Comunicados del PCE y del PCFR sobre la prohibición del Partido Comunista de Ucrania.

http://www.pce.es/secretarias/secinternacional/pl.php?id=5879

El anticomunismo es el primer paso para la dictadura y el fascismo

El PCE rechaza y condena la prohibición del Partido Comunista de Ucrania

PCE / 18 dic 15

El Partido Comunista de España muestra su preocupación y el más firme rechazo, ante la noticia recibida desde Ucrania de la prohibición de las actividades del Partido Comunista de Ucrania KPU por parte del gobierno.

La noticia, aunque esperada, no deja de ser preocupante. El anticomunismo es el primer paso para la dictadura y el fascismo. Un fascismo, en este caso, aupado por la UE, la OTAN Y EE.UU que, apoyaron y promovieron el golpe del Maidán con la excusa de que los manifestantes pedían el acuerdo con la Unión Europea, cuando, en realidad, unos eran los tontos útiles de las pretensiones expansionistas hacia el este de los intereses de los grandes monopolios de la UE, y otros, los herederos de los colaboracionistas con la ocupación de Ucrania por parte de la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial.

En algunos países del Este se vive una especie de revancha histórica. Los herederos de los derrotados en la Gran Guerra, algunos colaboracionistas con los nazis y otros directamente aliados, quieren reescribir la historia. A estos se les suman fuerzas ultracatólicas o neocon que no solo practican el anticomunismo sino que también están atacando los derechos sociales y civiles de toda la población o de sectores concretos como homosexuales, inmigrantes, refugiados… No podemos olvidar que todos estos tipos peligrosos han ido conquistando parcelas de poder aupados por la propaganda occidental que dibujaba como “demócratas” a personas de ideología de extrema derecha.

En consecuencia, desde el PCE advertimos de los peligros del revisionismo histórico. En el año 2015 hemos conmemorado el 70 aniversario de la victoria sobre el nazi-fascismo. Tenemos que reivindicar sin complejos y con orgullo que sin la resistencia del movimiento comunista internacional y el papel de la URSS, el mundo hubiese caído en manos de la barbarie y el retroceso de la humanidad hubiera sido definitivo en manos de la tiranía y la irracionalidad.

En España el PCE es parte estructural de la libertad. Ningún otro partido dejó tantas vidas en la resistencia antifascista y no se puede entender la democracia, por ejemplo, en el sur de Europa sin los militantes fusilados, torturados, encarcelados o desaparecidos, por luchar contra el fascismo y el nazismo, de los Partidos Comunistas de Grecia, Italia, Francia, Portugal o España.

En función de todo ello, desde el PCE desplegaremos la más amplia campaña posible de solidaridad con los camaradas del Partido Comunista de Ucrania y de otras fuerzas progresistas castigadas y perseguidas por el gobierno de Kiev y sus grupos aliados.

El PCE denunciará ante todas las instituciones españolas e internacionales en las que está presente la situación de desamparo de millones de personas en Ucrania que son víctimas, no de las disputas territoriales entre Ucrania y Rusia (como nos quieren hacer creer desde los grandes medios), sino del carácter nazi-fascista del gobierno de Kiev.

El PCE, como parte integrante del Movimiento Comunista Internacional y participante del Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros coordinará con el resto de partidos hermanos el acuerdo del último encuentro, celebrado en Estambul (30,31 octubre-1 noviembre 2015), y que hablaba de las “Actividades contra el anticomunismo, los ataques, las prohibiciones y la persecución anticomunistas como en Ucrania. Solidaridad con los comunistas y partidos perseguidos”.

El PCE, como en ocasiones anteriores, vuelve a reiterar su solidaridad con él PC de Ucrania y recuerda su deuda histórica con la solidaridad, el aliento y el apoyo recibido, durante la larga noche del franquismo, por los comunistas ucranianos y del resto de los pueblos de la URSS.

Hoy como ayer volvemos a gritar ¡NO PASARÁN!

____________

http://larepublica.es/2015/12/17/declaracion-del-presidium-del-cc-del-pcfr-tras-la-prohibicion-del-partido-comunista-de-ucrania/

Hay que detener a los herederos de la jauría hitleriana

Servicio de prensa del PCFR

Traducido del ruso por Íñigo Aguirre

La actividad del Partido Comunista de Ucrania ha sido oficialmente prohibida por un juzgado. Para todos aquellos que creen en los ideales de libertad, igualdad y amistad entre los pueblos, para aquellos que recuerdan las lecciones de la historia, lo sucedido solo puede significar una cosa: la dictadura fascista en Kiev ha terminado de tomar forma. En el mapa de Europa ha aparecido un Estado, cuyos dirigentes son herederos ideológicos de la jauría hitleriana. Las consecuencias pueden ser profundamente trágicas para todo el mundo y en especial para Europa.

Este cínico paso dado por el gobierno ucraniano no resulta inesperado. El golpe perpetrado en Kiev en 2014, destilaba un más que evidente matiz parduzco. Fue ejecutado de manos de aquellos quienes abiertamente declaran su apego por el ideario fascista. Durante la carnicería cometida en el Donbás, la Junta de Kiev ha demostrado un amplio repertorio de acciones impregnadas del odio que destila: terror contra la población civil, torturas y asesinatos en masa.

El gobierno ilegítimo ucraniano, siguiendo el sendero trazado por los nazis alemanes, intentó repetidamente prohibir al Partido Comunista. Ello encontró la resistencia de jueces honestos y responsables, así como de muchos representantes de la sociedad civil. Gente valiente, que arriesgando su seguridad personal no se sometieron a la voluntad de los radicales embrutecidos. Pero el permanente apoyo político de los EE.UU. y de sus cómplices de la OTAN, han convencido a aquellos que usurparon el poder en Ucrania de su absoluta impunidad. El régimen banderista de Kiev ha ido de manera consecutiva limitando la actividad de los comunistas, alentando el derribo de monumentos de la época soviética, prohibiendo los símbolos comunistas, hasta que por fin ha conseguido la prohibición ilegal del PCU.

El Partido Comunista de Ucrania ha defendido de forma abnegada a los ucranianos de a pie, a quienes el golpe ha dejado en la miseria e indefensión. Ha estado defendiendo los ideales de hermandad y amistad entre los pueblos ruso y ucraniano, mientras los fanáticos descerebrados se desgañitaban gritando “nunca seremos hermanos”. Precisamente por ese motivo el PCU se ha visto en la mira de los ataques del gobierno de Kiev. El fascismo siempre que se ha hecho con el poder, ha comenzado prohibiendo la actividad del Partido Comunista y persiguiendo a los patriotas honestos y valientes.

Hoy todas las fuerzas sanas del planeta deben salir en defensa de los comunistas ucranianos, cuya libertad y vida se ve amenazada. No puede haber dudas en que tras la prohibición del Partido Comunista, la Junta de Kiev intentará desatar el terror individual. Ya ha demostrado en más de una ocasión que es muy capaz de ello como ha quedado demostrado en el “Jatyn” de Odesa y con los asesinatos políticos y el genocidio ejecutado en el Donbás. No podemos permitir que se produzcan nuevas tragedias.
Hacemos un llamamiento a los dirigentes de los países de la Unión Europea: Ustedes que tanto alardean de la inmutabilidad de los derechos humanos ¿no creen que ha llegado la hora de poner freno a un gobierno ucraniano que ha rebasado ya todos los límites? A fin de cuentas ya es un hecho palpable que saben cómo imponer su voluntad a Kiev. Demuestren con hechos su disposición a erigirse en defensores de los auténticos derechos y libertades civiles.

