[Traducción] El Partido de los Trabajadores de Bélgica niega el carácter financiero de la actual crisis, respalda a China y defiende el socialismo: Contribución del PTB en el EIPCO-2013 y algunas observaciones a su intervención.

Traducción no oficial de la contribución del Partido de los Trabajadores de Bélgica (PTB) en el Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros celebrado en Lisboa entre el 8 y 10 de noviembre.

El PTB realiza en su intervención un balance principalmente positivo de la política exterior de China. En cuanto a su valoración de los BRICS habría que señalar la dificultad en considerarlos un grupo más de países imperialistas, como parece hacer el PTB -con excepción de China-, habida cuenta de que algunos de estos países, la propia China pero también Rusia, contribuyen a fortalecer de forma bastante evidente una alianza como el ALBA, que el PTB sí considera tiene un carácter antiimperialista y liberador. Al mismo tiempo, si no todos los países pertenecientes al grupo BRICS, algunos de ellos, de forma destacada Rusia y China, sí contribuyen a frenar el imperialismo hegemónico actualmente, que el PTB reconoce se corresponde con los EEUU -y los países pertenecientes a la OTAN, habría que añadir-, en los planos político y diplomático, económico y militar, como demuestran las alianzas estratégicas entre Rusia y China y entre estos dos países y los países socialistas (Cuba) y progresistas en América Latina (Venezuela, Bolivia, Ecuador, etc.) e incluso Europa -caso de Rusia y Bielorrusia. Una cosa parece bastante obvia: cuando Rusia -o China- coopera con un país socialista como Cuba, respetando su sistema político y económico, está ayudando a que Cuba se fortalezca y, por tanto, a que haga frente al que el PTB considera el imperialismo hegemónico. Lo mismo es aplicable a los restantes países de América Latina, África, etc.

En general, las características positivas en la esfera internacional que el PTB atribuye a China pueden ser atribuidas también a los otros BRICS, entre ellos Rusia, que en el área económica puede resumirse en el principio de establecer relaciones de beneficio mutuo con otros países y en el plano militar el hecho de no amenazar a otros países con una agresión -y esto es independiente del hecho de poseer o no bases militares fuera de su territorio. Si esto no es antiimperialismo, desde luego, se le parece mucho.

El PTB participó en el pasado Encuentro Comunista Europeo y firmó su declaración conjunta. El texto de su intervención:

http://www.solidnet.org/belgium-workers-party-of-belgium/15-imcwp-contribution-of-wp-of-belgium-en

El Capitalismo en crisis, nuevos tiempos para el socialismo

Partido de los Trabajadores de Bélgica

Contribución al 15º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, Lisboa 8-10 de noviembre 2013.

1.- El capitalismo ha conocido tres crisis globales y sistémicas. La primera, a finales del siglo XIX, fue contrarrestada mediante el imperialismo y la guerra para una nueva división del mundo -pero también estuvo seguida de la Revolución Bolchevique y del nacimiento de la Unión Soviética. La segunda, en los años 30, condujo a la 2ª Guerra Mundial y a la expansión del imperialismo norteamericano -pero también a la extensión del campo socialista y a una oleada de luchas de liberación nacional. La tercera y actual crisis de sobreproducción y sobre-acumulación de capital tiene sus orígenes en los primeros años de la década de los 70. Ha sido amortiguada mediante varias décadas de políticas neoliberales, de nuevas oportunidades para el gran capital a partir de la contrarrevolución en la Unión Soviética y en las democracias populares europeas, de una explotación intensificada del Tercer Mundo a través de Programas Estructurales de Ajuste y del peso de la deuda, y mediante un incremento artificial en el consumo a través de créditos baratos. Pero la crisis reventó en toda su extensión a partir de la explosión de las burbujas financiera e inmobiliaria en el 2008.

2.- Hoy nos enfrentamos a sus duras consecuencias en el terreno económico, social y ecológico. A la par de esta crisis económica tiene lugar una crisis democrática e ideológica en la sociedad burguesa. A nivel internacional, hay cambios importantes en la correlación de fuerzas y se han hecho aparentes nuevas amenazas de conflictos locales y guerras más extendidas.

3.- Cinco años después de la bancarrota de Lehman Brothers, que llevó el sistema financiero mundial al borde del colapso, persiste la falsa idea de que esto fue una crisis financiera. Lo cierto es justo lo contrario: el extendido dopaje financiero había enmascarado temporalmente el verdadero carácter de esta severa enfermedad del capitalismo, la enfermedad de la sobreproducción, que sólo salió a la luz con la explosión de la burbuja financiera. Pero la sobreproducción se sitúa por supuesto en el ámbito de la producción, en el corazón verdadero del sistema capitalista. Es esto por lo que ni una respuesta neoliberal ni keynesiana puede resolver la crisis actual ni erradicar las causas que la originan. Dos escenarios son posibles para el futuro próximo: o bien un nuevo hundimiento con un rápido declive adicional de la economía o un largo periodo de relativo estancamiento económico basado en una explotación incluso más intensiva de la mano de obra. Un factor importante en la constelación del mundo actual es la posición del poder imperialista hegemónico en el mundo, los Estados Unidos. Mientras que políticamente los EEUU pueden reivindicar ser el único superpoder, habiendo concluido la Guerra Fría a su favor y habiendo sacado ventaja del 11 de Septiembre para reafirmar su dominio militar, económicamente los EEUU están en una situación difícil. La economía de los EEUU continúa viviendo por encima de sus posibilidades gracias al crédito extranjero masivo y gracias al estatus del dolar como la primera moneda del mundo. Pero antes o después las enormemente negativas balanza comercial y balanza de pagos pasarán su factura y disminuirán la estatura de los EEUU en el mundo – o los empujarán hacia aventuras militares incluso más agresivas contra competidores ya existentes o que están recientemente emergiendo.

4.- La crisis de la eurozona revela una construcción europea completamente desequilibrada, con un desarrollo del capitalismo desigual en los estados miembros de la UE y sin ningún mecanismo previsto para remediarlo mediante transferencias desde las regiones más desarrolladas hacia las menos desarrolladas. Al contrario, las economías capitalistas europeas principales están implicadas en una lucha entre ellas mismas para convertirse en el mayor exportador y, por tanto, en el mayor explotador. Esto implica una carrera hacia el fondo en lo que se refiere al desempleo, a las condiciones laborales, a la flexibilidad, a la contratación, a los derechos sociales y sindicales y, finalmente, también en lo que se refiere a los derechos democráticos. La crisis económica y social en la zona euro puede llevar a convulsiones sociales adicionales y a crisis políticas de envergadura, que pueden resultar en serios problemas a lo largo de la zona euro e incluso a su explosión.

5.- Pero aun así, la misma crisis de la zona euro ha empujado a la burguesía europea a acelerar la construcción del Estado europeo supranacional, la Unión Europea, en un modo más y más autoritario. Porque las corporaciones europeas transnacionales necesitan desesperadamente una infraestructura y una superestructura capaces de lanzar una guerra económica -y, posteriormente, posiblemente una guerra real – contra los EEUU, Japón y las economías emergentes, y contra su propia clase trabajadora. Desde el 2010, la UE ha avanzado mucho más rápidamente en la dirección de un Estado federal europeo centralizado, en particular mediante el acuerdo presupuestario (el Tratado para la Estabilidad, Coordinación y Gobernanza o TECG), que da a la Comisión Europea no sólo el derecho a intervenir en las políticas fiscales y económicas de sus Estados miembros, sino también en sus políticas sociales, imponiendo la competitividad en la esfera económica y la austeridad eterna en la esfera social.

6.- Debido a que la Unión Europea sólo sirve los intereses del gran capital europeo y está basada en la competencia y la desigualdad, debe ser desafiada en su centro y no en sus márgenes. Serán necesarios grandes movimientos populares con orientación revolucionaria a través del continente para que los trabajadores y los pueblos vuelvan la espalda a la construcción de este Estado burgués supranacional europeo y construyan una Europa basada en la solidaridad y la cooperación, una Europa socialista.

