Más de la mitad de los rusos creen que la Perestroika causó más daño que provecho. Diputados rusos quieren sentar en el banquillo a Gorbachov por destruir la URSS. (RIA Novosti)

http://sp.ria.ru/society/20140428/159885787.html

Más de la mitad de los rusos creen que la Perestroika causó más daño que provecho

Mijaíl Gorbachov / © RIA Novosti. Andrej Rudakow.

Moscú, 28 abr (Nóvosti).

El 56% de los rusos valoraron negativamente las consecuencias de la Perestroika iniciada en los 1980 por el presidente de la URSS Mijaíl Gorbachov, se desprende de un sondeo del Centro Levada.

El 23% de los encuestados consideraron que el proceso fue provechoso, mientras que el 21% no supo valorar el periodo.

La encuesta se llevó a cabo del 21 al 24 de marzo con la participación de 1.600 habitantes de Rusia.

________

http://sp.ria.ru/revista_de_prensa/20140410/159741265.html

Diputados rusos quieren sentar en el banquillo a Gorbachov por destruir la URSS

Moscú, 10 abr (Nóvosti).

Diputados de varios grupos parlamentarios rusos, entre ellos Rusia Unida y Partido Comunista, enviaron una solicitud a nombre del fiscal general Yuri Chaika para que ordene la investigación de los acontecimientos previos a la desintegración de la URSS con el fin de inculpar al primer y único presidente de la extinta potencia, Mijaíl Gorbachov, escribe hoy el diario Izvestia.

Los legisladores indican que en el referéndum celebrado en 1991 los soviéticos votaron a favor de la conservación de la URSS, pero los dirigentes del país no cumplieron la voluntad del pueblo.

Los diputados recuerdan que Gorbachov ya fue procesado por su papel en la espiral de sucesos que precedió el desmoronamiento de la URSS. El 4 de noviembre de 1991 la Fiscalía General de la Unión Soviética abrió una causa penal contra el presidente del país, pero tuvo que cerrarla al día siguiente, supuestamente, por la presión desde el Kremlin.

Los parlamentarios creen que el impacto de la caída de la URSS no ha dejado de sentirse durante los últimos 23 años.

“Las consecuencias de lo ocurrido en 1991 las estamos pagando hasta hoy día. La gente muere en Kiev y seguirá muriendo por culpa de las personas que hace muchos años decidieron en el Kremlin destruir la URSS”, dijo el diputado Mijaíl Degtiariov.

Agregó que la caída de la Unión Soviética fue “un acto planeado” y sus culpables deben responder ante la Justicia.

Anuncios

Prensa Latina: unanimidad en la Duma estatal rusa contra el bloqueo a Cuba.

Leonid Kalashnikov, vicepresidente primero del Comité de Relaciones Internacionales de la Duma y miembro del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), presentó el proyecto de resolución, que obtuvo el respaldo unánime de los cuatro partidos políticos con representación parlamentaria, lo que incluye, obviamente, a Rusia Unida, el partido que  apoya la presidencia de Vladimir Putin.

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=740331&Itemid=1

Prensa rusa destaca llamamiento de Duma por cese bloqueo contra Cuba

Moscú, 24 nov (PL)

La prensa rusa destacó esta semana la aprobación unánime por la Duma estatal (Cámara baja) de un llamamiento a los parlamentos del mundo a redoblar la campaña para el cese definitivo del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba. Desde 1994 es ya la décima resolución de respaldo que adopta el Parlamento de Rusia, destaca el periódico oficial Rossiskaya Gazeta.

Recuerda la fuente que el daño económico a Cuba por el bloqueo de hace más de un siglo hasta diciembre de 2011, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a un billón 66 mil millones de dólares, de acuerdo con autoridades cubanas.

Señala y cita el texto de los diputados, que el unilateral bloqueo de Estados Unidos, desestimando a la ONU, no solo frena el desarrollo de la economía cubana, sino que menoscaba los derechos e intereses legítimos de ciudadanos cubanos que viven en otros países, así como los de terceros países.

Las agencias ITAR-TASS y Ria Novosti reflejaron igualmente la decisión de la Cámara baja de enviar un llamamiento al resto de los parlamentos de los países miembros de la ONU, a las distintas estructuras parlamentarias europeas y al Congreso de Estados Unidos.

