Partido Comunista de los Pueblos de España: El oportunismo ante la UE.

http://pcpe.es/estado/item/3140-el-oportunismo-ante-la-ue.html

Miércoles, 19 de Febrero de 2014 10:21

El oportunismo ante la UE.

Imagen: PCPE.

La Europa de la rapiña y el desprecio de los pueblos que ha secuestrado nuestra democracia, explotación, violencia y guerra es el único futuro que ofrece la UE.

Partiendo del doble análisis que sitúa al oportunismo como expresión de la influencia de la política y la ideología burguesa en el movimiento obrero y que, consecuentemente a ello, su principal misión es generar confusión y dispersión de objetivos entre ésta, es fácil entender por qué en todo lo relativo a la construcción europea, las fuerzas políticas del oportunismo, usan un lenguaje –casi metalenguaje diríamos- que juega con la permanente ambigüedad para acabar cimentando una estricta alianza de intereses con la oligarquía europea.

La UE es una alianza interestatal de carácter imperialista constituida desde sus orígenes con el único fin de salvaguardar y promover los intereses de clase de los sectores más avanzados de la oligarquía europea. Ese es su único fin y todas, absolutamente todas, las argumentaciones de tipo cultural y social que la vinculan con una unidad de destino de los pueblos europeos es pura propaganda que, desde el terreno de la superestructura, busca concitar un consenso interclasista hacia lo que, como decíamos anteriormente, no es más que el proyecto más elaborado en todos los órdenes de una oligarquía que, acorde con la fase actual de desarrollo del capitalismo, está cada día más concentrada en un escaso número de monopolios financieros.

Alguna nota histórica

En España, esta identificación de las estructuras económicas y políticas europeas como sinónimo de modernización, democracia, justicia, cultura y libertad, fue una baza puesta en la mesa de juego por los sectores económicos más adelantados del franquismo y jugada magistralmente por la dirección de un Partido Comunista de España (PCE) que, desde su propuesta de reconciliación nacional realizada en 1956 iba ya sentando las bases de una política y un programa que, exacerbando la particularidad española y preparando ya las bases futuras del Eurocomunismo, avanzaba de cabeza a la sustitución del proyecto revolucionario propio del PCE, por uno reformista y de conciliación de clases. En lo que respecto a Europa, no fue hasta el 8º Congreso del PCE realizado en 1972 en el que se decide apostar por el proceso de integración europea que representaba la Comunidad Económica Europea fundada en 1957. Pero no es hasta el 9º – el del abandono formal del leninismo- en el que se expresa ya sin ambages que “el PCE al preconizar el ingreso de España en la CEE, afirma su voluntad de transformar, al lado de las demás fuerzas de izquierda de Europa, el actual carácter de la Comunidad, dominada por los grandes monopolios. Aspiramos a la Europa de los trabajadores, a la Europa de los pueblos: Una Europa unida en los planos económico y social, que tenga una política propia, independiente”. Eso era en 1978 y, tras esa proclama sobre la CEE ocultando su carácter de clase y llamando a articularla, junto a la socialdemocracia, en una estructura al servicio de los trabajadores y los pueblos, tenemos 36 años de experiencia para demostrar la imposibilidad, la inutilidad y la falsedad de su propósito.

La antigua CEE, hoy constituida en UE, no estaba “dominada por los grandes monopolios” por una desviación de su propósito fundacional o una mala aplicación de sus políticas; la CEE y la UE, como está sobradamente demostrado, responde a un interés de clase muy concreto: el de los monopolios y por carácter, esencia y misión orgánica, no dejará de cumplir esa tarea hasta su completa destrucción.