7.- En la correlación mundial de fuerzas han aparecido en escena nuevos jugadores, habiendo sido agrupados erróneamente los más importantes entre estos bajo el acrónimo de BRICS. Durante los últimos cinco años de crisis en el “viejo mundo”, éstos han actuado como motor de crecimiento fuerte y un contrapeso, una situación que es distinta de la que se dio en los años 30. Pero el motor de los BRICS también está comenzando a griparse. De forma más importante, el hecho de disputar la hegemonía económica a los EEUU y a los otros poderes imperialistas principales no convierten a las economías emergentes en antiimperialistas, puesto que el desarrollo desigual es una característica básica del capitalismo y del imperialismo. El desarrollo de la fuerza y de la influencia de los países del grupo BRICS podría solamente adquirir un carácter antiimperialista si desafiase los fundamentos del orden imperialista mundial, rompiese con la acumulación capitalista mundial y contribuyese a la liberación de los trabajadores y pueblos del mundo del yugo del gran capital. En lugar de eso, en la mayor parte de los casos, su éxito parece más bien basarse en una competición para obtener un posición mejor en el sistema capitalista mundial. En relación a las alianzas de países cuyo objetivo es romper de forma radical con la dominación imperialista, como fue el caso en los años 60 y 70, hoy día es difícil ver una alianza comparable y genuinamente antiimperialista, aparte del ALBA en América Latina y el Caribe, centrada en torno a Cuba y la República Bolivariana de Venezuela.

8.- La República Popular de China constituye una caso particular. Todavía afirma estar en el camino hacia el socialismo, y mientras que ha adoptado muchas características de una economía de mercado -y mientras que autodefine su economía como una “economía socialista de mercado”- permanece una fuerte intervención del Estado en la economía. Pero no puede ser negado que los elementos capitalistas en su economía nacional están ya creando problemas típicos tales como una burbuja inmobiliaria y una mini-crisis de créditos. A nivel internacional la economía de China está intensamente vinculada a las de los EEUU y Europa, y tiene que ajustarse a las leyes del mercado capitalista internacional, a menudo en detrimento de los trabajadores y los pueblos de los países implicados.

9.- Pero sería erróneo considerar a China por esta única razón un país imperialista. Los acuerdos internacionales que China concluye sobre energía, materias primas y productos agrícolas respetan el principio de beneficio mutuo. Su ayuda al desarrollo y sus acuerdos sobre comercio e inversiones ayudan por regla general a los países en desarrollo a construir una infraestructura, a desarrollar una base industrial y a acumular capital con el que puede ponerse en práctica un curso independiente de desarrollo. China no posee bases militares en el exterior y no amenaza a ningún país con la intervención o la agresión. Objetivamente ofrece a terceros países más posibilidades de seguir un camino antiimperialista.

10.- El carácter sistémico y prolongado de la crisis capitalista mundial, los cambios en la correlación internacional de fuerzas y los ejemplos de las luchas y revueltas de los trabajadores y los pueblos alrededor del mundo, apuntan crecientes oportunidades para el desarrollo de las fuerzas de la revolución contra las fuerzas de la reacción, y a una confianza creciente en que en el curso del s. XXI veremos el avance de la única alternativa social al capitalismo: el socialismo.

Anuncios

[Traducción] Los comunistas húngaros defienden el socialismo y el internacionalismo: Intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013.

Traducción no oficial del texto en inglés de la intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013. El Partido Comunista de Hungría se vio obligado recientemente a cambiar su denominación a Partido de los Trabajadores de Hungría (“Hungarian Worker’s Party” / “Partido dos Trabalhadores da Hungria”, según su denominación en portugués en el pasado EIPCO), como única forma de poder seguir operando legalmente en Hungría debido a una ley aprobada en noviembre de 2012 por el parlamento húngaro que prohíbe la utilización de términos como “comunista” o “socialista” entre otros, según explicaron en dos notas de prensa en su momento (léanse sus notas de prensa en inglés aquí y aquí). Una peculiaridad más de la “democracia” en la Unión Europea. El Partido de los Trabajadores de Hungría participó en el pasado Encuentro Comunista Europeo y firmó su declaración conjunta. El texto de su intervención:

http://www.solidnet.org/hungary-hungarian-communist-workers-party/15-imcwp-contribution-of-hungarian-wp-ru

Intervención del Partido de los Trabajadores de Hungría en el EIPCO-2013
15º Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

Lisboa 8-10 de noviembre 2013

Queridos camaradas,

Expreso nuestro agradecimiento al Partido Comunista de Portugal por organizar este encuentro de parte del Partido de los Trabajadores de Hungría.

Hasta 1990 Hungría fue un país Socialista. Ustedes recuerdan que hace 25 años una contrarrevolución capitalista tuvo lugar en nuestro país. No fue porque el socialismo fuese malo. El socialismo era bueno para la mayoría. El socialismo ofrecía a todo el mundo una vida normal -pleno empleo, educación y sanidad gratuitas, y antes que ninguna otra cosa garantizaba un futuro seguro. No permitía hacerse muy rico, pero tampoco permitía volverse muy pobre.

La contrarrevolución tuvo lugar por otro motivo. La realidad es que el capital internacional fue forzado a tolerar el socialismo pero no lo aceptó nunca, nunca perdonó el socialismo. Intentaron derrocar el socialismo en 1956 pero no pudieron lograr su objetivo. Lo hicieron en 1990. Para lograrlo crearon una oposición interna. La mayoría de los líderes más destacados de Hungría se formaron en los EEUU.

Hubo otro factor más – la actividad de los elementos socialdemócratas y liberales dentro del gobernante partido comunista. Fueron el revisionismo y el oportunismo los que paralizaron al partido comunista.

Esta es nuestra experiencia histórica. Es por esto por lo que nuestro partido considera el revisionismo el mayor enemigo de los comunistas. El comunismo izquierdista es una enfermedad infantil que se supera. El revisionismo es un cáncer que se puede expandir a otras partes de nuestra existencia si no lo combatimos. Consideramos absolutamente necesario también hoy luchar contra todas las formas de revisionismo.

Hace 25 años la oposición húngara ganó las elecciones, tomó el poder político e inmediatamente cambió las bases económicas de la sociedad. Privatizaron prácticamente todo. El capitalismo significa una economía de mercado basada en la propiedad privada y en un sistema parlamentario multipartidista. Como pueden observar, no ha habido una transición al capitalismo paso a paso. ¡No! Tomaron el poder político y liquidaron las bases políticas y económicas del socialismo.

Tampoco hay ninguna revolución socialista paso a paso. El poder o nos pertenece a nosotros o a los capitalistas. Si los partidos comunistas toman el poder deberían transformar la sociedad de una sola vez.

Hoy nosotros luchamos contra el capitalismo. Luchamos por un salario mejor, por mejores condiciones de vida, por una ley electoral más democrática. Dicho en otras palabras, luchamos por alguna reforma del capitalismo. Pero sabemos que las fuerzas capitalistas pueden deshacer sus reformas a la primera oportunidad. Es por esto por lo que la solución real a los problemas de los trabajadores es el socialismo.

¿Podemos cooperar con otras fuerzas políticas? Sí, podemos. En Hungría hay ahora muchas personas que pierden sus pisos y casas porque no pueden pagar sus deudas. Nosotros cooperamos con ellos.

Hay otras fuerzas luchando contra la pobreza y la injusticia. Nosotros cooperamos con ellos. Estas fuerzas provienen en parte de las masas trabajadoras, en parte de la pequeña burguesía. Nosotros cooperamos con ellos.

Nosotros no podemos cooperar con la llamada burguesía nacional. Es verdad que ellos intentan limitar de algún modo al capital foráneo, pero no están interesados en cambiar el sistema capitalista, quieren dejarlo intacto, de modo que al final, sus intereses coinciden con los intereses del gran capital extranjero y húngaro.

No podemos cooperar tampoco con la socialdemocracia. No se trata de la socialdemocracia de la época de Marx. La actual socialdemocracia no quiere hacer nada en favor de los trabajadores. Su único deseo es fortalecer el capitalismo. Ellos contribuyeron a la contrarrevolución hace 25 años. El anticomunismo es también hoy su bandera.

Las fuerzas capitalistas quieren destruir el movimiento comunista en Hungría. Política, financiera, ¡físicamente! Saben muy bien que nosotros ahora somos débiles. Pero no obstante todavía tienen miedo de nosotros. Tienen miedo porque no han olvidado la era del socialismo, cuando fueron derrotados en una parte del mundo y fueron obligados a realizar concesiones en otros lugares.

Las fuerzas capitalistas saben que el pueblo no ha olvidado el socialismo y que comienza a recordarlo cuando se enfrentan a las crueldades reales de las sociedades capitalistas. Tiene miedo de nosotros porque saben que las cosas pueden ir a peor en la Unión Europea. Y en ese caso, los comunistas podemos obtener el apoyo de las masas, y podemos cambiar Hungría.

