70 aniversario de las relaciones entre Venezuela y la URSS-Rusia. Venezuela incrementa su defensa con los sistemas antiaéreos rusos (Sputnik).

http://mundo.sputniknews.com/mundo/20150314/1035361281.html

Las relaciones entre Venezuela y Rusia se desarrollan activamente, según Putin

Foto: Sputnik.

13:49 14.03.2015 (actualizada a las 13:50 14.03.2015)

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, felicitó a su colega venezolano, Nicolás Maduro, por el setenta aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, al señalar el desarrollo activo de las relaciones entre Venezuela y Rusia en todas las direcciones, informó el sitio web del Kremlin.

“En base a los resultados obtenidos, continuamos desarrollando activamente las relaciones entre Venezuela y Rusia en todas las direcciones; estoy convencido que el futuro fortalecimiento de nuestra colaboración estratégica y constructiva en los temas internacionales responde a los intereses raigales de nuestros pueblos y sigue la línea de garantizar la estabilidad y seguridad regionales”, afirma el telegrama de felicitación.

Las relaciones diplomáticas entre Venezuela y la URSS fueron establecidas el 14 de marzo de 1945.

Fueron interrumpidas por Venezuela en 1952 y retomadas en abril de 1979.

El Gobierno de Venezuela declaró oficialmente a Rusia heredera de la antigua URSS en diciembre de 1991.

El jefe de Estado ruso señaló que durante las últimas décadas Rusia y Venezuela han ganado gran experiencia en materia de una colaboración fructífera y de mutuo beneficio.

“Estos lazos se tornaron especialmente fuertes durante la presidencia del Comandante Hugo Chávez, excepcional líder político, patriota y verdadero amigo de Rusia”, concluye el telegrama.

_______________________

http://mundo.sputniknews.com/americalatina/20150320/1035567603.html

Venezuela incrementa su defensa con los sistemas antiaéreos rusos

Foto: Sputnik.

18:10 20.03.2015 (actualizada a las 18:38 20.03.2015)

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela continuó este jueves sus ejercicios de defensa, bautizados como Escudo Bolivariano, para comprobar la reacción de la unión cívico-militar del país ante una eventual agresión exterior, informa el diario Correo del Orinoco.

Durante los ejercicios, desarrollados en la sede de la Brigada de Defensa Aérea Central, ubicada en Charallave (estado de Miranda), el ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, destacó el papel del sistema antiaéreo de fabricación rusa Buk, que calificó como de “los más modernos”.

“Creo que no hay un sistema en el mundo que se equipare con el sistema misilístico Buk de fabricación rusa”, dijo, detallando cómo éstos pueden alcanzar “hasta 50 kilómetros de distancia”.

Igualmente, subrayó la ejecución de “un ejercicio de puesto de comando del Estado mayor simulando vectores aéreos de toda índole, de exploración, no tripulados objetivos aerodinámicos, vale decir, cazabombarderos” a través del sistema ruso Pechora, que alcanzan hasta 30 km de distancia.

En comparación con el anterior sistema antiaéreo “se ha dado un brinco del 10 al 90% de cobertura y alcance misilístico”, estimó el ministro de Defensa.

Padrino López destacó “el despliegue, adiestramiento y el grado de experticie, que creo es lo mas importante de todo lo que hemos visto hoy, el grado de compenetración, de familiarización de las tripulaciones y operadores de estos magníficos sistemas de armas (…) un conjunto que, además del sistema de exploración y vigilancia y nuestra Aviación Militar, hacen prácticamente invulnerable a nuestra patria”.

Anuncios

Comunicados de la Federación de Mujeres Cubanas y del Gobierno de Cuba en apoyo de Venezuela. (Granma)

http://www.granma.cu/cuba/2015-03-16/mensaje-de-respaldo-a-venezuela-de-las-mujeres-cubanas

Con profunda indignación hemos recibido la noticia que el Presidente Barack Obama ha declarado a Venezuela como una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

Esta es una nueva forma para justificar la política injerencista del gobierno estadounidense, que lamentablemente tiene una larga tradición en nuestro continente.

