Reflexiones de Gordillo sobre las “confluencias” y los “gobiernos de progreso” en el acto de solidaridad con la Marcha por la Amnistía celebrado en Vallecas el pasado 14 de mayo [Vídeo].

El vídeo lo cita Carlos Tena en su blog.

Anuncios

Banco público de tierras en Andalucía y renta básica: si realmente es así, vamos por buen camino.

Canal Sur y la página de IU Andalucía señalan que Diego Valderas ha planteado en el discurso de investidura de Griñán la creación de un banco público de tierras y el establecimiento de una renta básica. No he logrado encontrar el vídeo completo de su discurso, de modo que no sé cuáles fueron exactamente sus palabras, y no puedo aclarar si se trata de renta básica o de otra cosa -el concepto “renta básica” no es mencionado en la página de IU. El caso es que, puesto que va a ser Vicepresidente de la Junta de Andalucía, si menciona estas dos cuestiones, es porque hay visos de que vayan a salir adelante. Si esto es así, quizá no andábamos del todo desencaminados cuando interpretábamos la noticia sobre la ocupación de Somonte en diarios procapitalistas y afines al PSOE, como es el caso de El País, en el sentido de un espaldarazo a las demandas más inmediatas del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), a saber, la paralización de la privatización de las tierras públicas del Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) y la creación de un banco público de tierras para generar empleo en las zonas rurales -que son muchas en Andalucía, claro. Por ahí podían haber empezado y no por ese documento vacuo que hicieron público, nos habríamos ahorrado mucho teclear. Es posible que no veamos a Sánchez Gordillo al frente de la Consejería de Agricultura -aunque no pierdo la esperanza-, pero lo importante es que el gato, blanco o negro, Juan o Pepe, cace ratones. Y que nadie piense que el ratón será IU si esta formación consigue demostrar que es capaz de poner, aunque sea parcialmente, los medios de producción bajo control público y contrarrestar con políticas de izquierda los problemas que nos está causando el capitalismo. La comparación con formaciones como el Partido Andalucista (PA), que supuestamente se hundió tras su pacto con el PSOE y que han podido leerse en los últimos tiempos, no vienen al caso. Estoy convencido de que si se realizan políticas de izquierdas, como la creación de un banco público de tierras con las actuales tierras del IARA más todas aquellas cuya expropiación se considere de interés público y la implantación de una renta básica, el apoyo a IU no decaerá sino que se ampliará. Esas políticas, de realizarse finalmente, serían patrimonio de IU, muy en particular, obviamente, del CUT-BAI y del SAT, no del PSOE. Añado que es necesario que se impulse -y se gestione- desde lo público la creación de empresas agrícolas de transformación que generen empleo y beneficios. Diego Cañamero lo explica muy bien en la entrevista que le realizó Javier Almansa y que colgó el SAT en su página: cultivos sociales de regadío (alcachofas, habas, frutales, etc.) y expropiación mediante fórmulas no conflictivas -es decir, pagando- de las tierras necesarias, del mismo modo que se hace cuando se va a construir una autovía o realizar cualquier otra obra pública. Lo importante, en un primer paso, es comenzar a liberar los medios de producción, generar empleo y demostrar que la gestión pública, también de medios de producción como la tierra, funciona -más allá de Marinaleda, donde ya lo han demostrado. Lo tienen bien estudiado en el SAT, me parece a mí. Aparentemente Cañamero propone la creación de cooperativas. Yo no veo cuál es el inconveniente de una gestión mediante una planificación pública y centralizada de la tierra y las industrias asociadas, pero en fin, los expertos en tierras son ellos, no yo. Lo importante, como dije antes, es que el gato cace ratones, es decir, que haya tierras e industrias asociadas de carácter público, lo demás son detalles que siempre pueden modificarse en función de los resultados. Estaremos vigilantes de la evolución de esta cuestión, cuya calificación pondrá, principalmente, el SAT.

Artículo en “El País” sobre la ocupación de Somonte, ¿buena señal?

El socialismo es incompatible con el pesimismo, de modo que espero que, una vez más, el sentido común se imponga y el pacto con el PSOE se materialice en el sentido adecuado y veamos finalmente a Sánchez Gordillo ocupando lo que hay que ocupar, la Consejería de Agricultura, lo que será una garantía de que se avanzará en el sentido de poner los medios de producción al servicio del pueblo. El artículo en El País La tierra es para el ser humano puede ser una señal en ese sentido. Espero no equivocarme y que podamos estar satisfechos, finalmente, del pacto. Musicando la idea:

1) El contubernio de los políticos del PSOE con el gran capital. 2) Izquierda Unida aún está a tiempo.