El juego de la confusión.
Como vemos no es de ahora que se juegue con este tipo de llamados orientados a engañar y confundir a la clase obrera y los sectores populares respecto al carácter de clase de la UE. Sin poder alegar desconocimiento de los resultados prácticos de la incorporación de España a la UE y sus consecuencias para la clase trabajadora y el pueblo, las fuerzas del oportunismo siguen sumidas en su juego de desorientación. La terciarización de la economía española tras un intenso proceso de desindustrialización y desmantelamiento del sector primario impuesto por la UE, la pérdida de la soberanía monetaria del estado español por la integración en el €, la privatización del sector público y la adecuación legislativa a las exigencias europea –al igual que el PCE lo hacía ya en el 1978 – se sitúan como desviaciones y resultados no deseados de las políticas europeas, como consecuencia de lo que comúnmente denominan ataque neoliberal de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI) al modelo social europeo y lo que la recién creada plataforma política llamada Podemos define como “la Europa de la rapiña y el desprecio de los pueblos que ha secuestrado nuestra democracia” . Mienten conscientemente y lo hacen por su dependencia política y económica del proyecto que los alimenta y les permite un hueco institucional en el que desarrollarse.

Su posición respecto a la UE se combina perfectamente con el análisis que realizan de la crisis general y estructural del capitalismo y, al igual que entienden ésta como consecuencia de una errónea gestión de los recursos financieros, proponen la vuelta a lo que denominan señas de identidad de la UE como medio para la superación de la crisis.

Corregir el rumbo de las políticas neoliberales que nos apartaron de unos servicios públicos eficaces, gratuitos y universales para volver al estado del bienestar que tan bien representa el modelo europeo frente a los imperialistas norteamericanos. Ese es en resumen el discurso de los oportunistas. Una propuesta que, denunciando la creciente situación de exclusión social, explotación y pobreza a la que nos conducen la políticas de la Comisión Europea, al mismo tiempo, hace bandera de la UE y el € para proponernos un paquete de medidas keynesianas que revitalicen la economía en los países más pobres de la UE. Idealistamente tratan de conducir la Historia hacia atrás e ignoran que las leyes del desarrollo económico del capitalismo no permiten a los monopolios que deciden el futuro de la UE, hacer otra política diferente a la que corresponde a una potencia imperialista que juega fuerte y decididamente por desarrollar sus esferas de poder económico y político en el mundo. Explotación, violencia y guerra es el único futuro que ofrece la UE.

Cómplices necesarios
Hablando del oportunismo, el PC de México afirma en el nº 4 de la RCI que “hoy mismo, en Europa y América, es un soporte fundamental del imperialismo, recibiendo inclusive financiación de los monopolios para la acción política, desde ONG’s, actividades ideológicas y, sobre todo, promoción de formas alternativas de la gestión capitalista de “rostro humano”. Tal vez una afirmación muy exagerada dirán algunos, pero quien en tiempos de reacción imperialista en todos los planos y órdenes, sigue proponiéndose como alternativa para una gestión diferente del capitalismo y se mantiene firme en la defensa de la institucionalidad burguesa, debería cuestionarse si su papel puede ser diferente al que con absoluta claridad le señalan los camaradas mexicanos.

En su XIX congreso realizado en Noviembre de 2013, el PCE resolvía la cuestión con la magistral frase de “romper con la Europa del € sin romper la Europa del €” que entendemos se sitúa en el mismo nivel de idealismo y/o complicidad que el llamado del PIE a “realizar la búsqueda de un desarrollo económico social, ecológico y solidario dentro de la UE y sin romper con el € porque ello no conduciría automáticamente a políticas más progresistas”. Palabras huecas de trileros de las que se hacen eco los charlatanes mediáticos de Podemos al reivindicar dentro de la UE “una Europa justa, de los derechos y de la democracia”. Lamentables frases a las que sin ningún tipo de dificultad podríamos añadir las expresadas por el CE de la CES el pasado Octubre en la que propone “un nuevo rumbo para Europa para mostrar que Europa defiende el progreso social y no es un instrumento que ataca los derechos sociales” y para que eso se convierta en una realidad sacan a relucir nuevamente a Keynes y proponen “un plan de recuperación europeo audaz con un objetivo de inversión del 2% del PIB para enfrentar la crisis multifacética”.

La caracterización que realizan de la crisis tiene un correlato necesario en la propuesta de superación que hacen de la misma y, como no también, en el sujeto político que ha de protagonizar la superación. Nada de crisis estructural, nada de socialismo y, lógicamente, nada de clase trabajadora. Para ellos la superación se enmarca en una mejor gestión del sistema y una corrección ciudadana de las desviaciones que nos han traído estos lodos. El capitalismo social es su fórmula, pero la realidad empírica nos dice que la verdadera utopía ya no es pretender tomar el cielo por asalto y llevar a la clase obrera al poder, sino el querer hacer de este lobo voraz llamado capitalismo un marco de convivencia favorable para la mayoría social que todo lo produce.