La Federación de Mujeres Cubanas, integrada por más de 4 millones de mujeres, exigimos el respeto a la soberanía y la autodeterminación de Venezuela, apoyamos a su pueblo, a su gobierno y especialmente a sus mujeres en el legítimo derecho de defender a la patria de Bolívar y de Chávez.

Junto a Fidel y Raúl, reiteramos que el hermano pueblo venezolano no está solo, lo acompaña en todas las contiendas justas y revolucionarias, millones de personas, organizaciones y gobiernos del mundo que enarbolan las banderas de la solidaridad.

Nuestras aspiraciones latinoamericanas están recogidas en la Proclama adoptada por todos nuestros Presidentes en la Segunda Cumbre de la CELAC, celebrada en Cuba en 2014, donde se declara América Latina como Zona de Paz, que se fundamenta en el respeto a los principios y las normas del Derecho Internacional, y la Carta de las Naciones Unidas.

Nos suscribimos al pronunciamiento del Gobierno Revolucionario de la República de Cuba, con fecha 9 de marzo y apoyamos incondicionalmente a la Revolución Bolivariana.

Secretariado Nacional

Federación de Mujeres Cubanas

_______________________________________

http://www.granma.cu/cuba/2015-03-10/declaracion-del-gobierno-revolucionario-de-la-republica-de-cuba

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba ha conocido la arbitraria y agresiva Orden Ejecutiva emitida por el Presidente de los Estados Unidos contra el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que califica a este país como una amenaza a su seguridad nacional, en represalia por las medidas adoptadas en defensa de su soberanía frente a los actos injerencistas de autoridades gubernamentales y del Congreso estadounidense.

¿Cómo amenaza Venezuela a Estados Unidos? A miles de kilómetros de distancia, sin armas estratégicas y sin emplear recursos ni funcionarios para conspirar contra el orden constitucional estadounidense, la declaración suena poco creíble y desnuda los fines de quienes la hacen.

Sin embargo, semejante pronunciamiento en un año en que se realizarán elecciones legislativas en Venezuela reafirma, una vez más, el carácter injerencista de la política exterior estadounidense.

La gravedad de esta acción ejecutiva ha puesto en alerta a los gobiernos de América Latina y el Caribe que en enero de 2014, en la Segunda Cumbre de la CELAC en La Habana, declararon a la región como Zona de Paz y repudiaron cualquier acto que atente contra ello, pues acumulan suficientes experiencias de intervencionismo imperial en su historia.

El Gobierno Revolucionario de la República de Cuba reitera nuevamente su incondicional apoyo y el de nuestro pueblo a la Revolución bolivariana, al gobierno legítimo del Presidente Nicolás Maduro Moros y al heroico pueblo hermano de Venezuela.

Nadie tiene derecho a intervenir en los asuntos internos de un Estado soberano ni a declararlo, sin fundamento, alguno como amenaza a su seguridad nacional.

Así como Cuba nunca estuvo sola, Venezuela tampoco lo estará.

La Habana, 9 de marzo de 2015

Alí Rodríguez Araque, Embajador de Venezuela en Cuba: ¿Por qué Barack Obama ataca a Venezuela? (Granma)

El presidente de la mayor potencia militar en la historia de la humanidad, Barack Obama, abrió una nueva fase de la intervención yanqui en Venezuela pues, según él, nuestro país representa una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Con el cinismo característico de los voceros imperialistas, el agresor quie­re presentarse como víctima. ¿Cuál es en verdad la realidad?

El pueblo venezolano es un pueblo pacífico. La única experiencia que registra la historia sobre la salida de fuerzas armadas venezolanas más allá de las fronteras, data del siglo diecinueve, cuando las tropas dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, salieron a luchar, junt­o a los pueblos de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, por la independencia, del imperio colonial es­pa­ñol. Nunca, desde entonces y hasta el presente, se ha conocido la presencia de nuestros soldados fuera de nuestra fronteras, salvo en ocasionales invitaciones a desfiles co­mo los que se escenifican en aniversarios como, por ejemplo, de la Ba­talla de Ayacucho.

Pero ¿a cuento de qué viene esta queja del señor Obama? ¿Es creíble el absurdo de que un país como Ve­nezuela pueda amenazar a una su­perpotencia como Estados Uni­dos?

