¿Qué haría el KKE si estuviese en el lugar de Syriza? (LibreRed/Rizospastis)

http://www.librered.net/?p=40148

¿Qué haría el KKE si estuviese en el lugar de Syriza?

Escuchamos frecuentemente la siguiente pregunta bien intencionada: ¿Qué harían ustedes si estuvieran en lugar de Syriza?

La pregunta es adecuada pero debemos situarla en la perspectiva correcta.

Si nosotros, el Partido Comunista Griego, estuviésemos en el “lugar” de Syriza, es decir el lugar de gestores de la burguesía, el lugar de defender los intereses del capital en sus exigencias de restauración del lucro y mas generalmente de las alianzas euroatlánticas y de la OTAN; si estuviésemos en el “lugar” de asumir un gobierno que es una herramienta de los monopolios; si estuviésemos en el “lugar” de negociar en nombre del capitalismo griego, sentados en las mesas redondas de la UE, de la zona euro y de otros órganos imperialistas…

Si estuviésemos en ese “lugar”, no haríamos nada diferente de lo que Syriza está haciendo. No podríamos ayudar, pero tendríamos los mismos dilemas: ¿Debemos continuar dentro del euro u optar por la quiebra, controlada o no controlada y en un capitalismo griego basado en el dracma? Pondríamos en la balanza lo que es más ventajoso para el interés de nuestro capitalismo y escogeríamos de acuerdo con eso. Y eso es lo que Syriza ha hecho.

Pero si estuviésemos en ese “lugar” ya no seríamos un Partido Comunista, el partido de la clase obrera y las masas populares; nos habríamos convertido en un partido diferente incapaz de luchar en su nombre. Es eso lo que venimos explicando desde 2012 cuando los trabajadores nos preguntaban, con buena intención, sobre “entrar” en un gobierno de coalición con Syriza, o apoyarlo, o mínimamente tolerarlo en 5 o 10 cuestiones.

Nosotros explicamos, ya en aquella época, que todo gobierno de gestión de la burguesía, cualesquiera que fueran sus intenciones, declaraciones, cualesquiera que fueran sus aspiraciones, está objetivamente forzado a seguir un camino específicamente antipopular, porque tal gobierno no es producto de una ruptura con el capital, con su poder, con los órganos imperialistas, UE, etc.

Hoy la ilusión de que las cosas podrían ser de otra forma se desvanece ante nuestros ojos, no importa de cuan variadas y diversas maneras se intente disfrazar la verdad con los harapos de la caricatura de ruptura, como la “moneda nacional”, la “reconstrucción de la producción” capitalista, el “compromiso honrado”; no importa cuánto intenten retocar la máscara y venderla, tratando de acorralar a los que están irritados, o decepcionados con la política de Syriza, de retorno al corral con los dueños de los barcos, los industriales farmacéuticos y los centros capitalistas de los EEUU y de Alemania que apoyan el Grexit.

Pero volvamos a la pregunta anterior

¿Qué pasaría si tuviese lugar un cambio radical en la correlación de fuerzas, a favor de la clase obrera y de los estratos populares más pobres? ¿Si en lugar de un gobierno gestor de la burguesía, un gobierno que es un mero instrumento del poder capitalista, tuviésemos un gobierno verdaderamente popular y de los trabajadores, un instrumento del poder de los trabajadores y de las masas populares en el cual los comunistas, obviamente, desempeñarían un papel decisivo?

Tal poder gubernamental no estaría preso en las salidas sin fin de una negociación antipopular con los órganos imperialistas de la UE, del BCE y del FMI. Ni siquiera se habría iniciado el tipo de proceso que hemos vivido en los últimos cinco meses.

Sobre todo porque ni aprobaría el programa antipopular y antiobrero institucional y legislativo, ni las leyes relacionadas o no con el memorando, ni aprobaría las medidas procapital que protegen sus lucros, los privilegios ultrajantes de las corporaciones. Aboliría todas esas medidas; subvertiría todo esto. Tampoco abrazaría compromisos con la UE, BCE, FMI y con la OTAN ni las “obligaciones” que se derivan de ello. Pondría fin a la participación del país en esos grupos imperialistas. Se desvincularía de todos ellos.

No dejaría los sectores de la economía, las unidades de producción, el sector de servicios, energía, infraestructuras y bancos en manos de grupos empresariales, del capital monopolista. Adoptaría una serie de medidas inmediatas destinadas a lanzar el proceso de socialización y organización de la economía sobre las bases de planificación central científica. Abriría el camino para la utilización de la capacidad productiva del país usando como criterio, no el lucro de las corporaciones y el capital, ni la explotación capitalista sino la satisfacción de las necesidades de los trabajadores y del pueblo, de sus necesidades sociales más amplias. Ese camino nos permitiría salir de la crisis de acuerdo con los intereses de los trabajadores y el pueblo. Posibilitaría el desarrollo proporcionado de los sectores de la economía actualmente estancados debido a los compromisos con la UE (por ejemplo, construcción naval, azúcar, producción de carne).

Tal poder no reconocería la deuda pública ni la obligación de pagarla. Declararía su abolición unilateral.