Uno puede leer en el Manifiesto del Partido Comunista: La historia de todas las sociedades existentes hasta el momento es la historia de la lucha de clases. Es cierto de nuestra época y también del futuro. Si queremos vencer al capitalismo, debemos luchar conforme a las reglas de la lucha de clases.

Camaradas,

El Partido de los Trabajadores de Hungría participa en los encuentros internacionales de los partidos comunistas y obreros porque pensamos que todos nosotros tenemos un enemigo común, el capitalismo, y que si queremos ganar, debemos luchar juntos contra nuestro enemigo común. Cada partido debe decidir qué quiere: luchar contra los capitalistas o llegar a un compromiso con ellos. Nosotros, los comunistas húngaros, no queremos ningún compromiso con el capital. Cuando llegue el momento y la gente realmente nos necesite debemos estar preparados para ayudarles. Podemos hacerlo únicamente si conocemos el camino correcto. Nuestro camino es la revolución.

Nuestro partido ha estado participando en los encuentros internacionales desde su mismo comienzo. No puedo decir que esta cooperación haya ofrecido mucho a los comunistas húngaros o a los trabajadores húngaros en general. ¡No! Pero había algo muy importante. Podíamos sentir que no estábamos solos. Podíamos usar la experiencia de otros partidos. Y de este modo nos sentíamos más fuertes.

Nuestra cooperación podría ser mejor. Durante el periodo socialista los comunistas húngaros apoyaron a otros partidos no sólo con palabras sino también con dinero y otras formas esenciales de ayuda. Ahora, países tales como China, Cuba, Vietnam y Corea se colocan al margen del camino y observan la lucha a vida o muerte del movimiento comunista en Hungría.

¡Gracias a aquellos partidos que no abandonaron el internacionalismo! Ellos son nuestros amigos reales.

Nuestra cooperación en su forma actual no puede resolver los problemas reales que los diferentes partidos enfrentan en la vida diaria. Pero esta cooperación es nuestro logro. La hemos parido. Y deberíamos cuidarla y protegerla.

El Partido de los Trabajadores de Hungría recomienda no publicar ninguna declaración en común. En primer lugar seamos realistas. La inmensa mayoría de la clase trabajadora no lee estos largos documentos. En segundo lugar, este documento contiene muchos posicionamientos que no se corresponden con el programa o la política de nuestro partido ni de otros muchos partidos. Deberíamos continuar la discusión, deberíamos crear nuevos foros para discutir nuestros problemas, pero no debemos poner en peligro la unidad del movimiento comunista incluso en esta limitada forma presente.

Sugerimos publicar un comunicado para la prensa y nada más. Si alguien desea publicar posicionamientos específicos, peticiones de solidaridad, que lo haga en forma de una moción que puede ser apoyada por aquellos partidos que lo deseen.

El Partido de los Trabajadores de Hungría no acepta el borrador de propuesta referente al Grupo de Trabajo. La limitación del Grupo de Trabajo a 15 partidos crearía un monopolio de los así llamados partidos grandes. No debemos dividir el movimiento comunista entre partidos pequeños y grandes. Eso viola nuestros principios. Por otra parte, ¿quién puede decidir qué es pequeño y qué es grande? Los partidos pequeños que organizan manifestaciones en las calles, huelgas en las fábricas, pueden tener mucha más influencia política que aquellos partidos que concentran su actividad en los parlamentos burgueses.

La introducción de un sistema de votación dividiría nuestro movimiento entre mayoría y minoría. No lo necesitamos.

Es por completo inaceptable que el Grupo de Trabajo pueda tener reuniones a puerta cerrada. ¿Cerrada a quién? ¿a otros comunistas? Vamos a pensar seriamente, camaradas: ¡Qué consecuencias tendría tal paso!

Nosotros sugeriríamos la siguiente solución: todos aquellos partidos que lo deseen, tengan cuadros que hablen inglés y tengan dinero para pagar su viaje y los costes de estancia, pueden ser miembros del Grupo de Trabajo. Los partidos implicados deberían informar sobre su interés al encuentro plenario anual de partidos comunistas y obreros y el encuentro puede declararlos miembros por un año sin necesidad de votación.

Recomendamos añadir un punto más a las sugerencias para acciones comunes y convergentes. Organicemos acciones comunes en el 25º aniversario de la transición capitalista en los países de la Europa del Este.

¡Gracias, camaradas, adelante hacia la revolución!

El Socialismo es oportuno y necesario: Declaración conjunta del Encuentro Comunista Europeo 2013 (Partido Comunista de los Pueblos de España).

http://pcpe.es/internacional/item/2829-declaraci%C3%B3n-conjunta-del-encuentro-comunista-europeo.html

Declaración conjunta del Encuentro Comunista Europeo celebrado en Bruselas el 30 de septiembre

 

Los Partidos Comunistas y Obreros europeos reunidos en el Encuentro Comunista Europeo de 2013, celebrado en Bruselas el 30 de septiembre, realizan un llamamiento militante a la clase obrera, a los sectores populares y a la juventud y subrayan que jugarán un papel dirigente para que la lucha del movimiento obrero y popular sea efectiva y adopte carácter de masas.

Éste es un llamamiento dirigido a favorecer que se pueda dar una respuesta decisiva y militante a la ofensiva a gran escala contra los pueblos de las fuerzas del capital, de los gobiernos que sirven a los intereses y la ganancia de los grandes grupos empresariales.

Se ha demostrado, por medio de la experiencia de los pueblos, que la UE es una unión de los monopolios y que su estrategia está al servicio del capital europeo.

Las familias obreras y populares se enfrentan a las dolorosas consecuencias de la gestión burguesa y de la línea política anti-popular de los partidos y gobiernos socialdemócratas.

El paro atormenta a millones de trabajadores y trabajadoras, golpeando a la juventud y a las mujeres en particular.

Constantemente se amplían las formas flexibles de empleo, se están aboliendo los convenios colectivos y los derechos sociales y a la seguridad social; la pobreza está creciendo.

El capitalismo no puede ofrecer soluciones a los problemas del pueblo, ha agotado sus límites históricos, es un sistema explotador podrido que no puede corregirse. La lucha de los pueblos sólo será efectiva si se dirige hacia el derrocamiento de este sistema.

Los trabajadores y trabajadoras tienen la obligación de condenar con decisión las guerras imperialistas, la política de represión, el anticomunismo y la actividad criminal de las organizaciones fascistas.

Nuestros Partidos intensifican su lucha contra la socialdemocracia y el oportunismo y dedican sus fuerzas al reforzamiento de la lucha popular y al desarrollo de la solidaridad obrera, al tiempo que continúan trabajando en la organización de la clase obrera, la construcción de la alianza social popular para que la lucha por la abolición de la explotación capitalista sea más efectiva, de modo que los trabajadores y trabajadoras puedan disfrutar de la riqueza que producen.

EL SOCIALISMO ES OPORTUNO Y NECESARIO

Partido del Trabajo de Austria

Partido Comunista Obrero de Bielorrusia

Partido del Trabajo de Bélgica

Unión de Comunistas de Bulgaria

Nuevo Partido Comunista Británico

AKEL, Chipre

Partido Comunista de Bohemia y Moravia

Partido Comunsita de Dinamarca

Partido Comunista en Dinamarca

Polo de Renacimiento Comunista de Francia

Unión de Comunistas Revolucionarios de Francia

Partido Comunista Unificado de Georgia

Partido Comunista de Grecia

Partido Obrero Húngaro

Partido de los Trabajadores de Irlanda

Comunistas Izquierda Popular-Partido Comunista de Italia

Partido de los Comunistas Italianos

Partido Socialista de Letonia

Frente Socialista Popular de Lituania

Partido Comunista de Luxemburgo

Partido Comunista de Malta

Resistencia Popular de Moldavia

Nuevo Partido Comunista de los Países Bajos

Partido Comunista de Noruega

Partido Comunista Obrero de Rusia

Partido Comunista de la Unión Soviética

Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia

Partido Comunista de Eslovaquia

Partido Comunista de los Pueblos de España

Partido Comunista de Turquía

Contribución del Partido Comunista de los Pueblos de España al Encuentro Comunista Europeo 2013.

http://es.kke.gr/export/sites/inter/.content/download/spain-pcpe_SP.doc

CONTRIBUCIÓN AL ENCUENTRO COMUNISTA EUROPEO

 

El papel de los partidos comunistas y obreros de Europa en el fortalecimiento de la lucha de la clase obrera y los sectores populares contra la UE y la estrategia del capital. Por una salida de la crisis capitalista favorable a los pueblos, por el derrocamiento del capitalismo, por el socialismo.

