Sputnik: Presidente Maduro anuncia compra de armas a Rusia y China.

https://mundo.sputniknews.com/fuerzasarmadas/201612291065910672-Venezuela-armamento-moderno/

Presidente Maduro anuncia compra de armas a Rusia y China

1065910631

Fuerzas Armadas

03:43 29.12.2016 URL corto 382151 CARACAS (Sputnik) —

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que aprobó recursos para la compra de armamento moderno a Rusia y a China para la Fuerza Armada Bolivariana.

“He aprobado los recursos para dotar con las armas más modernas de Rusia y China a las Fuerzas Especiales de la nación”, dijo el presidente venezolano desde el recién inaugurado “Batallón de Honor 24 de junio” en el estado Carabobo, en el norte del país.

Además, adelantó que el ministro de la Defensa, Vladímir Padrino López, viajará en los próximos días a ambos países para concretar los acuerdos.

“Muy pronto va nuestro general en jefe a Rusia y a China a cerrar los acuerdos y a traerse las armas más modernas del mundo”, expresó el jefe de Estado a una cadena de radio y televisión.

Maduro señaló que la “revolución bolivariana” se encuentra preparando ejercicios militares para el próximo 14 de enero.

Más: https://mundo.sputniknews.com/fuerzasarmadas/201612291065910672-Venezuela-armamento-moderno/

Artículo de Fidel Castro: El Cumpleaños (Cubadebate).

Artículo de Fidel Castro: El Cumpleaños

13 agosto 2016 | 323 |

fidel-castro-ruzFidel habla durante una ceremonia en la Plaza de la Revolución, en febrero de 2006. Foto: Javier Galeano/ AP

Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.

En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad.

La altura se eleva hasta los 500 metros aproximadamente, de lomas inclinadas, pedregosas, donde la vegetación es escasa y a veces hostil. Árboles y rocas obstruyen el tránsito; repentinamente, a una altura determinada, se inicia una meseta extensa que calculo se extiende aproximadamente sobre 200 kilómetros cuadrados, con ricos yacimientos de níquel, cromo, manganeso y otros minerales de gran valor económico. De aquella meseta se extraían diariamente decenas de camiones de pinos de gran tamaño y calidad.

Obsérvese que no he mencionado el oro, el platino, el paladio, los diamantes, el cobre, el estaño, y otros que paralelamente se han convertido en símbolos de los valores económicos que la sociedad humana, en su etapa actual de desarrollo, requiere.

Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante.

De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber. Yo había dicho que sabía quien podía sustituirme si el adversario tenía éxito en sus planes de eliminación. Yo casi me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos.

El 27 de enero de 1953, tras el golpe alevoso de Batista en 1952, se escribió una página de la historia de nuestra Revolución: los estudiantes universitarios y organizaciones juveniles, junto al pueblo, realizaron la primera Marcha de las Antorchas para conmemorar el centenario del natalicio de José Martí.

Ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país.

A los 6 años una maestra llena de ambiciones, que daba clases en la escuelita pública de Birán, convenció a la familia de que yo debía viajar a Santiago de Cuba para acompañar a mi hermana mayor que ingresaría en una escuela de monjas con buen prestigio. Incluirme a mí fue una habilidad de la propia maestra de la escuelita de Birán. Ella, espléndidamente tratada en la casa de Birán, donde se alimentaba en la misma mesa que la familia, la había convencido de la necesidad de mi presencia. En definitiva tenía mejor salud que mi hermano Ramón —quien falleció en meses recientes—, y durante mucho tiempo fue compañero de escuela. No quiero ser extenso, solo que fueron muy duros los años de aquella etapa de hambre para la mayoría de la población.

Me enviaron, después de tres años, al Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde me matricularon en primer grado. Pasaron casi tres años sin que me llevaran jamás a un cine.

Así comenzó mi vida. A lo mejor escribo, si tengo tiempo, sobre eso. Excúsenme que no lo haya hecho hasta ahora, solo que tengo ideas de lo que se puede y debe enseñar a un niño. Considero que la falta de educación es el mayor daño que se le puede hacer.

La especie humana se enfrenta hoy al mayor riesgo de su historia. Los especialistas en estos temas son los que más pueden hacer por los habitantes de este planeta, cuyo número se elevó, de mil millones a fines de 1800, a siete mil millones a principio de 2016. ¿Cuántos tendrá nuestro planeta dentro de unos años más?

Los científicos más brillantes, que ya suman varios miles, son los que pueden responder esta pregunta y otras muchas de gran trascendencia.

Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes.

Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos.

Fidel Castro Ruz

Agosto 12 de 2016

10 y 34 p.m.

Siria: Rusia entra en escena (Mundo Obrero).

http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=5274

El 30 de septiembre Moscú entró en guerra en Siria con la autorización del gobierno sirio

Siria: Rusia entra en escena

20151116_putin_rusia

Vladimir Putin (Foto: Mundo Obrero).

Moscú está demostrando su capacidad militar y política, el tiempo en que era una potencia declinante ha acabado

Explica la leyenda que Alejandro el Magno tenía que desatar el nudo gordiano para hacerse merecedor del favor de los dioses. Frente a lo enrevesado de la cuestión tiró de espada y lo cortó. Este nudo gordiano en el que se habían convertido las negociaciones sobre la cuestión siria se ha resuelto en la 70ª sesión de las NN.UU. Washington ha sido el marco donde se dibuja la nueva correlación de fuerzas a nivel internacional. Los múltiples encuentros entre los presidentes americano, ruso, chino, el Vaticano y la diplomacia europea no han conseguido poner de acuerdo a los actores políticos, pero sí han señalado el perímetro de actuación de Rusia en el nuevo escenario creado en Oriente Medio.