1) Destaco algo que se sabe de sobra pero que conviene señalar cada vez que haya un dato que lo corrobore. Del PP no hace falta decirlo, son lo que son y tampoco lo ocultan. Del PSOE sí, por aquello de que llevan eso de “socialista” y “obrero” en las siglas y son aún un referente para la izquierda social en este país. Al dato: la que fuera jefa de gabinete de Griñan ha cesado en su cargo para pasar a representar a una multinacional en Centroamérica. No sabemos de qué multinacional se trata pero, si acepta el cargo una política del PSOE, es seguro que se trata de una multinacional humanitaria cuyo objetivo es llevar la paz y la prosperidad a América Latina -como sabemos que suelen hacerlo todas, evidentemente. Cito ( http://www.diariodesevilla.es/article/andalucia/1245469/grinan/prepara/gobierno/no/necesite/rodaje.html ):

Uno de los cambios se producirá en el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia, donde Rosa Castillejo, la que fuera jefa de gabinete de Griñán, cesó en su puesto el martes pasado. Era la secretaria general de Presidencia, y ahora ha aceptado la representación de una empresa multinacional en Centroamérica.

El contubernio con el gran capital debería considerarse la mayor corrupción.

2) Sobre Izquierda Unida: el gobierno andaluz aún no está cerrado y todavía no está claro si IU tendrá dos o tres consejerías (puede leerse en el mismo artículo citado anteriormente). De no tener la Consejería de Agricultura, la que puede gestionar uno de los principales medios de producción en Andalucía, IU-CA aún está a tiempo de negarse a participar en el gobierno conjunto con el PSOE. De no hacerlo cometerá un nuevo y más grave error. Y más: de ostentar IU la Consejería de Agricultura, creo que ningún votante de IU entendería que no estuviese ocupada por Sánchez Gordillo para hacer lo que hay que hacer, gestionar la tierra como un bien público, haciendo cumplir lo establecido en el Estatuto de Autonomía, a saber, que la riqueza de Andalucía, sea cual sea su titularidad, está subordinada al interés general (Artículo 156)

Toda la riqueza de la Comunidad Autónoma, en sus distintas formas y manifestaciones, y sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general.

y lo que la propia IU incluía en su programa para Andalucía (pág. 25):

Creación de un “Banco Público de Tierras” el cual pueda gestionar el acceso a superficie agraria que no esté en uso, siempre destinándola a la producción de alimentos en cantidad y calidad.

Esta medida, junto a la mejora del funcionamiento de la Reserva Nacional de derechos de la PAC, debe servir para facilitar la incorporación de jóvenes y mujeres al sector, luchando contra el envejecimiento del sector.

En cuanto a Juan Manuel Sánchez Gordillo, a pesar de algunas declaraciones suyas (p.e., entrevista realizada en Al Rojo Vivo) en el sentido de que, de ser nombrado Consejero de Agricultura, expropiaría a los terratenientes, quizá debería reflexionar sobre el hecho de que, a pesar de que la tierra, como medio de producción fundamental, debe estar en manos del Estado, es decir, de los ciudadanos, las expropiaciones, en la actual correlación de fuerzas, han de hacerse primordialmente en la medida en que sean útiles: lo que haya que expropiarse para generar y distribuir riqueza y empleo que se expropie, no creo que haya muchos andaluces que se opongan a ese tipo de medidas, lo que no sea necesario, que se deje como está, no es cuestión, creo yo, de generar polémicas inútiles. Para empezar, en cualquier caso, habría que paralizar la privatización de las tierras del IARA todavía públicas, algo que se hace más fácilmente desde una Consejería que con una ocupación -me parece a mí al menos. Y, ya digo, no hay que quedarse ahí: que se expropie en la medida de lo necesario y siempre que los proyectos agrícolas en cuestión tengan viabilidad -luego hay que comercializar los productos. Por tanto, que se impulse la gestión pública de la tierra y de industrias públicas asociadas en toda la extensión posible y conforme a su utilidad. A tener en cuenta: si se avanza en la generación de empleo y riqueza poniendo a disposición del pueblo, aunque sea parcialmente, la tierra, eso ayudará a entender los beneficios de que sea gestionada en su totalidad por el Estado.

Dicho queda.

Somonte: el gobierno conjunto IU-PSOE comienza con represión.

Desalojo brutal de Somonte esta madrugada, la finca pública perteneciente a la Junta de Andalucía, es decir, a nosotros, los andaluces,   ( http://www.sindicatoandaluz.org/?q=node/939 ). No están dispuestos a permitir que crezcan pimientos y calabacines Socialistas, pero éstos, antes o después, crecerán. El gobierno conjunto con el PSOE comienza con más represión, a ver cómo lo explica IU-CA/PCA/Valderas&CIA.