Al mismo tiempo el Presídium del CC del PCFR quiere remarcar, que hay una serie de políticos de los EE.UU. y la UE que son directamente corresponsables del actuar de los fascistas de Kiev. Estos señores están al servicio de las fuerzas del globalismo, y azuzan de forma consciente buscando como propagar un incendio bélico, con la esperanza de hacer frente con su ayuda a la crisis económica para así consolidar su supremacía política. Se merecen compartir responsabilidad con los radicales fascistas en un inevitable juicio histórico.

El Presídium del CC del PCFR quiere llamar la atención sobre el hecho de que la prohibición del Partido Comunista ucraniano, apenas está teniendo cobertura informativa en los medios de comunicación rusos. Consideramos que es una situación intolerable. No tenemos ninguna duda: los admiradores de la ideología liberal reaccionaria simpatizan abiertamente con la Junta de Kiev como ya ha quedado más que demostrado por los endemoniados como Ganapolski. Sin embargo estamos convencidos de que la mayoría piensa de otro modo. Cualquier periodista que se digne de serlo, está obligado a alzar su voz en defensa de aquellos que ven hoy como son violados sus derechos y libertades del modo más cínico y cuyas vidas están bajo amenaza.

El Presídium del CC del PCFR se dirige al Presidente y al Jefe de Gobierno de Rusia con un llamamiento a mantener una postura activa y confirmar su fidelidad al legado de nuestros padres y abuelos, vencedores del fascismo. Es necesario prestar un apoyo total a las repúblicas del Donbás y resolver la cuestión de su reconocimiento oficial: Es un tema este que ha madurado hace ya tiempo y en el que el PCFR lleva insistiendo desde 2014.

Rusia dispone de potentes palancas para ejercer presión sobre Poroshenko y su muchachada embrutecida. Si no utilizamos la presión política hoy, mañana nos tocará defender el país con las armas en la mano frente a los fanáticos banderistas.
La nueva ofensiva de las fuerzas profascistas amenaza con incendiar hoy todo el mundo y Europa en particular. El PCFR llama a las fuerzas progresistas de todos los países a alzar su voz en defensa del Partido Comunista de Ucrania, en respaldo de las más elementales normas democráticas. Hoy todavía estamos a tiempo de detener a los continuadores de la jauría hitleriana. El PCFR llama a todas las gentes honestas a unirse para enfrentar a los nuevos incendiarios de la guerra. Un peligro este no menos amenazador que el terrorismo internacional.

Defendamos a los comunistas ucranianos. Detengamos el neofascismo.

Presidente del CC del PCFR.
G. A. Ziugánov

Granma: Rusia reforzará presencia militar en Siria tras derribo de avión. / El PCFR apoya continuar con las acciones militares en Siria (La República).

http://www.granma.cu/mundo/2015-11-25/rusia-reforzara-presencia-militar-en-siria-tras-derribo-de-avion25-11-2015-09-11-33

Armamento ruso en siria
Foto: Ria Novosti

Rusia decidió reforzar su estrategia de defensa tras el ataque al avión de combate Su-24 por parte de Turquía con el incremento de la presencia militar en Siria para proteger a las tropas que ejecutan operaciones antiterroristas con el Estado Islámico.

El Ministerio de Defensa ya está desarrollando el conjunto de medidas a implementar, que incluye dotar la base militar rusa en Jmeinin en Siria con el sistema antiaéreo S-400, dijo el titular de esa cartera, Serguéi Shoigú.

Shoigú añadió que este sistema es de largo alcance, uno de los más avanzados en defensa antiaérea y antimisilística de Moscú. Es capaz de alcanzar blancos en movimiento a velocidades de hasta 4 mil 500 metros por segundo, según refleja Telesur digital.

“Advertimos que cualquier blanco que represente un peligro potencial para nosotros será destruido”, declaró el jefe del Departamento Operativo Principal del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Serguéi Rudskói.

Luego del derribo del bombardero ruso Su-24, el martes, todas las acciones de la aviación rusa en Siria serán efectuadas bajo la protección de cazas militares. El Ejecutivo mandó a cortar los contactos militares con Turquía después de su accionar sobre la región siria de Latakia, precisó Rudskói.

Mientras que las relaciones con Turquía se mantienen tensas, debido a que Moscú tiene información de que funcionarios turcos que estarían interesados en comprar crudo al autodenominado Estado Islámico (EI).

Medvédev asegura que el ataque de la Fuerza Aérea turca contra el bombardero ruso SU-24 cerca de la frontera con Siria ha traído graves consecuencias a las relaciones entre ambas naciones.

_____________

http://larepublica.es/2015/11/24/ziuganov-es-imprescindible-continuar-la-operacion-en-siria-pese-al-su-24-derribado/

Ziugánov: “Es imprescindible continuar la operación en Siria pese al Su-24 derribado”

 

screenshot_4-640x371

Foto: La República.

 

Rusnovosti.ru

Traducido del ruso por Íñigo Aguirre

 

Las pérdidas en las operaciones militares son inevitables, subrayó el líder del PCFR.

“La guerra es la guerra, en la guerra hay victorias y derrotas. En este sentido nuestros adversarios no se van a calmar. Sigamos manteniendo una línea comprensible en política exterior que nos garantice nuestra seguridad en el futuro”.

Ziugánov señaló que la seguridad exige la toma de medidas decididas y eso va acompañado inevitablemente de pérdidas.

“Cada año mueren 40 mil personas víctimas del vodka, y nadie muestra especial compasión sobre el particular. La seguridad exige medidas firmes, pero por otro lado, aquellos que se dedican a salvaguardar nuestra seguridad, los muchachos del ejército, de la policía, de la seguridad del Estado, son los que se sacrifican; es algo inevitable. Ellos están en la guerra, y en la guerra hay gente que cubre con su pecho nuestra seguridad. Rindamos homenaje a los muchachos que llevan a cabo esa guardia”.

El 24 de noviembre las Fuerzas Aéreas turcas derribaron, en la frontera con Siria, un avión militar ruso Su-24. En el Estado Mayor turco aseguran que había violado su espacio aéreo. En el Ministerio de Defensa ruso declara que el cazabombardero se encontraba todo el tiempo sobre territorio sirio.

 

Partido Comunista de la Federación Rusa: Para frenar el terrorismo los pueblos necesitan la victoria sobre los globalistas (Solidnet).

http://www.solidnet.org/russia-communist-party-of-the-russian-federation/cp-of-the-russian-federation-to-curb-terrorism-the-peoples-need-to-defeat-globalism-en-ru-es#Es

Para frenar el terrorismo los pueblos necesitan la victoria sobre los globalistas.