Por eso nuestra propuesta, la del PCPE, es inequívoca en ese sentido y descarta cualquier tipo de convivencia con quienes defienden la ambigüedad y la confusión en un tema central como el posicionamiento respecto a la UE. Salir de la UE y el € como paso necesario e imprescindible en el camino hacia el poder obrero y el Socialismo es hoy la consigna principal que marca el deslinde entre reforma y revolución.

Julio Díaz

Partido Comunista de Grecia (KKE): La clase obrera y las capas populares necesitan un Partido Comunista fuerte.

http://es.kke.gr/es/articles/La-clase-obrera-y-las-capas-populares-necesitan-un-Partido-Comunista-fuerte/

Una delegación del KKE encabezada por Dimitris Koutsoumpas, Secretario General del CC, visitó Roma para participar en el 2º Congreso del Partido Comunista de Italia. La delegación del KKE se reunió con el Secretario del partido, Marco Rizzo, con la Sección de Relaciones Internacionales del CC del Partido Comunista de Italia y con otros cuadros del partido.

Hablando en un evento abierto al final del Congreso, Dimitris Koutsoumpas destacó en su saludo lo siguiente:

Estimados camaradas:

Es un gran placer estar aquí con ustedes, en el 2º Congreso de su partido. Queremos saludar a los comunistas de Italia, que no han renunciado a la lucha por los derechos de la clase obrera y las demás capas populares, a la lucha por el derrocamiento de la barbarie capitalista, por la construcción de una sociedad sin la explotación del hombre por el hombre, por el socialismo-comunismo.

Estimados camaradas, nuestros partidos están llevando a cabo esta lucha en común, tanto a través del desarrollo de las relaciones bilaterales, como a través de la nueva forma de cooperación regional de los partidos comunistas en Europa, la “Iniciativa Comunista”. Nuestro objetivo es fortalecer la lucha contra la Unión Europea y al mismo tiempo, a través de las luchas de los trabajadores, promover la única solución alternativa favorable al pueblo, la Europa de la paz, del progreso, del socialismo.

Camaradas:

Italia, la clase obrera de Italia, los sectores populares, los jóvenes necesitan un Partido Comunista fuerte. Un partido con una estrategia revolucionaria, con fuertes lazos con la clase obrera. Necesitan un partido fundado en los principios del Marxismo-Leninsmo, que jugará un papel principal en la organización de la lucha de los trabajadores e inspirará la idea de la nueva sociedad socialista. El socialismo no es un capricho de los comunistas, es la única manera de salir de la crisis y de los demás impasses sociales de la sociedad capitalista. Es la única garantía para el desarrollo de las fuerzas productivas favorable y de acuerdo con los intereses obreros y populares. Sólo el socialismo puede garantizar la soberanía popular, el crecimiento autosuficiente y al mismo tiempo la cooperación de beneficio mutuo y la solidaridad entre los pueblos.

Sabemos que tanto la contrarrevolución en la Unión Soviética como en los demás países socialistas, como el eurocomunismo en las décadas anteriores, han hecho daño al movimiento comunista, no sólo en Italia y en el resto de Europa, sino también a nivel internacional. Han sembrado a los trabajadores la decepción, la desmovilización, ilusiones sin salida, que supuestamente se puede encontrar una solución “en el marco” del capitalismo, a través de gobiernos de “izquierda”, “patrióticos”, supuestamente a través de una gestión mejor, mas “justa” del capitalismo.

