Comunicado Conjunto de Partidos Comunistas (AKEL, Chipre): “Denunciamos los intentos de prohibir el Partido Comunista de Ucrania” (Solidnet / Traducción).

Traducción no oficial del comunicado de AKEL (Chipre) junto con unos cuarenta Partidos Comunistas y Obreros publicado en inglés en Solidnet:

http://www.solidnet.org/cyprus-progressive-party-of-the-working-people-akel/akel-cyprus-joint-statement-we-denounce-the-attempts-to-ban-the-communist-party-of-ukraine-en

“Denunciamos los intentos de prohibir el Partido Comunista de Ucrania”

7 de febrero 2017 (N.T.: actualizado el 13 de febrero)

Los partidos abajo firmantes denunciamos una vez más en los términos más contundentes posibles los intentos de prohibir el Partido Comunista de Ucrania en vista del juicio correspondiente que tendrá lugar mañana (08.02.17) en Kiev. Este juicio farsa tiene como objetivo hacer desaparecer al PC de Ucrania a través de un proceso que es contrario a los principios de las leyes internacionales, a la Declaración Universal de los Derechos Humanos y a otros principios y convenciones internacionales.

El intento de prohibir el PC de Ucrania es la culminación de una continua persecución violenta del Partido con las fuerzas de ultraderecha y fascistas a la cabeza. La unión Europea, los EEUU y la OTAN, que han alimentado y apoyado a estas fuerzas, tienen graves responsabilidades. El intento de imponer la llamada decomunistización del país, de falsificar y distorsionar la historia del país y la memoria colectiva, que busca servir las consideraciones ideológicas y políticas y los intereses del régimen actual en Ucrania, se está desarrollando dentro de este contexto. Los esfuerzos de convertir a los antiguos colaboradores de los nazis en héroes son parte de esta campaña en el país.

Los Partidos Comunistas y Obreros abajo firmantes trabajarán tanto a nivel local como internacional para condenar tales acciones y denunciarlas ante la comunidad internacional. Al mismo tiempo permanecerán firmes en solidaridad con el PC de Ucrania hasta su completa absolución.

La lista de Partidos firmantes

(queda abierto para firmas adicionales)

Los primeros firmantes:

1.   Albania – Communist Party of Albania

2.   Australia – Communist Party of Australia

3.   Austria – Party of Labour

4.   Bahrain – Progressive Tribune

5.   Bangladesh – Communist Party of Bangladesh

6.   Belgium – PTB-PVDA – Workers Party of Belgium

7.   Brazil – PCdoB – Communist Party of Brazil

8.   Britain – Communist Party of Britain

9.   Britain – New Communist Party of Britain

10. Cyprus – AKEL – Progressive Party of the Working People

11. Cuba- CPC – Communist Party of Cuba

12. Czech Rep. – CPBM – Communist Party of Bohemia and Moravia

13. Denmark – KPiD- Communist Party in Denmark

14. Finland – Communist Party of Finland

15. France – PCF – French Communist Party

16. Germany – DKP – German Communist Party

17. Georgia – UCPG – Unified Communist Party of Georgia

18. Greece – KKE – Communist Party of Greece

19. Hungary – Hungarian Workers Party

20. India – Communist Party of India (Marxist)

21. Iraq – Iraqi Communist Party

22. Iraq – Kurdistan – CPIK – Communist Party of Iraqi Kurdistan

23. Iran – Tudeh Party

24.                Ireland – Communist Party of Ireland

25.                Ireland – Workers Party of Ireland

26.                Lithuania – Communist Party of Lithuania

27.                Lithuania – Socialist People’s Front

28.                Luxembourg – Communist Party of Luxembourg (KPL)

29.                Malta – Communist Party of Malta

30.                Mexico – Communist Party of Mexico

31.                Netherlands – New Communist Party of the Netherlands

32.                Palestine – PPP – Palestinian People’s Party

33.                Pakistan – CPP – Communist Party of Pakistan

34.                Philippines – Philippine Communist Party

35.                Poland – Communist Party of Poland

36.                Portugal – PCP – Portuguese Communist Party

37.                Romania – Romanian Socialist Party

38.                Russia – CPRF – Communist Party of the Russian Federation

39.                Russia – Union of Communist Parties – Communist Party of the Soviet Union

40.                Russia – Russian Communist Workers Party

41.                Sweden – Communist Party of Sweden

42.                Switzerland – Communist Party (Switzerland)

43.                Turkey – TKP – Communist Party of Turkey

44.                USA – Communist Party of USA

45.                Venezuela – Communist Party of Venezuela

Última actualización el lunes, 13 de febrero 2017 13:38.

Intervenciones de Javier Parra (PCPV) y Javier Couso (IU) en el acto del CAUM “La UE contra Rusia y los medios independientes” (Sputnik).

Dos artículos de Sputnik sobre las intervenciones de Javier Parra y Javier Couso en el acto organizado por la Plataforma Global contra las Guerras en el CAUM:

https://mundo.sputniknews.com/politica/201701291066561822-rusia-molesta-imperialismo/

“La política internacional de Rusia es problema para la estrategia del imperialismo”

Política

19:48 29.01.2017 URL corto
0 52572

MADRID (Sputnik) — La política exterior de Rusia supone un problema para el imperialismo y por eso Moscú se encuentra bajo el fuego de una guerra propagandística, aseguró el secretario general del Partido Comunista del País Valenciano, Javier Parra, durante un coloquio celebrado para analizar la actualidad del país ruso en la escena internacional.

“La política internacional de Rusia está siendo un problema para la estrategia del imperialismo”, opinó Parra durante su intervención.

Por ejemplo, destacó Parra, la decisión del Kremlin de alertar sobre la posibilidad de que los movimientos antigubernamentales en Venezuela deriven en una revolución de colores supone “una estrategia muy distinta a la que llevan a cabo los medios y países occidentales”, que por norma general “apoyan los planes golpistas de la oposición” contra el Ejecutivo de Caracas.