El gobierno yanqui, desde los mismos días en que el comandante Hu­go Chávez se perfilaba como claro ganador en las elecciones ve­ne­zolanas de 1998, desató gigantescas campañas para presentar una imagen groseramente deformada del líder que se insurgía co­mo un hombre que encarnaba las tradiciones patrióticas de nuestro pueblo y su firme compromiso con la causa popular.

Una vez que asume la presidencia, la campaña se arreció. Pero ya no solamente en términos de propaganda, sino de acciones para derrocarlo. Financiaron y coordinaron conspiraciones y golpes de Estado que fueron derrotados por la rápida movilización popular y los sectores patrióticos ampliamente mayoritarios dentro de la fuerza armada na­cional.

Pero no han cesado de fi­nanciar y promover conspiraciones, así como todo género de actividades para desestabilizar y provocar el fracaso de los gobiernos bolivarianos, tanto de Chávez como de Nicolás Maduro. Fra­ca­saron y si­guen fracasando. Aun así, no rectifican. El sector más violento y más atado a los intereses de Estados Uni­dos, impone su política a los más tibios.

Ahora bien, cuando hablamos de los intereses de Estados Unidos, entre otros, nos referimos a las más grandes reservas petroleras del mundo y a la posición geopolítica de Ve­ne­zuela. Dos factores estratégicos de primer orden que preocupan al im­perio cuando se trata de un gobierno patriótico que claramente se re­conoce como socialista. Por pa­trio­tas, Hugo Chávez y Ni­colás Maduro han sostenido una política nacional en el ejercicio de la propiedad sobre nuestro principal recurso natural. Pero, además, han impulsado una política de unidad de la Orga­ni­za­ción de Países Expor­tadores de Petróleo (OPEP), ente contra el cual las grandes potencias consumidoras de energía han maniobrado desde los tiempos de Henry Kissinger, tratando de destruirlo. Y casi habían logrado su objetivo cuando Hugo Chávez entra en el escenario petrolero mundial frustrando tales planes a los cuales servían gobiernos serviles.

Chávez y Maduro, por socialistas consecuentes, han aplicado políticas de distribución del ingreso, ya no para enriquecer a sectores privilegiados de Venezuela y de ca­pital extranjero, sino para mejorar de ma­nera consistente, las condiciones de vida del pueblo venezolano.

La mejoría en las condiciones ma­teriales de existencia del pueblo ve­nezolano y las políticas soberanas que caracterizan al gobierno, han hecho de Venezuela, un país fuerte, no tanto por sus riquezas como por su entereza bolivariana.

Pero, además de las políticas de cara al interés nacional, el comandante Hugo Chávez irrigó, literalmente, las semillas de la integración de Nuestra América que yacían dor­midas desde los tiempos de Bolívar. Nacieron así, Alba, Petro­ca­ribe, Unasur, Celac. Bajo su liderazgo, Bolívar dejó de ser reliquia para la veneración y cobró, de nuevo, vida real. Fue discurso, cierto, y muy inspirado, pero también fue acción concreta. De nuevo Nuestra América ha comenzado a ser, ya no solo una nación en sí, una nación que simplemente se conforma con existir, sino una na­ción para sí, es decir, una nación cada vez más consciente del enorme potencial que representa la unión y de la impresionante riqueza que aloja tanto su suelo como, principalmente, el poder creador de su pueblo.

Esto es lo que considera Obama una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Dentro de su lógica ¿deberíamos ser entonces débiles y sumisos, ensimismados en nuestros pro­blemas cotidianos? ¿De­bería­mos, en suma, dejar de ser bolivarianos, ser gente sin principios, sin dignidad para merecer el reconocimiento del imperio?  Cualquier co­mentario resultaría tonta necedad.

*Embajador de Venezuela en Cuba

N. Vázquez / D.L. Piñeiro (Sputnik): El amanecer de los pueblos, diez años del ALBA.

http://mundo.sputniknews.com/ensayos/20141221/1032623051.html

El amanecer de los pueblos, diez años del ALBA

17:23 21.12.2014(actualizada a las 17:25 21.12.2014)
Natasha Vázquez, Duber Luis Piñeiro
27150

Promovida inicialmente por Cuba y Venezuela como la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, el ALBA es una propuesta de integración de los países latinoamericanos y caribeños.