Declaración del Presídium del CC del PCFR

Guennadi Ziugánov, Presidente del CC del PCFR, dirigente de grupo del PCFR en la Duma Estatal de la Asamblea Federal de la Federación de Rusia

El mundo quedó estremecido por los sangrientos acontecimientos ocurridos en la capital de Francia. Murieron muchos ciudadanos inocentes. Esos acontecimientos despertaron los sentimientos del dolor y la indignación de millones de personas en diferentes países del mundo. Los comunistas rusos expresan su sincera condolencia a los familiares y amigos de los muertos en una serie de atentados terroristas infames planificados y perpetrados por los fanáticos radicales. Compartimos el dolor del pueblo de Francia que alumbró el mundo con la luz de la Gran Revolución y el progreso y que hoy día se ha convertido en el blanco de la barbarie y el obscurantismo reaccionario. Nosotros expresamos nuestra indignación por el cruel asesinato de las personas inocentes y exigimos que se castigue severamente a todos quienes organizaron y participaron en los crímenes de lesa humanidad.

Las consecuencias de esos acontecimientos pueden ser mucho más serias si no se hacen conclusiones acertadas en un tiempo corto. No es la primera vez que Europa se enfrenta con el terrorismo. Pero los acontecimientos de París son mucho más graves que cualquier atentado terrorista ordinario. La coordinación de las acciones de los autores del monstruoso crimen prueba que detrás de sus espaldas se oculta una fuerza poderosa, bien organizada y estructurada. No existen motivos para considerar que se parará por su buena voluntad.

El terrorismo siendo criatura de la etapa moderna de desarrollo capitalista, vestido con el ropaje religioso representa una amenaza para toda la civilización. Niega las normas y los principios fundamentales elaborados durante la historia multisecular de la Humanidad. Este mal se convierte en la peste del siglo XXI. Al igual que el fascismo alemán del siglo XX, el terrorismo surgió en el curso de la crisis del sistema capitalista mundial. Fue una respuesta a la política de intromisión burda en los asuntos de los Estados soberanos, de su sojuzgamiento y saqueo. Al brotar sobre la ruinas de Iraq, Afganistán y Libia el terrorismo ha adquirido una inmensa fuerza destructiva de dimensiones globales.

Hoy es sumamente importante detener la ofensiva del terror por todas partes. Es posible conseguirlo solamente al entender sus profundas raíces. El terrorismo se ha convertido en uno de los principales temas de la modernidad debido a que los políticos occidentales recurren desde hace tiempo y de una manera gustosa a sus servicios. Ya están acostumbrados a clasificar a los terroristas en los “suyos” y en los “ajenos”. Los “suyos” son que les son útiles por diferentes motivos. Pero a los “ajenos” hay que eliminarlos incluso violando las normas de derecho internacional y destruyendo la soberanía de los Estados enteros.

El mundo iba avanzando hacia los acontecimientos en París durante las últimas décadas. Muchos países afrontaban ya los furiosos ataques terroristas. Con esas acciones empezaron las guerras civiles en Libia, Egipto y Siria. Sin embargo a los políticos occidentales les preocupaban otras cuestiones completamente diferentes. Estaban ocupados en derrocar a los gobiernos legítimos de esos pases obstaculizando su lucha contra las fuerzas del terror.

Rusia se acuerda de la guerra terrorista en el Cáucaso del Norte, las tragedias de Budiónovsk, Kizliar y Beslán. Sus organizadores utilizaron los mismos métodos que recientemente en Francia. Pero en aquel entonces, Estados Unidos y la Unión Europea ejercían presión sobre las autoridades rusas y llamaban las operaciones antiterroristas como “uso desproporcionado de la fuerza”. Además, los emisarios y organizaciones occidentales prestaban apoyo a las estructuras extremistas.

Un ejemplo ilustrativo del uso del terrorismo en intereses de EE.UU y la OTAN fue el golpe de Estado en Ucrania en 2014. Occidente prestó ayuda total a los amotinados en Maydán que usaron las armas contra las fuerzas del orden público. Se callaba cínicamente la tragedia de la “Jatyn de Odessa” cuando los extremistas quemaron vivas a decenas de personas en pleno centro de la ciudad. Los cabecillas de la OTAN hasta hoy día se hacen la vista gorda en cuanto a los bombardeos mortíferos de los barrios residenciales de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk. Es por la sencilla razón de que en opinión del Occidente la guerra fratricida corresponde completamente a sus intereses geopolíticos. Es por ello que no se crean tribunales internacionales para enjuiciar a los banderistas terroristas, no se implantan sanciones, ni tampoco se escuchan palabras de denuncia por parte de los políticos estadounidenses y sus aliados.

El terrorismo moderno es producto de la falta total de escrúpulos del capital global. Desde ya hace tiempo sus agentes empezaron a usar los métodos terroristas como arma en la pugna por el reparto de mercados mundiales y para sofocar la lucha de liberación nacional de los pueblos. Aspirando a apoderarse de los recursos de los países independientes, los globalistas sostenían activamente a los terroristas por todo el mundo. Fueron utilizados para crear el sistema neo-colonial en África y América Latina en los años 1960-70. Se armaba a los terroristas en Afganistán para luchar contra la URSS en la década de los 1980. En 1990-2000, fueron destruidos los sistemas de seguridad formados en el Cercano Oriente y creados ejércitos terroristas. Esos juegos tuvieron como efecto que la ola terrorista empezó a escapar al control de sus protectores. Sucedió lo mismo que a mediados del siglo XX сuando el Occidente se excedió en el juego de apoyar al fascismo.

En los últimos decenios todo el mundo es testigo de tendencias extremadamente alarmantes. Después de la desintegración de la URSS, Estados Unidos y sus aliados desencadenaron un verdadero terror contra la población de varios países. Así fue en Yugoslavia e Iraq donde la población civil fue víctima de los ataques misilísticos de la OTAN. Las intervenciones armadas de la OTAN se realizaban a despecho de las resoluciones de la ONU. El derecho internacional abandonaba sus posiciones más y más ante la política de fuerza.

Los pueblos del Occidente se convierten en la víctima de política de sus gobernantes. Los sistemas de seguridad europeos mostraron su total incapacidad. La estrategia de multiculturalismo se hizo añicos. El problema de los refigiados escapa a todo control. La Unión Europea conoce en su propia experiencia el precio de la componenda con los capitostes de ultramar. Los representantes de la Unión Europea tienen todos los motivos para llevar a cabo una política más independiente e influir más activamente sobre Estados Unidos con tal de cambiar la política euroatlántica en general.

Sobre el fondo de esos acontecimientos es importante recordar la experiencia soviética de la lucha contra el terrorismo y el bandidismo. La Unión Soviética tropezó con fenómenos similares desde los primeros años de su existencia. Un apoyo activo a los terroristas les prestaban los círculos imperialistas de Europa Occidental, Estados Unidos y Japón. Consideraban que es posible usar cualquier medio en contra del primer Estado socialista. Occidente empezó con el patrocinio generoso de los guardias blancos que se pusieron en el sendero de la guerra contra su propio pueblo. Continuaba respaldando a los basmachí, Hermanos de los Bosques, banderistas y otros bandidos empedernidos. Las víctimas de esos especímenes infrahumanos no solamente fueron jefes militares y dirigentes del Estado y partido de la URSS sino también ciudadanos soviéticos de a pie.

En la lucha contra el país soviético todos los grupos antiestatales sufrieron el fracaso. Fue decisivo no sólo el trabajo eficiente de nuestros servicios especiales que empleaban estándares altísimos del profesionalismo. Lo principal es que la Unión Soviética extirpó las raíces alimentadoras del terrorismo. Eliminó la miseria y la división socio-clasista de la sociedad.