 

BRUSELAS, 30 de Septiembre, 2013

Estimados camaradas:

en primer lugar me gustaría agradecer al KKE la organización de este nuevo Encuentro Europeo. Es un paso más en el fortalecimiento de la necesaria coordinación comunista en nuestro continente. Todos los espacios en los que sea posible el debate y el intercambio de posiciones entre partidos hermanos son muy positivos desde el punto de vista del PCPE, al igual que el desarrollo de acciones de lucha conjuntas.

En nuestra opinión, la lucha contra la Unión Europea tiene que ocupar un espacio esencial en la agenda de los partidos comunistas y obreros europeos; no sólo de los partidos de países que son miembros de la Unión Europea, sino de todos los países que pueden serlo en el futuro o que mantienen con la Unión Europea estrechos vínculos económicos y políticos.

No podemos olvidar tampoco la lucha contra otros instrumentos de dominación imperialista como la OTAN, auténtico brazo armado del imperialismo occidental cuyos ataques y agresiones buscan allanar el camino al control de las áreas de influencia y los recursos naturales, cada vez más disputados.

Consideramos que hoy es fundamental vincular el discurso de lucha de los partidos comunistas a la lucha contra esa alianza interestatal imperialista que es la Unión Europea, puesto que las medidas que sufren la clase obrera y los sectores populares de nuestros países tienen la misma orientación y obedecen a una misma estrategia del capital monopolista europeo, que utiliza a la UE como herramienta para posicionarse de la mejor manera posible en el escenario de profunda crisis del capitalismo.

Para el PCPE, las organizaciones de vanguardia debemos mantener una posición firme y clara contra las agresiones del enemigo de clase y sus gobiernos. Hemos de trabajar por organizar las luchas obreras elevando su horizonte y situando el objetivo del poder obrero y del socialismo-comunismo como objetivo estratégico irrenunciable. Hemos de ser capaces de avanzar en la construcción de la unidad de la clase obrera en los centros de trabajo para la lucha económica bajo criterios y dirección clasista, esforzándonos al mismo tiempo por lograr que nuestro Partido esté presente y organizado en cada centro de trabajo y en cada barrio obrero.

Las luchas que la clase obrera y los sectores populares desarrollan en nuestros países tienen distintos grados de intensidad y hay distintos niveles de dirección política de los comunistas en los mismos. Cuando no hay dirección política comunista es fácil ver hacia dónde llevan las luchas: terminan en derrota y sin haberse logrado un avance sustancial en las conciencias de los trabajadores y trabajadoras. Acaban siendo derrotadas y en un callejón sin salida.

Cuando no hay dirección política comunista sobre el movimiento obrero y popular, desaparece el discurso sobre la Unión Europea. Cuando no hay comunistas dirigiendo un movimiento, éste lo copan los oportunistas, y los oportunistas no quieren hablar de la Unión Europea porque defienden a la Unión Europea, porque hablan únicamente de reformar aquellos elementos que, según su criterio, hoy hacen que las políticas de la UE sean antiobreras y antipopulares. Consideran que puede haber políticas de la UE que sean pro-obreras y pro-populares, cuando no hay una sola prueba que demuestre este extremo hasta el día de hoy.

Camaradas, ¿cómo no vamos a discutir esa posición? ¿cómo no vamos a enfrentarnos a quienes dicen que la Unión Europea debe tener un papel activo en el conflicto que hoy se vive en Siria? ¿Acaso no hay ya suficientes datos que justifican que digamos que la UE es una alianza interestatal imperialista? ¿Estamos dispuestos a seguir manteniendo una posición absolutamente idealista como es la posibilidad de reformar una creación del capital monopolista exclusivamente para su propio beneficio?

Tenemos pruebas sobradas de que no es posible una solución a favor de la mayoría obrera y popular en el seno de la UE, con las estructuras de la UE, con las políticas de la UE. Cuando algunos partidos de nuestro movimiento han participado en gobiernos nacionales o regionales, no han sido ni son capaces de desarrollar políticas esencialmente distintas a las que desarrollan los partidos burgueses. Esto es así porque se limitan a gestionar el capitalismo sin ponerlo en cuestión. Sea el país que sea, finalmente el resultado acaba siendo el mismo: la clase obrera pierde años vitales para el desarrollo de una conciencia revolucionaria que vislumbre la única salida que realmente es en su favor: el inicio de una vía de desarrollo radicalmente distinta a la actual, una vía de desarrollo socialista.

El dominio ideológico burgués, cuya apuesta por la Unión Europea es indiscutible, mantiene todavía a amplios sectores obreros y populares en la confusión. La realidad material, objetiva, demuestra día a día que la Unión Europea no beneficia en nada a los trabajadores y trabajadoras. Tampoco a los pequeños propietarios ni a los agricultores y ganaderos. Beneficia fundamentalmente a los monopolios, y los monopolios necesitan que la clase obrera se desangre y que los pequeños propietarios desaparezcan para poder hacer remontar su tasa de ganancia.

¿Cómo es posible, en estas condiciones, que haya comunistas que sigan insistiendo en que la UE puede ser favorable a los pueblos y a los trabajadores? ¿Cómo es posible que se mienta y se engañe de tal manera? ¿Con qué objetivo?

Camaradas, las posiciones oportunistas pretenden llevar a la clase obrera al pantano. Pretenden que la clase obrera quede atrapada nuevamente en la colaboración de clases, y ya conocemos bien a dónde ha llevado eso. Luchemos contra ello. Luchemos por liberar a la clase obrera, no por esclavizarla aún más.

Muchas gracias.

Encuentro Comunista Europeo 2013: Discurso introductorio pronunciado por el Secretario General del CC del Partido Comunista de Grecia, Dimitris Koutsoumpas.

 http://es.kke.gr/es/articles/ECE-2013-Discurso-introductorio-pronunciado-por-el-Secretario-General-del-CC-del-KKE-Dimitris-Koutsoumpas/

ECE 2013: Discurso introductorio pronunciado por el Secretario General del CC del KKE, Dimitris Koutsoumpas

El 30 de septiembre de 2013 en un aula del Parlamento Europeo en Bruselas, por iniciativa del KKE, se celebró el Encuentro Comunista Europeo de 2013 bajo el tema: “El papel de los Partidos Comunistas y Obreros de Europa en el fortalecimiento de la lucha de la clase obrera y de los sectores populares contra la UE y la estrategia del capital, por una salida de la crisis favorable a los pueblos, por el derrocamiento del capitalismo, por el socialismo”.

 

En este encuentro los partidos comunistas y obreros de toda Europa discutieron sobre su lucha contra la UE y la estrategia del capital, intercambiaron experiencia de su actividad en cada país, planearon iniciativas para la coordinación de su actividad. Este encuentro ha tenido una importancia adicional dado que este año se celebró en el período previo a las próximas elecciones europeas

 

En este encuentro participaron 32 partidos comunistas y obreros de toda Europa.

 

El discurso introductorio en el encuentro fue pronunciado por el Secretario General del CC del KKE, Dimitris Koutsoumpas, quien destacó:

==================

Dimitris Koutsoumpas: Es necesaria la coordinación y la elaboración de una estrategia revolucionaria común

“Estimados camaradas:

Agradecemos a los Partidos Comunistas y Obreros por aceptar la invitación del KKE. El Encuentro Comunista Europeo se ha establecido como un espacio para discutir sobre los acontecimientos en Europa así como los acontecimientos internacionales, y contribuir al intercambio de experiencia de la lucha de los comunistas y del movimiento obrero y popular para fortalecer la acción común.

Consideramos que los Partidos Comunistas y Obreros tienen que reforzar su acción ideológica, política y de masas independiente, insistir en la coordinación de su lucha contra el sistema de explotación, la UE, el capital y los partidos que sirven a sus intereses. Además, los diversos partidos burgueses y oportunistas utilizan muchas formas para elaborar su intervención política, para coordinarse, promoviendo una u otra forma de gestión a favor del capitalismo.

El KKE hará todo lo posible para fortalecer el movimiento comunista y obrero europeo, para reforzar la actividad independiente de nuestros partidos, en el sentido de la necesidad de elaborar una estrategia revolucionaria exitosa.