Cuando Fidel Castro y Hugo Chávez soñaban con ganarle la partida al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por Estados Unidos, muchos lo creyeron una ilusión histórica más. Pero de esa pelea bolivariana de David contra Goliat nació entonces un proyecto de colaboración y complementación política, social y económica que ya cumple su primera década.

Promovida inicialmente por Cuba y Venezuela como la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe, el ALBA es una propuesta de integración enfocada en los países latinoamericanos y caribeños.

La idea fue presentada por Chávez en diciembre de 2001 durante la III Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe y concretada por ambos mandatarios en la capital cubana el 14 de diciembre de 2004.

Lo cierto es que diez años después, la hoy conocida como Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), es más que unas siglas para los millones de personas que se han visto beneficiados por sus proyectos de lucha contra la pobreza y la exclusión social, a través de acuerdos de cooperación concretos entre países de la región.

Desde su propia fundación, el ALBA ha defendido la idea de que “el comercio y la inversión no deben ser fines en sí mismos sino instrumentos para alcanzar un desarrollo justo y sustentable”. Principios que han vuelto a ratificar hoy los jefes de estado reunidos en La Habana, durante la XIII Cumbre, celebrada el pasado 14 de diciembre.

“Debemos plantearnos metas concretas y realistas de cara al futuro, definir y concertar acciones alcanzables que permitan fortalecer la complementariedad entre nuestras economías, bajo principios de racionalidad y eficiencia,” aseguró el presidente cubano Raúl Castro durante su discurso inaugural.

Y no es poco lo logrado hasta ahora. Si no, que le pregunten a los más de tres millones de latinoamericanos y caribeños que han recuperado la visión gracias a la Operación Milagro; o a los cinco millones de alfabetizados con el programa “Yo sí puedo”; o a los favorecidos con el estudio clínico-genético y psicosocial para personas con discapacidad, por solo poner algunos ejemplos.

El ALBA trabaja también de cara al futuro, graduando a más de 23 mil nuevos médicos para la región.

Los avances en materia económica, como la creación del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) y del Banco del ALBA también comienzan a hacerse notar. Entre 2004 y 2014 la economía de la Alianza, (conformada por Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda y Santa Lucía, a los que se unen ahora Granada y San Cristóbal y Nieves) experimentó un incremento del 25 por ciento en su Producto Interno Bruto (PIB).

El aporte del ALBA ha sido fundamental en situaciones extremas, como tras el terremoto en Haití, que aunque no forma parte de la alianza, más de tres mil familias haitianas recibieron cobijo y unas seis mil, fueron vacunadas.
Punta de lanza en la lucha contra el Ébola, el ALBA adoptó acuerdos para ayudar a frenar la epidemia y evitar su llegada a la región, durante una Cumbre extraordinaria.

A pesar de lo alcanzado, sobran los desafíos, que solo serán resueltos con el perfeccionamiento de los programas en todas las áreas de cooperación, así como con el fortalecimiento de la concertación política y la unidad entre el ALBA-TCP y otros organismos regionales como la CELAC, CARICOM, UNASUR y MERCOSUR.

“Esta no es solamente una organización de estados sino de pueblos”, afirmaba el presidente de Bolivia, Evo Morales, mientras recordaba que la Alianza se ha convertido en una referencia mundial.

“Los países de la ALBA construyen su futuro con la estrategia del caracol: con lentitud, pero siempre avanzando y ese proceso es un ejemplo para la construcción de un modelo de cooperación y desarrollo solidario”, asegura el profesor italiano Luciano Vasapollo, citado por Prensa Latina. El docente de la universidad La Sapienza de Roma, aseguró recientemente que si Europa quiere cambiar, debe mirar lo hecho por la Alianza.

