Editorial de La República: Cambiemos la rueda pinchada de la historia.

http://larepublica.es/2017/01/06/cambiemos-la-rueda-pinchada-de-la-historia/

Cambiemos la rueda pinchada de la historia

dimitrov-1024x576

Si como decía Jorge Dimitrov, la rueda la historia gira y seguirá girando hasta el triunfo definitivo del comunismo, es obvio que hemos sufrido un pinchazo en el camino, y antes de continuar avanzando toca arreglarlo.

Desde que allá por el año 2013, el trotskista multimillonario Jaume Roures decidiera lanzar al estrellato a Pablo Iglesias y su grupo de amigos, la izquierda vive una especie de shock anafiláctico, que está siendo aprovechado por los arribistas que toda la vida han sido una minoría vergonzante, para hacerse con las principales organizaciones políticas del estado.

En un país con más de cuatro millones de parados, con la segunda mayor tasa europea de menores viviendo en hogares bajo el umbral de la pobreza, donde de media dos trabajadores mueren al día en accidente laboral por la precarización del empleo, donde han expulsado de su casa a casi un millón de familias desde el inicio de la crisis, y donde 5,1 millones de personas pasan frío en invierno por no poder pagar las facturas energéticas; nos encontramos las calles vacías, la derecha ganando elección tras elección, las direcciones de los sindicatos mayoritarios escondidas en sus respectivos agujeros, y la izquierda mediática debatiendo sobre las cabalgatas de Reyes Magos, o si al frente de Podemos deben estar los pablistas o los errejonistas.

Las organizaciones que deberían defender la lucha de clases se han convertido en una parodia de sí mismas: Toxo pidiendo la intervención de la OTAN en Siria, Pablo Iglesias abrazando a un tronco que le dice cosas al oído, Cañamero comparando el nacimiento de Podemos con el descubrimiento del fuego, Rita Maestre lanzándose puñales con Echenique vía Twitter, Alberto Garzón alabando a Soros “el filántropo anticapitalista” y llamando “carrillista” a todo el que lo critica desde la izquierda, Monedero diciendo que si Marx viviera hoy sería hacker y Lenin escucharía a Los Chikos del Maíz, Carmena lanzando soflamas en favor de la caridad cristiana, y Colau intentando convertir la prostitución en un trabajo como otro cualquiera.

El Coordinador Federal de Izquierda Unida, que fuera antaño el líder político más valorado, es hoy, seis meses después y tras la pérdida del patrocinio mediático, el cuarto, superado por Rivera, Rajoy y hasta por el líder la gestora del PSOE, y sólo Iglesias obtiene peores resultados.

El debate se traslada

Mientras que el entorno político de ciertos dirigentes de IU se lamenta por la victoria del legítimo gobierno sirio en Alepo, se manifiesta con banderas terroristas, y el candidato podemita Santiago Alba Rico sigue promocionando al imperialismo en Oriente Medio y el norte de África, el debate consciente de izquierdas se ha trasladado a otros frentes, sin una organización de referencia.

Hace escasas horas, un artículo en ElDiario.es firmado por la profesora de Estudios Árabes de la Universidad Autónoma de Madrid, Luz Gómez, recibía cientos y cientos de críticas de una izquierda huérfana de organización. La defensa del gobierno sirio frente a los planes injerencistas de Occidente no la está liderando ninguna organización política, lo está haciendo la vanguardia obrera de forma desorganizada.

El centenario de la Revolución Socialista de Octubre que desembocó en la creación de la Unión Soviética, es otro ejemplo más. Ha sido la Comisión Octubre, una iniciativa desde las bases de las organizaciones de izquierdas, la que ha lanzado una campaña para reivindicar el legado de la misma. No ha sido el PCE, quien está yendo a rebufo. De hecho, su Secretario General, José Luis Centella, llegando a unos niveles de cinismo impropios, llegó a calificar el trabajo de la comisión como “un acto fraccional junto a personajes expulsados de IU y del PCE, presentando una comisión dedicada a conmemorar el centenario de la revolución rusa, paralela a la aprobada y puesta en marcha por el PCE, confundiendo a la militancia y compartiendo mesa y mantel con quienes poco pueden aportar a referenciar los valores de la Revolución que dirigió Lenin“.

Suponemos que el “camarada” Centella, ve un aporte mucho mayor a los valores de la Revolución que dirigió Lenin, el cargar contra viejos cuadros comunistas, aliarse con la socialdemocracia y el trotskismo, laminar al sector leninista del PCE, y disolver de facto la única organización que formaba cuadros comunistas y defendía la lucha de clases.