A su modo de ver, la mayor parte de la información disponible a través de los grandes medios de comunicación sobre el panorama internacional es una “propaganda de guerra” que forma parte “fundamental” del conflicto que “hace demasiado tiempo desató el capital financiero para acabar con todo aquello que se opone a sus intereses”.

Según opinó Parra, esos intereses son “hacerse con el control de los recursos de los países y asegurar que los Gobiernos de esos países no defienden los suyos propios”.

“Rusia supone uno de los mayores obstáculos para esa ofensiva del capital financiero”, insistió el dirigente comunista, destacando que, sin ser un país socialista o revolucionario, sus decisiones en la arena internacional ayudan a conformar un bloque de países que defiende la soberanía de aquellos que sí toman esos caminos.

En ese contexto de guerra informativa, prosiguió Parra, se enmarca la resolución del Parlamento Europeo que llama a contrarrestar a los medios rusos, a los que se les acusa de realizar una propaganda hostil para dividir a la Unión Europea.

En su opinión, la labor de medios como Sputnik o RT sirven para “romper la hegemonía del aparato mediático del imperialismo, que es fundamental para esa ofensiva”.

“No son sólo un peligro porque la gente los lea, ya que no son mayoritarios, pero dan una visión distinta de la realidad y ayudan a conformar una masa crítica que pone en graves a puros a la estrategia imperialista”, manifestó el dirigente comunista.Por tanto, la resolución del Parlamento Europeo contra estos medios supone algo más que un “veto informativo” ya que en opinión de Parra se enmarca dentro de “la batalla del imperialismo para mitigar el anti-imperialismo”.

Finalmente, Parra destacó que, dentro de esa guerra propagandística, a Rusia “le ha tocado el papel de villano mundial” por “apoyar la soberanía de aquellos que luchan por su soberanía”.

_____________________

https://mundo.sputniknews.com/opinion/201701291066558475-rusia-otan-relaciones/

“La OTAN busca encerrar a Rusia para convertirse en el único referente militar”

Opinión & Análisis

16:20 29.01.2017(actualizada a las 17:07 29.01.2017) URL corto
Relaciones Rusia-OTAN (293)
228687642

MADRID (Sputnik) — La OTAN se encuentra en una escalada de tensión tanto militar como informativa contra Moscú que tiene por objetivo “encerrar a Rusia” para convertir a la alianza atlántica en el “único referente militar global”, aseguró el eurodiputado de Izquierda Unida Javier Couso durante un coloquio celebrado en Madrid.

“La OTAN busca encerrar a Rusia en su espacio físico y político y aspira a convertirse en el único referente militar global”, afirmó Couso, que también es vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo.

En opinión de Couso, la estrategia de la OTAN y la UE contra Rusia es “muy agresiva” y busca, mediante herramientas militares y de control de la opinión pública, “impedir cualquier retorno a una situación de paridad estratégica en el panorama global”.El eurodiputado considera que las sociedades occidentales están ante un “desarme líquido del pensamiento” que “no nos permite comprender lo que está pasando” porque el mundo vive una época de “reposicionamiento geopolítico” en la que los cambios suceden a una gran velocidad.

“Las guerras se desarrollan desde una vertiente militar, pero también desde una vertiente no militar”, explicó Couso refiriéndose a “guerras de cuarta generación o de baja intensidad” en las que se utilizan “elementos no convencionales”.

Entre esos elementos, prosiguió el eurodiputado, se encuentran los grandes emporios comunicativos, que se dedican a “señalar objetivos”.

Además, continuó el ponente, las organizaciones no gubernamentales, como la Open Society de George Soros, juegan un papel de gran importancia dentro de esos elementos no convencionales ya que se dedican a “subvertir el orden internacional” y “elevar la temperatura de la olla a presión de la guerra informativa”.

En opinión de Couso, Rusia ahora es el centro de esas estrategias comunicativas de la misma manera que lo fueron en el pasado otros países como Cuba, Venezuela o Siria.

“No hay que perder de vista la globalidad de los que está pasando: es todo parte de una guerra contra los países que no aceptan el rol que se les adjudica tras la caída de la Unión Soviética”, afirmó el eurodiputado.

Es decir, Estados Unidos, a través de la OTAN y con el apoyo de la UE, sigue intentando imponer “una agenda globalizadora neoliberal ” y otorgar a Rusia “un papel subalterno, contenido, desindustrializado e incluso desestabilizado”.

En ese sentido, Couso aseguró que Washington aún se rige por las teorías de Zbigniew Brzezinski, que fue Consejero de Seguridad Nacional durante la presidencia de Jimmy Carter.

Según este eurodiputado, las teorías de Brzezinski que hablaban de Eurasia como una pieza clave para la dominación global por parte de Estados Unidos siguen funcionando como un “cerebro gris” de la política exterior de Washington.
A ojos de este eurodiputado, eso es algo que se puede percibir si se tiene en cuenta desde las cumbres de la alianza en Gales y Varsovia “se señala directamente Rusia como el enemigo primordial de la OTAN” y se decide reforzar las capacidades militares orientadas a la condición de “antagonista global” contra Moscú.

“Esas palabras han sido acompañadas por hechos como las maniobras cerca de Kaliningrado o los envíos de tropas cerca de la frontera”, explicó Couso.

“A partir de 1997 la OTAN entra en expansión hacia el este” y, entre otras cuestiones, “se rompen los acuerdos verbales adoptados tras la disolución de la Unión Soviética de no posicionamiento de fuerzas estratégicas occidentales cerca de la frontera de Rusia”, insistió el eurodiputado.