Es necesario promover la visión socialista

Sin embargo, hoy día, más de veinte años después de la restauración del capitalismo en los antiguos países socialistas, durante los cuales los pueblos han experimentado soluciones de gestión del sistema tanto de la “derecha” como de la “izquierda”, se plantea la necesidad de la promoción de la visión socialista. El KKE estudia la experiencia histórica, no sólo la suya sino además la del movimiento comunista internacional, de la construcción del socialismo que conocimos en el siglo pasado. Hemos llegado a conclusiones básicas sobre las causas de retroceso del movimiento comunista, de la restauración del capitalismo en los países socialistas de Europa Oriental y Central. Aprendemos de la experiencia negativa y positiva, para inspirar de nuevo a la clase obrera la visión de su liberación social, para impulsar la lucha de clases, la lucha ideológica y política clasista por la nueva sociedad socialista. Este curso es además la base para sacar conclusiones importantes sobre los errores y las deficiencias que actualizan y enriquecen nuestra percepción sobre el socialismo, su actualidad y necesidad.

Hoy día, las fuerzas del oportunismo pretenden atrapar a los trabajadores en la línea de la “humanización” del capitalismo, así que es de gran importancia histórica defender con firmeza y tenacidad tanto las conquistas de la Revolución de Octubre, la contribución de los países socialistas a pesar de la crítica a deficiencias y desvíos. Debemos defender la contribución de los partidos comunistas, del movimiento comunista internacional, la necesidad de derrocar el sistema capitalista podrido y corrupto. Es una tarea que debe imbuir de manera unificada las luchas diarias por los intereses obreros y populares, por los problemas cotidianos de nuestros pueblos.

Esta tarea, de organizar la lucha de los trabajadores, de avivar los ideales socialistas-comunistas en nuestro continente y más allá, no puede avanzar sin la confrontación ideológica y política y la revelación del papel del llamado “Partido de la Izquierda Europea” que ha asumido el papel del “salmista izquierda” de la Unión Europea, e incluso de la campaña anticomunista. El papel de los oportunistas y de la formación que han creado a nivel de Europa es doblemente peligroso porque siembra ilusiones entre los trabajadores de que supuestamente puede haber una Unión Europea favorable al pueblo así como una gestión correspondiente del sistema capitalista en cada país, dejando intactos el poder de los monopolios y la propiedad capitalista en los medios concentrados de producción. Estos puntos de vista están promovidos en nuestro país por el partido de SYRIZA.

Permítanme decir que las fuerzas del PIE que en Italia presentan SYRIZA como un “ejemplo” y como una fuerza que sirve los intereses populares; están ocultando la verdad. SYRIZA es una fuerza para la integración en el capitalismo, no para su derrocamiento. Aspira a convertirse en la nueva organización socialdemócrata del sistema bipolar burgués en Grecia, incorporando lo más podrido del viejo PASOK que ha gobernado Grecia durante muchas décadas y es responsable de muchos de tantos problemas que se han acumulado así como de la situación y la degeneración del movimiento obrero. En realidad, SYRIZA a pesar de los disparos en el aire y la fraseología de izquierda, está en dirección opuesta que la línea de ruptura con las organizaciones imperialistas, los monopolios, el capitalismo.

Camaradas:

El KKE ha celebrado recientemente los 95 años de su historia, durante los cuales ha dado luchas duras y ha fomentado lazos de sangre con la clase obrera y las demás capas populares de nuestro país. Hoy día también está en la vanguardia de la lucha obrera por cada problema que afecta a los trabajadores, a los campesinos pobres, a los empleados, a los autónomos, a la juventud y a las mujeres de las capas populares. El KKE desempeña un papel principal en la lucha contra la organización criminal nazi del Amanecer Dorado, para que sea aislado en los centros de trabajo, en las escuelas y las universidades, para que no envenene a la juventud con sus sermones fascistas.

En el reciente 19º Congreso de nuestro partido hemos aprobado unánimemente la Resolución Política, el nuevo Programa y los nuevos Estatutos, reafirmando la unidad ideológica-política del Partido.