En la sociedad soviética el terrorismo no tenía opciones para el éxito puesto que su base social había desaparecido. El Estado soviético ofrecía oportunidades iguales a todos sus ciudadanos. Podían trabajar honestamente, crear familia y educar a los hijos gozando al mismo tiempo de amplias garantías sociales. Es sobre esta base que la URSS creó un sistema eficaz de seguridad gracias al cual cada persona se sentía protegida y segura del futuro.

No se puede esconder la cabeza en la arena: la fuente del terrorismo moderno es la división social, la miseria y la desolación de las masas populares multitudinarias en diferentes rincones del planeta. Es por eso que distintos grupos tienen la posibilidad de engrosar cada vez nuevos destacamentos de los terroristas. Es imposible vencer el terrorismo sin una fuerte política social. No se podrá lograrlo ni es Rusia, ni en Europa, ni en el mundo entero.

La situación en la sociedad rusa moderna se diferencia cardinalmente de la de la época soviética. El país lo divide la desigualdad económica terrible. La pobreza y la precariedad se han convertido en la realidad cotidiana para los ciudadanos. Solamente en Daguestán cada segundo joven no tiene trabajo. En esta situación los cabecillas de las bandas tienen muy fácil el trabajo del reclutamiento de los nuevos partidarios a sus filas. Los extremistas nacionalistas y religiosos van desplegando la propaganda también entre los representantes de los pueblos autóctonos de Rusia y entre los gastarbeiter humillados por los burócratas y oprimidos por el capital.

La realidad literalmente dicho clama sobre la necesidad de armarse con la experiencia soviética. ¿Pero cómo responde a esta necesidad el poder? Levanta de nuevo la ola del antisovietismo y la rusofobia, abre las heridas de la confrontación civil de las épocas pasadas. De esta forma, los mismos círculos gobernantes ahondan la división de la sociedad rusa y amplían el terreno para la acción de los grupos terroristas.

La cuestión de la lucha internacional contra el terrorismo debería ocupar un lugar central en la agenda de la política global. Pero esa lucha será realmente eficaz solamente cuando se arranquen las raíces del terrorismo. La opinión pública mundial tiene que revocar la confianza a todos los políticos y corporaciones que se han comprometido con el apoyo directo o indirecto a los terroristas. A los pueblos de todos los países les toca luchar por frenar al gran capital enloquecido que arrastra al mundo al nuevo conflicto global.

A la Humanidad fue lanzado un reto y ya no podemos permanecer apartados. Pero la lucha contra el terrorismo sólo será realmente exitosa si se relaciona con el rechazo del sistema económico actual basado en la explotación de los pueblos y el reparto injusto de los ingresos a nivel global. En otras palabras dicho, para vencer al terrorismo como atributo del capitalismo moderno es preciso superar el propio capitalismo. Es imposible aspirar a un éxito luchando contra los efectos, no la causa.

El PCFR aboga por una respuesta decidida y firme a los que atentan contra la vida y la salud de los ciudadanos e intentan imponer al mundo sus costumbres criminales. El carácter global de la amenaza presupone coordinar la lucha contra el terrorismo a la más amplia escala global. Al compartir el dolor junto con Francia, Rusia debe estar preparada a afrontar nuevos retos. Nuestra sociedad necesita un complejo de medidas eficaces para reformar las leyes nacionales, revisar una serie de tratados internacionales, sanear la economía y ampliar las garantías sociales.

¡Para afrontar dignamente los retos externos tenemos que hacernos más fuertes y sabios!

G. Ziuganov

Guennadi Ziugánov, presidente del CC del Partido Comunista de la Federación Rusa, considera una provocación el asesinato de Boris Nemzov (Prensa Latina).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=3575951&Itemid=1

Líder comunista ruso considera provocación asesinato de opositor

Moscú, 28 feb (PL)

Guennady Ziugánov, presidente del Partido Comunista de la Federación de Rusia (PCFR), afirmó hoy que el asesinato del líder opositor Boris Nemzov debe ser investigado rápidamente porque puede ser utilizado contra el país con consecuencias imprevisibles.(PLRadio)

El crimen debe ser considerado como una sangrienta y brutal provocación contra nuestra patria y todos los ciudadanos rusos, advirtió enfático el titular de la segunda fuerza política más importante del estado eurasiático.

Necesitamos demostrar eficiencia, emplear las más talentosas fuerzas y urgentemente esclarecer este asesinato, que puede tener grandes consecuencias, añadió al señalar que todos los enemigos de Rusia explotarán al máximo este atentado.

Recordó el político que la historia recoge varios ejemplos de conflictos de gran envergadura iniciados después de incidentes aparentemente sin relación.

Parece que como las sanciones no fueron suficientes, son necesarias víctimas sangrientas para crear disturbios en el centro de Moscú, opinó Ziugánov.

El líder del PCFR recordó que sostuvo muchas reuniones con Nemzov cuando el representante de la derecha rusa era gobernador de la región de Nizhny Novgorod, y lo calificó de un interlocutor abierto y sin miedo al diálogo.

Por supuesto, su visión liberal no ayudaba al país ni a él, concluyó Ziugánov en declaraciones al canal TV Centr.

Las autoridades de Moscú, en tanto, autorizaron la realización de una marcha de luto para rendir homenaje al político opositor, quien al morir se desempeñaba como diputado de la duma regional (cámara legislativa) de Yaroslav.

Nacido en 1959 en Sochi, Nemzov estudió radio-física en la Universidad de Nizhny Novgorod, donde obtuvo la candidatura a doctor en ciencias físico-matemáticas.

Trabajó en la esfera científica hasta 1990, cuando en medio de la descomposición de la Unión Soviética incursionó en la política y llego a ser vicepresidente del Gobierno durante el mandato de Boris Yeltsin hasta que fue destituido en medio de la crisis en 1998.

Entre 1999 y 2003 fue diputado de la Duma estatal (cámara baja parlamentaria) y fue uno de los dirigentes de la coalición Unión de Fuerzas de Derecha, que se disolvió por falta de caudal electoral después de las legislativas de 2007.

Posteriormente, fundó el Movimiento Unificado Democrático junto a Garry Kaspárov y el ex primer ministro Mijail Kasyanov, y en 2010 se hizo copresidente fundador del Partido de Libertad Popular (Parnas).

En 2012, pasó a ser cotitular de la alianza política del Partido Republicano de Rusia con Parnas (RPR-Parnas, en ruso), junto a los opositores Kasiánov y Vladmímir Ryzhkov.

La víspera, murió tiroteado desde un auto en marcha, cuando caminaba por un puente cercano al Kremlin.

mem/jpm

Partido Comunista de la Federación Rusa: Carta abierta de Guennadi Ziugánov a los ciudadanos del país. ¡Acabar con el antisovietismo, desarmar a los enemigos de Rusia!

http://cprf.ru/2015/02/gennady-zyuganovs-open-letter-to-the-citizens-of-russia-put-an-end-to-anti-sovietism-disarm-russias-enemies/#Carta_Abierta_de_Ziuganov-Feb2015

Foto: PCFR.

13 de Febrero 2015

Carta abierta de Guennadi Ziugánov a los ciudadanos del país:

¡Acabar con el antisovietismo, desarmar a los enemigos de Rusia!