Izquierda Unida, Sánchez Gordillo y Andalucía: 6.000 militantes y 437.000 votos. Pase lo que pase el daño ya está hecho y va a ser difícil, si no imposible, repararlo.

Es difícil entrar en ningún foro en el que puedan encontrarse partidarios de un acuerdo de gobierno con el PSOE en Andalucía, que es lo que la dirección del PCA ha terminado por pedir de forma explícita a la militancia de IU, incluso entregando ya la papeleta con las opciones marcadas ( http://www.pcandalucia.org/?p=4808 ), opción que, en cualquier caso, parece concordar también con los deseos de la dirección federal. No puede explicarse de otro modo la INTERVENCIÓN a la que IU-CA se ha visto sometida en su proceso de negociación con el PSOE, enviando a Centella y Meyer a Andalucía a negociar con el PSOE. Sobre esta cuestión ya nos hemos pronunciado antes. La mayor parte de los que opinan sobre lo que tiene lugar ahora, por lo que he leído, abogan por votar la investidura y pasar a la oposición. Yo no soy de esa opinión. Hubiera considerado más razonable no dar por regalada la investidura y haber negociado sobre ese presupuesto un acuerdo de contenido económico y político sustancial, como puedan ser un referendum sobre el escudo antimisiles, la banca pública, la gestión de la tierra, con o sin expropiaciones en función de la necesidad y la utilidad real pública, el desarrollo de empresas de transformación de los productos agrícolas con dinero público y gestionadas también desde lo público y, como medidas transitorias e inmediatas, una renta básica que ayude a paliar los efectos del paro -sacando el dinero de donde lo hay, porque lo hay y no creo que nadie lo ponga en duda- y la paralización de los desahucios a los parados. Una vez acordados unos puntos fundamentales y bien explícitos, hubiera considerado más razonable formar parte del gobierno para poder controlar la ejecución de las medidas acordadas, contando con personas de probado compromiso con su ámbito de gestión. A priori, para la cuestión agrícola, que es fundamental en Andalucía, hubiera pensado como cosa lógica en Sánchez Gordillo, a menos que pudiera sugerirse a alguien con más experiencia o compromiso que él en éste área. De no ser posible acuerdos económicos relevantes con el PSOE, que son los acuerdos que van a resolver los problemas de la población, lo lógico hubiera sido negar la investidura al PSOE: desde la oposición hubieran tenido la oportunidad de demostrar sus hipotéticas posturas de izquierda haciendo oposición al PP conjuntamente con IU. De paso, además, se hubiera aireado la administración pública andaluza -como dato al respecto: hay personas que en pasadas elecciones, votando a IU en las elecciones nacionales, han llegado a votar al PP en Andalucía con tal de sacar al PSOE de la Junta. Es una postura que no entiendo y que no comparto pero es así, lo digo como aclaración en relación a la necesidad imperiosa que algunos simpatizantes de IU parecen tener por sacar al PSOE de la Administración, tanto como para optar por lo que consideran la vía más rápida para conseguirlo, votar al PP. No sé si la práctica está extendida, pero existe. En cualquier caso, no creo que al PP le hubiera resultado fácil gobernar con una oposición mayoritaria en contra. Quizá eso hubiese forzado unas nuevas elecciones -lo hemos visto en Asturias y no ha pasado nada- y, mientras tanto, hubiera habido posibilidad de ampliar los apoyos a las tesis ANTICAPITALISTAS -aunque yo las prefiero, simplemente, Socialistas, que no es cuestión de inventar la rueda a estas alturas-, algo que podría haberse visto facilitado con el trabajo de recortes al que se está dedicando el PP a nivel nacional.

Esto, sin embargo, no ha sido así. Las opciones más “rebeldes”, es decir, contrarias al pacto o a determinados planteamientos sobre cómo hacer política, se han intentado apartar desde bastante antes de la negociación postelectoral, de hecho, se ha intentado incluso que no fuesen en un lugar relevante en las listas electorales. Primero fue la controversia sobre si debía ser Valderas o Sánchez Gordillo el que debía ir como cabeza de lista por Sevilla, luego, cuando se mantuvo Gordillo, se intentó de nuevo colocar a la actual número dos y ahora diputada por Sevilla junto con el Secretario General del PCA -no recuerdo ahora el nombre de ninguno de los dos- como cabezas de lista, intentando incluso forzar que en las asambleas previsiblemente pro-Gordillo no votasen -da vergüenza decirlo tratándose de zonas rurales y con la escasez que se vive- los militantes que no tuviesen las cuotas al día. Se impuso la cordura y las asambleas decidieron mantener a Gordillo como primero en la lista. Después de que Gordillo apareciese en la televisión autonómica en el segundo debate electoral, con un discurso, de aquí a Lima, más convincente, más socialista y con una actitud más claramente de izquierda que el de Valderas -algún trabajador, de los de verdad, de los que son seguro víctimas de los recortes, hizo alusión al debate Valderas-Griñan con un gesto de indiferencia añadiendo “sí, ese (el debate) estuvo más ‘señoritingo’, pero el de Gordillo….”.