Los diputados instaron a la administración estadounidense a aplicar para Cuba una política basada en el respeto al Derecho Internacional y la igualdad soberana de los Estados, y suspender definitivamente el bloqueo económico, comercial y financiero, resaltó Ria Novosti.

Exhortaron al Congreso norteamericano, agregó, a revisar la llamada ley Helms-Burton y otras actas legislativas que obstaculizan el desarrollo de la cooperación económica con Cuba.

Son siempre más numerosos los Estados que se pronuncian por poner fin a las sanciones económicas introducidas contra Cuba. En 1992, a favor de tal decisión votaron poco más de 50 Estados, y hoy ya son 186. Tan solo Estados Unidos, Israel y un Estado insular apoyaron su continuación, indicó Ria Novosti.

“El embargo (bloqueo) de Cuba es el tema más universalmente condenado”, subraya la nota del canal internacional Russia Today, con declaraciones de un experto.

“Hay un clamor internacional que va a expresarse en la ONU y que viene incrementándose con el paso del tiempo”, comentó el analista político Iroel Sánchez.

“No hay otro tema tan universalmente condenado como el bloqueo de Estados Unidos a Cuba -dijo- la comunidad internacional lo condena de manera aplastante. Lo expresan parlamentos en muchos países del mundo, como el ruso, movimientos sociales, jefes de Estado”, reflexionó Sánchez.

La radioemisora La Voz de Rusia destacó en su portada digital la posición de “Rusia por el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero a Cuba”. El vicepresidente primero del Comité de Relaciones Internacionales, Leonid Kalashnikov, hizo la presentación del proyecto de resolución, que obtuvo el respaldo unánime de los cuatro partidos políticos, con representación parlamentaria.

Con extrema claridad quedó expresada la condena universal del cerco de Estados Unidos contra Cuba en la resolución de la Asamblea General de la ONU, aprobada el pasado 13 de noviembre por absoluta mayoría de votos, advierte el llamamiento de la Duma rusa.

Los diputados de la Duma Estatal, subraya el texto, declaran una vez más su apoyo al pueblo de la amiga República de Cuba, Estado que lleva ya más de medio siglo defendiendo con abnegación, en las más difíciles condiciones, su soberanía y el derecho inalienable a elegir su propio modelo de desarrollo.

El llamamiento de la Duma y la disposición anexada fueron publicadas en la sección Semana de Parlamenskaya Gazeta, el órgano oficial de la Asamblea Federal (Parlamento) de Rusia.

ocs/oda

_____________________

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=726641&Itemid=1

Moscú, 20 nov (PL)

La Duma rusa (cámara baja) instó hoy a Estados Unidos a practicar una política hacia Cuba basada en el respeto de igualdad, la no injerencia en asuntos internos y la libertad del comercio y la navegación internacional. Todo ello pasa por el levantamiento definitivo del bloqueo económico, comercial y financiero, destaca un llamamiento adoptado este martes por los diputados rusos de las cuatro fuerzas políticas representadas en la Duma.

El vicepresidente primero del Comité de Relaciones Internacionales, Leonid Kalashnikov, hizo la presentación del proyecto de resolución, que obtuvo el respaldo unánime del plenario.

Con extrema claridad quedó expresada la condena universal del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba en la resolución de la Asamblea General de la ONU, aprobada el 13 de noviembre por absoluta mayoría de votos, refiere el documento de la Duma.

De acuerdo con autoridades cubanas, el daño económico infligido a su país por el cerco de hace más de un siglo hasta diciembre de 2011, considerando la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional, asciende a un billón 66 mil millones de dólares.

Afirman que el unilateral bloqueo por Estados Unidos no sólo frena el desarrollo de la economía cubana, sino que menoscaba los derechos e intereses legítimos de ciudadanos cubanos que viven en otros países, así como los de terceros países.

Los diputados de la Duma Estatal, subraya el texto, declaran una vez más su apoyo al pueblo de la amiga República de Cuba, Estado que lleva ya más de medio siglo defendiendo con abnegación, en las más difíciles condiciones, su soberanía y el derecho inalienable a elegir su propio modelo de desarrollo.