¡Estimados compatriotas, camaradas, amigos!

Nuestra Patria está enfrentando un terrible desafío. Muy cerca de nuestras fronteras arde el incendio armado fratricida. Nuestros “socios occidentales”, utilizando la situación que ellos mismos han creado en Ucrania, acusan a Rusia de lo que está sucediendo, articulando un frente unido contra nuestro país. Sus pregoneros hablan abiertamente de una nueva “guerra fría” y la necesidad de enseñar a los rusos a ser obedientes.

Se puede constatar que el experimento de obligarnos a caminar a la zaga de la globalización norteamericana ha fracasado. Tampoco está funcionando una Europa unida desde Lisboa hasta Vladivostok. Sobre las buenas intenciones de nuestros socios mejor es no hablar. Los EEUU y la Unión Europea se esfuerzan cada vez más evidentemente en negar a la Federación de Rusia el derecho a su soberanía estatal. Polonia se vuelve a convertir en un “pasillo”, a través del cual asoman las amenazas contra nuestras fronteras. La última Conferencia de Múnich también se ha destacado por el tono agresivo y la grosería de los halcones de la OTAN.

Al igual que hace setenta años, como arma en la lucha contra nuestro país se usa el fascismo. Pero en los años de la Segunda Guerra mundial la Unión Soviética y las democracias burguesas pudieron ser aliadas en la lucha contra la peste parda. Hoy en día, los estados burgueses más importantes recurren abiertamente al nacismo con el fin de lograr sus objetivos geopolíticos. Bajo su protección las semillas fascistas han germinado como brotes venenosos también en la tierra donde hace mil años se formó la Rus de Kiev, allí donde empezó la historia común de los rusos, ucranianos y bielorrusos.

Hoy son millones de ucranianos que quedaron envenenados por la rusofobia y la propaganda antisoviética. La repugnante ola del vandalismo pasó por muchas de las ciudades de Ucrania. El primer blanco de los rabiosos revoltosos banderistas es el fundador del Estado soviético. La destrucción de los monumentos a Lenin y de los símbolos de la historia y cultura rusas ya no se puede calificar como “movimiento desde abajo”, puesto que es bendecido abiertamente por representantes de los órganos del Poder.

Es precisamente esa bacanal la que refleja lo esencial de los acontecimientos en Ucrania. No hace mucho la expresó públicamente la ex ministra de educación en el gobierno de Saakashvili en Georgia, y actualmente cómplice activa de la Junta de Kiev. Su fórmula suena así: «Nuestro enemigo común es el hombre soviético”. Estas palabras son lógicas, ya que fue precisamente la sociedad soviética la que logró formar la inmunidad segura contra el nacionalismo desenfrenado y el fascismo. Ahora se apresura a erradicar esa inmunidad.

El antisovietismo y la rusofobia eran desde el inicio la lucha ideológica no solamente contra el sistema político en la URSS sino también Rusia como tal. Occidente veía en la Unión Soviética una doble amenaza. Por un lado, le aterraba el socialismo como alternativa al orden mundial capitalista.  Pero, por el otro lado, le asustaba que ese país más grande del planeta llamara a construir un mundo nuevo. Durante muchos siglos sus espacios infinitos asustaban por su potencial, y sus riquezas incalculables atraían a muchos ya desde la época de los caballeros de la Orden Teutónica.

La URSS supo aprovechar en plena medida las potencialidades dadas por la naturaleza y las generaciones de los antepasados. No se podía asfixiar a la potencia soviética recurriendo a las sanciones económicas. Tampoco la pudieron vencer usando armas las hordas hitlerianas. Pero fue socavada desde dentro al formarse la quinta columna de los disidentes antisoviéticos y los traidores declarados. El sabio Alexander Zinoviev que otrora estuvo en las filas de los disidentes reconoció francamente que el verdadero objetivo de quienes luchaban contra el comunismo era Rusia.

El antisovietismo furibundo se desbordó en el octubre sangriento de 1993. Para la banda de Yeltsin los Soviets de diputados populares eran el último obstáculo en el camino de la criminal privatización y la depredación de la propiedad de todo el pueblo. La incendiada Casa de los Soviets en Moscú, se convirtió en precursora del Jatyn de Odesa y de las operaciones punitivas en el Donbás.

La actual agudísima crisis en Rusia fue fabricada en  los “laboratorios” de la CIA. Pero ella no pudo estallar sin que le prestaran ayuda los prooccidentales domésticos que levantaron las tres olas de la rusofobia y el antisovietismo. La primera ola destruyó a la URSS y la unión multisecular de los pueblos bajo el amparo de Rusia. La segunda ola bloqueó los procesos de integración e hizo nulos los intentos de restaurar el poderío de antaño.  La tercera, provocó la guerra fratricida en Ucrania y el chantaje abierto de la Federación de Rusia por parte del Occidente que creyó que al fin ya se podría arrinconar a nuestro país. El nacionalismo banderista apoyado por los EEUU desató la guerra contra nosotros en Novorrusia. Si los nuevos führer no reciben allí una merecida respuesta, las bases de la OTAN se instalarán en cercanías de Járkov. Lo que significa ello para los ciudadanos de Rusia creo que incluso lo entienden Navalny, Nemtsov y otros lisonjeros de los norteamericanos.

A pesar de las lecciones trágicas recibidas en Rusia de hoy todavía se sienten cómodamente los antisoviéticos de toda calaña que asestan golpes contra la economía, la ciencia y la educación, la grandeza histórica de la Patria. En los medios impresos, en las pantallas de cine y televisión aparecen a menudo las repugnantes falsificaciones que pintan con color negro los logros de la época soviética, incluyendo la Gran Victoria.

Es difícil aceptar la situación cuando las cadenas de TV gastan dinero para propagandizar las ideas de los rusofobos agresivos y antisoviéticos. Una compañía de televisión grande ha desplegado hoy una campaña publicitaria y ha empezado a presentar un serial histórico con pretensiones a la verdad documental. El odio visceral de su autor -Nikolai Svanidze- hacia todo lo soviético y popular no deja lugar para la esperanza de la objetividad en la evaluación de los acontecimientos históricos. El propio Svanidze, siempre resulta la parte perdedora en los debates televisivos y le apoya sólo la minoría absoluta de los ciudadanos. Y cuando la opinión de un pseudohistriador es rechazada repetidas veces por la sociedad, no hay ninguna justificación para imponérsela a nuestros compatriotas y, sobre todo, a costa de sus impuestos.

Orgullosamente y por todo el país tienen que escucharse las voces de la naturaleza absolutamente distinta. Son voces de quienes tienen el aprecio del pasado, quienes guardan la memoria de las proezas históricas. Y es a ellos que no oyen muy a veces los funcionarios. En la antesala del aniversario de la victoria del pueblo soviético en la Gran Guerra Patria el Estado no tiene recursos ni incluso para filmar una película dedicada a la proeza de los soldados de Panfilov. Los fondos para filmarla se recolectaban por todo el mundo.