Este encuentro constituye al mismo tiempo un llamamiento a los pueblos de Europa para agruparse y luchar junto con los Partidos Comunistas y Obreros en cada país, para la organización más eficaz de la lucha, la promoción de las luchas sociales y la alianza popular. Es un llamamiento a los pueblos para que dirijan su lucha a la confrontación con el enemigo real, es decir el propio poder de los monopolios, las organizaciones imperialistas, la UE y la OTAN.

Estimados camaradas:

La crisis capitalista, una crisis de sobreproducción y sobreacumulación de capital que continúa en Grecia y en una serie de países de la UE, está acompañada por duras medidas antiobreras. No es una particularidad o un fenómeno de un país en particular. El ataque antiobrero se está intensificando en todos los Estados-miembros de la UE, así como en otros países del continente europeo con el fin de asegurar la competitividad de las empresas monopolistas, de garantizar fuerza de trabajo barata y de encontrar nuevos campos de rentabilidad para el capital.

En realidad se trata de reestructuraciones antipopulares aprobadas y encaminadas mucho antes del estallido de la crisis. Después del estallido de la crisis se hizo posible acelerar y generalizarlas. Estas directivas no tienen que ver solamente con los Estados endeudados de la UE, sino con todos los países.

En total, en todos los países capitalistas, en condiciones de recesión o de “crecimiento”, en el “sur pobre” o en el “norte rico”, en las uniones interestatales capitalistas viejas, como es la UE, o en las más nuevas, los trabajadores se enfrentan y seguirán enfrentándose a las reestructuraciones capitalistas que son necesarias para el capital. Por ejemplo, en Grecia se desarrolla rápidamente la contracción, el cierre y la privatización de entidades públicas, como son EAS (Sistemas de Defensa Helénicos), LARCO (empresa minera y metalúrgica), la radiotelevisión estatal y en otros sectores de importancia estratégica.

Al mismo tiempo, entre el personal político y económico de la burguesía continua el conflicto sobre la fórmula de gestión. Se trata de un conflicto que refleja el choque de intereses diferentes de sectores de las clases burguesas en Europa, mientras que diversas fuerzas de matiz socialdemócrata y oportunista buscan involucrar a sectores de la clase obrera, de las capas populares, y colocarles bajo una “bandera ajena”.

El debate sobre la gestión de la deuda, de la crisis, se está agudizando, sobre todo entre los Estados endeudados, en relación con el cambio de la fórmula de la política fiscal. Este debate se lleva a cabo en el terreno del cambio de la correlación de fuerzas en Europa. El movimiento comunista y obrero no debe subestimar la desigualdad dentro de la zona euro, la UE en general y fuera de esta, que se está aumentando constantemente. Por ejemplo, se está aumentando la diferencia de fuerza entre Alemania, Francia, Italia, España etc. En comparación con 2000 la diferencia está creciendo a favor de Alemania en una serie de indicadores básicos de la economía. Esto explica en cierta medida porque los gobiernos de Francia e Italia, con el apoyo de los EE.UU., están ejerciendo presión sobre el gobierno alemán para que asuma mayor carga de diversas maneras (recorte de préstamos, eurobonos etc.)

En el debate falso y espurio sobre la fórmula de la gestión toman parte todos: tanto sectores de las clases burguesas de nuestros países, como los partidos liberales y neoliberales burgueses y los partidos socialdemócratas –tradicionales y nuevos- y los de la “izquierda” o de la “neo izquierda”, partidos comunistas y obreros que han sufrido una mutación oportunista. En ello se encuentran sus diferencias básicas, pero siguen siempre la misma línea de la construcción imperialista-capitalista de la UE, según obligan sus opciones, directivas y decisiones políticas antipopulares.

Todo ello lo decimos porque en realidad esta confrontación inter-burguesa no tiene nada que ver con los verdaderos intereses de los trabajadores, ya que el camino de desarrollo impulsado por el beneficio capitalista, que tiene como objetivo la reproducción ampliada del capital, no puede conducir a la prosperidad del pueblo. Se opone a ello tanto en la fase de crisis como en la fase de alta tasa de crecimiento. Ninguna gestión alternativa del capitalismo puede abolir los factores que contribuyen a la inflación de la deuda, tales como el desarrollo desigual en la zona euro, en la UE y la manifestación periódica de la crisis en el marco de la vía capitalista de desarrollo.

Estimados camaradas:

En estas condiciones de la crisis capitalista se están agudizando además las contradicciones que se centran en quién, qué Estado, qué sección del capital, qué potencia y alianza imperialista tomarán el control de los recursos naturales, las rutas de transporte de energía, de petróleo y de gas natural, cómo serán distribuidas las cuotas de mercado. Estas contradicciones en medio de la crisis demuestran que la crisis capitalista y la guerra imperialista son hermanos gemelos. En medio de la crisis los reajustes en la correlación de fuerzas entre los Estados capitalistas se están aumentando, nuevas potencias están emergiendo que pretenden distribuir de nuevo los mercados en su beneficio. Las viejas potencias tratan de preservar sus posiciones, y si es posible ganar nuevas. Es absolutamente válida la posición que: “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. Cuando el sistema, las clases dominantes no pueden servir de manera diferente sus intereses depredadores, recurren a la guerra abierta. Esto ha sido históricamente demostrado muchas veces. Así es como funciona el capitalismo; este es el sistema de explotación. Y de hecho, los “lobos” tratan de aparecer con las intenciones más “inocentes”. Así que los EE.UU., que durante diez años hacía uso a gran escala del “agente naranja” en Vietnam, asesinando a 400.000 personas y dejando a medio millón de personas discapacitadas y con deformidades, hoy día utiliza el argumento del “uso de armas químicas” para sus planes contra Siria. Es la misma potencia que hace nueve años hizo uso de bombas químicas de “fósforo blanco”. Es la misma potencia que mano a mano con la UE -de los aeropuertos de cuyos países se despegaban los aviones de la OTAN- lanzaban las bombas de uranio empobrecido en Yugoslavia.

Además, de este encuentro saludamos el importantísimo comunicado conjunto de 77 Partidos Comunistas y Obreros de todo el mundo contra la hipocresía imperialista y los planes para una guerra imperialista contra Siria.

Estimados camaradas:

Hoy día, los pueblos han acumulado experiencia amarga de los caminos sin salida de la barbarie capitalista. Sin embargo, las fuerzas burguesas y oportunistas pretenden crear confusión en el pensamiento del pueblo. Están hablando de una crisis que supuestamente se debe a un “dogmatismo neoliberal”, absolviendo de este modo el propio sistema capitalista y están propagando entre los trabajadores un desarrollo capitalista distinto, “saludable”.

Algunos pretenden convencer que el desempleo que en Grecia ha surgido al 30%, la indigencia, el deterioro de la vida solamente “se deben a los memorandos”, ocultando que la crisis capitalista se manifestó tras la implementación de decisiones para reestructuraciones antipopulares y a continuación siguieron los memorandos, o que una política bárbara similar está siendo aplicada en países sin memorándum. En Francia por ejemplo que no tiene ni memorandos ni Troika, Hollande lleva a cabo una reforma del sistema de seguridad social, con aumentos dramáticos en las contribuciones de seguridad de los trabajadores y en los límites de edad de jubilación.

Otros, han descubierto de repente que Grecia “ha perdido su soberanía” y está “bajo ocupación”, tratando de esta manera ocultar el duro carácter clasista de las medidas que se están implementando. Se trata de medidas que están a favor de los intereses de los capitalistas nacionales y extranjeros y que se toman no debido a una “postura sumisa”, “traición”, pero con el acuerdo y en beneficio de la burguesía griega y de los partidos políticos que la sirven en el sistema político que gobiernan con el objetivo único de salvaguardar la rentabilidad del capital y la perpetuación de este sistema. Por las mismas razones, la burguesía de cada país, cede derechos soberanos, en el marco de uniones imperialistas, como es la UE y la OTAN. Para reforzar, para fortalecer su poder, así como para asegurar una parte del “botín” en el conflicto con los monopolios de otras potencias.

Así pues, la solución para los trabajadores no puede ser la vana esperanza supuestamente de una diferente gestión del capitalismo, como sostiene el llamado Partido de la Izquierda Europea (PIE). Esto se ha demostrado una vana esperanza en muchas ocasiones en la práctica. Para los trabajadores es una dolorosa pérdida de tiempo valioso. Esto lo demuestran las medidas antipopulares y los graves problemas del pueblo en los EE.UU. de Obama, el “nuevo viento” de Hollande en Francia que ha demostrado ser “venenoso” para los intereses de los trabajadores y del pueblo.