Acude una vez más, como lo hizo en anteriores ocasiones, a los parlamentos de los Estados miembros de la ONU y a las organizaciones parlamentarias internacionales con el reclamo de “no cejar en el empeño de prestar su apoyo a Cuba en la necesidad de levantar el bloqueo económico, comercial y financiero”.

El Parlamento ruso expresó su posición contraria a las sanciones en numerosas declaraciones y llamamientos, desde el primero adoptado en 1994, y el anterior, el 22 de octubre de 2010.

La resolución, anexada a la propuesta legislativa, establece remitir el llamamiento al presidente Vladimir Putin, al Consejo de la Federación (Senado), al Gobierno de la Federación y a la Unión Interparlamentaria.

Igualmente enviarán su propuesta a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, a la Asamblea Parlamentaria de la Comunidad de Estados Independientes y a la Asamblea Interparlamentaria de la Comunidad Económica Euroasiática.

El documento llegará también a los parlamentos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, al secretariado del Tratado de Seguridad Colectiva, al Parlamento Europeo y al Congreso de Estados Unidos.

ls/oda

Prensa Latina: Parlamento ruso robustece estrategia de Estado en seguridad nacional.

Según informa Prensa Latina, ningún partido de la oposición -lo que incluiría al Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR)- rechazó la medida. En aparente contraste con la actitud crítica que parecía deducirse de la intervención de Vladimir Rodin, representante del PCFR en el pasado Encuentro Comunista organizado por el Partido Comunista de Grecia (KKE) en Bruselas, cuya traducción publicamos recientemente, hacia la Ley relativa a las ONGs financiadas desde el exterior, el PCFR ha apoyado una norma que parece destinada a dificultar la injerencia en los asuntos internos rusos. La noticia de Prensa Latina:

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&idioma=1&id=652121&Itemid=1

Por Odalys Buscarón Ochoa

Moscú, 27 oct (PL) El Parlamento ruso dio una inequívoca señal en la semana que concluye hoy de apoyo a la política de Estado para fortalecer el orden institucional, la seguridad y la defensa de los intereses nacionales. La cámara baja (Duma estatal) aprobó de inmediato en segunda y tercera lecturas un proyecto de enmiendas adicionales al Código Penal, encaminadas a endurecer la penalización por espionaje, revelación de secretos de Estado, y traición, en estos términos definidos.

Ese paso sigue a una ley adoptada en julio pasado en ambas instancias legislativas que declara “agentes extranjeros” a las organizaciones no gubernamentales que reciban financiamiento del exterior para sus actividades políticas en territorio de la Federación.

Si bien el gobernante partido Rusia Unida controla la Duma con una mayoría simple -238 escaños de 450- ninguna de las otras tres fuerzas parlamentarias “no aliadas del Kremlin” rechazó como bancada la iniciativa de robustecer los cimientos institucionales del país.

De acuerdo con el espíritu del proyecto, se entiende por traición la “ayuda” financiera, técnico-material o de consulta a cualquier Estado extranjero u organización foránea.

Y como objetos de esta figura penal, los diputados añadieron a la relación anterior, la seguridad, el orden constitucional, integridad territorial y estatal de la Federación de Rusia.

Al igual que la ley de las ONG, promulgada de un plumazo por Putin, y el cierre de la representación de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en Rusia, esta otra legislación avivó las críticas hacia el Kremlin.

El vocero presidencial, Dmitri Peskov, aclaró a la prensa que el Gobierno no tiene la intención de “tomar en cuenta los criterios de la organización Human Rights Watch”, en relación con la ley sobre traición al Estado.

“Difícilmente el punto de vista de Human Rights Watch puede tenerse en cuenta, cuando se trata de asuntos relacionados con la seguridad nacional del país”, dejó en claro Peskov.

La respuesta obedeció a pronunciamientos de la fundación de que el concepto ampliado de traición “amenazaba los derechos humanos”, y por ende pidió a Putin no rubricarla.

Así, lo que para el Gobierno y los parlamentarios rusos significaría proteger la soberanía y la seguridad nacional, frente a amenazas de subvertir el orden constitucional, sus detractores, por el contrario, opinan “que socava las bases de la sociedad civil”.

Del contexto político interno acaparó también la atención las conclusiones de un informe del Centro de Estudios Estratégicos (CEE), solicitado por el Comité de Iniciativas Ciudadanas, que ofrece un escenario pesimista de la situación actual en Rusia y pone en entredichos la alta aprobación popular del presidente Putin.