Además, el eurodiputado de Izquierda Unida señaló como parte del “cerco” que se está estableciendo en torno a Rusia la resolución del Parlamento Europeo que llama a crear una estrategia comunicativa contra medios de comunicación como Sputnik o RT.

Sputnik entrevista a Santiago Pérez Benítez, analista del Centro de Investigaciones de Política Internacional en La Habana.

https://mundo.sputniknews.com/entrevistas/201701221066401170-cuba-trump-ley-ajuste-obama/

Cuba en la era Trump

Entrevistas

19:07 22.01.2017(actualizada a las 22:10 22.01.2017) URL corto
Natasha Vázquez
264140

El escenario internacional en el que Cuba debe insertarse se caracteriza por múltiples y contradictorias tendencias, muchas de las cuales se han hecho más notorias a raíz del Brexit y de la victoria de Donald Trump en las elecciones de EEUU.

Santiago Pérez Benítez, analista del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI) en La Habana, reflexiona en exclusiva para Sputnik sobre las amenazas y oportunidades a las que se enfrentaría la política exterior de Cuba en el nuevo escenario.

— ¿Cómo valoraría usted el escenario global al comenzar la presidencia de Trump?

— De manera estructural, en el mundo continúa avanzando ‘objetivamente’ el proceso de globalización y se consolida el proceso ‘natural’ de concentración y centralización del capital; la conformación de un orden basado en cadenas globales y regionales de valor; el poder creciente de las transnacionales; la financiarización de la economía en detrimento de la inversión productiva; la deslocalización de empresas hacia países con mano de obra más barata; la importación de trabajadores extranjeros —legales o ilegales— hacia países centrales para reducir los costos de la producción y los salarios; el incremento de la desigualdad dentro y entre los países; la erosión del Estado de Bienestar donde existía; la imposición de medidas de ajuste estructural, entre otros rasgos.

Este modo de funcionamiento del capitalismo global, no obstante, ha develado serios problemas en su funcionamiento, y está generando conflictos y disfuncionalidades evidentes.

Se mantiene la crisis estructural y sistémica que eclosionó en 2007-2008 en EEUU y que se ha esparcido por todo el mundo con visos de permanecer en la perspectiva mediata. Simplemente la economía no crece como debiera, lo que —además de otras causas— repercute en el agravamiento sensible de las contradicciones económicas, sociales y políticas del capitalismo, tanto a nivel de las sociedades nacionales, como de los conflictos internacionales.

Específicamente a nivel de las élites y de los grupos dominantes de los países centrales, se percibe un ascenso de los sectores nacionalistas, capitalizados por la derecha, sobre todo en EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón y en otros países, que claman por el ‘rescate’ de la soberanía, reaccionan alérgicamente al ascenso de China y otras potencias emergentes, y se oponen a la globalización y regionalización de la manera que ha funcionado en las últimas décadas.

No necesariamente en conflicto con los sectores globalizados, pero sí con matices diferentes, estos grupos buscan generar una mayor cuota de plusvalía al interior de las fronteras nacionales. Las nuevas fuerzas de la derecha, a nivel internacional, tienden a ideologizar menos que los sectores oligárquicos globalizadores los temas de la democracia liberal y la defensa de los derechos humanos, aunque los sigan empleando como herramientas para satanizar a países enemigos.

En este marco de ‘países first’, la competencia entre los centros de poder se agudiza, incluyendo la existente entre los propios países de la tríada (EEUU, Europa y Japón) y la que se libra con los llamados emergentes, principalmente Rusia, China y otros actores regionales que buscan obtener mejores posiciones en el marco del orden internacional vigente.

A nivel político-diplomático, las relaciones entre los centros de poder mencionados —por ahora— discurre entre la confrontación y la cooperación, dado el nivel de interdependencia existente, y la ausencia de paradigmas ideológicos alternativos.

En el caso de América Latina, donde primeramente se resquebrajó el andamiaje neoliberal ya a fines de los noventa, se percibe un debilitamiento de la respuesta que desde el centro-izquierda dieron los sectores progresistas a las fuerzas del imperialismo globalizador en los primeros 15 años del presente siglo. Este debilitamiento temporal se ha evidenciado en los cambios de gobierno hacia la derecha en Brasil, Argentina, el activismo opositor en Venezuela y el debilitamiento de las opciones integracionistas latinoamericanas. Está en curso una clara ofensiva de derecha impulsada desde Washington, aunque las fuerzas populares mantienen su resistencia y siguen en el poder las Revoluciones en Venezuela, Ecuador y Bolivia.

— ¿Cuál considera usted que será la posición de EEUU en este contexto a partir de la toma de posesión de Trump?

— EEUU continúa desempeñándose como actor clave del sistema internacional, aun cuando se ha reducido de forma relativa su superioridad global. En los primeros años de la Administración Trump probablemente se incremente su agresividad para recuperar posiciones perdidas y obtener ventajas en las negociaciones y conflictos internacionales, incluyendo la confrontación con el Estado Islámico en el Medio Oriente, el enfrentamiento con actores internacionales de mayor peso, sobre todo con China e Irán, a diferencia de Obama, que en su segundo mandato priorizó la confrontación con Rusia.

Washington continuará evitando el empantanamiento en operaciones bélicas a gran escala en el exterior, y las llamadas operaciones de ‘nation building’, pero al mismo tiempo, incrementará su política de rearme, subversión en los países no afines a sus proyecciones y hegemonía. Trump desarrollará una política unilateral y de imposición de condiciones, lo que generará divergencias con los aliados europeos y asiáticos, sin llegar a lacerar sensiblemente las alianzas estructurales existentes.

— ¿Qué puede esperar Cuba de la nueva administración de EEUU?