Desde Rusia, el propio presidente Vladímir Putin ha valorado el papel del ALBA. “En los años de su existencia, la Alianza se ha ganado un merecido prestigio internacional como organización eficaz y de perspectivas para la cooperación regional. Sus participantes ponen en la práctica las ideas de Simón Bolívar acerca de la integración de los países de América Latina y el Caribe, sobre la base de su comunidad histórica, étnica y cultural y la proximidad de sus intereses políticos y económicos”, destacó Putin en un mensaje dirigido a su homólogo cubano, Raúl Castro, con motivo del décimo aniversario de la creación del bloque.

El mandatario ruso ratificó el interés de ampliar el diálogo e interacción práctica entre Rusia y el ALBA, tanto sobre bases bilaterales como multilaterales. “Estoy seguro que esto corresponde con los intereses fundamentales de nuestros pueblos y avanza por el cauce de asegurar la paz, la estabilidad y la seguridad en América Latina y el mundo entero”, destaca el texto.

Y es que, tras diez años, el sueño bolivariano del ALBA se ha convertido en el despertar de la conciencia, o como dijera Chávez, en el amanecer de los pueblos latinoamericanos.

Natasha Vázquez, periodista y realizadora audiovisual cubana. Graduada del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). Ha trabajado para medios de prensa de Cuba, España y otros países. Autora de varios documentales, todos multipremiados. Su trabajo ha recibido decenas de reconocimientos, entre ellos, el Premio Internacional de Periodismo “Rey de España”.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Palabras de Aníbal Chávez en el 60 aniversario de Hugo Chávez. Nicolás Maduro anuncia que Venezuela comprará armamento nuevo a Rusia y China (AVN / VTV / RIA Novosti).

Nota de prensa y vídeo del discurso de Aníbal Chávez en la Agencia Venezolana de Noticias.

____

http://sp.ria.ru/international/20140725/160957753.html

Venezuela comprará armamento nuevo a Rusia y China

Sistema de defensa antiaérea Pechora-2M / © RIA Novosti. Mikhail Mokrushin.

México, 25 jul (Nóvosti).

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó el jueves que su país se propone comprar armamento nuevo en Rusia y China para “fortalecer todo el equipamiento militar”.

“He conversado con el presidente Vladímir Putin y con el presidente Xi Jinping, presidentes de Rusia y de China, y muy pronto irán comisiones de trabajo para incorporar los equipos más avanzados en tecnología para fortalecer todo el equipamiento militar y el sistema de armas de la patria. Así lo anuncio”, cita las palabras del jefe de estado la edición Noticias24.

Anteriormente el director del Centro para el análisis del tráfico internacional de armas (TsAMTO, por sus siglas en ruso), Ígor Korotchenko informó a esta agencia que durante el período de 2012 a 2015 Venezuela alcanzará el segundo lugar en importación de armamento ruso, después de la India, con un volumen total de 3.200 millones de dólares.

La exportadora de armas rusa, Rosoboronexport, firmó con Venezuela entre 2005 y 2009 unos 30 contratos de suministro de armas. El país sudamericano recibió sistemas de defensa antiaérea (Antei-2500, Pechora-2M, Buk e Iglá), tanques T-72M, lanzaderas múltiples Smerch y Grad, vehículos blindados y piezas de artillería.

Vicky Peláez (Opinión, RIA Novosti): La ofensiva imperial contra Maduro y Putin.

http://sp.ria.ru/opinion_analysis/20140318/159563471.html

La ofensiva imperial contra Maduro y Putin

Vicky Peláez / © Photo Vicky Peláez.

12:53 18/03/2014

Columna semanal de Vicky Peláez

¡Escúchame! Los romanos sólo toleran quienes les sirven (Max Gallo, “Espartaco”, p.78)

La guerra mediática que se desató casi simultáneamente contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro y su colega Vladimir Putin de Rusia demuestra por enésima vez que Estados Unidos no  tolera vivir con ningún país que se atreva a ser una nación independiente y soberana, con su propio modelo económico y su agenda geopolítica, por eso está dispuesto a utilizar todo a su alcance para lograr su destrucción.