Al respecto Peskov dijo que de ningún modo aceptarían las “conclusiones apocalípticas de los expertos”.

Nunca fuimos partidarios de verlo todo color de rosa, pero un pesimismo infundado tampoco tiene derecho a existir, objetó el asesor presidencial.

El colectivo de expertos evaluó de muy altos los “ánimos de protestas” en el país, con más de la mitad de los entrevistados descontentos ante la gestión de las actuales autoridades.

Sin embargo, el informe del CEE contrasta con otros estudios sociológicos y encuestas publicados en los últimos meses.

Un sondeo divulgado esta semana por el Centro de Estudio de la Opinión Social señala que la mayoría de los electores rusos confía en el Presidente.

Todas las valoraciones hacia Putin oscilaron entre 85 y 62 por ciento de aprobación, en una escala de varias preguntas.

En opinión del director de la Agencia de comunicaciones políticas y económicas, Dmitri Orlov, el ranking de confianza hacia Putin no solo es alto, sino que “supera con creces a otros dirigentes políticos rusos”.

Otra encuestadora independiente como el Centro Levada sitúa hoy la popularidad del gobernante ruso en 67 por ciento.

El estado de opinión masiva no puede investigarse por la indagación de “grupos focales”, como los participantes en las protestas, ya que se obtiene una muestra no representativa del país, expuso el director general del Instituto de proyectos regionales prioritarios, Nikolai Mironov.

Abundó el experto que su institución llevó a cabo su propia investigación, la cual arrojó un índice de “ánimos de protesta” a un nivel relativamente bajo, incluso entre la clase media.

En general, respecto a la gestión de Putin, una mayoría de rusos percibe mejoría en los indicadores económicos fundamentales y en la situación del país, en comparación con la década de 1990.

Sobre las relaciones entre el poder y la oposición en Rusia, un tema muy publicitado en Occidente, el propio Putin respondió esta semana a los miembros del Club de Debates Valdái.

Dijo creer que él y el gobernante partido Rusia Unida son más populares “porque el poder si que hace algo, y la oposición todavía tiene que demostrar que es capaz de hacer algo”, resumió con esta frase lapidaria.

lac/oda

Traducción: Contribución del Partido Comunista de la Federación Rusa en el Encuentro de Comunistas Europeos, Bruselas, octubre 2012 (representante del PCFR: Vladimir Rodin).

Contribución del Partido Comunista de la Federación Rusa en el Encuentro de Comunistas Europeos, Bruselas, octubre 2012 (representante del PCFR: Vladimir Rodin).

Traducción no oficial de la intervención de Vladimir Rodin (en rojo algún término dudoso en el inglés). Rodin realiza un recuento de lo acontecido en los últimos 20 años en Rusia y de la situación y actuación del PCFR en los últimos tiempos. Sorprende, no obstante, que señale como aparentemente negativa la ley de control de las actividades de las ONGs financiadas desde el exterior aprobada por Putin/Rusia Unida. Rodin menciona el llamamiento de Vladimir Putin a realizar una actualización de la economía rusa en la línea de la realizada por Stalin en los años 30 y cierra con una crítica al sistema capitalista y abogando por el socialismo como único sistema que puede resolver la problemática de los trabajadores y por una actuación política con determinación por parte del PCFR.

_________

http://inter.kke.gr/IntAct/int-meet/ecm2012/ecm2012kkro-en

Discurso por el representante del Partido Comunista de la Federación Rusa, Vladimir Rodin.

Bruselas, 1-2 de octubre de 2012

¡Camaradas, amigos, permitidme que os transmita los saludos de nuestro partido y los mejores deseos de éxito en nuestra lucha común por los intereses populares de parte de los líderes del PCFR y de su Presidente, Gennady Ziuganov!

Nos hemos reunido para discutir los problemas de los comunistas y del movimiento de los trabajadores bajo las condiciones de la prolongada crisis global que ha golpeado muchos países del mundo. Ésta adquiere fuerza y conduce a una siempre creciente presión sobre un número en aumento de economías.