Un poder y gobierno como ese sería producto de la más amplia movilización popular y de participación de los trabajadores y masas populares en el ejercicio del poder, a través de nuevas instituciones surgidas de sus luchas subversivas, sustituyendo las viejas instituciones del sistema político burgués y de la “democracia” de los monopolios.

Un poder y gobierno como ese, inmediatamente firmaría acuerdos internacionales de beneficio mutuo con otros Estados, para importación de medicamentos, alimentos, energía, precisamente porque no se comprometería a participar en órganos imperialistas como la UE, OTAN, etc.

Y ese es el lugar por el cual estamos luchando hoy

Toda la lucha de los comunistas se orienta en esa dirección. Tiene por objetivo cambiar la correlación de fuerzas a favor de la clase trabajadora y de los estratos más pobres de la población, a fin de alterar el camino que el país viene siguiendo. A fin de abandonar la vía capitalista de desarrollo, sea bajo el euro o bajo el dracma, junto con sus crisis, su miseria, su explotación, su vida sin derechos, a la adaptación de las necesidades de los trabajadores y del pueblo a los límites siempre impuestos por los lucros de las empresas, su compromiso de participar en sindicatos capitalistas y alianzas imperialistas.

Es ese el motivo de que hoy el KKE llama a todo el pueblo, no solo a resistir los ataques antipopulares y antiobreros del capital, resistir al gobierno SYRIZA-ANEL y a la UE, sino también a usar la lucha como trampolín para transformarla en un paso adelante para el reagrupamiento del movimiento obrero, el refuerzo de la alianza popular; para fortalecer la orientación anticapitalista y antimonopolista del movimiento al identificar al enemigo real: los monopolios, el capital, empresarios, sus gobiernos, sus partidos, sus alianzas internacionales de la UE-EUA-OTAN.

Y esa es la única forma de modificar la correlación de fuerzas a partir de los intereses del pueblo, a fin de que el pueblo forme una fuerza, poderosa, determinada y capaz de impedir la ofensiva antipopular de hoy y derrotarla mañana imponiendo su propia salida. En ese proceso los trabajadores serán capaces de alcanzar éxitos y victorias grandes y pequeñas.

Y es ese el criterio que los trabajadores deben asumir frente a las urnas cuando llegue el momento: como su voto va ayudar a reforzar el esfuerzo por cambiar la correlación de fuerzas a fin de ayudar al pueblo a levantarse organizado y determinado pora poner el futuro en sus propias manos.

Texto publicado en el periódico del Partido Comunista Griego, Rizospastis, 19, Junio, 2015
Traducción al castellano de Ares Vreas

Recomendable entrevista a Carmelo Suárez, Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España, sobre la situación en Grecia y las estrategias del capital (Radio San Borondón/LibreRed). Comunicado del PCPE sobre Grecia.

http://pcpe.es/index.php/comite-central/item/2147484251-declaracion-del-ce-del-pcpe-sobre-la-situacion-en-grecia

Declaración del CE del PCPE sobre la situación en Grecia

El Comité Ejecutivo del PCPE, tras seguir los acontecimientos relativos a la situación de Grecia durante las últimas semanas, emite la siguiente declaración:

1)El nuevo memorándum acordado en la noche del 12 de julio y aprobado anoche en el parlamento griego es un ataque sin paliativos al pueblo trabajador griego. La mayor parte de las medidas acordadas por unanimidad en Bruselas suponen una profundización en la ya terrible situación social y laboral del país y avanzan nuevas privatizaciones que servirán para un nuevo saqueo del país y un enriquecimiento de los monopolios griegos y extranjeros.

2)Las negociaciones entre el gobierno griego y el Eurogrupo, marcadas por sucesivos movimientos, desinformaciones, amenazas y maniobras varias, han puesto en evidencia las distintas aspiraciones e intereses que se producen en el seno de esa alianza imperialista que es la Unión Europea. Los distintos enfoques de Francia e Italia o Alemania son expresión de las pugnas internas que se producen en el seno de la UE, pero que no obstante coinciden en un elemento principal: cargar sobre la clase obrera y los sectores populares el peso de un nuevo proceso de acumulación que favorezca a los monopolios.

3)La aprobación en el parlamento griego, en la noche de ayer, del memorándum presentado por el gobierno de SYRIZA, ha mostrado con absoluta claridad las limitaciones que supone la gestión capitalista. A pesar de la retórica inicial, se comprueba que ni las mayorías absolutas ni el recurso a los referéndums benefician a la mayoría trabajadora en tanto se continúe bajo la lógica de las instituciones capitalistas y sin un modelo alternativo real. La socialdemocracia, nueva o vieja, ha vuelto a ejercer su papel de legitimador y aplicador de las políticas antiobreras, y sigue poniéndose del lado del gran capital.