Después de la caída de la Unión Soviética, Washington trazó un plan respecto a la nueva Rusia, en manos de su oportunista y permanentemente borracho presidente Boris Yeltsin y su séquito de corruptos oligarcas “barones”, según el cual este país estaría destinado a no sobrevivir hasta el Siglo XXII. En lo respecto al Siglo XXI, Rusia mantendría, según los gurús iluminados estadounidenses, su condición de una potencia regional de segunda mano sin llegar a convertirse todavía en el “patio trasero” norteamericano y de la OTAN. Pero no contaban que con la llegada de Vladimir Putin al poder, el plan norteamericano empezaría a resquebrajarse y caerse como una casa de naipes.

A la vez Venezuela, tradicionalmente tenía un lugar algo privilegiado en este tan tristemente famoso “patio trasero” debido a sus 329 mil millones barriles de petróleo, y actuaba como un simple y obediente títere del Gran Patrón. Esta situación siguió hasta 1999 cuando asumió la presidencia del país Hugo Chávez quien en 14 años terminó con la dependencia del país, lo transformó en la República Bolivariana y lo enrumbó hacia el Socialismo del Siglo XXI. Fue una gran sorpresa amarga  para la única superpotencia del mundo cuyos líderes pensaron y tramaron que este experimento no duraría ni un año.

Al verse equivocados organizaron un golpe de Estado en 2002, pero el pueblo venezolano y sus fuerzas armadas frustraron aquel golpe y devolvieron el poder a su comandante Chávez. Fue otra gran sorpresa para los iluminados de Washington a quienes ya les había advertido en 1989 uno de los más lúcidos intelectuales franceses, Jacques Attali en su libro “Millennium” donde acertó que “los pueblos de periferia se revelarán un día y romperán lo que es equivalente al nuevo Muro de Berlín que está edificando Norteamérica para asegurar su dominio del Sur”.

La muerte de Hugo Chávez en 2013 fue percibida por Washington como un momento ideal para intensificar la campaña desestabilizadora contra el gobierno bolivariano y su nuevo presidente legítimamente elegido Nicolás Maduro. Para iniciar esta labor utilizaron a la oligarquía local, la clase media acomodada y adiestraron a los estudiantes de las universidades privadas en el terrorismo y la organización de caos para hacer caer al gobierno de Maduro. En otro rincón del mundo ubicado a 9,630 kilómetros de Caracas, en Kiev, Ucrania decidieron hacer algo parecido para que de una vez y para siempre terminar con la esfera de influencia de Rusia, esta vez en Ucrania, siguiendo los consejos de uno de los asesores “invisibles” de Barack Obama, un enemigo de Rusia, Zbigniew   Brzezinski. Este hombre adorado por un poderoso sector de intelectuales y oligarcas rusos siempre postuló que “Rusia sin Ucrania jamás sería una gran potencia”.

Al fracasar la llamada “revolución de color naranja” en Ucrania en 2004, los servicios de inteligencia norteamericanos y de los países de la OTAN se encargaron a entrenar a los nuevos “revolucionarios” ucranianos, especialmente en Polonia y Lituania en la lucha de “baja intensidad” utilizando el terrorismo y sabotaje de matiz neo nazista. Lo que sucedió en Ucrania ha sido en realidad un golpe de Estado neo nazista inspirado, financiado y promovido por los Estados Unidos y la Unión Europea.

 ¿Y qué se puede esperar de EE.UU., si el discurso nazi de Hitler tenía entre sus principales fuentes al libro del magnate norteamericano, Henri Ford, “El Judío Internacional”?.  En su libro “Meine Kampf”, Hitler citó partes enteras del texto de Ford. Lo curioso que igual como en Alemania de Hitler, esta vez en Ucrania los oligarcas locales de origen judío han participado en la financiación de los partidos y movimientos nazistas con el consentimiento de sus colegas europeos. El actual designado por Washington primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk es también de origen judío.