La crisis financiera global de los últimos años ha confirmado una vez más el valor duradero de los conceptos básicos marxistas-leninistas sobre la naturaleza cíclica de la producción capitalista y la inevitabilidad de las crisis. Debe ser señalado, sin embargo, que esta vez tiene ciertas diferencias significativas. En particular, que no está relacionada con la sobreproducción en ningún modo.

Como aspecto principal de la crisis global vemos el capital bancario especulativo y las transacciones financieras internacionales que ignoran las fronteras nacionales y las diferencias de las políticas sociales y económicas de los estados, igualando las condiciones de explotación y opresión de las poblaciones.

Debe subrayarse que la crisis financiera y económica en Rusia tiene sus características nacionales específicas. El destructivo curso económico liberal de los 90 ha resultado en la exclusiva dependencia de Rusia de la exportación de hidrocarburos y, en menor extensión, de maderas y metales. En los últimos 15 años los precios internacionales de los hidrocarburos han estado fluctuando en un nivel muy alto. Exceden el nivel de mediados de los 90 en quince veces como promedio. Es la única razón por la que la destrucción de la industria no ha tenido un impacto de gran magnitud en el presupuesto estatal. Sin embargo, esta adicción al petroleo y al gas ha sido dañina para el pueblo ruso. Debido a la transición forzada a un desarrollo económico desequilibrado el nivel de la seguridad del Estado ha descendido dramáticamente. Más del 50% de los productos alimenticios son importados. Más aún, su calidad es a menudo dudosa. El servicio de control sanitario estatal ha sido virtualmente erradicado. El servicio de vigilancia contra incendios ha sido destruido. Miles de hectáreas de plantaciones madereras comerciales arden cada año. La apropiación de empresas ha sido reemplazada con la redistribución de la propiedad por medio de lobbies legislativos. La corrupción ha florecido con la adopción de las nuevas leyes sobre la tierra, los bosques y la vivienda. La ratio entre los ingresos agregados del 10% más rico de la población y el más pobre ha alcanzado 40, atestiguando la gran división de la población rusa en cuanto a riqueza.

A pesar de la obediencia plena al estado por parte de canales de televisión antes independientes, así como de un gran número de medios de comunicación, están llegando informaciones de denuncia a la gente a través de las publicaciones impresas de nuestro partido, con una circulación mensual total de unos 10 millones de copias, y de la prensa liberal-demócrata.

Durante los veinte años de dominación de la oligarquía nacional, que han traído una intensiva inversión de capital extranjero a Rusia, han tenido lugar cambios dramáticos en las esferas sociales y económicas. Puede decirse ahora que la desindustrialización ha sido prácticamente completada en Rusia. Los fabricantes nacionales de coches y los gigantes de la ingeniería mecánica, que constituyen las bases de cualquier nación industrial desarrollada, han sido destruidos. La industria aeronáutica, la ingeniería agrícola, las industrias alimentarias, textiles y las industrias ligeras han caído en el abandono. Los sistemas colectivos de energía y de agricultura han sido destruidos.

Todos estos cambios estructurales no pueden sino tener un impacto en las condiciones de trabajo de nuestro partido.

Por una parte, la destrucción de las empresas industriales de envergadura hace que el movimiento obrero esté descoordinado. El número de los trabajadores en nuestras filas ha declinado drásticamente desde 1995. Muchos se han fundido en la masa desclasada de trabajadores que luchan sólo por su supervivencia diaria realizando trabajos precarios no cualificados. Junto con la destrucción de los grandes grupos de obreros, los sindicatos han perdido su significado para la mayoría de ellos, convirtiéndose en un apéndice de la injustificablemente inflada burocracia.

Por otra parte, durante este periodo los pequeños y medianos negocios han experimentado en su totalidad y en sus carnes todos los horrores y el poder de la presión corruptora de la burocracia y ha virado drásticamente a la izquierda. Lo mismo ha ocurrido con los empleados de oficinas. A comienzos de los 90, debido a las inversiones del capital extranjero y al establecimiento de numerosas empresas mixtas con altos salarios, los trabajadores de cuello blanco fueron cautivados por las ilusiones relativas al desarrollo de una clase media estable. Sin embargo, la productividad real no creció, y a principios de la década del 2000 esta prosperidad, que estaba basada en la apropiación fraudulenta de los bienes estatales, desapareció. La empresas mixtas se encontraron de repente en manos de gestores rusos que no estaban dispuestos a pagar mucho y el bienestar de los empleados se desvaneció en el fino aire.