No solamente en Ucrania sino también en Rusia los monumentos de la herencia histórico-cultural soviética son blanco de las agresiones. Lamentablemente, hay muchos ejemplos de ello: desde el deterioro del monumento a Lenin en la estación de Finlandia en San Petersburgo en abril de 2009 hasta los últimos hechos de vandalismo en Novosibirsk. Pero todo empezó mucho antes, en los “turbulentos años 90”. Y sigue hasta hoy por la sencilla razón de que no recibe una respuesta contundente de las autoridades. Más, en varias ocasiones algunos de los representantes de las autoridades son iniciadores del traslado de los monumentos, del cambio de los nombres de las calles e, incluso, de la profanación de las tumbas.

Los señores de aspecto respetable con una tenacidad que sería digna de un mejor uso proponen incansablemente demoler el mausoleo Lenin y todo el necrópolis del muro de Kremlin, aunque saben perfectamente que allí están sepultados los restos de los mejores hijos de nuestro país del siglo XX, verdaderos héroes de la Potencia Soviética. Ello significa que no es vana su grandilocuencia. Tal es su opción vital. Sus llamamientos descubren la identificación entre los antisoviéticos rusos y los vándalos banderistas.

El antisovietismo es agresivo, insistente, ingenioso y, por consiguiente, contagioso. Sus bacilos incentivan a las autoridades a disfrazar pudorosamente el edificio del mausoleo durante los actos solemnes en la Plaza Roja. El mausoleo Lenin, testigo de los grandes acontecimientos, fue ocultado a los ojos de los ciudadanos incluso en el sagrado día del 70 aniversario del desfile militar del 7 de noviembre de 1941. El 9 de mayo de 2015, día del 70 aniversario de la Gran Victoria, esto no debería repetirse ya que a los pies del mausoleo fueron echadas las banderas de las huestes hitlerianas derrotadas. Ocultarlo en el sagrado Día de la Victoria es directamente ofensivo para los veteranos vivos o los que nos dejaron ya. Es humillante para todos nosotros, herederos directos de los héroes triunfadores.

El gobierno ya diseñó y adoptó el programa de celebración del 100 aniversario de nacimiento Solzhenitsin. Pero incluso los compañeros de lucha estimaban de una manera inunívoca la obra de ese escritor.  Ellos le incriminaban las acciones dirigidas a “los éxitos individualistas con todos los accesorios provocativos”. Sí, la propaganda occidental le convirtió a Solzhenitsin en un ícono del antisovietismo. ¿Pero será suficiente el motivo para priorizar ese aniversario en comparación con el 200 aniversario del nacimiento del brillante maestro de la palabra I. S. Turguénev, o el 100 aniversario del desatacado escritor K.М. Símonov, el 150 aniversario del gran pintor  V.A.Serov, o el 100 aniversario del genial compositor G.V. Svirídov? ¡¿Acaso el aporte de Solzhenitsin a la cultura rusa sea superior a la obra de ellos?!

Solamente dignificando los nombres verdaderamente grandes es posible esperar nuevos logros culturales. En vez de ello la cultura clásica rusa es arrinconada en el programa escolar. Tales valores como el colectivismo, que es tan natural para nuestro pueblo desde siempre y que lo salvaba en los tiempos más duros, se declaran como secuelas deplorables del pasado. Y en vez de los auténticos valores se imponen los sucedáneos liberal-occidentales. Previendo tal peligro el gran Mijail Shólojov, en el lejano año 1978 escribió a L.I. Brezhnev: «Uno de los blancos principales de la ofensiva ideológica en estos momentos es la cultura rusa, que constituye la base histórica, el principal acervo de la cultura socialista de nuestro país. Menoscabando el rol de la cultura rusa en el proceso espiritual histórico, tergiversando sus altos principios humanistas, negando su carácter progresista y la originalidad creativa, los adversarios del socialismo así tratan de denigrar al pueblo ruso como la principal fuerza internacional del Estado multinacional soviético y mostrarlo como impotente espiritualmente, incapaz para la creatividad intelectual».

Los adversarios del socialismo de los que habló Sholójov, hicieron su trabajo. Desbancaron a nuestro país a la vía de la degradación y descomposición. Pero no quieren tranquilizarse con ello. Las caretas han caido. No necesitan a una Rusia cualquiera que fuese: imperial, socialista o burguesa. Para defender nuestro derecho al futuro hay que dejar de torturar y denigrar el pasado de nuestra Patria. Además de las exposiciones dedicadas a los periodos de gobierno de los Rurik y los Románov se debe organizar una exposición no menos grandiosa sobre la época soviética. Hay que enaltecer los logros de nuestra cultura. Proponemos editar 100 tomos de la colección de obras clásicas rusas que lleguen a cada biblioteca y escuela. Llamamos a reanimar tales eventos excelentes como las jornadas y fiestas de la amistad de los pueblos.

Los niveles de la popularidad del poder actual, según los sociólogos, no deben alimentar la ilusión de que todo le está permitido. Ese anticipo de la confianza popular fue recibido en los días de la reunificación de Crimea y Sebastopol con Rusia. Y eso tiene su explicación puesto que la parte sana de nuestra sociedad todavía representa la mayoría. Está dispuesta a apoyar los pasos que correspondan a los intereses nacionales y conduzcan al renacimiento de la Patria. Pero mientras la carcoma del antisovietismo siga atacando la “vertebra del poder”, cualquier iniciativa útil puede ser enterrada o desacreditada.

El antisovietismo es la bandera de los traidores y derrotistas. Empuja a nuestro país hacia el abismo. Los inspiradores y los patrocinadores del antisovietismo hoy son las mismas fuerzas políticas foráneas que en los tiempos de la “guerra fría” con la URSS. La clase gobernante del Occidente imperialista nunca olvidará que durante más de medio siglo nuestro país era obstáculo en su camino hacia el poderío mundial. No nos perdonarán nuestro pasado socialista. Van a vengarse por la industrialización y la construcción de una potencia sobresaliente. Por el victorioso mayo de 1945 y el vuelo especial histórico de Yuri Gagarin. Por la creación de la paridad coheteril-nuclear y la ayuda prestada a los pueblos de Asia, África, América Latina que sacudieron el yugo colonial.

Nosotros, los comunistas, no ocultamos que en la historia soviética no todo era fácil. La vida real es diferente. Sobre todo, la vida de los pioneros, constructores de una nueva sociedad. Pero el PCFR llama a todos los ciudadanos de Rusia a recordar, proteger y defender contra todo tipo de ataques nuestro pasado heroico común. Estamos en la antesala del 100 Aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Rusia tiene todo el derecho a festejarlo con la misma amplitud que como en Francia se celebran los aniversarios de la Gran revolución francesa. Hay que reconocerlo ahora ya, en la víspera del 70 aniversario de la Victoria del pueblo soviético sobre la Alemania fascista y el Japón militarista. No es casual que José Stalin calificó aquel triunfo como victoria del sistema socialista. Y ese sistema nació en octubre de 1917.

En las filas del partido comunista hay lugar para el debate, existe la diferencia de opiniones sobre cuestiones concretas, pero no hay quienes estén dispuestos a renunciar a su patria, su historia y dignidad. Nos unen a nosotros el patriotismo, los ideales de la justicia y el poder del pueblo. Estamos luchando por el socialismo y lo entendemos así: es imposible si está separado de nuestra tierra, de la herencia creada a lo largo de los siglos, habitando una casa común el pueblo ruso y otros pueblos. Recordamos perfectamente las palabras de Alejandro Pushkin de que el irrespeto por los antepasados es la primera señal de la inmoralidad.