El 30 de septiembre, tal y como había sido anunciado, Moscú entró en guerra en Siria. Desde todos los puntos de vista es una acción respaldada por el derecho internacional, puesto que cuenta con la autorización del gobierno sirio, cosa que no tiene la coalición internacional liderada por EE.UU.

Tanto Moscú y Teherán, que asesoran y proveen de armas a Damasco, como Pekín, que ha desplazado un portaviones y buques de apoyo a la zona, tienen enormes intereses más allá de los aspectos económicos. Los grupos terroristas que están siendo entrenados en este escenario bélico, tienen como objetivo provocar el caos tanto en las antiguas ex repúblicas soviéticas, como en las regiones chinas de la minoría musulmana Uigur o en la zona fronteriza entre Irán y Afganistán.

La autorización del Senado ruso invocó la propia seguridad nacional. Obama, que no quiere arriesgarse a una guerra mundial, se ha debatido entre las presiones del “ala dura” (los generales Allen, Petraeus y el senador John McCain, partidarios de una acción de fuerza aunque implique la guerra contra Rusia y China), y la posición de la actual “mano derecha” de Obama, el general Asthon Carter más partidario de seguir la vía política. El liderazgo de Obama en la cuestión siria es débil, carece de perspectiva y de objetivos. La consistencia de las propuestas de Washington ha de ser puesta en duda. La intervención rusa y la derrota de las fuerzas terroristas no es la derrota de Obama, es especialmente la victoria sobre un conglomerado de intereses que proponían la extensión del conflicto y su generalización.

Desde la II Guerra Mundial, ningún conflicto había alcanzado la magnitud de la guerra en Siria. Incluyendo la propia Siria, los enfrentamientos abarcan una zona de 600.000 Km2 con 120 frentes diferentes. La calidad y cantidad del armamento utilizado por las bandas terroristas es extraordinaria, incluyendo los modernísimos misiles anti-carro TOW proporcionados por EE.UU. y financiados por Arabia Saudita. En los últimos meses Damasco ha tenido que enfrentar una cuádruple ofensiva perfectamente coordinada y el ejército sirio ha detenido a decenas de miles de combatientes (unos 75.000 según las fuentes). La derrota de la ofensiva ha permitido al ejército cambiar definitivamente el balance militar en esta fase del conflicto. Lo que ha hecho el ejército sirio, lo acerca al Milagro o al Mito. La ayuda del ejército ruso así como de China e Irán acabará por inclinar la balanza, aunque el peso de la guerra corresponde al pueblo sirio.

En paralelo a la militar, la situación política ha dado un vuelco. El cambio de postura de las cancillerías europeas es evidente; los gobiernos europeos ya dan por descontada la victoria de Damasco. Desde el pasado 30 de septiembre, las unidades aéreas de la Fuerza Aeroespacial de Rusia han ejecutado 934 misiones de combate y han destruido 819 posiciones del EI y otras bandas terroristas. Bajo la presión coordinada de la aviación ruso-siria, el ejército damasceno, las fuerzas terrestres del libanés Hezbola e Irán, los frentes que sostenían los terroristas están colapsando.
Desde el comienzo de la guerra Moscú apoyó a Damasco. El ataque era una de sus líneas rojas. La implicación de Moscú es determinante, no sólo por la ayuda militar directa (por sí sola no decantaría la batalla puesto que se ha de ganar en tierra y Rusia no arriesgará sus tropas) sino por sus implicaciones políticas. El encuentro de Putin con los premieres israelita, jordano, turco y saudita en Moscú cambiaron la ecuación de los apoyos y disensos en la zona. Las demostraciones de la calidad del armamento ruso y su eficacia han demostrado a la OTAN que Moscú ya no es una potencia de segundo orden, sino que se erige como árbitro en Oriente Medio, desplazando a los propios EE.UU.

Estados Unidos y sus aliados –Turquía, Francia, el Reino Unido, Canadá, Jordania, Australia, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Israel, Bahréin y otros más– no han tenido nunca interés por destruir los grupos terroristas. Estados Unidos y sus vasallos, especialmente Turquía, pretenden una larga guerra de desgaste. El objetivo es como en el caso afgano, empantanar al ejército ruso. La estrategia rusa fija un marco temporal para las operaciones de bombardeo entorno a la Navidad ortodoxa.

Putin ¿demonio o aliado?

La crisis de los refugiados está demostrando a Europa la futilidad de sus argumentos y sus errores de cálculo. Las guerras en Oriente Medio están ocasionando enormes problemas a la propia estructura de la Unión Europea que corre peligro de implosionar. La intervención de Rusia sobre el terreno lleva implícita la participación del presidente sirio en la solución de la crisis. La canciller Merkel ha sido la primera en entenderlo, como lo han hecho posteriormente otros gobiernos. Hasta hace dos días el demonizado Vladímir Putin era el enemigo a batir, ahora se ha transformado en pieza clave en la solución del conflicto.

Los tiempos políticos a la par que los militares se aceleran. La intervención directa de Rusia en el escenario sirio, con el apoyo chino e iraní, refuerza su posición como actor central. Oriente Medio está cambiando porque la correlación de fuerzas a nivel mundial bascula. Obama tachó a Rusia de potencia regional. Como en muchas ocasiones, ese concepto de la propia excepcionalidad histórica, tan arraigado en la sociedad norteamericana, les hace perder el sentido de la realidad. Moscú está demostrando su capacidad militar y política, el tiempo en que era una potencia declinante ha acabado.