Durante los veinte años en que no ha habido ningún sistema controlado por el Estado que ofrezca trabajo a los graduados de las instituciones de educación superior, los jóvenes han tenido muchas dificultades para encontrar un primer empleo. Una inmensa mayoría de ellos no están trabajando en su especialidad. El nivel de desempleo reconocido por el estado ha alcanzado un 7-8%. Por supuesto, en la práctica, es mucho más alto.

Muchas regiones están experimentando un caos económico y un completo colapso de la ley y el orden. Los fiscales están dando cobertura a casinos ilegales, los funcionarios de los organismos encargados de hacer que se cumpla la ley tienen fuertes lazos con el crimen, y se ha convertido ahora en una práctica común cerrar empresas clave de un día para otro dejando miles de empleados sin trabajo. El Primer Ministro se ha visto forzado a intervenir y a controlar la situación manualmente para evitar la inestabilidad social.

Otro problema es el límite de desgaste de las instalaciones de ingeniería prácticamente en todos los sectores de la economía. Este problema está agravado por la falta de habilidades técnicas del personal de las empresas de mayor envergadura y por el deseo de los nuevos dueños de reducir costes mediante la omisión del mantenimiento de instalaciones de ingeniería sofisticadas. Como consecuencia los desastres generados por el hombre se han hecho más frecuentes. El límite de desgaste del sector de viviendas y del gas y la electricidad excedió el 70% hace ya tiempo. Los colapsos de edificios de apartamentos y los accidentes de envergadura en trenes y aviones se han tornado comunes. En verano del 2012, la negligencia criminal de los burócratas causó inundaciones de envergadura en dos pueblos del sur de Rusia.

Hasta el 2010, la población del país ha estado decreciendo en un promedio de 800.000 a 1.000.000 anualmente.

El Partido Comunista denuncia de forma coherente y continuada la incompetencia del gobernante partido Rusia Unida y de la maquinaria estatal para proveer del necesario control sobre la situación en las regiones, lo que lleva a fluctuaciones en personal y a la confusión. Coherente y continuamente recordamos a los ciudadanos la incompetencia de las autoridades para cumplir sus promesas electorales y para llevar a cabo numerosos proyectos gubernamentales anunciados en un pasado no muy lejano. Hemos sido testigos del fracaso total en la reforma de las pensiones en los recientes años. Han salido a la luz numerosos casos de uso indebido de fondos y de apropiación indebida de bienes. La mayor parte quedan sin castigo o simplemente no se llevan a juicio, elevando también así el nivel de sentimientos de protesta en la sociedad.

En estas circunstancias el impacto de una crisis sistémica global del capitalismo ha agravado el descontento en todos los estratos de la población, ha llevado a un crecimiento drástico de la desconfianza con respecto al programa de reformas estatales anunciado y, a su vez, ha obligado al gobierno a adoptar un número de medidas impopulares. Esto es avivado por la presión de los lobbies en la Duma Estatal para la ratificación del tratado de adhesión a la Organización Mundial del Comercio (OMC). Los comunistas nos hemos expresado de forma coherente y continua no contra la adhesión a la OMC como tal sino contra el momento y las condiciones de adhesión, que son totalmente inaceptables. A diferencia de otros países que se han unido a la OMC, Rusia ha llegado a este momento con una completa falta de preparación. Se han dejado sin adoptar más de 400 leyes protegiendo a los productores nacionales. Y los documentos de los protocolos que describen los términos de adhesión no fueron presentados ni siquiera en el momento de votar esta cuestión. Este otoño el Presidente ruso Vladimir Putin habló sobre la necesidad de una modernización y puesta a punto inmediata y eficiente de la economía en su totalidad en la línea de la emprendida por Iosef Stalin en los años 30.

Comprendiendo que la economía no puede depender del petroleo por un largo tiempo, la oligarquía gobernante ha estado atacando agresivamente los derechos habituales de los ciudadanos rusos en los años recientes.