— En el escenario brevemente comentado, se perciben claramente dos designios estratégicos de confrontación global por parte del imperialismo con Cuba:

Por un lado, hay una clara voluntad de los sectores más mundializados, representados por la Administración Obama y los países de la UE, para incluir a Cuba en el proceso de globalización en curso. Se desea promover los intereses de sus agentes económicos; evitar un mayor nivel de relaciones estratégicas de la isla con Rusia, China, Venezuela, y tratar de interactuar y de ser posible derrocar, o al menos modificar sustancialmente, al sistema cubano mediante el llamado ‘compromiso’ (engagement), y no la hostilidad o aislamiento total o parcial como fue la norma en los 55 años previos, aunque ninguno de los instrumentos de esta política se han eliminado completamente.

Un cambio del sistema socialista en Cuba —preferentemente por vía evolutiva— tendría una importancia ideológica, simbólica y política trascendental de cara a su esquema de dominación hegemónica mundial. Sería absurdo pensar que, sobre todo EEUU y las principales potencias europeas, no seguirán actuando para obtener tales objetivos.

La otra línea, que encarnaría la Administración Trump, sin desdecirse necesariamente de elementos de la anterior estrategia, y buscando los mismos objetivos, pero de manera más ‘impaciente’, privilegiaría un curso de mayor confrontación, de mayores presiones, hostilidad, injerencia, que detenga el ritmo de los avances en las relaciones bilaterales, y que de nuevo priorice la generación de inestabilidad y amplifique las críticas a Cuba a nivel internacional, desatando campañas de difamación y probables presiones multilaterales. Incrementaría las acciones de bloqueo, sobre todo en el ámbito financiero. Buscaría quitarle a Cuba los supuestos beneficios y ‘respiros’ que, en su lógica, le otorgó el deshielo con Obama en el 2015 y 2016.

Esto no excluye elementos de cooperación con el gobierno cubano como algunos de los actualmente existentes. No debe esperarse la ruptura de las relaciones diplomáticas, ni la afectación sensible de intereses económicos norteamericanos, aunque estos aún son incipientes y poco poderosos en comparación con el poder de la política probable de la ‘envalentonada’ Administración, y sobre todo del Congreso Republicano.

En este escenario de detenimiento del proceso de mejoría de las relaciones bilaterales Cuba-EEUU o empeoramiento de las mismas (aunque todavía es prematuro precisar mayores detalles), los países europeos, en sus políticas bilaterales, se dividirían entre los interesados en mantener sus posiciones e intereses en Cuba y los mayores aliados de EEUU que, con matices, secundarían el curso norteamericano, y que no tendrían grandes intereses en nuestro país. De manera general, no obstante, Bruselas seguirá abogando por la línea de confrontación más afín con la posición del Presidente Obama, sobre todo después de la firma del Acuerdo con Cuba de diciembre de este año

En general, los gobiernos de América Latina y el Caribe mantendrían la solidaridad con Cuba y el nivel de apoyo a nuestro país, aunque existirían matices en el nivel de involucramiento de algunos países.

Las políticas de Rusia y China en este escenario se mantendrían estables y mantendrían el compromiso con nuestro país, criticando el curso hostil de la Administración Trump, aunque los matices de su reacción y el grado de compromiso e incremento de su involucramiento en Cuba sería en dependencia del estado en que se encuentren para esos momentos las relaciones con EEUU y el bloque occidental en general.

Está claro que en el escenario que se avecina, Cuba como cualquier actor internacional, va a confrontar importantes amenazas, pero también se abren oportunidades para su interacción, lo que incluye el aprovechamiento de los conflictos al interior de las clases dominantes de EEUU; la interacción con los otros actores internacionales en competencia con Washington como Rusia, China; los nexos que mantiene Cuba con países europeos, Canadá, América Latina y el resto de los actores gubernamentales de otros continentes.

Alepo: la venganza de Occidente (Eduardo Luque, Mundo Obrero).

http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=6552

El momento del asesinato del embajador ruso en Turquía ha sido bien escogido, no es la acción de un loco

Alepo: la venganza de Occidente

Todos los esfuerzos de la diplomacia occidental en los últimos años orientados a deslegitimar al gobierno sirio y expulsarlo de las instituciones de la ONU han fracasado.

Eduardo Luque Guerrero 30/12/2016

«Algunas respuestas serán públicas y otras no»
Declaración de Obama frente al supuesto “hakeo” de Moscú en las elecciones de EEUU

Si no fuera tan trágico, podría parecer una novela negra. Como tal, si quisiera saber cuál es el asesino, el lector habría de hacerse determinadas preguntas: ¿a quién beneficia?, ¿qué motivos persigue? y por tanto ¿quién está detrás del asesinato del embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, el 19 de diciembre del 2016? En estas pocas horas se han acumulado las pruebas. Sabemos cómo se hizo y presumimos cuál es el motivo.

Las fechas, para enmarcar el suceso, son esenciales. El 20 de diciembre, un día después del atentado estaba previsto una reunión al más alto nivel entre el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, el de Irán, Mohamad Yavad Zarif, y el turco, Mevlut Cavusoglu, representando a los tres países más implicados en la batalla de Alepo. Rusia e Irán en un bando, enfrentadas a los grupos terroristas amparados por Turquía. Estas negociaciones marcan un hito en el conflicto sirio. Está en juego, nada menos, la reestructuración de las relaciones políticas en todo Oriente Medio.

Entre otros temas estaba previsto analizar la situación de los oficiales turcos hechos prisioneros por las tropas especiales del ejército sirio cuando dirigían a las tropas yihadistas en Alepo. Han sido 14 altos oficiales de diversas nacionalidades, con nombre y procedencia confirmada, los que han caído prisioneros. Los medios occidentales han ocultado la información. El atentado en Berlín ha distraído la atención pública hacia otro objetivo. La información sobre los prisioneros es cierta. El lunes 19 de diciembre Francia presentó una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que fue rechazada. Tras tres horas de reunión a puerta cerrada, Rusia , con asesoramiento sirio, realiza una nueva propuesta que fue aceptada por unanimidad. Ha sido un trago muy amargo para Reino Unido y Francia, pero la existencia de esos prisioneros y las repercusiones políticas de la noticia han sido una baza de negociación importante para la diplomacia rusa.