España, el nuevo portaviones de la OTAN (Pilar Casanova, Sputnik).

http://mundo.sputniknews.com/firmas/20151019/1052632832/espana-OTAN-maniobras.html

España, el nuevo portaviones de la OTAN

Firmas

13:08 19.10.2015(actualizada a las 16:40 19.10.2015) URL corto
Pilar Casanova
España, cada vez más activa en la OTAN (40)
90713

España se ha convertido hasta el próximo 6 de noviembre en el mayor teatro militar de operaciones de la OTAN desde el final de la Guerra Fría por hospedar unas gigantescas maniobras que movilizan a más de 30.000 soldados, 20.000 de ellos españoles, con armamento de última generación.

La fase activa del Trident Juncture 2015 arrancó el pasado 3 de octubre, pero el Gobierno conservador de Mariano Rajoy todavía no ha explicado ni los costes de estos ejercicios, ni la nueva política de acercamiento militar a Estados Unidos, ni tampoco los beneficios para España de esta peligrosa estrategia.

El propio ministro español de Defensa, Pedro Morenés, calificó este verano las actuales maniobras de la OTAN como las “más potentes, más importantes y de mayor entidad cualitativa y cuantitativa de la Alianza desde la operación en Afganistán”.

Los ejercicios de la OTAN en España servirán en palabras del responsable de la Defensa español para “dar visibilidad” a esta región “como zona fundamental” para la Alianza Atlántica.Pero esta estrecha relación de España con la OTAN y EEUU reporta nulos beneficios a los españoles, más bien al contrario porque de seguir la actual escalada militar entre Washington y Moscú, España se convertiría también en objetivo a batir.

Los únicos beneficiados de esta situación son las élites españolas vinculadas al capital financiero de Estados Unidos.

“La OTAN es un instrumento de dominación” y en un periodo en el que la economía de EEUU “está declinando ineludiblemente en competencia con países como China y Rusia y los BRICS”, la industria militar adquiere un nuevo protagonismo, explicó a Sputnik Nóvosti Manuel Pardo de Donlebún, capitán de navío de la Armada en la Reserva.

Washington “quiere mantener su posición estratégica y su posición de dominio” y el único recurso que le queda “es la fuerza militar en la que nadie le hace sombra” alertó el activista.

El eurodiputado español de Izquierda Unida (IU), Javier Couso, ha denunciado que “detrás de la demostración de fuerza” de las maniobras que la OTAN se esconde “una clara amenaza a Rusia”.

“Es un claro signo de que la Unión Europea está renunciando a desarrollar una disuasión independiente de EEUU, y por otro, que lo que se esconde detrás de esta demostración de fuerza es una clara amenaza a Rusia”, denunció hace dos semanas.

También numerosas plataformas ciudadanas españolas han mostrado su repulsa con movilizaciones contra unas maniobras que sitúan a España en la primera línea del frente.Para Pere Ortega, investigador, analista y director del Centro Delàs de Estudios por la Paz, estas maniobras hay que encuadrarlas con las tensiones y enfrentamientos que mantiene la OTAN y Rusia tras la crisis de Ucrania.

El autor de ‘El lobby de la industria militar española: donde van nuestros impuestos’, decía en un reciente artículo en el diario Público que las maniobras militares Trident Juncture “puedan tener como objetivo, no solo llevar a cabo ataques, también el invadir cualquier país, quizás Siria, un país africano, o simplemente facilitar una escalada militar con Rusia, que es tanto como abrir las puertas a una nueva guerra fría y la posibilidad de un enfrentamiento armado en suelo europeo entre potencias nucleares”.

Zaragoza alberga buena parte de estos ejercicios, especialmente el campo de adiestramiento de San Gregorio y la base aérea de las Bardenas, en la que se realizarán prácticas con fuego real desde aviones y helicópteros.

La Plataforma Anti-OTAN de Zaragoza ya ha denunciado que “la actividad militar en estos recintos supone un riesgo para la población limítrofe, ya que es habitual que algunos proyectiles impacten fuera de las instalaciones militares”.

Además durante las maniobras “se utilizarán municiones de uranio empobrecido que presentan niveles de radiactividad y contaminan suelos agrícolas y acuíferos causando enfermedades y riesgo de malformaciones en los fetos”.

Pero la cesión del territorio español no sólo es temporal. A las maniobras actuales se suman varios peligros más.En la base naval de Rota, en Cádiz al sur de España, EEUU acaba de finalizar el despliegue de cuatro destructores con el escudo antimisiles.

Washington justificó en su día la necesidad de hacer frente a un Irán nuclear, pero hoy esa excusa ya no sirve porque se ha llegado a un acuerdo con Teherán. Todo indica que desde la retaguardia española el escudo mira a Rusia y China.

La otra amenaza se sitúa en la base aérea de Morón, en Sevilla, en donde la Casa Blanca desplegará de forma permanente hasta 3.000 marines (que actúan en estas maniobras) e instalará el mando de AFRICOM frente al África subsahariana, dispuestos a lanzar ataques e intervenciones bajo el supuesto de la guerra contra el terrorismo.

Desde esta misma semana, el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de la OTAN en Bétera, en Valencia, es ya ‘punta de lanza’ de la Alianza Atlántica, lo que le permitirá durante 2016 organizar despliegues rápidos en países en conflicto en menos de 48 horas.

Y en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, se construye el búnker más grande de España para acoger Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) de la OTAN (que controla el espacio aéreo entre Azores y Turquía) y el ARS Pegaso (Defensa Aérea Nacional española).

José Enrique de Ayala, ex Jefe de Estado Mayor del Cuerpo de Ejército Europeo, explica en el diario Público que las maniobras de la OTAN “eran una reivindicación de los países del Este de Europa a raíz del conflicto de Ucrania, ya que tienen miedo de que Rusia pueda intervenir de alguna manera”.España tuvo hasta el pasado mayo a cuatro aviones Eurofighter desplegados en Estonia dentro de la misión ‘Policía Aérea del Báltico’ de la OTAN.