Por ejemplo, negaron su responsabilidad en el derecho constitucional a la educación y sanidad públicas. El número de instituciones educativas en todos los niveles ha sido reducido drásticamente; se está haciendo que las escuelas y los hospitales se autofinancien. La facción comunista en la Duma Estatal propuso un borrador para un programa alternativo de reforma del sistema educativo. La diferencia fundamental con el programa de Rusia Unida está en un nivel garantizado de financiación estatal para cubrir totalmente las necesidades de la Educación Secundaria. Rusia Unida está realizando maniobras dilatorias para conseguir tiempo e impedir la discusión de nuestro borrador de programa en una sesión plenaria.

Este abril el partido de gobierno hizo un intento de sacar a través de la Duma Estatal una ley para cancelar la obligación estatal de realizar reparaciones imprescindibles de edificios de apartamentos. Esta obligación fue impuesta por ley al gobierno en 1991 durante el estadio inicial de privatización de viviendas. En realidad esto es un intento de trasladar a los ciudadanos un coste que excede el 10% del PIB anual. Además, para prevenir revueltas, impulsaron un número de leyes, en particular la Ley sobre Elecciones a Gobernadores que legitima filtros políticos que son casi infranqueables para los partidos de la oposición, la Ley sobre el Aumento de la Responsabilidad Relativa a las Reuniones y Manifestaciones, que aumenta las multas a 45.000 USD para cualquier infracción, la Ley sobre Organizaciones sin Ánimo de Lucro Financiadas en el Extranjero, etc. Intentando apoyar el crecimiento de los sentimientos de protesta, hemos insistido con éxito en que la Duma Estatal considere nuestras leyes relativas a la nacionalización de empresas que fueron privatizadas ilegalmente y que son ahora gestionadas de forma ineficiente; además, hemos demandado la adopción de impuestos progresivos. En septiembre de este año, facciones opositoras de la Duma Estatal propusimos la Ley de Control del Estado de los Precios para los Servicios de los Monopolios de los Recursos Naturales con la finalidad de detener el crecimiento galopante de los precios del gas y la electricidad, que se mantienen bien por encima de la tasa de inflación. No hace falta decirlo, fue rechazada por Rusia Unida. Este hecho fue ampliamente cubierto por los medios de comunicación controlados por o simpatizantes de nuestro partido político.

Este año, Rusia Unida, recibiendo instrucciones de los círculos del poder, procedió a realizar tácticas de intimidación dirigidas al público en general y, principalmente, a diputados de la oposición que representaban a la opinión pública. Fueron tomadas acciones represivas contrarias a la ley contra dos diputados. A uno de ellos, representando al Partido Comunista, se le anuló la inmunidad parlamentaria como diputado, al otro se le anuló su escaño de diputado en violación del Artículo 98 de la Constitución sin ningún procedimiento judicial, sino exclusivamente en base a la mayoría robada de 13 escaños de Rusia Unida.

Una sondeo llevado a cabo en 2011 reveló que la estimación de voto para Rusia Unida había caído tan baja que el gobierno no podía esperar obtener el número necesario de escaños ni en las elecciones a la Duma Estatal de diciembre de 2011 ni en las elecciones locales de marzo de 2012. Como solución se adoptó un plan para falsificar las elecciones. Por supuesto que anteriormente habían tenido lugar falsificaciones, pero sólo a nivel local y su tamaño venía determinado por el deseo de complacer a los oficiales federales. En 2011 tales falsificaciones se convirtieron en un requisito obligatorio y su escala fue planificada a nivel federal y comunicada al nivel regional como una directiva obligatoria. Lo que es más, las autoridades regionales ayudaron a la realización de estas falsificaciones mediante la organización del transporte de votantes entre regiones cercanas. La prevención de este tipo de falsificaciones es obstaculizada mediante la introducción de un sistema informático para el registro de votantes que se mueven de una región a otra en el día de las elecciones. Por ejemplo, durante las últimas elecciones que tuvieron lugar el 4 de marzo de 2012 el número de votantes en grandes ciudades aumentó en un 8-9% al traer personas de otras regiones.

Gracias a los continuados intentos del Partido Comunista de denunciar las falsificaciones y la manipulación de la opinión pública tanto a nivel comunitario, a través de una cobertura desigual de las campañas electorales en los medios de comunicación, como a nivel legislativo, impulsando a través de la Duma Estatal leyes que dan preferencia al partido gobernante, el público en general estaba ampliamente informado de la escala de las falsificaciones realizadas en años anteriores. Con suficiente antelación en 2011, la facción comunista propuso un paquete de leyes relativas al sistema electoral basado en en los estándares generalmente aceptados a nivel internacional para la protección de los resultados de las votaciones. El rechazo de Rusia Unida a adoptar estas medidas es sólo una prueba más de que ya habían sido planeadas falsificaciones a gran escala.