La interposición de observadores de las NNUU en Alepo es una gran victoria política para el gobierno sirio porque implica la vuelta a la esfera jurídica del gobierno legítimo de Bashar al-Assad. Desde el 2012, gracias a las presiones de Occidente, se ha considerado a Siria un país “apestado” desde el punto de vista de la legalidad internacional. Todos los esfuerzos de la diplomacia occidental en los últimos años orientados a deslegitimar al gobierno sirio y expulsarlo de las instituciones de la ONU han fracasado.

Por otra parte, el mismo día 19 la Duma rusa aprobada el proyecto de gaseoducto ruso-turco (Gulf Estream), paralizado por presiones de EEUU y que ha sido refrendado por Turquía. El gaseoducto es un elemento clave en la nueva distribución geoestratégica en la zona. Vista la concatenación de fechas y encuentros, queda absolutamente descartado la acción de un “loco” aislado, el momento del asesinato ha sido bien escogido; claramente lleva el sello de los servicios de inteligencia.

Muchas fuerzas políticas tanto de fuera de Turquía, como dentro están interesadas en socavar el acercamiento hacia Moscú. La irritación de los grupos de poder en EEUU es enorme, puesto que este país había sido dejado al margen en estas negociaciones. La evidencia de que Washington no tenía ningún interés en destruir a los grupos terroristas en Siria y en especial en Alepo, impedía que se postulara como una parte a tener en cuenta. Una voz importante entre los asesores del presidente turco señaló: “Es sumamente importante que (en el encuentro) no participe EEUU, una parte que no está interesada en el arreglo del conflicto, sino que busca que el conflicto escale cada vez más (…) Son bien conocidos los planes estadounidenses sobre la reestructuración del ‘Gran Oriente Próximo”.

El atentado es visto como una provocación. Erdogan lo ha definido de forma elocuente: “Sabemos que se trata de una provocación destinada a destruir el proceso de normalización en las relaciones entre Turquía y Rusia”. La declaración se produjo en la televisión turca tras haber mantenido una primera conversación telefónica con el presidente ruso. Por su parte Vladimir Putin señaló en una conferencia de prensa: “El crimen cometido es, sin duda, una provocación dirigida a interrumpir la normalización de las relaciones ruso-turcas e interrumpir el proceso de paz en Siria que está siendo activamente promovido por Rusia, Turquía e Irán”. Así los dos presidentes han coincidido que es un acto de provocación y también, añado, una venganza.

De este parecer es también el presidente del Instituto ruso de Oriente Próximo, Eugueni Satanovski. Este analista sostiene, con la cautela necesaria en este tipo de investigaciones, la existencia de un segundo beneficiario que no es otro que Riad: “Arabia Saudí podría estar detrás del asesinato del embajador ruso”. El analista llega incluso a personalizarlo señalando al “segundo príncipe heredero del país árabe, Mohammed bin Salman. Para él, la derrota en Alepo es un desastre en su camino hacia el trono (del reino de Arabia Saudí)”. A estas alturas es evidente que la apuesta personal del segundo príncipe de la casa de los Saud para destruir a Siria y a Yemen se ha demostrado un enorme fiasco político, económico y militar. Sus posibilidades de acceder al trono se debilitan. Se acrecienta el fantasma de la derrota militar y el enfrentamiento civil en el país. El 2017 será un año clave para Riad.

El atentado ha sido reivindicado por el grupo Fatah al Sham (Frente Al-Nusra) que ha sido tratado por EEUU con el rango de “oposición moderada”. Especialmente desde el momento que oficialmente se separaron de Al-Qaida. El autor del asesinato es un joven de 22 años que había actuado como policía antidisturbios. Rápidamente los medios lo han vinculado a Al Qaida y al frente Al Nusra. Por su edad y por haber sido depurado de la policía en cambio, tiene todas las características de haber sido un atentado de falsa bandera. Según esta tesis el asesino, Mevlut Mert Altintas, vendría a ser un mero peón de los servicios de inteligencia de aquellos países opuestos al arreglo pacífico en Siria y especialmente dolidos con la derrota de los grupos terroristas en Alepo.

El golpe de Estado que se produjo en Turquía el 16 de julio del 2016, abortado gracias a la información de los servicios secretos rusos, había demostrado la penetración de servicios de inteligencia occidentales en las estructuras militares y policiales del gobierno turco. Se dispone de pruebas fehacientes: la asonada militar estuvo impulsada y financiada por Estados Unidos y Arabia Saudita, Washington como impulsor y cerebro, Riad como financiador. Las desavenencias entre Washington y Ankara no han parado de ampliarse.

Aunque se focalizan en torno a la crisis siria, los encontronazos entre Washington, Riad y Ankara vienen de antiguo. Fue en agosto de 2016 cuando Ankara y Moscú iniciaron el proceso de normalización de sus relaciones políticas. En paralelo, los desencuentros con Obama, la OTAN y la Unión Europea se han multiplicado. Occidente ve con pánico creciente como Ankara se acerca a Moscú. El proceso de normalización se ha ido desarrollando, a pesar de las dificultades del mismo, a lo largo de estos meses. La sombra del intento de golpe de Estado es, en ese sentido, alargada. La derrota de los grupos terroristas en Alepo, que es la derrota de Occidente, ha provocado un estado de nerviosismo y pánico entre los países promotores del terrorismo en la región. Se evidencia que tras el atentado están las fuerzas que perdieron la batalla de Alepo y después la batalla en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se vieron obligadas a aceptar la lógica de la resolución de Rusia sobre Alepo, es decir, a admitir su derrota.