Como denuncia Couso, miembro también de la comisión de Defensa del Parlamento europeo, España es el nuevo “portaaviones de la OTAN” y las maniobras “son un mensaje en dos direcciones, hacia China por el aumento de su influencia en África y hacia Rusia, y el mensaje es que el Mediterráneo sigue siendo cosa angloamericana”.

Desde el final de la guerra fría, la OTAN era una organización sin rumbo ni estrategia que malvivía como gendarme militar mundial.

Hoy recupera de nuevo su vieja misión histórica de amenazar a Rusia, esta vez con la ayuda nada despreciable de España.


LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Rusia y China profundizan cooperación (Prensa Latina / RIA-Novosti).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=3255881&Itemid=1

Suscriben acuerdos China y Rusia sobre energía

Foto: Prensa Latina.

Beijing, 9 nov (PL)

Los presidentes de China y Rusia, Xi Jinping y Vladimir Putin, asistieron hoy a la firma de acuerdos bilaterales sobre cooperación energética, incluida una segunda ruta del gasoducto entre los dos países, se informó oficialmente.

Considerados convenios de gran beneficio mutuo, los documentos suscritos comprenden uno entre la Corporación Nacional de Petróleo de China, la mayor productora de gas y petróleo de esta nación asiática; y el gigante ruso Gazprom.

El pacto sobre el gasoducto, sobre el cual las dos partes suscribieron otro convenio en mayo referido a la ruta oriental de esa tubería, es válido por 30 años y comenzará en 2018 con la entrega a China de 38 mil millones de metros cúbicos de gas natural cada año.

Expertos señalan lo adecuado de estos convenios en momento en que las exportaciones rusas de energía a Europa se encuentran bajo presión debido a la crisis en Ucrania, mientras China necesita reducir su dependencia del carbón mineral y requiere importar más gas natural.

Xi y Putin coincidieron en que la cooperación en el sector de energía entre los dos países salvaguarda respectivamente su seguridad energética y es de gran importancia, durante un encuentro bilateral previo a la XXII Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) a iniciarse mañana.

Ambos presidentes coincidieron en la relevancia de reforzar la cooperación en el sector de trenes de alta velocidad, alta tecnología, tecnología aeroespacial y finanzas.

En su décimo encuentro desde que Xi asumió el poder en marzo de 2013, ambos jefes de Estado dieron a conocer que impulsarán la construcción de la ruta oriental del gasoducto como está previsto, lanzarán próximamente la ruta occidental del mismo y negociarán otros proyectos energéticos.

Entre ellos figuran, según se reportó, la energía nuclear y la hidroeléctrica.

Putin llegó hoy para participar en la Cumbre de Apec que sesionará lunes y martes en esta capital.

mgt/ir

________

http://sp.ria.ru/international/20141109/162953209.html

Putin: la cooperación ruso-china es importante para la estabilidad en el mundo

Foto: © RIA Novosti. Mikhail Klementiev.

Pekín, 9 nov (Nóvosti).

Rusia y China deben proseguir con su cooperación para que la situación en el mundo sea más estable, declaró hoy el presidente ruso, Vladímir Putin.

“La cooperación entre Rusia y China es sumamente importante para que el mundo se guíe por (el respeto al) derecho internacional y sea más estable”, dijo el líder ruso durante un encuentro con su homólogo chino, Xi Jinping, en Pekín.

Según Putin, Moscú y Pekín deben afianzar sus lazos a pesar de los cambios en la palestra mundial.

“Independientemente de los cambios de la situación global debemos proseguir con nuestra política, ampliar y profundizar la cooperación mutuamente ventajosa”, señaló el mandatario ruso.

Fidel Castro: Los héroes de nuestra época (Cubadebate).

http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/10/04/articulo-de-fidel-los-heroes-de-nuestra-epoca/#.VDsbJ1PvsaY

Los héroes de nuestra época

Mucho hay que decir de estos tiempos difíciles para la humanidad. Hoy, sin embargo, es un día de especial interés para nosotros y quizá también para mu­chas personas.

A lo largo de nuestra breve historia revolucionaria, desde el golpe artero del 10 de marzo de 1952 promovido por el imperio contra nuestro pequeño país, no pocas veces nos vimos en la necesidad de tomar importantes decisiones.

Cuando ya no quedaba alternativa alguna, otros jóvenes, de cualquier otra nación en nuestra compleja situación, hacían o se proponían hacer lo mismo que nosotros, aunque en el caso particular de Cuba el azar, como tantas veces en la historia, jugó un papel decisivo.

A partir del drama creado en nuestro país por Estados Unidos en aquella fecha, sin otro objetivo que frenar el riesgo de limitados avances sociales que pudieran alentar futuros de cambios radicales en la propiedad yanki en que había sido convertida Cuba, se engendró nuestra Revo­lución Socialista.

La Segunda Guerra Mundial, finalizada en 1945, consolidó el poder de Estados Unidos como principal potencia económica y militar, y convirtió ese país —cuyo territorio estaba distante de los campos de batalla— en el más poderoso del planeta.

La aplastante victoria de 1959, podemos afirmarlo sin sombra de chovinismo, se convirtió en ejemplo de lo que una pequeña nación, luchando por sí misma, puede hacer también por los demás.

Los países latinoamericanos, con un mínimo de honrosas excepciones, se lanzaron tras las migajas ofrecidas por Estados Unidos; por ejemplo, la cuota azucarera de Cuba, que durante casi un siglo y medio abasteció a ese país en sus años críticos, fue repartida entre productores ansiosos de mercados en el mundo.