Por supuesto, Rusia se quedó alarmada con el acontecer ucraniano y presentó sus preocupaciones, especialmente relacionadas con la destitución arbitraria del presidente ucraniano Víctor Yanukovich legítimamente elegido por el pueblo, igualmente por la situación en la península Crimea que alberga la Flota del Mar Negro de Rusia y donde el 60 por ciento de su población de 2,000,000 de habitantes la constituyen los rusos. No hay que olvidar que Crimea, que desde 1783 era parte de Rusia fue traspasada en 1954 por Nikita Khrushchev a Ucrania que era parte de la Unión Soviética. La península es vital para Rusia que le da la salida al Mar Mediterráneo. El hecho de que el parlamento de la península decidió crear sus fuerzas armadas, votó por su reintegro a Rusia y convocó el referéndum sobre esta decisión para el próximo 16 de marzo, fue tomado en seguida por EE.UU. y la Unión Europea como un pretexto para tergiversar la realidad, y acusar a Vladimir Putin de lo que sucedió en Ucrania.

En seguida igual como en el caso de Maduro, Putin se convirtió en el blanco preferido de los políticos occidentales y de los medios de comunicación corporativos globalizados. En ambos casos los periodistas globalizados atacan a ambos presidentes utilizando la “técnica de Maidan” (la plaza de Independencia de Kiev que se convirtió en el epicentro de la “revolución neo nazi” de color marrón).  Al presidente Maduro lo tildan de “dictador”, “ignorante”, “títere de Cuba” y le pronostican que seguirá el destino de Saddam Hussein y el de Muammar Gadafi. Mientras tanto los disturbios no cesan en Venezuela y ya hay más de 20 muertos y más de 100 heridos. Muchos de ellos son víctimas de unos desconocidos francotiradores, igual como está sucediendo en Ucrania.

Lo interesante en Venezuela es que los que protestan violentamente no son pobres sino las personas acomodadas de clase media y los estudiantes de las universidades privadas hábilmente organizados y financiados por los Estados Unidos. Las protestas en Venezuela, igual como en Ucrania se someten a las numerosas especulaciones en la prensa. El periodista de Aporrea, Modesto Guerrero opinó que “hay similitudes en un intento de un sector de oposición de derecha contra un gobierno electo democráticamente que no es del gusto de poderes imperiales (en el caso ucraniano son la OTAN y más EE.UU. y en el caso venezolano son EE.UU. Y Canadá) que están combinando todos los recursos de lo que se llama “guerra de baja intensidad”: algunas muertes, muchos heridos, impacto mediático, imágenes terroríficas”.

Hace poco el sacerdote jesuita panameño Jorge Sarsaneda del Cid formuló en la red unas 15 preguntas cuestionando los motivos de la violencia desatada en Venezuela por la oposición. Señala que mientras la oposición está denunciando el hambre y la escasez de productos de la primera necesidad organizando los destrozos, incendios y manifestaciones, las Naciones Unidas presentan las estadísticas según las cuales Venezuela fue uno de los “cuatro países con menos hambre en América Latina en 2012”. A la vez ¨los avances en salud están entre los más destacados de la región”. También señala que en Venezuela “más del 42 por ciento del presupuesto del Estado se destina a las inversiones sociales y en los últimos años cinco millones de personas salieron de la pobreza. Todo esto muestra que detrás de los desmanes de la oposición está la mano siniestra de los globalizadores corporativos aliados con la oligarquía nacional en su lucha por hacer retornar a Venezuela al seno del patio trasero del imperio. Y por supuesto, el presidente Nicolás Maduro que lo está impidiendo se convierte en un enemigo del cual ellos seguirán tratando deshacerse como sea.

El mismo tipo de la guerra mediática de índole política está orientado contra Vladimir Putin quien se da cuenta perfectamente de que en el juego no está simplemente en la incorporación de Ucrania a la Unión Europea sino su entrada en la OTAN lo que haría peligrar seriamente la seguridad nacional rusa al verse el país, rodeado por las bases de la OTAN y obligado a entrar en una nueva carrera armamentista sacrificando así su desarrollo económico y el bienestar de su pueblo. Pero al tergiversar la realidad, los políticos occidentales crean el pretexto para acusar descaradamente a Putin como “Vlad el Martillo”, “Invasor”, “Mafia Gangster”, “el Agresor”, “el Nuevo Hitler”, “el Imitador de Mussolini” o simplemente “el hombre que perdió contacto con la realidad”, es decir un loco, según la canciller de Alemania Angela Merkel.