El asesinato del embajador ruso persigue un objetivo a largo plazo: torpedear las negociaciones a nivel de ministros que se desarrollarán, próximamente, en la capital rusa. Estas negociaciones son las preparatorias del encuentro de los presidentes Vladímir Putin y Recep Tayyip Erdogan en Astana, capital de Kazajistán.

Es, a todas luces, un atentado inútil. Después de este ataque, Rusia tiene una buena razón para reforzar su presión sobre Turquía en temas de seguridad, incluyendo el suministro de datos importantes, así como establecer una línea política más clara en las operaciones de lucha contra el terrorismo en Siria. Las relaciones entre Moscú y Ankara no se van a deteriorar, sino que al contrario se profundizarán. El atentado proporciona a Moscú más bazas a jugar en esta partida geoestratégica. Vladimir Putin no va a echar la culpa a Turquía; a Ankara sólo se le puede reprochar su incapacidad para garantizar la seguridad del embajador. A este respecto el presidente Putin afirmó refiriéndose al asesinato: “una provocación clásica que, por desgracia, ha tenido éxito y tendrá un impacto, a pesar de que entendemos perfectamente el hecho de que a las autoridades turcas les han tendido una trampa”. El atentado, en vísperas de la toma de posesión del nuevo presidente estadounidense pretendía influir en la política internacional de este país. En este sentido pequeños o grandes grupos de la élite política de algunos países no tienen escrúpulos en matar embajadores o financiar grupos terroristas. Ha sido, como hemos dicho, un atentado absolutamente inútil. El nuevo presidente electo estadounidense Donald Trump ha reafirmado su disponibilidad a trabajar conjuntamente con Rusia en la eliminación de la amenaza terrorista en Oriente Medio. Sus declaraciones hasta el momento van en el sentido de potenciar la relación con Moscú en este campo antes que enfrentarse como hizo la administración Obama.

La respuesta de Moscú será política. La diplomacia rusa ha alcanzado un importante grado de madurez geoestratégica, como ya se demostró con el derribo del Su-24 hace un año. Moscú responderá. En ningún caso, Rusia va a dar apoyo, si lo necesitan, a aquellos países implicados en este crimen.

La cancillería rusa va a congelar las relaciones con los demás países que no prueben su inocencia en este ataque terrorista; en este caso ha dejado de existir la presunción de inocencia. La implicación de Arabia Saudita en este golpe es más que evidente. Será obligación de Riad demostrar que no está implicado en este caso. Moscú acelerará la puesta en marcha de una fuerza militar poderosa que tendrá por su poderío un carácter punitivo y disuasorio al mismo tiempo.

Vicky Peláez (opinión, Sputnik): El legado desastroso que deja Obama a Donald Trump

https://mundo.sputniknews.com/firmas/201611101064733185-lo-que-deja-obama-a-trump/

1060197037

© REUTERS/ Carlos Barria

El legado desastroso que deja Obama a Donald Trump

Firmas

03:10 10.11.2016(actualizada a las 13:47 10.11.2016) URL corto
Vicky Peláez
23040203

Poco antes del día de las elecciones, las palabras del hoy electo presidente Donald Trump declarando que al futuro presidente le espera una titánica tarea para hacer una “América Grande como antes”, y “restaurar sobre todo la honestidad y responsabilidad en Washington”, muestra claramente el estado deplorable económico y político del país que deja Barack Obama después de ocho años de Presidencia.

La guerra significa prosperidad y la paz significa la pobreza y el estancamiento económico
(Tyler Cowen, economista norteamericano)

La presunción de Obama de “haber salvado la economía global y nacional de la Gran Depresión, lo que ha sido bastante bueno y de lo que me siento orgulloso”, no ha impresionado hasta ahora a ningún economista. Según el reportero político y económico norteamericano, Edmund Kozak, “en términos de crecimiento económico, Barack Obama ha sido uno de los peores presidentes de Estados Unidos”. Inclusive el mediocre crecimiento ha dependido de los altos precios del petróleo. El crecimiento económico nunca ha excedido un 2,5%. En los primeros tres meses de 2016, el Producto Interno Bruto (PIB) registró un 0,5% y para el primero de octubre alcanzó apenas el 1,2%.

Declarar en estas condiciones, como lo hizo hace poco Obama en la Universidad de Howard, que “nuestra economía se recuperó de la crisis mucho mejor y con mayor solidez que el resto de las economías en el mundo”, es no ver la realidad que está atravesando su país actualmente. De acuerdo con el Bureau of Labor Statistics, el índice de la Participación Laboral en 2008 era del 66% mientras que en el 2016 bajó al 62,8%. Esto significa, como divulgó US-CNS, que de la mano de obra disponible total de 251 millones de personas, solamente 157 millones tienen trabajo, mientras que más de 94 millones están desocupados y un 40% de ellos no está laborando desde hace más de dos años.

El número de norteamericanos que sobrevive gracias a los cupones de comida aumentó en los ocho años de la presidencia de Obama de 33 a 46 millones de personas, lo que significa un incremento del 39,5%, de acuerdo con el Buró de las Estadísticas de Análisis Económico. Sin embargo, un informe de CNSNEWS eleva este número a los 101 millones de dependientes El Departamento de Salud y Servicios Humanos informó el año pasado que un 25% de las familias estadounidenses recibe alguna ayuda federal, mientras que en los últimos años de la Presidencia de George W. Bush (2001-2009) había solamente un 6% de este tipo de familias. El número de pobres se incrementó también durante la Presidencia de Obama un 3,8% hasta los 45 millones de habitantes. Pero, “la pobreza”, como escribió el columnista de The New York Times, David Brooks, “es problema de los pobres, que no poseen la virtud normal de la clase media ni un código moral decente”.Sin embargo, los norteamericanos también están acostumbrándose a decir adiós a la clase media de la cual estaban orgullosos en el siglo XX, especialmente en los años del ‘boom económico’ después de la Segunda Guerra Mundial. Se calcula que una familia de cuatro miembros necesita tener unos ingresos de no menos de 40.000 dólares al año para estar en esta categoría. Según el Buró del Censo de la Población, en el 2014, el 38% de los empleados ganaba menos de 20.000 dólares al año, el 51%, menos de 30.000 y el 63%, menos de 40.000 dólares al año.

