio de un intangible, esta formación va a apoyar al PSOE. Añado que quizá podría pensarse que IU va a ser capaz de demostrar que puede conseguir que el PSOE gire a la izquierda. Bueno, pues yo estoy convencido de que, dados los precedentes, eso es, simple y llanamente, imposible.

Una última nota aclaratoria: es posible que se haya podido percibir el apoyo a Sánchez Gordillo tanto en ésta como en otras entradas de este blog. La cuestión es simple: Gordillo, junto con sus compañeros del Sindicato Andaluz de Trabajadores, lleva años sufriendo la represión de los poderes establecidos, tanto física, en diversas manifestaciones, como a través de denuncias y numerosas y cuantiosas multas, es decir, ha demostrado con la práctica que está de parte de los trabajadores y que está dispuesto a asumir las consecuencias: él, Cañamero y los restantes que participan en el SAT/CUT. El PSOE-A, hay que recordar, ha sido y sigue siendo partícipe fundamental en esa represión y hostigamiento. No tengo noticias de que eso haya ocurrido con Valderas ni con ninguno de los otros que apoyan la investidura, el pacto de legislatura o el gobierno conjunto con el PSOE, tampoco con CCOO, UGT u otros sindicatos (“alternativos” o no alternativos). Si hay represión es porque se daña al sistema capitalista y eso es, precisamente, lo que considero que debe hacerse. Por eso, lógicamente, apoyo a Sánchez Gordillo.

Izquierda Unida y sus opciones: los votantes huérfanos. NO al escudo antimisiles en Andalucía.

Izquierda Unida es, de forma evidente, la formación política que ha catalizado el voto de izquierda en este país. Hasta ahora por lo menos ha sido así. Merece la pena leer la reflexión de Francisco Frutos sobre la historia del PCE ( http://franciscofrutos.blogspot.com.es/2012/04/35-anos-despues-de-la-legalizacion.html ), a pesar de que creo que el cambio de esta formación para ser realmente una alternativa va más allá de lo que ésta pueda hacer ahora en Andalucía. Es evidente que IU está constituida por una amalgama diversa. En Andalucía tenemos a Valderas, con quien, me parece a mí, los trabajadores no nos identificamos, y a Sánchez Gordillo, mucho más cercano al voto popular. A nivel nacional lo mismo tenemos a Willy Meyer -también ahora negociando en Andalucía-, quien en cuestiones internacionales lo mismo da una de cal que otra de arena, y a Francisco Frutos, con una línea política definida a la que un votante de izquierda puede adscribirse sin problemas. Unos firman manifiestos proimperialistas mientras otros se posicionan coherentemente contra la guerra y el terrorismo contra los pueblos y contra la injerencia en sus asuntos internos. En definitiva, una amalgama de posturas diversas cuando no enfrentadas. Lo importante, no obstante, es la práctica y lo que consigue o puede conseguir esta formación cuando se encuentra en las circunstancias propicias, es decir, lo importante son las tendencias que terminan predominando en la práctica política.

En las pasadas elecciones en Andalucía IU ha conseguido suficientes votos como para convertirse realmente en clave para la formación de Gobierno y para forzar al PSOE a realizar políticas en favor de los ciudadanos, quizá incluso participando la propia IU en el control de la puesta en práctica de estas políticas, algo que no me parece descabellado sino, al contrario, incluso deseable si se produjeran los acuerdos oportunos en relación a las propuestas a llevar a la práctica por el nuevo gobierno. Me estoy refiriendo, principalmente, a la posibilidad poner a disposición de los trabajadores y de la creación de empleo los recursos económicos de Andalucía, lo que incluye principalmente la tierra y sus industrias asociadas pero seguramente también otras actividades como el turismo. Si los hipotéticos cambios en las políticas económicas no van a ser de calado habría que optar por abstenerse en la investidura: si el PSOE no está dispuesto a solucionar los problemas de los andaluces por la izquierda, la única dirección viable, que salga del gobierno.