Mientras tanto uno de los asesores oscuros de Barack Obama, Zbigniew Brzezinski ya está aconsejando a la OTAN de “ponerse en alerta” y estar lista para una intervención, como lo señaló en su reciente artículo “What is to be done? Putin’s aggression in Ukraine needs a response”. Pero los Estados Unidos sin esperar ninguna agresión rusa, ya están presionando a Rusia financieramente. El asesor adjunto de seguridad nacional de Barack Obama, Tony Blinken afirmó hace poco que “que en términos de aislar a Rusia lo que hemos visto como resultado de apoyo movilizado es que los mercados financieros de Rusia han registrado caídas, el rublo ha registrado caídas y los inversionistas se preguntan si deben a involucrarse o no en Rusia debido a la inestabilidad”.

Teniendo en cuenta todo lo que se está sucediendo en Venezuela, Ucrania y en el resto del mundo podemos afirmar que la Guerra Fría del Siglo XXI ha comenzado tomando como pretexto no la lucha contra el comunismo, sino por el dominio del mundo y de sus recursos naturales. En el caso de Venezuela se trata de 329 mil millones de barriles de petróleo y respecto a Ucrania en el juego están el control de la tercera exportadora de granos en el mundo después de Estados Unidos y Argentina y sus 39 millones de millones de pies cúbicos en reservas de gas natural de esquisto.

 También con Ucrania incorporada a la OTAN, Rusia se verá rodeada de bases militares hostiles, esperando los EE.UU. y la Unión Europea la oportunidad de iniciar la “ucranización” de Rusia con la ayuda de su quinta columna en este país que tímidamente ya está mostrando su cara haciendo comentarios sobre un enorme costo de una posible incorporación de Crimea a Rusia que sin duda alguna traerá la irritación de los Estados Unidos.

A la vez, los intentos norteamericanos de “ucranizar”  Venezuela están orientados hacia el debilitamiento del proceso de integración latinoamericana y la erradicación del proyecto del Socialismo del Siglo XXI.

Para los amos de este mundo el “pasado”, como solía decir William Faulkner, “nunca está muerto”. Sin embargo, su permanencia depende también de la voluntad y sabiduría de los pueblos y del grado de su anhelo hacia el futuro diferente.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

RIA Novosti: Crean en Moscú el Movimiento de Solidaridad con la Revolución Bolivariana.

http://sp.ria.ru/bilaterial_relations/20131208/158734472.html

Crean en Moscú el Movimiento de Solidaridad con la Revolución Bolivariana.

Embajada de Venezuela en Rusia / Foto: RIA Novosti (© Photo NVO).

Moscú, 8 de diciembre, RIA Novosti.

Representantes de 25 organizaciones y más de una decena de regiones de la Federación de Rusia fundaron hoy en la Embajada de Venezuela en Moscú el Movimiento de Solidaridad con la Revolución Bolivariana.

El acto tuvo lugar en ocasión del aniversario de la última intervención pública del difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez y fue seguido por todo un recital de grupos musicales rusos y latinoamericanos que rindieron tributo al “presidente eterno”.

Ante los reunidos intervino el embajador de Venezuela ante el Kremlin, mayor general Juan Vicente Paredes Torrealba, quien llamó a consolidar los lazos de amistad entre los pueblos de Rusia y Venezuela, amistad a la que dio inicio e impulsó Hugo Chávez a lo largo de sus diez visitas que llegó a efectuar a Rusia.

En su discurso el embajador destacó que el Comandante en Jefe “no se equivocaba cuando decidió tomar a Rusia como principal aliado de Venezuela”.

“Lo hemos visto en Siria y en Irán, y esta hermandad va a perdurar por los siglos de los siglos”, dijo el jefe de la misión venezolana.

Paredes transmitió “un gran saludo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y de toda Venezuela” a los reunidos en el acto a quienes llamó “hermanos, amigos, compañeros, camaradas”.

Por su parte, los participantes rusos destacaron que tanto el Gobierno como la oposición en Rusia coinciden en apoyar a Venezuela, y subrayaron la importancia de la solidaridad para hacer “frente común al globalismo y el imperialismo”.