Como resultado la previsión que se había generado en la opinión pública de que se iban a producir falsificaciones a gran escala fue acompañada de un intenso deseo de prevenirlas. De repente, se volvió popular entre la gente joven actuar como observadores en los colegios electorales para asegurar elecciones justas y libres. Cientos de miles de personas no pertenecientes al partido, que no habían participado nunca antes en procesos electorales, vinieron a las oficinas de nuestro partido solicitando ser designados observadores electorales. Debido a su larga y coherente política, su programa electoral claro y bien definido y a los errores capitales en la política social y económica del gobernante Rusia Unida, el Partido Comunista obtuvo un 50% más de votos que en las elecciones parlamentarias anteriores. En las elecciones presidenciales, el presidente en ejercicio Vladimir Putin obtuvo menos del 50% de los votos en Moscú y en San Petersburgo. En Moscú, a pesar de la falsificación electoral sin precedentes, el Partido Comunista consiguió obtener un 13% de escaños en las autoridades locales, lo que representa dos veces y media lo conseguido hace cuatro años.

Como resultado, el Gobierno se granjeó un descontento masivo de la ciudadanía motivado por la escala de las falsificaciones; si antes sólo los comunistas hablaban sobre este problema, después de las elecciones de 2011-2012, la falsificación y manipulación sin precedentes de las elecciones se hicieron obvias para miles de rusos.

Esta circunstancia fue capitalizada por los héroes de la década de 1990, que representan las fuerzas políticas liberales y democráticas que habían destruido con éxito la URSS, arruinado la economía soviética y robado mediante vacíos legales todo a lo que pudieron echar mano. La relación del Partido Comunista con estas fuerzas es bastante complicada. Por una parte, no podemos permitirnos estar junto a figuras anticomunistas militantes, por otra parte, decenas de miles de personas salieron a la calle a protestar. Muchos de ellos creían y todavía creen honestamente que no están siendo guiados por ninguna fuerza. El Partido Comunista adoptó una decisión de compromiso. Acordamos una cooperación parcial. Nuestros representantes defienden las elecciones justas y apoyan los derechos sociales de los trabajadores pero realizamos nuestras propias manifestaciones.

Por tanto, resumiendo los anteriores argumentos, me gustaría subrayar que en el contexto de la inminente crisis sistémica del capitalismo, el Partido Comunista de la Federación Rusa está adoptando una postura anticipadora para exponer la esencia de este fenómeno clarificando las razones por las que el actual gobierno nacional no puede reconciliar las diferencias básicas entre los intereses de los empleados asalariados y la avaricia de los capitalistas, cuya única pasión ha sido siempre obtener un beneficio excesivo mediante la opresión de los trabajadores.

El socialismo, sin duda, es el único sistema capaz de resolver estas diferencias al asegurar la regulación efectiva de los procesos sociales y económicos por parte del gobierno, reparando la economía devastada y protegiendo los intereses de los trabajadores asalariados. Consideramos inexcusable seguir una política de “esperar y ver”, puesto que tendrá con seguridad un efecto negativo en el estatus social de los comunistas. Sólo mediante la decisiva denuncia de la esencia de las crisis capitalistas con su habilidad mimética basada en las actuales condiciones, así como mediante la decisiva denuncia y la resistencia a la política antisocial de la administración oligárquica y de Rusia Unida como su instrumento obediente, los comunistas podrán salvar su posición en la opinión pública.

Por el contrario, los retrasos y la lentitud en los esfuerzos de propaganda y en actividades de expansión (“outreach” en inglés) tendrá resultados peligrosos para nuestro partido. No hay espacios vacíos en la arena política y los partidos políticos indecisos son rápidamente reemplazados por nuevas fuerzas que actúan como guías.

¡Larga vida a la unidad de los partidos de los trabajadores y comunistas! Que nuestra comprensión mutua y esfuerzos compartidos en defensa de los empleados y de la clase trabajadora como vanguardia se fortalezcan.