El ilustre general norteamericano que presidía entonces ese país, Dwight D. Eisenhower, había dirigido las tropas coaligadas en la guerra en que liberaron, a pesar de contar con poderosos medios, solo una pequeña parte de la Europa ocupada por los nazis. El sustituto del presidente  Roosevelt, Harry S. Truman, resultó ser el conservador tradicional que en Estados Unidos suele asumir tales responsabilidades políticas en los años difíciles.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas —que constituyó hasta fines del pasado siglo XX, la más grandiosa nación de la historia en la lucha contra la explotación despiadada de los seres humanos— fue disuelta y sustituida por una Federación que redujo la superficie de aquel gran Estado multinacional en no menos de cinco millones 500 mil kilómetros cuadrados.

Algo, sin embargo, no pudo ser disuelto: el espíritu heroico del pueblo ruso, que unido a sus hermanos del resto de la URSS ha sido capaz de preservar una fuerza tan poderosa que junto a la República Popular China y países como Brasil, India y Sudáfrica, constituyen un grupo con el poder necesario para frenar el intento de recolonizar el planeta.

Dos ejemplos ilustrativos de estas realidades los vivimos en la República Popular de Angola. Cuba, como otros mu­chos países socialistas y movimientos de liberación, colaboró con ella y con otros que luchaban contra el dominio portugués en África. Este se ejercía de forma administrativa directa con el apoyo de sus aliados.

La solidaridad con Angola era uno de los puntos esenciales del Movimiento de Países No Alineados y del Campo So­cialista. La independencia de ese país se hizo inevitable y era aceptada por la co­munidad mundial.

El Estado racista de Sudáfrica y el Go­bierno corrupto del antiguo Congo Belga, con el apoyo de aliados europeos, se preparaban esmeradamente para la conquista y el reparto de Angola. Cuba, que desde hacía años cooperaba con la lucha de ese pueblo, recibió la solicitud de Agostinho Neto para el entrenamiento de sus fuerzas armadas que, instaladas en Luanda, la capital del país, debían estar listas para su toma de posesión oficialmente establecida para el 11 de noviembre de 1975. Los soviéticos, fieles a sus compromisos, les habían suministrado equipos militares y esperaban solo el día de la independencia para enviar a los instructores. Cuba, por su parte, acordó el envío de los instructores solicitados por Neto.

El régimen racista de Sudáfrica, condenado y despreciado por la opinión mundial, decide adelantar sus planes y envía fuerzas motorizadas en vehículos blindados, dotados de potente artillería que, tras un avance de cientos de kilómetros a partir de su frontera, atacó el primer campamento de instrucción, donde varios instructores cubanos murieron en heroica resistencia. Tras varios días de combates sostenidos por aquellos valerosos instructores junto a los angolanos, lograron detener el avance de los sudafricanos hacia Luanda, la capital de Angola, adonde había sido enviado por aire un batallón de Tropas Especiales del Ministerio del Interior, transportado desde La Habana en los viejos aviones Britannia de nuestra línea aérea.

Así comenzó aquella épica lucha en aquel país de África negra, tiranizado por los racistas blancos, en la que batallones de infantería motorizada y brigadas de tanques, artillería blindada y medios adecuados de lucha, rechazaron a las fuerzas racistas de Sudáfrica y las obligaron a retroceder hasta la misma frontera de donde habían partido.

No fue únicamente ese año 1975 la etapa más peligrosa de aquella contienda. Esta tuvo lugar, aproximadamente 12 años más tarde, en el sur de Angola.

Así lo que parecía el fin de la aventura racista en el sur de Angola era solo el comienzo, pero al menos habían podido comprender que aquellas fuerzas revolucionarias de cubanos blancos, mulatos y negros, junto a los soldados angolanos, eran capaces de hacer tragar el polvo de la derrota a los supuestamente invencibles racistas. Tal vez confiaron entonces en su tecnología, sus riquezas y el apoyo del imperio dominante.

Aunque no fuese nunca nuestra intención, la actitud soberana de nuestro país no dejaba de tener contradicciones con la propia URSS, que tanto hizo por nosotros en días realmente difíciles, cuando el corte de los suministros de combustible a Cuba desde Estados Unidos nos habría llevado a un prolongado y costoso conflicto con la poderosa potencia del Norte. De­sa­parecido ese peligro o no, el dilema era decidirse a ser libres o resignarse a ser esclavos del poderoso imperio vecino.

En situación tan complicada como el acceso de Angola a la independencia, en lucha frontal contra el neocolonialismo, era imposible que no surgieran diferencias en algunos aspectos de los que po­dían derivarse consecuencias graves para los objetivos trazados, que en el caso de Cuba, como parte en esa lucha, tenía el derecho y el deber de conducirla al éxito. Siempre que a nuestro juicio cualquier aspecto de nuestra política internacional podía chocar con la política estratégica de la URSS, hacíamos lo posible por evitarlo. Los objetivos comunes exigían de cada cual el respeto a los méritos y experiencias de cada uno de ellos. La modestia no está reñida con el análisis serio de la complejidad e importancia de cada situación, aunque en nuestra política siempre fuimos muy estrictos con todo lo que se refería a la solidaridad con la Unión Soviética.