La solución no se halla ni en la llamada “democratización” de la UE, es decir en la “humanización del capitalismo”, como predica en Grecia el partido de SYRIZA y en Europa el Partido de la Izquierda Europea. La UE no puede convertirse de “foso de leones” para los pueblos, en una UE con igualdad y democracia, lo cual fue demostrado por Lenin en su trabajo “Sobre la consigna de los Estados Unidos de Europa” que ha sido totalmente vindicado.

Los trabajadores pueden y deben trazar su propio “contraataque” contra el curso reaccionario y el militarismo de la UE, que no puede ser el regreso al capitalismo de los siglos 18º y 19º, como sostienen algunas fuerzas en el nombre de la restauración de la “soberanía” de los Estados burgueses. No sólo porque la historia no retorna, ya que estamos en la fase imperialista, la última fase del capitalismo, en que los monopolios buscan consolidar tales uniones interestatales capitalistas antipopulares para satisfacer sus intereses, pero además porque incluso si suponemos que un país se retire de esa unión interestatal capitalista, habrá miles, decenas de miles “anzuelos” que lo mantendrán atrapado en las relaciones de interdependencia desigual que se desarrollan en el marco de la “pirámide” imperialista del sistema capitalista internacional.

Así, según la evaluación de nuestro Partido, la satisfacción de las necesidades obreras y populares, así como la soberanía popular, la liberación de las ataduras de las uniones imperialistas, solamente se pueden garantizar por el poder obrero y popular, la socialización de los monopolios, la planificación científica central de la economía, el control obrero y popular.

Por supuesto, estimados camaradas, sabemos que las fuerzas del capital tratarán de utilizar todas las herramientas que poseen no sólo para desorientar a los trabajadores, sino además para intimidarles. En Grecia, el capital está tratando de utilizar el “Amanecer Dorado” en esta dirección. Una organización criminal nazi de asesinos que se presentó supuestamente como antisistémica y que, recientemente, después de atacar de modo mafioso, golpeando y poniendo en peligro la vida de dirigentes del KKE, el día siguiente asesinó a un joven. Es la misma organización que con odio racista ha asesinado, golpeado, torturado a decenas de inmigrantes en nuestro país. Es la misma organización que en los últimos años ha estado organizando oficinas “negreras” para contratar a trabajadores, que juega un papel protagonista en los recortes de sueldos y salarios de acuerdo con las órdenes de la patronal, pretende eliminar y controlar los sindicatos para subyugarlos, convertirlos en órganos de los grandes contratistas, de los armadores, de los explotadores del trabajo de los obreros, demostrando una vez más que el fascismo nace en el seno de la podredumbre del capitalismo.

La actividad efectiva para la erradicación total del fascismo está ligada con la lucha y la alianza popular dirigidas al derrocamiento del sistema que alimenta a los nazis. Este debe ser el camino, esta debe ser la dirección de la confrontación y de las luchas del movimiento obrero y popular. Los llamados frentes antifascistas con fuerzas políticas que defienden la explotación capitalista o encubren la relación del fascismo con el sistema son desorientadores.

El sistema capitalista de explotación, con las crisis, las guerras imperialistas, el esfuerzo de resurgimiento del fascismo, los enormes problemas populares que produce, demuestran que ha superado sus límites históricos. Destaca la necesidad de la lucha por su derrocamiento.

Estimados camaradas:

En estas condiciones el papel del Partido Comunista es insustituible en cuanto a la organización de la lucha de los trabajadores, para la confrontación de las medidas antilaborales y antipopulares, así como a través de la formación de una estrategia revolucionaria para crear las condiciones previas por el cambio radical de la correlación de fuerzas negativa, que allanará el camino a través de la movilización y actividad organizada de las masas obreras y populares, para erradicar definitivamente las causas que reproducen la pobreza y la guerra de los trabajadores, las ganancias y la riqueza de los capitalistas.

El KKE, que hace unos meses celebró su 19º Congreso, ha confirmado con la aprobación unánime del nuevo Programa, de los Estatutos y de la Resolución Política, que nuestro Partido en ningún caso “dará el beso de la vida” al sistema capitalista podrido, al Estado burgués podrido al participar en una u otra forma de gestión de la crisis a favor del capital a través de gobiernos, cualquiera forma que tengan, cualquier nombre que tengan para engañar a los trabajadores. En Grecia está en desarrollo la reestructuración, la reforma del escenario político. La transformación del partido oportunista SYRIZA en partido socialdemócrata y en el nuevo “pilar” del sistema político bipartidista burgués está avanzando rápidamente. En condiciones de dominación de los monopolios, a través de las uniones imperialistas de la OTAN y de la UE, una tal gestión gubernamental no puede dar soluciones en ningún caso; no puede aliviar al pueblo y a los sectores populares en lo más mínimo. Al contrario, hará que el movimiento obrero y popular se arrodille, se doble, asimilará fuerzas y el pueblo perderá tiempo valioso.

Hoy, el KKE da gran importancia a la formación de la Alianza Popular, que expresará los intereses de la clase obrera, de los trabajadores autónomos y de los campesinos pobres, de los jóvenes y de las mujeres de familias obreras y populares y tendrá una orientación clara contra los monopolios y el capitalismo. La Alianza Popular será social y tendrá características de movimiento en una línea de ruptura y derrocamiento y no tendrá nada que ver con políticas “fusiones en las cumbres” y con “soluciones desde arriba” en el nombre de una borrosa “izquierda gubernamental”.

Hoy día, la Alianza Popular ha dado sus primeros pasos, ha adquirido una cierta forma con el marco de acción común en el movimiento obrero sindical a través del Frente Militante de todos los trabajadores (PAME), en el campesinado pobre en las zonas rurales a través del Frente Militante de todos los Campesinos (PASY), en los trabajadores autónomos del Frente Antimonopolista Griego de Autónomos y Pequeños Comerciantes (PASEVE), entre los jóvenes del Frente Militante de Estudiantes (MAS) y en las mujeres a través de las asociaciones y grupos de la Federación de Mujeres de Grecia (OGE) y

La Alianza Popular responde a la cuestión de la organización de la lucha por la confrontación de las bárbaras medidas antilaborales antipopulares, concentrando fuerzas y llevando a cabo una lucha de contraataque, para lograr algunas conquistas en el camino de la lucha por el derrocamiento del poder de los monopolios. La Alianza Popular con su orientación antimonopolista anticapitalista promueve la ruptura con las uniones imperialistas, se opone a la guerra y las intervenciones imperialistas, a cualquier participación en ellas. Toma acción para fortalecer la agrupación de las fuerzas sociales antimonopolistas anticapitalistas, pretende que la lucha se dirija hacia el poder obrero popular. La Alianza Popular dirige su lucha contra los mecanismos de represión. Cada fuerza social, aparte del marco de acción común, tiene sus propias tareas.

Pretendemos que la Alianza Popular agrupe fuerzas en cada ciudad en base a los grupos monopolistas, las fábricas, los centros comerciales, los hospitales, los Centros de Salud, las plantas de electricidad, las telecomunicaciones, la infraestructura, las redes y los medios de transporte. Que asegure la actividad común de estas fuerzas en base al sector y en general con los desempleados, las fuerzas de los trabajadores autónomos, los campesinos pobres y los demás trabajadores pobres. Que se desarrolle como un proceso de maduración de la conciencia política, de la organización y de las formas de lucha.

En estas condiciones se organiza y se coordina para la resistencia, la solidaridad, la supervivencia. Defiende los ingresos de los trabajadores y del pueblo: los salarios y los convenios colectivos, las pensiones, los derechos laborales y populares, los precios a los que los productores venden los productos agrícolas, la protección de los campesinos y los trabajadores autónomos, la vivienda popular de la especulación de los bancos y de los impuestos. Defiende el derecho a la educación, la salud y el bienestar exclusivamente públicos y gratuitos, la lucha por productos de consumo público baratos y de calidad, la infraestructura gratuita para la cultura y los deportes. Lucha contra todas las drogas, para la emancipación y la igualdad de género, la protección de los desempleados, el transporte, el alojamiento y la alimentación de los alumnos y estudiantes, las necesidades inmediatas de las parejas jóvenes, contra la adicción a las drogas y el alcoholismo. Exige medidas de protección contra los terremotos y las inundaciones, obras públicas de infraestructura que mejoren las condiciones de vida, la intervención humana equilibrada en el medio ambiente. Destaca el potencial de desarrollo del país en términos de disponibilidad de materias primas, de concentración de medios de producción, de habilidades de la fuerza de trabajo, de conquistas científicas-tecnológicas.