La ofensiva contra Rusia se desarrolla hoy en muchos frentes. Se usa cualquier medio: desde la presión económica y diplomática hasta las amenazas militares. Un importante papel juega la ofensiva ideológica e informativa. El aguijón de los rusofobos dispara abundante el veneno del antisovietismo. Su objetivo consiste en separarnos de las raíces y privar del pasado heroico capaz de inspirarnos a la lucha por un futuro mejor. El objetivo principal de la propaganda occidental es borrar de la memoria las grandes realizaciones de la época del socialismo. En vez de ello tratan de inculcar el complejo de vergüenza por sus antepasados, inculcar a los jóvenes el deseo de deshacerse de ella con la mayor rapidez.

Para sacar a Rusia de la crisis, para abrir los nuevos horizontes es preciso hacernos conciencia de la unidad de nuestra historia. Reconociéndolo, el Presidente de Rusia V.Putin de un modo lógico propuso asimilar lo mejor del pasado. El Patriarca Kiríl resaltó especialmente el aporte de los ciudadanos soviéticos al desarrollo de nuestro país. Cuando se toma conciencia de las verdades tan importantes, hay que actuar sin demora. Y hay que empezar por los institutos del gobierno y sus representantes. La carcoma del antisovietismo debe ser extirpada de ellos decidida e irrevocablemente.

En noviembre de 1941, en la hora de un peligro mortal, José Stalin llamó a seguir el ejemplo de los héroes patrióticos de todos los tiempos. Un patriota de verdad tampoco hoy puede renunciar a ningún logro de nuestra historia milenaria. En la lucha por Rusia están en nuestras filas las druzhinas de la Rus de Kiev y los regimientos del Estado de Moscú, las milicias de las provincias rusas y los grandes héroes de Suvórov, los soldados de Borodino y los héroes de la Guardia Roja que aplastaron la intervención extranjera de 1918-1922, y los valerosos combatientes de la Gran Guerra Patria.

Estoy seguro que el pueblo de Rusia defenderá audazmente su derecho al futuro y, por consiguiente, el derecho a la verdad sobre su pasado. Luchará independientemente de la posición que tome la cúpula gobernante. Nuestro pueblo multinacional seguirá defendiendo el derecho de sus hijos y nietos a vivir en un país que no necesita lecciones impartidas desde otro lado del océano. En un país que no sea un comedero de la oligarquía global. En un país que apoyándose en su gran historia determine por sí mismo cómo tiene que ser. No dudo que los jóvenes de Rusia desean vivir en la tierra de sus héroes y entusiastas, no en la tierra de traidores y drogadictos.

Frente a un peligro exterior es el momento de que todos reconozcan: el antisovietismo es una forma de la rusofobia, y los que combaten contra la historia soviética son enemigos declarados de Rusia.  Para el antisovietismo solamente hay un lugar: en el basureo de ideas perniciosas, destructivas y podridas. Ellas no deberán envenenar nuestra vida cotidiana. La sociedad rusa debe respirar aire limpio y fresco.  ¡El país necesita un ambiente sano del orgullo por las gestas de sus antepasados, la fe en el futuro, un ambiente sano para la creación y el progreso!

Respetuosamente,

Guennadi Ziuganov

Presidente del CC del PCFR

El Partido Comunista de la Federación Rusa denuncia ataque a sus representantes frente a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en Estrasburgo. (Traducción) / Llamamiento a la solidaridad del PCFR en relación al diputado comunista Vladimir Bessonov (Solidnet).

Traducción no oficial del comunicado del PCFR publicado en Solidnet denunciando el ataque sufrido en Estrasburgo por sus representantes:

http://www.solidnet.org/russia-communist-party-of-the-russian-federation/cp-of-the-russian-federation-attack-at-pace-statement-of-the-presidium-cc-cprf-en-ru

Ataque en la Asamblea Parlamentaria del Consejo Europeo: Comunicado del Presidium del CC del Partido Comunista de la Federación Rusa.

El lunes 26 de enero de 2015, en una zona vigilada frente al Palacio del Consejo de Europa en Estrasburgo se produjo un ataque contra miembros de la delegación rusa – el Jefe del grupo parlamentario del Partido Comunista de la Federación Rusa en la Duma Estatal, Presidente del Comité Central del PCFR, Gennady Zyuganov, el Primer Vicepresidente de la Duma Estatal, Primer Vicepresidente del Comité Central del PCFR, Ivan Melnikov y el Diputado de la Duma Estatal Alexander Tarnaev.

Según se supo, los atacantes fueron los diputados de la Rada Verkhovnaja de Ucrania (NT: Parlamento) D. Lin’ko y A. Vitko del Partido Radical. Parece que el “Maidan” se ha desplazado al corazón de Europa.

La delegación rusa espera que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa realice la oportuna valoración de este incidente. Cualquier aliento a tales actividades resultará en un incremento en Europa de los movimientos ultranacionalistas y neofascistas, lo cual es estrictamente inaceptable, particularmente cuando ocurre en el año del 70 aniversario de nuestra victoria común sobre el fascismo.

¿Qué más necesita la ilustrada Europa para entender quién está ahora en el poder en Kiev? ¿Dónde están esos publicitados valores europeos? Es el momento de dejar de adoptar dobles estándares.

Nuestro partido ha abogado siempre por una solución pacífica y democrática de los problemas sujetos a debate, y defendió las buenas relaciones de vecindad con todos los pueblos, incluyendo el pueblo de Ucrania. Siempre hemos sido y seguimos siendo pueblos fraternos y haremos todo lo que esté en nuestro poder para encontrar una solución adecuada a los problemas surgidos.

Expresamos nuestra solidaridad con nuestros camaradas, los cuales repelieron a los provocadores del modo que bien merecían.

El Presidium del Comité Central

Partido Comunista de la Federación Rusa

Moscú, 27 de enero de 2015

__________

http://www.solidnet.org/russia-communist-party-of-the-russian-federation/cp-of-the-russian-federation-urgent-call-for-solidarity-from-the-cprf-en-es

Estimados camaradas,

URGENTE!!!

Nos a llegado nueva información: La sesión del Parlamento ruso que decidirá la situación de nuestro camarada, el diputado comunista Vladimir Bessonov se llevará a cabo ya este próximo martes 27 de Enero!

Encarecidamente les rogamos dirigir copia de vuestras cartas de solidaridad, apoyo y protesta no solamente a la dirección de PCFR, sino también directamente al Parlamento de la Federación de Rusia a las siguientes direcciones:

naryshkin@duma.gov.ru (Presidente de la Duma Estatal Sr. Narishkin)

vasilyev@duma.gov.ru (Presidente del grupo parlamentario de “Rusia Unida”)

Adjuntamos el enlace a un vídeo documental sobre esta iniciativa. Lamentablemente en ruso, pero les dará la posibilidad de ver como lucha realmente el diputado Vladimir Bessonov y el Partido Comunista de la Federación de Rusia.

www.rline.tv/programs/spetsialnyy-reportazh/video-53826/

Nuevamente muchas gracias a todos los partidos, que ya reaccionaron a este llamamiento!

Nuestro partido muy raras veces se dirige a ustedes con este tipo llamamientos de apoyo, pedimos su solidaridad!