4)Específicamente, el caso del referéndum del 5 de julio ha sido clarificador. Mientras inicialmente el gobierno de SYRIZA pedía el “NO” a la propuesta de la Comisión Europea, el BCE y el FMI, se ha terminado por pactar un acuerdo más duro que el se rechazaba hace escasos días, generando con ello aún más frustración en el pueblo griego y en todos aquellos que confiaron en Tsipras. Todo un engaño al pueblo trabajador griego que tiene su correlato en nuestro país en organizaciones como PODEMOS o IU, que siguen fomentando ilusiones sobre la gestión humana del capitalismo.

5)El PCPE quiere dejar constancia de su expreso apoyo en todo este proceso al Partido Comunista de Grecia (KKE), que ha mantenido una firme posición por la salida de la UE y el euro con el pueblo en el poder, la única realmente viable en beneficio de la clase obrera y el pueblo, a la vez que ha denunciado las distintas maniobras tanto del gobierno de SYRIZA como de los acreedores, teniendo que soportar por ello la incomprensión, las difamaciones y las calumnias  de todo tipo de oportunistas, tanto en Grecia como en España.

6)El PCPE considera que lo ocurrido en Grecia genera importantes enseñanzas para la lucha de la clase obrera y el pueblo trabajador en nuestro país. Por una parte ha mostrado los límites de la gestión capitalista, pero también ha servido para mostrar la ceguera de todo tipo de oportunistas que han fomentado ilusiones sobre la posibilidad de una salida favorable al pueblo sin una ruptura con la UE imperialista que se dé bajo parámetros socialistas.

7)El PCPE llama al conjunto de la clase obrera y sectores populares a avanzar en el planteamiento de una verdadera alternativa fuera de las cadenas de las estructuras imperialistas como la UE y la OTAN, y a la salida del euro en el marco de un proceso de construcción de verdadero poder obrero y popular.

Madrid, 16 de julio de 2015
Comité Ejecutivo
PCPE

Pablo Iglesias (Podemos), a favor de la OTAN y la UE y en contra de Rusia y el mundo multipolar. Menudo elemento.

El sitio web LibreRed publicó recientemente un artículo sobre un breve intercambio de Pablo Iglesias con la prensa en relación a la situación en Grecia y Europa durante la presentación de un libro de Manuel Castells. Pablo Iglesias realizó algunas consideraciones que dan poco margen para la duda sobre sus posiciones en relación a la OTAN y Rusia y, por tanto, en relación al intento de construir un mundo multipolar donde los EEUU y sus aliados de la OTAN no tengan la absoluta hegemonía. La Federación Rusa es, no hace falta decirlo, una pieza fundamental de ese mundo multipolar, del que además forman parte China, Cuba, Venezuela y, en general, toda una serie de países progresistas en América Latina y en el mundo que mantienen alianzas estratégicas con Rusia. Las palabras textuales de Pablo Iglesias, según las cita LibreRed, son las siguientes:

Si se articula una suerte de nuevos gobiernos en Europa con políticas keynesianas, si conseguimos doblar el brazo a los socialdemócratas y que cambien de bando habrá una posibilidad. Y, si no, vendrá Marine Le Pen y dirá: ‘Hemos ganado las elecciones en Francia, tenemos armas nucleares y nuestro principal aliado es Rusia. Ni Unión Europea ni OTAN. Si ganamos aquí, el enemigo son las élites locales a las que vamos a hacer llorar un poquito. Y si no, ¿la alternativa es Marine Le Pen? Alianzas con Rusia, vísperas de la tercera guerra mundial. La política es abyecta”.

Queda bien claro cuál es su posición: mejor una Francia dentro del polo imperialista de la UE y la OTAN que fuera de la OTAN y aliada a Rusia -que sea Marine Le Pen quien hipotéticamente llevara a cabo tal política es una cuestión secundaria aquí-. Parece también que Pablo Iglesias considera que la posición actual de Francia y la UE con respecto a la OTAN y los EEUU supone una mayor garantía para evitar una tercera guerra mundial. Extrañas posiciones las suyas teniendo en cuenta la política agresiva de la UE y la OTAN en relación a Ucrania y el Medio Oriente y, por supuesto, en relación a Rusia en particular.

Pues eso,…menudo elemento.

Carmelo Suárez, Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España: “El Estado Islámico es un montaje imperialista” [+ vídeo] (LibreRed).

http://www.librered.net/?p=39534

Carmelo Suárez: “El Estado Islámico es un montaje imperialista”

Carmelo Suárez, Secretario General del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), habló sobre la guerra imperialista y la esencia del llamado Estado Islámico (Daesh, en árabe) durante un acto político junto a militantes de la formación.

El líder comunista cargó con dureza contra el imperialismo occidental y sus aliados en el mundo árabe advirtiendo que “el Estado Islámico es un montaje imperialista” y denunciando que este grupo armado no es más que un invento de Estados Unidos, de la CIA y del servicio secreto israelí, el Mossad.

“La guerra de hoy es una guerra de altísima tecnología”, aseguró Suárez, quien destacó que algo así no lo puede hacer un simple grupo armado sin apoyo y recursos técnicos de potencias imperialistas.

“En esa parte de África quieren controlar todos los recursos energéticos fundamentales que pasan o que existen en la zona, y para eso han montado una guerra de destrucción, de sangre, de sufrimiento”, sentenció el Secretario General.

LibreRed