Parece que Barack Obama y sus asesores no quieren ver estos problemas, el presidente se atrevió a declarar el pasado 5 de febrero durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, que Estados Unidos puede estar orgulloso de su economía debido al crecimiento de los ingresos, de los puestos de trabajo, al precio más bajo del petróleo y al mejoramiento del sistema del Seguro Médico. La misma estadística oficial está desmintiendo al líder saliente del país. Resulta que el ingreso familiar disminuyó en estos ocho años un 3,8%. El único empleo que aumentó es en el sector gubernamental, donde actualmente laboran más de 22 millones de norteamericanos, mientras que el sector industrial decreció notablemente a 12 millones de trabajadores. El porcentaje de familias donde nadie trabaja aumentó también del 17,8 en 2008 al 19,7% al final del 2015.

Respecto al estado del sistema de salud, lo más relevante sería la situación de los veteranos militares, cuyo número llega a más de 22 millones. Se calcula que unos dos millones de militares rotaron durante las guerras en Irak y Afganistán, y de ellos unos 600.000 sufren del Trastorno de Estrés Postraumático (PTSD). Según el Departamento de Veteranos, la lista de espera para ser atendidos en los hospitales del departamento para pacientes con el PTSD es de seis meses y para los ex militares en general es de 30 días. Si a los defensores de la patria los atienden de esta manera entonces, ni qué hablar de los ciudadanos corrientes.

En realidad, Estados Unidos está en un proceso de desmantelamiento de un estado de bienestar y la formación de un estado policial, donde cada ciudadano está en la mira de la Agencia de Seguridad Nacional (ANS) de lo que tanto ha informado WikiLeaks. Todo esto se está realizando bajo la consigna de Obama que reza: “No se puede tener el cien por cien de privacidad y el cien por cien de seguridad simultáneamente”. Los pretextos para crear un ambiente de inseguridad si no existen, se inventan, también se crean permanentemente todo tipo de situaciones para desviar la atención pública de los acontecimientos reales. Barack Obama en este contexto ha sido muy prolífico debido a sus asesores neoliberales ‘iluminados’. Como decía el escritor y filósofo británico Aldous Huxley (1894-1963), “la ignorancia es un arma política y el placer es una forma de control”.El 1% de los más ricos y poderosos encargó la tarea de ‘zombificar’ a los norteamericanos a las seis corporaciones de medios de comunicación cuyos 282 ejecutivos están determinando lo que el 92% norteamericanos deben saber para mantenerlos desinformados y que no perturben la agenda nacional e internacional de las élites, quienes realmente gobiernan Estados Unidos. Al presidente se le designa el rol de ejecutor de la voluntad del 1%. Barack Obama no ha defraudado las esperanzas de los más ricos y poderosos y no cabe duda de que al expirar su mandato tendrá una suculenta recompensa financiera, tal y como están disfrutando actualmente Bill y Hillary Clinton, ellos disponen de 2.000 millones de dólares de la Fundación Clinton. Bill recibió un millón de dólares de regalo de Qatar en el día de su cumpleaños, entre otros muchos obsequios.

A los ricos y poderosos no les preocupan las declaraciones de muchos estudiosos de tendencia alternativa indicando que Norteamérica está en un proceso de decadencia y posible desintegración al estilo de la Unión Soviética, pues los dueños de Norteamérica saben que el mundo está bajo el dominio del dólar. Mientras el 80% del comercio mundial se realiza en dólares, el 40% de los pagos internacionales se efectúa también en dólares y el 65% de las reservas de divisas a nivel mundial utilizan la moneda norteamericana, la hegemonía de Washington seguirá prácticamente intacta.A la élite tampoco le preocupa el crecimiento de la deuda nacional, que en los ocho años de Presidencia de Obama aumentó de 10,6 a 19,8 millones de millones de dólares. Lo equivalente al 77,2% del Producto Interno Bruto (PIB) y en 10 años alcanzará el 85,8% del PIB. La deuda correspondiente al 2016 está superando todo el valor físico combinado de todas las divisas del mundo, que asciende a 5.000.000 de millones de dólares, sumando el valor del oro del mundo, que es de 7.700.000 de millones de dólares y la plata valorada en 20.000 millones de dólares. Pero mientras la máquina de imprimir dólares está en Estados Unidos y bien aceitada, Washington está moviendo su agenda de dominio global sin ninguna preocupación.

Europa se ha convertido en su seguro servidor y atenta a cada gesto de su patrón, lo que la está debilitando día a día con la anuencia de su población también ‘zombificada’. América Latina está retornando paulatinamente a su ya histórico lugar en el ‘patio trasero’ por voluntad de sus habitantes. Al igual que los norteamericanos, están perdiendo el sentido colectivo, que es reemplazado, sin que los habitantes del planeta se den cuenta, por los intereses individuales. Los habitantes de Estados Unidos pueden tener 300 millones de armas, pero para qué sirven si sus dueños están preparados para defender no sus derechos e intereses colectivos sino sus derechos individuales, y después ni saben qué hacer con su armamento.Washington dispone de toda la información a través de sus 17 agencias de inteligencia para neutralizar cualquier brote de descontento o rebelión con anticipación. A la vez, permite los brotes de descontento por el asesinato frecuente de algún afroamericano, esto es como un desfogue racial después del cual, en pocos días, la calma retorna a su lugar. Tan rápido como aparecen los líderes que tienen la capacidad de mover a la multitud descontenta, también ellos ‘desaparecen’, a una velocidad inclusive más rápida. El sistema del 1% sabe protegerse y utilizar cualquier descontento para sus intereses con la ayuda de los medios de comunicación a su disposición.