En momentos decisivos de la lucha en Angola contra el imperialismo y el racismo se produjo una de esas contradicciones, que se derivó de nuestra participación directa en aquella contienda y del hecho de que nuestras fuerzas no solo luchaban, sino que también instruían cada año a miles de combatientes angolanos, a los cuales apoyábamos en su lucha contra las fuerzas pro yankis y pro racistas de Sudáfrica. Un militar soviético era el asesor del gobierno y planificaba el empleo de las fuerzas angolanas. Discrepábamos, sin embargo, en un punto y por cierto importante: la reiterada frecuencia con que se defendía el criterio erróneo de emplear en aquel país las tropas angolanas mejor entrenadas a casi mil quinientos kilómetros de distancia de Luanda, la capital, por la concepción propia de otro tipo de guerra, nada parecida a la de carácter subversivo y guerrillera de los contrarrevolucionarios angolanos. En realidad no existía una capital de la UNITA, ni Savimbi tenía un punto donde resistir, se trataba de un señuelo de la Sudáfrica racista que servía solo para atraer hacia allí las mejores y más suministradas tropas angolanas para golpearlas a su antojo. Nos oponíamos por tanto a tal concepto que más de una vez se aplicó, hasta la última en la que se demandó golpear al enemigo con nuestras propias fuerzas lo que dio lugar a la batalla de Cuito Cuanavale. Diré que aquel prolongado enfrentamiento militar contra el ejército sudafricano se produjo a raíz de la última ofensiva contra la supuesta “capital de Savimbi” —en un lejano rincón de la frontera de Angola, Sudáfrica y la Namibia ocupada—, hacia donde las valientes fuerzas angolanas, partiendo de Cuito Cuanavale, antigua base militar desactivada de la OTAN, aunque bien equipadas con los más nuevos carros blindados, tanques y otros medios de combate, iniciaban su marcha de cientos de kilómetros hacia la supuesta capital contrarrevolucionaria. Nuestros audaces pilotos de combate los apoyaban con los Mig-23 cuando estaban todavía dentro de su radio de acción.

Cuando rebasaban aquellos límites, el enemigo golpeaba fuertemente a los valerosos soldados de las FAPLA con sus aviones de combate, su artillería pesada y sus bien equipadas fuerzas terrestres, ocasionando cuantiosas bajas en muertos y heridos. Pero esta vez se dirigían, en su persecución de las golpeadas brigadas angolanas, hacia la antigua base militar de la OTAN.

Las unidades angolanas retrocedían en un frente de varios kilómetros de ancho con brechas de kilómetros de separación entre ellas. Dada la gravedad de las pérdidas y el peligro que podía derivarse de ellas, con seguridad se produciría la solicitud habitual del asesoramiento al Presidente de Angola para que apelara al apoyo cubano, y así ocurrió. La respuesta firme esta vez fue que tal solicitud se aceptaría solo si todas las fuerzas y medios de combate angolanos en el Frente Sur se subordinaban al mando militar cubano. El resultado inmediato fue que se aceptaba aquella condición.

Con rapidez se movilizaron las fuerzas en función de la batalla de Cuito Cuanavale, donde los invasores sudafricanos y sus armas sofisticadas se estrellaron contra las unidades blindadas, la artillería convencional y los Mig-23 tripulados por los audaces pilotos de nuestra aviación. La artillería, tanques y otros medios angolanos ubicados en aquel punto que carecían de personal fueron puestos en disposición combativa por personal cubano. Los tanques angolanos que en su retirada no podían vencer el obstáculo del caudaloso río Queve, al Este de la antigua base de la OTAN —cuyo puente había sido destruido semanas antes por un avión sudafricano sin piloto, cargado de explosivos— fueron enterrados y rodeados de minas antipersonal y antitanques. Las tropas sudafricanas que avanzaban se toparon a poca distancia con una barrera infranqueable contra la cual se estrellaron. De esa forma con un mínimo de bajas y ventajosas condiciones, las fuerzas sudafricanas fueron contundentemente derrotadas en aquel territorio angolano.

Pero la lucha no había concluido, el imperialismo con la complicidad de Israel había convertido a Sudáfrica en un país nuclear. A nuestro ejército le tocaba por segunda vez el riesgo de convertirse en un blanco de tal arma. Pero ese punto, con todos los elementos de juicio pertinentes, está por elaborarse y tal vez se pueda escribir en los meses venideros.

¿Qué sucesos ocurrieron anoche que dieron lugar a este prolongado análisis? Dos hechos, a mi juicio, de especial trascendencia:

La partida de la primera Brigada Mé­dica Cubana hacia África a luchar contra el Ébola.

El brutal asesinato en Caracas, Vene­zuela, del joven diputado revolucionario Robert Serra.

Ambos hechos reflejan el espíritu heroico y la capacidad de los procesos revolucionarios que tienen lugar en la Patria de José Martí y en la cuna de la libertad de América, la Venezuela heroica de Simón Bolívar y Hugo Chávez.

¡Cuántas asombrosas lecciones encierran estos acontecimientos! Apenas las palabras alcanzan para expresar el valor moral de tales hechos, ocurridos casi simultáneamente.

No podría jamás creer que el crimen del joven diputado venezolano sea obra de la casualidad. Sería tan increí­ble, y de tal modo ajustado a la práctica de los peores organismos yankis de inteligencia, que la verdadera casualidad fuera que el repugnante hecho no hubiera sido realizado intencionalmente, más aún cuando se ajusta absolutamente a lo previsto y anunciado por los enemigos de la Revolución Venezolana.

De todas formas me parece absolutamente correcta la posición de las autoridades venezolanas de plantear la necesidad de investigar cuidadosamente el carácter del crimen. El pueblo, sin embargo, expresa conmovido su profunda convicción sobre la naturaleza del brutal hecho de sangre.

El envío de la primera Brigada Médica a Sierra Leona, señalado como uno de los puntos de mayor presencia de la cruel epidemia de Ébola, es un ejemplo del cual un país puede enorgullecerse, pues no es posible alcanzar en este instante un sitial de mayor honor y gloria. Si nadie tuvo la menor duda de que los cientos de miles de combatientes que fueron a An­gola y a otros países de África o América, prestaron a la humanidad un ejemplo que no podrá borrarse nunca de la historia humana; menos dudaría que la acción heroica del ejército de batas blancas ocupará un altísimo lugar de honor en esa historia.

No serán los fabricantes de armas letales los que alcancen merecido honor. Ojalá el ejemplo de los cubanos que marchan al África prenda también en la mente y el corazón de otros médicos en el mundo, especialmente de aquellos que poseen más recursos, practiquen una religión u otra, o la convicción más profunda del deber de la solidaridad humana.

Es dura la tarea de los que marchan al combate contra el Ébola y por la supervivencia de otros seres humanos, aun al riesgo de su propia vida. No por ello debemos dejar de hacer lo imposible por garantizarle, a los que tales deberes cumplan, el máximo de seguridad en las ta­reas que desempeñen y en las medidas a tomar para protegerlos a ellos y a nuestro propio pueblo, de esta u otras enfermedades y epidemias.

El personal que marcha al África nos está protegiendo también a los que aquí quedamos, porque lo peor que puede ocurrir es que tal epidemia u otras peores se extiendan por nuestro continente, o en el seno del pueblo de cualquier país del mundo, donde un niño, una madre o un ser humano pueda morir. Hay suficientes médicos en el planeta para que nadie tenga que morir por falta de asistencia. Es lo que deseo expresar.

¡Honor y gloria para nuestros valerosos combatientes por la salud y la vida!

¡Honor y gloria para el joven revolucionario venezolano Robert Serra junto a la compañera María Herrera!

Estas ideas las escribí el dos de octubre cuando supe ambas noticias, pero preferí esperar un día más para que la opinión internacional se informara bien y pedirle a Granma que lo publicara el sábado.

Artículo Los héroes de nuetra época

Fidel Castro Ruz Octubre 2 de 2014 8 y 47 p.m.

Fidel Castro: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre (Granma).

http://www.granma.cu/cuba/2014-09-01/triunfaran-las-ideas-justas-o-triunfara-el-desastre

La sociedad mundial no conoce tregua en los últimos años, particularmente desde que la Comunidad Económica Europea, bajo la dirección férrea e incondicional de Estados Unidos, consideró que había llegado la hora de ajustar cuentas con lo que restaba de dos grandes naciones que, inspiradas en las ideas de Marx, habían llevado a cabo la proeza de poner fin al orden colonial e imperialista impuesto al mundo por Europa y Estados Unidos.

En la antigua Rusia estalló una revolución que conmovió al mundo.

Se esperaba, que la primera gran revolución socialista tendría lugar en los países más industrializados de Europa, como Inglaterra, Francia, Alemania y el Imperio Austrohúngaro. Ésta, sin embargo, tuvo lugar en Rusia, cuyo territorio se extendía por Asia, desde el norte de Europa hasta el Sur de Alaska, que había sido también territorio zarista, vendido por unos dólares al país que sería posteriormente el más interesado en atacar y destruir la revolución y al país que la engendró.

La mayor proeza del nuevo Estado fue crear una Unión capaz de agrupar sus recursos y compartir su tecnología con gran número de naciones débiles y menos desarrolladas, víctimas inevitables de la explotación colonial. ¿Sería o no conveniente en el mundo actual una verdadera sociedad de naciones que respetara los derechos, creencias, cultura, tecnologías y recursos de lugares asequibles del planeta que a tantos seres humanos les gusta visitar y conocer?¿Y no sería mucho más justo que todas las personas que hoy, en fracciones de segundo se comunican de un extremo a otro del planeta, vean en los demás un amigo o un hermano y no un enemigo dispuesto a exterminarlo con los medios que ha sido capaz de crear el conocimiento humano?

Por creer que los seres humanos podrían ser capaces de albergar tales objetivos, pienso que no hay derecho alguno a destruir ciudades, asesinar niños, pulverizar viviendas, a sembrar terror, hambre y muerte en todas partes. ¿En qué rincón del mundo se podrían justificar tales hechos? Si se recuerda que al final de la masacre de la última contienda mundial el mundo se ilusionó con la creación de las Naciones Unidas, es porque gran parte de la humanidad la imaginó con tales perspectivas, aunque no estuviesen cabalmente definidos sus objetivos. Un colosal engaño es lo que se percibe hoy cuando surgen problemas que insinúan el posible estallido de una guerra con el empleo de armas que podrían poner fin a la existencia humana.

Existen sujetos inescrupulosos, al parecer no pocos, que consideran un mérito su disposición a morir, pero sobre todo a matar para defender privilegios bochornosos.

Muchas personas se asombran al escuchar las declaraciones de algunos voceros europeos de la OTAN cuando se expresan con el estilo y el rostro de las SS nazis.  En ocasiones hasta se visten con trajes oscuros en pleno verano.

Nosotros tenemos un adversario bastante poderoso como lo es nuestro vecino más próximo: Estados Unidos. Le advertimos que resistiríamos el bloqueo, aunque eso podía implicar un costo muy elevado para nuestro país. No hay peor precio que capitular frente al enemigo que sin razón ni derecho te agrede. Era el sentimiento de un pueblo pequeño y aislado. El resto de los gobiernos de este hemisferio, con raras excepciones, se habían sumado al poderoso e influyente imperio. No se trataba por nuestra parte de una actitud personal, era el sentimiento de una pequeña nación que desde inicios de siglo era una propiedad no solo política, sino también económica de Estados Unidos. España nos había cedido a ese país después de haber sufrido casi cinco siglos de coloniaje y de un incalculable número de muertos y pérdidas materiales en la lucha por la independencia.

El imperio se reservó el derecho de intervenir militarmente en Cuba en virtud de una pérfida enmienda constitucional que impuso a un Congreso impotente e incapaz de resistir. Aparte de ser los dueños de casi todo en Cuba: abundantes tierras, los mayores centrales azucareros, las minas, los bancos y hasta la prerrogativa de imprimir nuestro dinero, nos prohibía producir granos alimenticios suficientes para alimentar la población.

Cuando la URSS se desintegró y desapareció también el Campo Socialista, seguimos resistiendo, y juntos, el Estado y el pueblo revolucionarios, proseguimos nuestra marcha independiente.

No deseo, sin embargo, dramatizar esta modesta historia. Prefiero más bien recalcar que la política del imperio es tan dramáticamente ridícula que no tardará mucho en pasar al basurero de la historia. El imperio de Adolfo Hitler, inspirado en la codicia, pasó a la historia sin más gloria que el aliento aportado a los gobiernos burgueses y agresivos de la OTAN, que los convierte en el hazmerreír de Europa y el mundo, con su euro, que al igual que el dólar, no tardará en convertirse en papel mojado, llamado a depender del yuan y también de los rublos, ante la pujante economía china estrechamente unida al enorme potencial económico y técnico de Rusia.

Algo que se ha convertido en un símbolo de la política imperial es el cinismo.

Como se conoce, John McCain fue el candidato republicano a las elecciones de 2008. El personaje salió a la luz pública cuando en su condición de piloto fue derribado mientras su avión bombardeaba la populosa ciudad de Hanói. Un cohete vietnamita lo alcanzó en plena faena y nave y piloto cayeron en un lago ubicado en las inmediaciones de la capital, colindante con la ciudad.

Un antiguo soldado vietnamita ya retirado, que se ganaba la vida trabajando en las proximidades, al ver caer el avión y un piloto herido que trataba de salvarse se movió para auxiliarlo; mientras el viejo soldado prestaba esa ayuda, un grupo de la población de Hanói, que sufría los ataques de la aviación, corría para ajustar cuentas con aquel asesino. El mismo soldado persuadió a los vecinos que no lo hicieran, pues era ya un prisionero y su vida debía respetarse. Las propias autoridades yankis se comunicaron con el Gobierno rogando que no se actuara contra ese piloto.

Aparte de las normas del Gobierno vietnamita de respeto a los prisioneros, el piloto era hijo de un Almirante de la Armada de Estados Unidos que había desempeñado un papel destacado en la Segunda Guerra Mundial y estaba todavía ocupando un importante cargo.

Los vietnamitas habían capturado un pez gordo en aquel bombardeo y como es lógico, pensando en las conversaciones inevitables de paz que debían poner fin a la guerra injusta que le habían impuesto desarrollaron la amistad con él, que estaba muy feliz de sacar todo el provecho posible de aquella aventura. Esto, desde luego, no me lo contó ningún vietnamita, ni yo lo habría preguntado nunca. Lo he leído y se ajusta completamente a determinados detalles que conocí más tarde. También leí un día que Mister McCain había escrito que siendo prisionero en Vietnam, mientras era torturado, escuchó voces en español asesorando a los torturadores qué de­bían hacer y cómo hacerlo. Eran voces de cubanos, según McCain. Cuba nunca tuvo asesores en Vietnam. Sus militares conocen sobradamente cómo hacer su guerra.

El General Giap fue uno de los jefes más brillantes de nuestra época, que en Dien Bien Phu fue capaz de ubicar los cañones por selvas intrincadas y abruptas, algo que los militares yankis y europeos consideraban imposible. Con esos cañones disparaban desde un punto tan próximo que era imposible neutralizarlos sin que las bombas nucleares afectaran también a los invasores. Los demás pasos pertinentes, todos difíciles y complejos, fueron empleados para imponer a las cercadas fuerzas europeas una bochornosa rendición.

El zorro McCain sacó todo el provecho posible de las derrotas militares de los invasores yankis y europeos. Nixon no pudo persuadir a su consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger, de que aceptara la idea sugerida por el  propio Presidente cuando en momentos de relajamiento le decía ¿Por qué no le lanzamos una de esas bombitas Henry? La verdadera bombita llegó cuando los hombres del Presidente trataron de espiar a sus adversarios del partido opuesto ¡Eso sí que no podía tolerarse!

A pesar de eso lo más cínico del Sr. McCain ha sido su actuación en el Cercano Oriente. El senador McCain es el aliado más incondicional de Israel en las marañas del Mossad, algo que ni los peores adversarios habrían sido capaces de imaginar. McCain participó junto a ese servicio en la creación del Estado Islámico que se apoderó de una parte considerable y vital de Irak, así como según se afirma, de un tercio del territorio de Siria. Tal Estado cuenta ya con ingresos multimillonarios, y amenaza a Arabia Saudita y otros Estados de esa compleja región que suministra la parte más importante del combustible mundial.

¿No sería preferible, luchar por producir más alimentos y productos industriales, construir hospitales y escuelas para los miles de millones de seres humanos que los necesitan desesperadamente, promover el arte y la cultura, luchar contra enfermedades masivas que llevan a la muerte a más de la mitad de los enfermos, a trabajadores de la salud o tecnólogos que según se vislumbra, podrían finalmente eliminar enfermedades como el cáncer, el ébola, el paludismo, el dengue, la chikungunya, la diabetes y otras que afectan las funciones vitales de los seres humanos?

Si hoy resulta posible prolongar la vida, la salud y el tiempo útil de las personas, si es perfectamente posible planificar el desarrollo de la población en virtud de la productividad creciente, la cultura y desarrollo de los valores humanos ¿Qué esperan para hacerlo?

Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre.

 

Fidel Castro Ruz
Agosto 31 de 2014
10 y 25 p.m.