En los documentos del 19º Congreso, el KKE hace claro que hoy día en Grecia, en condiciones de capitalismo monopolista, existen las condiciones materiales objetivas para la construcción de la sociedad socialista-comunista. La revolución inminente en Grecia será socialista. Nuestro Partido evalúa, igual que en el Programa anterior, que no existen etapas intermedias entre el capitalismo y el socialismo, que no existen poderes intermedios. La lucha de clases, la línea de la lucha revolucionaria llevará al poder obrero popular o de otra manera, con otra línea y etapas intermedias será derrotada, asimilada, dará aliento al sistema para la longevidad del capitalismo. Proponemos a la clase obrera, a los sectores populares pobres, a los trabajadores autónomos y los campesinos, a la juventud, a las mujeres de las familias populares la construcción de la Alianza Popular de las fuerzas sociales que tienen interés en luchar en dirección antimonopolista, anticapitalista, teniendo como consignas básicas la socialización de los monopolios y la cooperativa de la producción agrícola, la cancelación unilateral de la deuda, la no participación en intervenciones político-militares, en guerras, la retirada de la Unión Europea y de la OTAN, con el poder obrero y popular.

El KKE actúa en dirección de preparación del factor subjetivo en la perspectiva de la revolución socialista aunque el período de su manifestación será determinada por condiciones objetivas, por la situación revolucionaria. Trabajamos para que el KKE tenga bases sólidas en la clase obrera, para que el KKE sea capaz de cumplir con sus tareas en cada cambio repentino de la lucha de clases, para que sea un partido que actúe bajo todas las circunstancias. Esto no significa que nos distraemos de la realidad, de la lucha y la reivindicación en torno a los problemas graves de los trabajadores, de los desempleados, de los jóvenes, de los jubilados pobres, de los hogares populares que sufren, que no tienen como pagar los medicamentos, no tienen qué comer, están en peligro de ejecuciones hipotecarias. Estamos en la vanguardia de las luchas, las movilizaciones con intervenciones en el Parlamento, para la satisfacción de necesidades básicas de nuestro pueblo, para aliviar a los oprimidos.

Al mismo tiempo, pretendemos reconstruir en base clasista el movimiento obrero y apoyamos el Frente Militante de Todos los Trabajadores (PAME) y la alianza con las demás agrupaciones antimonopolistas de los pequeños comerciantes (PASEVE), del campesinado pobre (PASY), de los estudiantes (MAS), de las mujeres (OGE). Consideramos que la construcción de la Alianza Popular que tendrá bases sociales (y no será una fusión política desde arriba) es necesaria hoy. Es una alianza social que luchará por todos los problemas populares, los salarios, las pensiones, la salud, la educación, la seguridad social pública, por aliviar a los desempleados etc. y tendrá un claro carácter antimonopolista y anticapitalista. Esta alianza social, en condiciones de situación revolucionaria, puede convertirse en un frente obrero-popular revolucionario; se crearán órganos del poder obrero-popular, se planteará el asunto del poder para el pueblo, la clase obrera, para que se conviertan en protagonistas de los desarrollos.

Para el reagrupamiento revolucionario del movimiento comunista internacional

Estimados camaradas;

En las condiciones actuales destaca la necesidad principal del reagrupamiento revolucionario del movimiento comunista internacional, que actualmente está en condiciones de crisis ideológica, política y organizativa.

A partir de esta evaluación, el KKE apoya no sólo los encuentros internacionales y regionales de los partidos comunistas, sino además la idea del surgimiento de un “polo comunista” en el movimiento comunista internacional, de partidos comunistas que permanecen fieles al Marxismo-Leninismo, al internacionalismo proletario, defienden la experiencia positiva del socialismo que hemos conocido, estudian los acontecimientos contemporáneos y pretenden desarrollar una estrategia revolucionaria reconociendo la actualidad y la necesidad del socialismo.

¡Con estas reflexiones les deseamos éxito en su congreso!

¡Viva el Marxismo-Leninismo y el internacionalismo proletario!

¡Viva la amistad entre el KKE y el Partido Comunista de Italia!

KKE / Rizospastis: El Partido Comunista Francés mutado elimina la hoz y el martillo también.

http://es.kke.gr/news/news2013/2013-02-12-galliko/

El comentario del periódico Rizospastis, órgano del Comité Central del KKE

Un resultado inevitable… El Partido Comunista Francés en su 36o Congreso, que clausuró el domingo en París, renunció también a la hoz y el martillo.