La Alianza Popular lucha contra la represión estatal, contra la violencia patronal, defiende las libertades sindicales y civiles, destaca que la democracia burguesa es una forma de dictadura del capital, de los monopolios. La lucha por una salida de la crisis favorable a los pueblos está inextricablemente ligada al desencadenamiento de la UE, la cancelación unilateral de la deuda pública sin ningún impacto sobre los fondos de seguridad social, los hospitales públicos, en ruptura con todas las uniones y las alianzas imperialistas.

La lucha por el desencadenamiento de la UE está ligada a la lucha contra el poder de los monopolios y la lucha de la clase obrera y de sus aliados por el poder obrero y popular. Las posiciones de fuerzas burguesas y otras de salida solamente del euro y de la UE sin afectar el poder de los monopolios, sin su socialización, sin la planificación central y el poder popular, es decir sin las herramientas esenciales para el desarrollo del país a favor del pueblo, para la distribución de la fuerza de trabajo, el trabajo estable para todos, la eliminación de la desigualdad de las regiones, la cooperación y relación de beneficio mutuo con los demás países de nuestro continente y del mundo, no constituyen una perspectiva favorable al pueblo, sino la perpetuación del sistema capitalista y del poder del capital, de todos los elementos que traen las crisis y las guerras.

Al mismo tiempo, el 19º Congreso del KKE dio prioridad a la necesidad de fortalecer los lazos entre las organizaciones del partido con las masas obreras y populares, de construir organizaciones partidistas sobre todo en los sectores estratégicos, en cada centro de trabajo. Al mismo tiempo, tomamos en cuenta la opción de la burguesía, tanto en condiciones de crisis capitalista como en condiciones de una posible guerra imperialista con la participación de Grecia, de golpear al movimiento obrero, impedir la más mínima radicalización de la clase obrera y de los sectores populares pobres, algo que está inextricablemente ligado con la restricción de la actividad del KKE y la proclamación del anticomunismo como ideología oficial del Estado, a través de la utilización de la teoría conocida de los “dos extremos”. Por eso promovemos la necesidad de una preparación ideológica, política y organizativa esencial del movimiento obrero, que establecerá el partido de la clase obrera en nuestro país, el KKE, un partido que trabaja en todas las circunstancias, capaz de confrontar cualquier reto que pueden crear los giros repentinos en el curso de la lucha de clases, en el camino por la abolición de la explotación capitalista, por el desencadenamiento de las uniones imperialistas y la construcción de la sociedad socialista-comunista.

Estimados camaradas:

El KKE no oculta de los trabajadores que el movimiento comunista y obrero, sobre todo después del derrocamiento del socialismo en la URSS y en los demás países de Europa Central y Este, ha sufrido grandes dificultades. Está experimentando una situación de crisis ideológica, política y organizativa profunda y está bajo la presión tanto de fuerzas burguesas que en varios casos proceden a medidas represivas de prohibición o limitación de la actividad de los comunistas, así como de fuerzas oportunistas que pretenden “mutilarlo” de sus características revolucionarias y asimilarlo en el sistema capitalista. Esta situación del movimiento comunista, sobre todo en Europa, entra en gran contradicción con la necesidad de que las fuerzas obreras y populares reclamen la riqueza que producen. Sin un movimiento comunista fuerte en todos los países, sin la coordinación de la acción y la elaboración de una estrategia revolucionaria común, el movimiento comunista no puede cumplir con la razón de su existencia. Por supuesto, entendemos que no podemos superar de un momento a otro una situación que se ha formado a lo largo de décadas.

Sin embargo, no hay otro camino que rodar las mangas, organizar nuestra lucha, estudiar conjuntamente los complejos acontecimientos europeos y mundiales, trazar y coordinar nuestra acción común contra la UE del capital y de la guerra.

En pocos meses están por celebrarse las elecciones en el Parlamento Europeo, una importante lucha política en que los partidos comunistas y obreros deben centrar su ofensiva contra la estrategia burguesa y oportunista, contra la UE, promoviendo su propuesta política.

Camaradas:

Hace 165 años, Marx y Engels publicaron su obra magnífica “El Manifiesto del Partido Comunista” que iniciaba con la afirmación que “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma”.

El ataque que sufren hoy día las ideas comunistas por los burgueses y los oportunistas muestra que este “fantasma” todavía preocupa la “vieja Europa” a pesar de que se ha debilitado, porque constituye la única propuesta realmente alternativa, que no es otra que la sociedad socialista-comunista. Mientras que el desarrollo de la cooperación y de la acción común de los partidos comunistas y obreros en Europa toma cuerpo, más esencialmente se preparará el camino para los cambios radicales significativos en el continente europeo. En esta dirección el KKE contribuirá en la medida de sus fuerzas.”

Encuentro Comunista Europeo 2013: Se fundó la “Iniciativa de Partidos Comunistas y Obreros de Europa” (Solidnet).

http://www.solidnet.org/greece-communist-party-of-greece/cp-of-greece-the-initiative-of-communist-and-workers-parties-of-europe-was-founded-en-ru-it-sp-ar

Se fundó la “Iniciativa de Partidos Comunistas y Obreros de Europa”

El 1º de octubre de 2013 en un aula del Parlamento Europeo en Bruselas, por iniciativa del KKE, se celebró el encuentro fundacional de la “Iniciativa de los Partidos Comunistas y Obreros por el estudio, la elaboración de asuntos europeos y la coordinación de su actividad”.

Su decisión de reforzar su cooperación, en base a una declaración fundacional específica, donde se establecen los principios de la “Iniciativa”, fue expresada por los siguiente 30 partidos comunistas y obreros de los países de la UE y de otros países europeos:

  • Partido del Trabajo de Austria
  • Partido Comunista de los Trabajadores en Bielorrusia
  • Nuevo Partido Comunista de Bretaña
  • Partido de los Comunistas Búlgaros
  • Unión de los Comunistas en Bulgaria
  • Partido Comunista de Bohemia y Moravia (República Checa)
  • Partido Obrero Socialista de Croacia
  • Partido Comunista en Dinamarca
  • Partido Comunista de Eslovaquia
  • Partido Comunista de los Pueblos de España
  • Polo de Renacimiento Comunista en Francia
  • Unión de Revolucionarios Comunistas (Francia)
  • Partido Comunista Unificado de Georgia
  • Partido Comunista de Grecia
  • Partido Obrero Húngaro
  • Partido de los Trabajadores de Irlanda
  • Comunistas Izquierda Popular-Partido Comunista (Italia)
  • Partido Socialista de Letonia
  • Frente Popular Socialista de Lituania
  • Partido Comunista de Macedonia (ARYM)
  • Partido Comunista de Malta
  • Resistencia Popular (Moldavia)
  • Partido Comunista de Noruega
  • Partido Comunista de Polonia
  • Partido Comunista Obrero Ruso
  • Partido Comunista de la Unión Soviética (Rusia)
  • Nuevo Partido Comunista de Yugoslavia (Serbia)
  • Partido Comunista de Suecia
  • Partido Comunista de Turquía
  • Unión de Comunistas de Ucrania

Un paso de unidad

En su discurso introductorio, Giorgos Marinos, miembro del Buró Político del CC del KKE, destacó:

“Agradecemos mucho a los treinta partidos comunistas y obreros que han decidido participar en la “Iniciativa” por el estudio, la elaboración de asuntos europeos y la coordinación de su actividad.  Agradecemos mucho a los camaradas que han contribuido de una manera creativa con su apoyo a este esfuerzo, sus propuestas y observaciones, para llegar hoy aquí y organizar el primer encuentro fundacional. Se trata de un paso muy importante que sirve a necesidades particulares.

Nuestra Iniciativa sirve a la unidad del movimiento comunista en Europa y el fortalecimiento de la lucha de los partidos comunistas por los intereses de la clase obrera, de los sectores populares, de los jóvenes. Estamos profundamente conscientes de nuestra responsabilidad. Los problemas se están agudizando, la crisis capitalista de sobreproducción y sobreacumulación de capital que es la otra cara del desarrollo capitalista, ha llevado a millones de familias obreras y populares al desempleo y a la pobreza, la explotación del trabajo por el capital se está intensificando, el futuro de los jóvenes está siendo socavado. Nuestra Iniciativa sirve a la agrupación de fuerzas y la actividad planificada contra la UE, la unión del capital.