Luego vino la intervención ya mencionada de la negociación por parte de IU Federal y ahora nos encontramos con que la militancia, que, según diversos medios han hecho público estos días, asciende en Andalucía a unas 6.000 personas, tiene que pronunciarse en relación al pacto con el PSOE en representación de los restantes 430.000 votantes no militantes de IU, y esto, además, con un acuerdo negociado con el PSOE del que no se le ha hecho partícipe mientras se llevaba a cabo -no digamos a los restantes 430.000 votantes-, presentado pocos días antes del referendum y sin posibilidad de debate real y, más aún y por si fuera poco, con las cartas marcadas, es decir, sin ofrecer a la militancia todas las opciones posibles, incluyendo la negación de la investidura al PSOE en función de la valoración del documento acordado.

Si la negociación empezó mal, puede decirse que va a terminar peor, teniendo en cuenta que el votante de IU lo es porque quiere optar por algo distinto al PSOE, de no ser así, obviamente, hubiese votado al PSOE. No parece irrazonable pensar que, de hecho, muchos que en otras circunstancias hubiesen votado a IU hayan optado, ante los recortes del PP, por el voto útil al PSOE, por lo que la subida de IU -concretamente en Andalucía- habría quizá que buscarla en otro sitio que no fuese el descalabro del PSOE en las pasadas elecciones nacionales. Por otra parte, la constatación de la subida de IU a nivel nacional puede haber sido un motivo para animar a otros a votar por IU.

Mi opinión, dada la malísima negociación que se ha hecho y lo intangible y etéreo del documento acordado, es que lo mejor es hacer pasar al PSOE a la oposición haciendo imposible el gobierno del PP para forzar unas elecciones anticipadas en Andalucía. El esfuerzo por conseguir unas elecciones anticipadas debe dirigirse, además, al gobierno nacional del PP, que se ha desdicho de todo lo prometido durante la campaña. Si el PSOE en Andalucía no se aviene a hacer una oposición de izquierda -es quizá lo previsible-, entonces se habrá hecho bien en no apoyar su investidura y, mucho menos, en participar en un gobierno conjunto. De no ser así, mucho me temo que la percepción que vamos a tener los votantes, los que hemos hecho que IU tenga 12 diputados en Andalucía, es que votar a IU es inútil, puesto que a la mínima de cambio y a cambio de un intangible, esta formación va a apoyar al PSOE. Añado que quizá podría pensarse que IU va a ser capaz de demostrar que puede conseguir que el PSOE gire a la izquierda. Bueno, pues yo estoy convencido de que, dados los precedentes, eso es, simple y llanamente, imposible.

Una última nota aclaratoria: es posible que se haya podido percibir el apoyo a Sánchez Gordillo tanto en ésta como en otras entradas de este blog. La cuestión es simple: Gordillo, junto con sus compañeros del Sindicato Andaluz de Trabajadores, lleva años sufriendo la represión de los poderes establecidos, tanto física, en diversas manifestaciones, como a través de denuncias y numerosas y cuantiosas multas, es decir, ha demostrado con la práctica que está de parte de los trabajadores y que está dispuesto a asumir las consecuencias: él, Cañamero y los restantes que participan en el SAT/CUT. El PSOE-A, hay que recordar, ha sido y sigue siendo partícipe fundamental en esa represión y hostigamiento. No tengo noticias de que eso haya ocurrido con Valderas ni con ninguno de los otros que apoyan la investidura, el pacto de legislatura o el gobierno conjunto con el PSOE, tampoco con CCOO, UGT u otros sindicatos (“alternativos” o no alternativos). Si hay represión es porque se daña al sistema capitalista y eso es, precisamente, lo que considero que debe hacerse. Por eso, lógicamente, apoyo a Sánchez Gordillo.

Juan Manuel Sánchez Gordillo promete su cargo ante un parlamento de charanga y pandereta. Así nos va.

Sus palabras:

Por imperativo legal prometo y me comprometo a subvertir con todas mis fuerzas al culpable del paro, la corrupción y la crisis económica que no es otro que el sistema capitalista de producción, por eso me declaro insumiso a la dictadura del mercado, sus recetas y sus mandatos; me comprometo también a luchar con todo el coraje por esta nación sin soberanía que es Andalucía y por último me comprometo a darle voz a los sin voz en este parlamento y en la calle, VIVA ANDALUCÍA LIBRE ( https://www.facebook.com/pages/Juan-Manuel-S%C3%A1nchez-Gordillo/129143116314 )