Saludos fraternales

_____________________
International Department
CC CPRF

Partido Comunista de la Federación Rusa: ¡Revelar las raíces profundas de la tragedia de París! Declaración del Comité Central del PCFR (Solidnet).

http://www.solidnet.org/russia-communist-party-of-the-russian-federation/cp-of-the-russian-federation-to-reveal-the-root-causes-of-the-paris-tragedy-en-ru#Es

¡Revelar las raíces profundas de la tragedia de París!

Declaración del Comité Central del PCFR

Europa fue sacudida por atentados terroristas perpetrados en París en los que murieron 17 personas. Lo evidencian las marchas multitudinarias en las ciudades de Francia y otros países del continente en las cuales participaron millones de personas. El PCFR denuncia enérgicamente los actos de violencia, sobre todo cuando son víctimas los ciudadanos pacíficos y expresa su condolencia a los familiares y amigos de las víctimas.

Al mismo tiempo, debemos ver las raíces profundas de la ola de violencia sangrienta actual en Francia. En su acción contra la creciente influencia de la URSS la CIA empezó a recurrir al terrorismo internacional ya en los años 1980. Fue precisamente entonces cuando los extremistas de todo el Cercano Oriente se reunían y se armaban para liquidar al gobierno de aquel entonces en Afganistán. Un terreno fértil para potenciar el terrorismo lo crearon las intervenciones de la OTAN en Iraq y Libia y el asesinato de sus líderes Saddam Hussein y Muammar Gaddafi que luchaban activamente contra el radicalismo islámico.

En Siria, las bandas de los terroristas reclutados en todo el mundo ya no se ocultan y actúan como fuerzas auxiliares de la OTAN tratando de derrocar del poder al gobierno de Bashar Asad. Como resultado de esa política fue creado el Estado Islámico de Iraq y Levante (EIIL) terrorista. Mientras tanto la gangrena del terrorismo se desarrolló y se extendió hacia Europa agudizando el caos en las relaciones internacionales.

¿Quién se beneficia de la crisis? No son casuales las opiniones de que el más interesado en la desestabilización mundial es Estados Unidos. Los norteamericanos involucraron a Europa en la guerra de los Balcanes en la década de los 1990. Washington instigaba activamente la “primavera árabe” en el Cercano Oriente y en África del Norte. Y, como consecuencia, los regímenes laicos en Túnez y Egipto fueron sustituidos por islamistas radicales. Fue Estados Unidos quien aplicaba la torcedura de brazos a los europeos obligando a Francia, Alemania y demás países de la OTAN a participar en las aventuras contra Libia y Siria. Es el principal “director de orquesta” de la tragedia actual que vive Ucrania. Con todo eso Washington empuja a Europa hacia la confrontación con Rusia, desventajosa para ambas partes.

Estados Unidos intenta debilitar de una manera consecuente a los competidores europeos reduciendo sus capacidades económicas y obligándolos a soportar gastos militares adicionales bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo internacional. La amenaza terrorista en Europa que se expresó con toda evidencia en Francia es capaz de estimular la fuga de capitales desde la Unión Europea. El quién ganará de nuevo será precisamente el amo transatlántico de la OTAN.

Europa expresó muy legítimamente su solidaridad con las víctimas de los atentados en París. Al mismo tiempo, en la conducta de los líderes oficiales de la Unión Europea se nota la política de doble rasero. La UE no sólo respaldó de hecho el reforzamiento del extremismo islámico sino también cierra los ojos ante el crecimiento desenfrenado de los ánimos fascistas en Ucrania. Durante muchos años Europa hacía la vista gorda a las marchas de los ex combatientes fascistas en las repúblicas del Báltico. Ahora hace la vista gorda a las marchas de antorchas en Kiev.

Es con el apoyo y consentimiento de Estados Unidos y la UE que la agrupación de los seguidores de Bandera que usurpó el poder en Kiev desató el genocidio contra el pueblo de la Nueva Rusia. En el curso de la operación “antiterrorista” murieron casi 5 mil mujeres, niños, ancianos. Fueron destruidas casi mil quinientas viviendas. Pero la matanza continuada durante varios meses por los neonazis no provocó la reacción indignada de los europeos “decentes”. Europa no se convirtió en la promotora de las marchas internacionales de paz como respuesta al derramiento de sangre en Donbass. Finge que no pasa nada allí.

Aún más, los diplomáticos europeos en la ONU bloquearon las propuestas de Rusia de denunciar los crímenes de guerra perpetrados por la agrupación gobernante en Ucrania. Pero esas atrocidades no son menos terribles que las fechorías cometidas por los combatientes terroristas de EIIL. Es suficiente mencionar la monstruosa matanza en Odessa donde fueron quemadas vivas decenas de personas, y a los que trataban de salvarse de las llamas del fuego se les asesinaba bestialmente.

Hoy es más evidente el doble rasero en el comportamiento de Europa. Le cuesta cada vez más representar el papel de la autoridad moral con el derecho de dar lecciones a todo el mundo. Se agudiza la situación dentro de la comunidad europea. Surte efectos nocivos la destrucción de los valores tradicionales, familiares, culturales y espirituales.

Por fin, la política neocolonial de Estados Unidos y la Unión Europea hace un aporte especial a la propagación del extremismo político por el planeta. Pues origina la miseria de decenas de millones de personas en todos los continentes. La falta de perspectivas y el odio les llevan a esas personas al campamento de los fanáticos religiosos y bandidos empedernidos.

Al denunciar decididamente los actos de terror y expresando su condolencia a las familias de las víctimas, el PCFR declara que la tarea clave de la Humanidad consiste en erradicar las causas profundas de la violencia y el caos. Para liberar el mundo de esos fenómenos es preciso poner fin a la “política de exclusividad” cínica de Estados Unidos. Para lograr sus objetivos globales los círculos imperialistas de ese país aceptan la colaboración con terroristas y pisotean las normas del derecho internacional. Al hacerse el centro político-militar del capital global, Washington se convierte en la principal fuerza para sofocar la aspiración de los pueblos de la justicia social. Estados Unidos se ha convertido en el gendarme mundial en el que encuentran apoyo las fuerzas más reaccionarias, incluyendo a los neonazis.

Es triste y trágico que todo ellos sucede en el año del 70 Aniversario de la Victoria sobre el fascismo y que en Europa se empezó a olvidar las lecciones de la guerra más terrible en la historia de la Humanidad. Hoy en las relaciones internacionales rige nuevamente el derecho de la fuerza, no la letra de la ley. Tenemos que hacer un frente firme ante los intentos de revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la violación de la Carta de la ONU.

Rusia afronta permanentemente la amenaza terrorista incentivada desde afuera. Por ello los círculos gobernantes rusos deben despedirse finalmente del sueño de convertirse en un socio igual en derechos del Occidente. En el marco del sistema del capitalismo global nuestro país no tiene futuro. Rusia debe renunciar a copiar un modelo podrido y ponerse en la vía del desarrollo económico-social radicalmente nuevo. Solamente recordando las lecciones de la historia, asimilando lo mejor de nuestro gran pasado lograremos que nuestra Patria sea fuerte y próspera, independiente y segura. El triunfo de los valores de la justicia social, de la amistad de los pueblos, de una auténtica democracia y la defensa real de los derechos del hombre es lo que hará mejor, más puro y seguro nuestro mundo.

G.A. Ziuganov

Presidente del CC del PCFR