Unidos-Podemos o PCPE pero no abstención ni voto nulo o blanco.

Desde los ultimos cambios producidos en PCE e Izquierda Unida, tanto en el cambio de líderes y figuras principales y sobre todo desde su decisión de integrarse en una coalición con Podemos, se ha venido denunciando desde determinados sectores de izquierdas o comunistas la falta de un proyecto político netamente anticapitalista o socialista (1) -o con tendencia al socialismo- y de defensa de la clase trabajadora, argumentando que las tendencias socialdemócratas y ciudadanistas han modificado el carácter de Izquierda Unida y han desvirtuado su propósito original como proyecto político. En ocasiones, por parte de algunos de estos sectores o individualidades (2) se aboga por la abstención o por el voto nulo o blanco.

En parte sorprende ahora este rasgarse las vestiduras, puesto que, en el caso concreto de IU, esta tendencia viene ya de lejos y lo que se produce ahora no es más que otro paso en la misma dirección (3). Es verdad, no obstante, que todo el proceso experimentado en IU en los últimos tiempos no ha causado buena impresión en parte de su militancia y simpatizantes, con denuncias de manipulación hacia el sector que ha terminado liderando IU e impulsado su coalición con Podemos. No obstante, es obvio que otro sector dentro de IU -militantes y simpatizantes-, aparentemente mayoritario -con elevada abstención en las consultas, pero ¿qué piensan los que se abstienen?-, sí ha estado de acuerdo con estos cambios. En cualquier caso, se esté de acuerdo o no con los cambios producidos, visto desde fuera, no parece que esos cambios sean tan sustanciales como para justificar una falta de apoyo repentina a la nueva coalición Unidos-Podemos, cuyos puntos de acuerdo tienen un carácter claramente progresista, favorable a las clases trabajadoras y constituirían, de ponerse en práctica -esa es otra cuestión que dependerá de otros factores-, un paso adelante con respecto a la situación actual.

Sorprende más el llamamiento a la abstención (o voto nulo o blanco) desde sectores aparentemente más a la izquierda o comunistas que Unidos-Podemos cuando en España contamos con un partido comunista, el Partido Comunista de los Pueblos de España, que aboga de forma clara por el socialismo, por la salida de la UE y de la OTAN, que tiene relaciones de apoyo mutuo con el Partido Comunista de Grecia (KKE), un partido bien asentado en Grecia y con representación parlamentaria tanto en el parlamento griego como en el parlamento europeo, y que en su último congreso ha contado con la presencia de representantes de otros partidos comunistas y con representantes de las embajadas de Cuba, la República Popular Democrática de Corea o la República Bolivariana de Venezuela. Aunque no se esté por completo de acuerdo con todas las posiciones del PCPE -por ejemplo, su visión sobre Rusia o China u otras cuestiones de política internacional-, no cabe duda de que representa un proyecto de carácter claramente socialista y antiimperialista que debería ser tenido en cuenta por aquellas personas o sectores que se reclaman más cercanos a la clase obrera o partidarios de posiciones más revolucionarias que las representadas por Unidos-Podemos. Es cierto que el proyecto representado por el PCPE requeriría para su puesta en práctica de mucho más que votos y, como ellos mismos señalan, no piden sólo el voto de la clase obrera sino que ésta se organice junto al Partido.

En cualquier caso, bien como voto consciente que considera que la estrategia de Unidos-Podemos es la más acertada en la actual coyuntura en nuestro país, bien como voto útil, pensando que opciones como el PCPE no llevarían en la práctica a ningún avance de tipo progresista, el voto a Unidos-Podemos es un voto que tiene sentido. Al mismo tiempo, el voto al PCPE tiene también sentido como apoyo necesario a un proyecto netamente socialista o como voto de castigo, si se quiere, a la deriva socialdemócrata de PCE-IU.

En definitiva, tanto Unidos-Podemos como el PCPE -por muy opuestos que pudiesen parecer en un principio- son sin duda mejores opciones desde una perspectiva socialista que la abstención, el voto nulo o el voto en blanco.

(1) Véanse la declaraciones de Ángeles Maestro en Red Roja.

(2) Estoy pensando en el bloguero Marat y en su columna en Diario 16.

(3) Véase comentario al respecto en el blog Agenda Roja y en La Pupila Insomne.