Tenemos experiencia, los pueblos están sufriendo las consecuencias dolorosas del Tratado de Maastricht, del Tratado de Lisboa, la Estrategia “Europa 2020”, las duras medidas de la “Gobernanza Económica Reforzada”. Se están enfrentando la agresividad imperialista cuyo punto de lanza es la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, la acción común con EE.UU. y la OTAN.

Nuestra Iniciativa sirve a la lucha común por las elecciones en el Parlamento Europeo y las demás batallas políticas que están por delante. Vamos a dar la batalla de las elecciones en el Parlamento Europeo con determinación, teniendo como criterio las necesidades populares, los intereses de los pueblos contra la UE y su estrategia. Contra los partidos burgueses, liberales y socialdemócratas que sirven a los intereses del capital, a las fuerzas del oportunismo que apoyan la UE y se mueven en la línea de gestión del capitalismo.

No es una tarea fácil; habrá cansancio, habrá dificultades pero las podemos confrontar. Vamos a actuar colectivamente, de forma organizada por nuestros objetivos comunes. Con el aporte de todos los partidos, con responsabilidad y persistencia vamos a apoyar este esfuerzo que dará un impulso a la lucha del movimiento comunista en Europa, con un impacto positivo en el movimiento comunista internacional.

Hemos tenido un buen comienzo, conscientes de nuestras obligaciones y tareas. Comenzamos con treinta partidos comunistas y a continuación haremos un esfuerzo para que participen más partidos que estarán de acuerdo con la Declaración Fundacional y que hoy día dudan en unirse con nosotros. La puerta está abierta, el debate continúa.

Estimados camaradas:

El acuerdo sobre la Declaración Fundacional es de gran importancia porque nos permite comenzar de una base sólida y desarrollar esta iniciativa comunista. Las fuerzas dirigentes del Partido de la Izquierda Europea han tomado sus decisiones, apoyan la UE y sus posiciones básicas, estratégicas.

Apoyan una unión del capital que se pone cada vez más reaccionaria y peligrosa, han renunciado a los principios de nuestra cosmovisión, los principios del marxismo-leninismo. Es su responsabilidad. Creemos que los y las comunistas van a sacar conclusiones valiosas y apoyarán nuestra Iniciativa.

Sobre el plan de acción para el período próximo

Podemos establecer de hoy día las bases para el plan de nuestra actividad del período próximo, enriqueciendo los objetivos de lucha y nuestras intervenciones.

En este sentido proponemos proceder de la siguiente manera:

  • Preparar nuestra intervención para la cumbre de la UE en diciembre que examinará cuestiones importantes en contra de los pueblos y entre estas la revisión de la política de defensa y de seguridad común de la UE.
  • Hay que preparar inmediatamente la intervención para la liberación de los 4 luchadores cubanos que son presos en EE.UU. y tomar una posición en contra de la posición común de la UE.
  • Hay que preparar a tiempo un comunicado en relación con las elecciones en el Parlamento Europeo que se publicará en enero, y en abril emitir un llamamiento breve.
  • Hay que preparar una Intervención contra el Anticomunismo, contra las prohibiciones de Partidos Comunistas y símbolos y emitirla en febrero de 2014.
  • En febrero de 2014 debemos adoptar una posición sobre el papel de los partidos europeos, inclusive el PIE.
  • Hay que preparar para el marzo de 2014 una posición sobre las reestructuraciones capitalistas que está promoviendo la UE y destacar las consecuencias contra los trabajadores y particularmente los jóvenes.
  • Hay que preparar, hasta principios de abril, una posición sobre la Política Exterior y de Seguridad común de la UE, sobre la participación en las guerras imperialistas.

Todo lo anterior se llevará a cabo en consulta con el Secretariado de la Iniciativa y habrá una asignación específica en cuanto a asuntos de planificación de la actividad que acordamos hoy.

Hay que pensar sobre dos cuestiones más.

El primero tiene que ver con la presentación de cuestiones al Parlamento Europeo sobre problemas de los trabajadores de diferentes países europeos, utilizando los eurodiputados comunistas.

El segundo tiene que ver con la organización de actividades conjuntas en varios países con dirigentes de los Partidos Comunistas que participan en la Iniciativa, para intercambiar experiencia y apoyar actividades de nuestros partidos.

Estimados camaradas:

Empezamos un esfuerzo muy importante y tenemos la obligación de dar todas nuestras fuerzas para que la Iniciativa tenga éxito a favor de la clase obrera, de los sectores populares y de los jóvenes.

Les deseamos a todos, fuerza y éxito.

La Declaración Fundacional de la “Iniciativa” es la siguiente:

Declaración fundacional de la Iniciativa de partidos comunistas y obreros por el estudio, la elaboración de asuntos europeos y la coordinación de su actividad.

Los siguientes partidos comunistas y obreros de los países miembros de la UE, de los países asociados con esa y de otros países europeos declaran que:

Nos basamos en los principios del socialismo científico y nos une la visión de una sociedad sin la explotación del hombre por el hombre, sin pobreza, sin injusticia social y guerras imperialistas.

Consideramos la UE como una opción del capital. Promueve medidas a favor de los monopolios, la concentración y centralización del capital, está reforzando sus características como un bloque económico, político y militar imperialista que se opone a los intereses de la clase obrera, de los sectores populares, está aumentando el armamento, el autoritarismo, la represión estatal, restringiendo los derechos soberanos.

Consideramos que la Unión Europea es el centro imperialista europeo, apoya los planes agresivos contra otros pueblos y se alinea con EE.UU. y la OTAN; el militarismo es su elemento estructural.

Consideramos que hay un camino de desarrollo diferente para los pueblos. A través de las luchas de los trabajadores se proyecta la perspectiva de una Europa diferente, de la prosperidad de los pueblos, del progreso social, de los derechos democráticos, de la cooperación igual, de la paz, del socialismo.

Creemos en el derecho de cada pueblo de elegir de modo soberano su camino de desarrollo, inclusive del derecho de liberación de las dependencias múltiples de la UE y de la OTAN así como de la opción socialista.

No somos miembros de pleno derecho de los llamados “partidos europeos” ni del llamado “Partido de la Izquierda Europea”.

Con esta Declaración Fundacional decidimos fundar la Iniciativa de partidos comunistas y obreros por el estudio, la elaboración de asuntos europeos y la coordinación de su actividad.

En esta Iniciativa puede participar cualquier partido comunista y obrero de un país miembro de la UE o de un país asociado con esa, así como de otros países europeos, que acepta esta Declaración y sus condiciones.

El objetivo de la Iniciativa es contribuir a la investigación y el estudio de asuntos de Europa, sobre todo en relación con la UE, a la política trazada en su marco que ha afectado la vida de los trabajadores, y además a la elaboración de posiciones comunes entre los partidos y la coordinación de la solidaridad y de las demás actividades.

La Iniciativa, que se dirige en primer lugar a los partidos comunistas y obreros de los países de la UE, mantiene la puerta abierta a los partidos comunistas y obreros de países que no son miembros o son miembros asociados con la UE.

Cada año realiza al menos una reunión de sus miembros y llega a un acuerdo en cuanto al Secretariado para la coordinación de la actividad de la Iniciativa.

Las reuniones del Secretariado se dan a conocer con antelación y están abiertas para los demás miembros de la Iniciativa.

La Iniciativa tiene un símbolo común, un obrero que está rompiendo las cadenas del capital. Además, tiene una página web para promover sus posiciones y las posiciones de los partidos miembros. La página web común estará administrada por el Secretariado que será acordado por los partidos que participan en la Iniciativa.

Elección del Secretariado

Los partidos que participaron en la reunión fundacional aprobaron un marco de funcionamiento temporal de la Iniciativa, el símbolo común de la Iniciativa y eligieron a un Secretariado de 9 miembros por la coordinación de su actividad, en que participan: el Partido Comunista de Eslovaquia, el Partido Comunista de los Pueblos de España, el KKE, el Partido Obrero Húngaro, el Partido de los Trabajadores de Irlanda, los Comunistas Izquierda Popular-Partido Comunista (Italia), el Partido Socialista de Letonia, el Partido Comunista de Suecia y el Partido Comunista de Turquía.