¿Se equivoca la izquierda latinoamericana al apoyar a Siria y exigir que sea únicamente su pueblo quien decida su destino?

Un artículo más de interés publicado en este blog. En mi opinión la izquierda debería concretar más, y con pruebas fiables y documentadas -por fuentes realmente fiables, claro-, sus críticas a países objetivo del imperialismo. Incluso, más aún, si se habla de errores, deberían referirse fuentes de documentación o concretar cuáles son esos errores y sus contextos económicos, sociales y políticos, para poder juzgar la gravedad y lo que ha motivado los mismos -no creo que haya en la actualidad o haya habido ningún gobierno en el mundo que no haya cometido errores, la cuestión es saber cuál es la razón de tales errores y si puede haber una justificación o no de haber llegado a actuar de tal modo.

Dada la tendencia a repetir las opiniones o afirmaciones más o menos vagas de otros articulistas, acaba generándose la sensación de que determinadas afirmaciones -o acusaciones- son verdades incuestionables.

En este sentido, hay una tendencia evidente a asumir que tal o cual líder y su respectivo gobierno (Sadam, Gadafi, Assad, etc.) es o era un “sátrapa” o un “corrupto” -ayer mismo leía en este blog un artículo de Javier Couso sobre Siria en el que hacía referencia al “cortijo” de Assad-, incluso si, no obstante, se manifiesta apoyo a tal líder o gobierno -por ser antiimperialista, como ocurre en este u otros artículos. Esto lo hemos visto en Irak, en Libia y ahora en Siria. En el caso de Siria los dos partidos comunistas (el PCS y el PCS Unificado) han manifestado desde el principio su apoyo al legítimo gobierno sirio, haciendo críticas, en el caso del PC de Siria, de carácter económico que, según informaciones -de Prensa Latina, por ejemplo- el gobierno de Assad se ha mostrado dispuesto a corregir -incluso creo haber leído en Prensa Latina que el actual Ministro de Economía sirio es del PC de Siria. También en algún artículo se cuestiona la validez de las posturas del PC de Siria “por haber apoyado tradicionalmente” (casi textual, si no recuerdo mal) al gobierno de Assad.

En realidad tales críticas no argumentadas desde la izquierda parecen dirigidas más a líderes o países quizá menos conocidos -fundamentalmente árabes, por lo que vengo observando-, pero hay que tener en cuenta que eso mismo viene ocurriendo habitualmente por parte de la derecha con respecto a líderes como Fidel Castro -la acusación de “dictador” es ya un tópico-, el fallecido Hugo Chávez, etc. Nadie en la izquierda real aceptaría tales acusaciones, evidentemente.

Incluso en ocasiones se pueden citar políticas de tales gobiernos (árabes) que son claramente positivas -laicismo, educación y sanidad públicas, algunas políticas sociales o de obras públicas en ocasiones envidiables (caso de Libia), etc.-, pero, no obstante, la pátina de “líder-gobierno corrupto” o sospechoso de corrupción se mantiene.

En definitiva, se publican muchos artículos de opinión que pueden ser incluso de apoyo a tal o cual gobierno pero, por algún motivo, no se terminan de concretar datos o hechos concretos que justifiquen las críticas o acusaciones -en ocasiones graves- que también se deslizan con respecto a estos líderes o gobiernos.

Un saludo.

La pupila insomne

tio_sam_democracia_iran_siria_libiaHe leído con no poco asombro, críticas a gobiernos y partidos latinoamericanos, que son reconocidos internacionalmente por su firme y clara posición revolucionaria y por supuesto, antimperialista, por algunos que consideran que estos mantienen una política errónea apoyando al gobierno sirio.

Ver la entrada original 1.418 palabras más