El abandono de la hoz y el martillo por el Partido Comunista Francés no se produjo en un momento aleatorio, sino en un momento en que en muchos países de la Unión Europea las autoridades prohíben los símbolos comunistas, cuando la Unión Europea está tratando de equiparar de una manera antihistórica el comunismo con el fascismo, en este momento el partido que preside el Partido de la Izquierda Europea (PIE) decide renunciar voluntariamente la hoz y el martillo. El 12 de febrero en un comentario sobre este asunto en el periódico Rizospastis, el órgano del Comité Central del KKE, se destaca que:

“El Partido Comunista Francés ha abandonado desde hace tiempo el marxismo-leninismo y los principios revolucionarios de los Partidos Comunistas, mientras que desde su posición como cabeza del Partido de la Izquierda Europea desempeña un papel principal en la propagación del oportunismo, con el objetivo de mutar los partidos comunistas en Europa.

El Secretario General del Partido Comunista Francés y presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE), P.Laurent, ha demostrado en todos los sentidos el objetivo del Congreso, con sus declaraciones en la canal de televisión LCI, cuando le preguntaron sobre los nuevos carnés partidistas en los que la hoz y el martillo han sido sustituidos por la “estrella” del PIE: “es un símbolo que ha existido, que se sigue utilizando aquí y allá en las manifestaciones. Pero no refleja lo que somos hoy. Yo hablo de un comunismo de nueva generación”…

De hecho, después de las reacciones que han provocado sus declaraciones a algunos delegados, así como la sustitución de la hoz y del martillo, Laurent ha presentado el carné de miembro de 1944 del entonces Partido Comunista Francés ilegal, diciendo con sarcasmo que ni siquiera en este había la hoz y el martillo.

Más allá de la vulgaridad y la degeneración del liderazgo del Partido Comunista Francés oportunista, que es una provocación para los comunistas revolucionarios en todo el mundo, lo esencial es que la sustitución por el partido francés del símbolo histórico de los partidos comunistas es la culminación de un camino que ha seguido desde hace décadas. De manera metódica y estable, ha abandonado al marxismo-leninismo, los principios de establecimiento y de funcionamiento de un partido comunista revolucionario y, lo más importante, ha convertido la gestión del capitalismo, la política de alianzas sin principios, la participación en gobiernos burgueses en su estrategia, abandonando la meta del derrocamiento de la barbarie capitalista, criminalizando la lucha por el socialismo. Cabe destacar que desde hace tiempo, en el Partido Comunista Francés operan tendencias y plataformas en el nombre del pluralismo y de la democracia…es decir, no tiene ninguna relación con un Partido Comunista, mientras continua la tradición del eurocomunismo.

El Partido Comunista Francés ha traicionado irrevocablemente a la clase obrera y los sectores populares en Francia. Ha participado en dos ocasiones en un gobierno con los socialdemócratas, contribuyendo al ataque contra el pueblo francés, mientras que sistemáticamente, desde entonces, ha prestado ayuda valiosa a la socialdemocracia, llamando a los trabajadores a apoyar a las fuerzas que les están cavando la fosa. Frente a la crisis, el Partido Comunista Francés busca el “desarrollo”, ocultando que este se llevará a cabo en condiciones literalmente de desmantelamiento de los derechos laborales, de un infierno verdadero para la clase obrera.

Sin embargo, la clase obrera en todos los países puede determinar su futuro, puede aprovechar la riqueza que produce, y no vivir en condiciones que remiten a siglos pasados. Pero el Partido Comunista, como vanguardia de la clase obrera, debe tener una estrategia de derrocamiento del capitalismo por el socialismo. Debe tener un plan para concentrar y preparar a las fuerzas para este objetivo. En fin, debe preparar a la propia clase obrera y sus aliados para conseguir este objetivo. Todo esto no tiene nada que ver con lo que dice el Partido Comunista Francés oportunista con respecto “al comunismo de nueva generación”, con “democracia”, el “socialismo” que niega las leyes científicas de la construcción socialista, la perspectiva imposible de un capitalismo humanizado que está propagando.

Los comunistas en toda Europa deben sacar conclusiones del desarrollo en el Partido Comunista Francés, el partido que es la “cabeza” del oportunismo europeo, y luchar para aplastarlo a nivel político, ideológico y organizativo en sus países.