El tiempo, no obstante, pasa y, conforme pasa, se hace cada vez más evidente que IU no va a estar a la altura de las actuales circunstancias. La consulta a las bases y/o simpatizantes en Andalucía se hará al final del proceso de negociación, en lugar de al principio de modo que afiliados y simpatizantes hubieran podido establecer cuáles eran los puntos mínimos e irrenunciables para llegar a un acuerdo con el PSOE, incluyendo un acuerdo para la investidura ( http://iuandalucia.org/consejo-andaluz-iu-lv-ca-convoca-24-abril-referendum-bases ). El grupo parlamentario y la Comisión ejecutiva establecerán el contenido de la consulta: ¿para qué abrir todas las opciones y temas como plantea Gordillo? No es necesario que las bases opinen antes de tiempo o más de la cuenta, a pesar de que son, junto con los votantes no afiliados, los que hacen que el grupo parlamentario exista como tal: ¿a quién representan, entonces, estos “negociadores”?

Más: Willy Meyer denuncia ante la Comisión Europea el escudo antimisiles que vamos a tener que tragarnos los andaluces ( http://www.izquierda-unida.es/node/10455 ). Su denuncia en Europa es papel mojado, palabrería. Es evidente que él lo sabe mejor que nadie, por supuesto. Willy Meyer participa en la mesa de negociación con el PSOE ¿le ha planteado al PSOE que una condición sine qua non para apoyar su investidura es, al menos, la celebración de un referendum en Andalucía en torno al escudo antimisiles y la confrontación con el Gobierno central sobre esta cuestión? Willy Meyer está en la mesa de negociación, así que debe asumir la responsabilidad en relación a las cuestiones que nos preocupan a los andaluces. Habría que señalar, de paso, que las asambleas que apoyan las tesis de Gordillo en relación al “no pacto” de Gobierno con el PSOE no parecen haber considerado esta cuestión, la celebración de un referendum en Andalucía sobre el escudo, uno de los mínimos para apoyar la investidura de un gobierno del PSOE a pesar de las implicaciones que tiene. Al menos por lo que podemos saber a partir de la información que ha trascendido a la prensa. No me parece que la cosa en Andalucía vaya, ni mucho menos, por buen camino.

En cuanto a España: los planteamientos de Ricardo Sixto sobre el uso de pelotas de goma en las manifestaciones ( http://www.izquierda-unida.es/node/10446 ) o la criminalización de convocatorias de manifestaciones -eso es lo que parece estar detrás de las medidas del PP- ( http://www.izquierda-unida.es/node/10439 ) son risibles. ¿Una pregunta al Gobierno sobre el uso de pelotas de goma? Pero si hasta la propia UE las ha prohibido tras el 2012, como indica el propio comunicado de IU, lo que hay que exigir es, de forma evidente, el cese inmediato de su uso y responsabilidades políticas y penales por los perjuicios causados. ¿Cuantos muertos más o heridos graves tiene que haber para que IU exija claramente al Gobierno que la policía deje de usar armas mortales en las manifestaciones? Ricardo Sixto tacha de “desmesuradas” las medidas que criminalizan las convocatorias de manifestaciones. Bueno, a eso siempre se le ha llamado fascismo, no desmesura, me parece a mí. Por cierto, en Cuba, la “dictadura comunista de los hermanos Castro”, como les gusta llamarla a los medios de comunicación habituales, no usan pelotas de goma, ni siquiera usan porras: no les hace falta dada la mínima oposición a las políticas de su “dictatorial” gobierno. Por qué será.

Resumiendo:

  1. La solución de los problemas en Andalucía pasa, al menos en un primer paso, por la socialización de los medios de producción en el grado en que sea útil y necesario e Izquierda Unida debe ser clave en esta cuestión. Para eso la hemos votado, no para que le regale la investidura al PSOE.

  2. No queremos escudo antimisiles en Andalucía.

Dedicado a Diego Valderas y compañía: La tierra pa’l que la trabaja. “Jornaler@s”, la dignidad de los trabajadores del SAT. Documental de Alberto Almansa.

Admirable lucidez y determinación. Un buen análisis, realizado por sus protagonistas, de lo que se vive en los pueblos andaluces. No hay mucho más que añadir.