A nivelo internacional, Obama está dejando al próximo presidente Donald Trump siete guerras, el caos en el Oriente Próximo y África, confrontación verbal con Rusia y el aumento de tensiones con China. Todo esto tendrá que resolver Donald Trump, que en su primera invocación a los norteamericanos después de ser elegido como el nuevo líder de EEUU para los próximos años afirmó que: “Estamos a favor de la cooperación y no de los conflictos. Vamos a poner en primer lugar los intereses de Estados Unidos, vamos a ser honestos con todo el mundo, con todos los pueblos y naciones”. También prometió a sus ciudadanos que “los hombres olvidados jamás volverán a ser olvidados. Nos uniremos como nunca lo hemos estado antes”.Las promesas de Trump dan una esperanza tanto a los estadounidenses como a todos los pobladores de nuestro planeta que están cansados de guerras y conflictos desatados por EEUU en todos los rincones del mundo y están anhelando la paz. Sin embargo, no hay que olvidar que Trump fue apoyado también por una parte de la élite globalizada para que siga su agenda de expansión del Imperio norteamericano. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya mandó su mensaje a Donald Trump haciéndole recordar que “una OTAN fuerte es buena para Estados Unidos y buena para Europa”. Eso quiere decir que los militares, tanto norteamericanos como europeos, están insinuándole que la política agresiva contra Rusia tendría que seguir su curso y que Rusia debería ser considerada como un país ‘enemigo’ de Occidente.

Lo que pasa es que los miembros de la OTAN están preocupados por el recorte de la aportación de Norteamérica a su presupuesto, que llega al 72%. Si Trump decide cumplir su promesa de hacer las paces con Rusia y cooperar en la tarea común de destruir el Estado Islámico y otras organizaciones terroristas afines, no se necesitaría una OTAN fuertemente armada, pues el único ‘enemigo’ de la Unión Europea, artificialmente creado por los globalizadores ‘iluminados’, se convertiría en su aliado. Para hacer cumplir su promesa de dejar las guerras y tomar el camino de la cooperación, Donald Trump tendría que enfrentarse al complejo militar-industrial, al financiero, al energético y al mediático, o lograr compromisos con ellos, además de con Israel. Este país dio apoyo al candidato republicano en su campaña electoral y habrá que ver cómo evolucionan las relaciones de Norteamérica con Irán teniendo en cuenta que Israel considera al país persa su enemigo.Por el momento nadie sabe si Donald Trump logrará imponer su Contrato con los Votantes Norteamericanos a las élites, ni que sea parcialmente. Hay dudas, pero al mismo tiempo hay esperanza. Decía el líder afroamericano Martin Luther King que “Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, todavía plantaría un árbol”.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Diosdado Cabello ante la cínica injerencia norteamericana en Venezuela (Partido Socialista Unido de Venezuela).

http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/diosdado-cabello-rechazo-declaraciones-injerencistas-joe-biden/#.V9Hs0tGxV_J

Noticias

Foto: Con el Mazo Dando

El diputado por el Bloque de la Patria, Diosdado Cabello, rechazó este miércoles las declaraciones injerencistas del vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, quien aseveró que el Gobierno venezolano viola la constitución nacional y reprime las marchas de la oposición.

“El Gobierno de EEUU nos llama a nosotros represores, cuando nosotros vemos como reprimen a la población afrodescendiente y les caen a palos en EEUU y los asesinan”, dijo el asambleísta durante el programa Con el Mazo Dando N° 124.

Cabello mencionó que Biden con sus comentarios casi le dio órdenes a las autoridades venezolanas a realizar el referéndum revocatorio antes de que termine 2016, a respetar la carta magna y a liberar a los políticos de derecha privados de libertad. Al respecto, respondió el dirigente chavista que las órdenes de EEUU eran obedecidas por los Gobiernos de la Cuarta República, situación que no sucede así con la Revolución porque “somos libres, soberanos e independientes”.

“EEUU se quiere meter en asuntos internos de Venezuela siempre y el señor (Biden) ya dice que nosotros violamos la constitución, pero usted le pregunta algo relacionado con la constitución de Venezuela y no se sabe ni un artículo, porque esa es la nota que le mandan desde aquí para que él la diga, ofendiendo a nuestro pueblo o tratando de ofender”, recalcó.

El también primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) exigió al Gobierno estadounidense liberar de manera inmediata al independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera y el cierre de la cárcel de Guantánamo.”Eso es inmediato, eso no debe pensarse, esa es una orden que debe cumplir el Gobierno de EEUU ya, si ustedes mandan aquí, nosotros mandamos allá”, recalcó.

Correo del Orinoco

(VIDEO) Partido Comunista de Venezuela: Corea del Norte tiene derecho a la defensa frente a la agresión imperialista.

https://prensapcv.wordpress.com/2016/07/18/video-pcv-corea-de-norte-tiene-derecho-a-la-defensa-frente-a-la-agresion-imperialista/

(VIDEO) PCV: Corea del Norte tiene derecho a la defensa frente a la agresión imperialista

Deja un comentario
Caracas, 18 jul. 2016, Tribuna Popular TP.- El Partido Comunista de Venezuela (PCV) entregó su solidaridad y apoyo al pueblo y gobierno de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), conocida como Corea del Norte, ante la continua y permanente agresión de Estados Unidos y sus aliados de la Península Asiática. Reafirmó el Derechos del pueblo a defenderse de esta agresión.

La RPDC desde su independencia viene sufriendo la agresión de la potencia imperialista.

VIDEO: