Entrevista con Rodolfo Reyes Rodríguez, embajador de Cuba ante la ONU: Rusia y América Latina comparten un fuerte apego al multilateralismo (RIA Novosti).)

http://sp.ria.ru/opinion_analysis/20141026/162691408.html

Rusia y América Latina comparten un fuerte apego al multilateralismo

Foto: RIA Novosti. © Flickr/ UN Geneva.

05:57 26/10/2014

El próximo 28 de octubre tendrá lugar la votación anual en Naciones Unidas para solicitar el fin del embargo contra Cuba. Por tal motivo esta agencia entrevistó al embajador del país caribeño ante la ONU, Rodolfo Reyes Rodríguez.

Inevitable arrancar con las sanciones adoptadas contra Rusia, a las que “Cuba se opone firmemente. Rusia es un actor vital en las relaciones internacionales y actúa de manera responsable en la protección de la paz y la seguridad internacionales”.

¿Es posible, le decimos, que Occidente no haya calibrado todavía que el mundo es ya multipolar, con todo lo que esto significa?

“Occidente entiende perfectamente que el mundo ha cambiado, sólo que las fuerzas políticas con pretensiones de dominación hegemónica que prevalecen en varios de estos países no están dispuestas a aceptar ese cambio y actúan contra todos aquellos que desafían el anterior status quo. Rusia es esencial en la consolidación del multilateralismo. En cuanto al papel de Rusia en América Latina considero que es muy positivo. Las relaciones de Rusia con la región han crecido de modo significativo y tienen un gran potencial. Son importantes en particular por los principios de respeto y beneficio mutuo que las rigen. Son significativas en el ámbito económico, pero también en el terreno político. Rusia y América Latina comparten un fuerte apego al multilateralismo y exigen el respeto estricto del derecho internacional. Coincidimos en que la fuerza no es la única, ni la mayoría de las veces la mejor vía para la solución de conflictos”.

Respecto al bloqueo y la votación del 28 de octubre, el embajador explica que “se adoptará la resolución que exige el fin al bloqueo económico, comercial y financiero que han mantenido sucesivas administraciones estadounidenses contra Cuba desde el año 1960”.

“Estamos convencidos de que nuevamente más de 185 países votarán junto al pueblo cubano. Este resultado es coherente con el clamor reiterado de la comunidad internacional que pide el fin de una política que por su esencia genocida no debió haber existido nunca y cuyos pretextos de aplicación se corresponden con lógicas imperiales y doctrinas que prevalecieron en el período de la llamada Guerra Fría”, insiste.

“El pueblo cubano”, dice, “ha resistido y crecido a pesar del bloqueo (…). Sin embargo, no pueden ser obviadas las consecuencias del bloqueo. Cada esfera de actividad humanos se ha visto afectada por esa política, por la persecución extraterritorial que impone, por la filosofía de castigo que entroniza. Por el negativo impacto del bloqueo, recrudecido en los últimos meses en el ámbito de la actividad financiera internacional del país, los cubanos reconocemos la trascendencia y agradecemos de corazón la solidaridad que recibimos de la comunidad internacional”. “Es un mensaje de aliento y esperanza para la justa causa del pueblo cubano”, agrega.

Recalcó que “Cuba no aplica sanciones ni realiza acción hostil alguna contra los Estados Unidos. No hemos establecido condicionamientos, sólo pedimos el respeto a nuestra soberanía y a la autodeterminación del pueblo cubano”.

¿Y los últimos cambios en la política estadounidense?

“Al interior de los Estados Unidos se han producido cambios significativos en la opinión pública con relación a la política hacia Cuba. Hoy son mayoritarias las opiniones de aquellos que abogan por un cambio, por el fin de las medidas de castigo. Muchos reconocen el fracaso de la política sostenida por casi seis décadas”.

¿Es posible que Cuba se sienta decepcionada con Obama?

“Tiene aún dos años de gobierno. Espero que escuche la opinión de los propios estadounidenses y de la comunidad internacional y proceda, en virtud de su autoridad, a poner fin a la filosofía del castigo de Estados Unidos a Cuba, en áreas, entre otras, como el bloqueo, la injusta inclusión de Cuba en la lista de Estados supuestamente patrocinadores del terrorismo y la liberación y repatriación de tres antiterroristas cubanos que han sido mantenidos injustamente encarcelados en los Estados Unidos por más de 15 años”.

Otro de los grandes seísmos sociopolíticos de los últimos años ha tenido lugar en América Latina. ¿Cómo interpreta Cuba el cambio de paradigma?

“América Latina y el Caribe han avanzado de modo significativo en la defensa de la soberanía de sus pueblos y comparte la convicción de la necesidad de aplicar una estrategia propia de desarrollo. La creación de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe marcó un hito en ese proceso. Procesos subregionales de integración económica y coordinación política como CARICOM, MERCOSUR o UNASUR, son sólo algunos de los ejemplos que confirman esta tendencia. Cuba es un miembro activo y respetado en la comunidad de Estados de América Latina y el Caribe. Fracasó la política de aislamiento que ejecutó Estados Unidos contra Cuba”.

Pero Cuba no sólo piensa en América Latina y EEUU. De hecho acaba de anunciar que enviará a 500 profesionales de la salud (médicos y enfermeras) como voluntarios para combatir el ébola en África.

“Somos y hemos sido solidarios por convicción. Hemos estado junto a los que lucharon contra el colonialismo y el apartheid, a los que combaten el analfabetismo y salvan vidas con la atención de salud. Nuestro personal sanitario, de modo voluntario, marchó a Pakistán a asistir a las víctimas del terremoto, a Haití a compartir el combate al cólera y ahora, más recientemente, a África Occidental a trabajar junto a los que luchan por vencer la batalla frente al ébola”.

Desde hace años se debate sobre la posibilidad de una Cuba en la que tenga acomodo el pluralismo político mientras al mismo tiempo se conservan las políticas sociales y culturales. ¿Existe una percepción similar en Cuba?

“La pluralidad política no presupone la existencia de varios partidos. La clave del proceso democrático y de la pluralidad es la participación libre, real y sistemática de las personas y colectivos en la adopción de las decisiones del país, que nadie quede marginado ni excluido en el ejercicio de sus derechos”.

Respecto a la emigración, a los jóvenes que abandonan su país por la dificultad de cumplidas sus expectativas profesionales y económicas, ¿Tiene solución?

“La migración laboral por supuesto que nos afecta. En este tema inciden varios factores. En primer lugar tenemos carencias materiales derivadas de nuestra condición de país de escasos recursos, sometido al prolongado y cruel bloqueo de Estados Unidos, la principal potencia económica en nuestra región y aún hegemónica en las relaciones financieras y económicas internacionales. Por otra parte, Estados Unidos desarrolla políticas y programas específicos dirigidos a promover la migración ilegal y el robo de cerebros a nuestro país”.

Por Julio Valdeón Blanco

Anuncios