La pérdida de discurso

Más allá de lo vergonzoso que resulta para un comunista compartir escaños con una organización cuyos representantes públicos dijeran de Fidel, “otro dictador que muere en la cama. Uno menos“, como hizo Juan Moreno Yagüe (diputado por Podemos en el Parlamento de Andalucía), o que “el reto ahora es la democratización de la isla” como asegurara Teresa Rodríguez, por no mencionar al exJemad Julio Rodríguez; hay un hecho objetivo, que todos los comunistas comprendemos, y que derrumba el principal argumento para la penosa unidad/sumisión de Izquierda Unida en Podemos:

Los fieles de Iglesias, Monedero y compañía, entre ellos muchos que militaban y militan aún en Izquierda Unida y el PCE, afirman una y otra vez, que la unidad con el partido morado es necesaria, para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía española. Sin embargo, como demuestra Grecia y su gobierno, aún tomando las instituciones del estado, es absolutamente imposible mejorar la vida de la clase trabajadora, sin una movilización masiva y una revolución que acabe con el sistema capitalista. Tsipras no sólo no ha nacionalizado las principales empresas griegas, si no que ha continuado por la senda de la privatización, incluso con el patrimonio que pertenece a todo el pueblo griego, como es el caso de las islas, ¿hay algún elemento objetivo que nos indique que Iglesias sería más revolucionario que Tsipras? obviamente no, lo que existe es justo lo contrario, pruebas y hechos que demuestran que Iglesias es aún más neoliberal que el Primer Ministro griego.

Hemos aniquilado unas siglas cargadas de historia, una organización que a duras penas y con su obvia lucha interna, seguía formando cuadros políticos socialistas, y la hemos sustituido por otra, que cuando la televisión deje de patrocinarla se diluirá como un azucarillo en un café, ya que Podemos, no tiene militantes conscientes que luchen por un ideal y la sostengan, si no que tiene liberados políticos y fans, que dejarán de serlo cuando pase la moda.

El fascismo que viene

Es una obviedad que cuando Podemos acabe de demostrar lo que es, y de paso se haya llevado por delante a la única izquierda consciente del país, con la complicidad de sus líderes, lo que está por venir es lo mismo que ya ocurre en otros muchos países: la vuelta del fascismo a la vieja Europa.

Quienes a día de hoy afirman que en España los fascistas ya están en el poder, cometen una verdadera temeridad. El Partido Popular no es fascista, es neoliberal, conservador y pro-occidental. El fascismo es el que va casa por casa sacando a los sindicalistas, comunistas y socialistas, y los asesina, el fascismo quema viva a la gente, fusila y monta campos de exterminio. Esto es algo que a día de hoy está ocurriendo en Ucrania, con el patrocinio de la Unión Europea por cierto, y que, si no lo remediamos, ocurrirá de nuevo en España y en toda Europa. Le Pen en Francia, Amanecer Dorado en Grecia, o Casa Pound en Italia, son sólo tres ejemplos de lo que está por venir.

El nuevo capitalismo

Ante la decadencia de la Unión Europea y Estados Unidos, algo que nacerá en España a medio plazo, y que a día de hoy los gurús ni lo esperan, es un partido de ideología capitalista y proteccionista, que se sitúe en el escenario global del lado de Rusia y China fundamentalmente.

Una organización del corte ideológico de Rusia Unida, antieuropeista, que critique abiertamente los horrores que Occidente ha generado en el mundo y el daño que desde Bruselas se le ha producido a España, pero que sin embargo no cuestione el modelo económico fundamental.

Un partido que reivindique la moneda propia, la peseta, la salida de la Unión Europea, y el proteccionismo al más puro estilo Trump amenazando a General Motors.

Este partido, que aún está por nacer, contaría con una amplia base social en España, y con una izquierda desaparecida que ha dejado de reivindicar hasta la salida de la UE, es lo más previsible.

De ahí que el Parlamento Europeo, el pasado mes de noviembre, aprobara una resolución sobre comunicaciones estratégicas de la UE, “para contrarrestar la propaganda de terceras partes”, en la que se afirma que “Rusia lleva a cabo una propaganda hostil contra la Unión Europea, con el apoyo de medios de comunicación como Sputnik y el canal de televisión RT”.

La necesaria organización obrera

Cuando pase la moda de Podemos y para ese entonces IU y el PCE estén disueltos ¿qué hacemos? Frente al asalto del trotskismo al poder, la clase obrera española sólo tiene un camino, organizarse. Hay varias vías para hacerlo: bien tomando el poder en el próximo Congreso Federal del PCE y desbancando a la actual dirección, bien creando una nueva organización política que aglutine a toda esa izquierda huérfana.

Por desgracia, parece que Izquierda Unida no tiene ya solución, su Coordinador General sólo ve dos alternativas, bien culminar la sumisión en Podemos si Vistalegre II la ganan los pablistas, bien creando “un nuevo sujeto político”, de la mano de Iglesias, si es Errejón quien se lleva la partida.

Desde esa enorme cantidad de militantes de base que a día de hoy ya están trabajando para cambiar las cosas, como desde destacadas federaciones, y los innumerables militantes que se han marchado a su casa ante la deriva ideológica de la organización, nacerá o será reconstruida una nueva formación, cuando se haga demasiado evidente que el garzonismo no se desprenderá de las siglas de IU.

Esa nueva o retomada organización obrera, tendrá por delante grandes retos. El primero, obviamente, será su propia supervivencia y posterior posicionamiento, y el siguiente paso será, el establecimiento de un discurso claro, nítido, sin contradicciones, que abogue por la nacionalización de los principales sectores estratégicos, la salida de la Unión Europea, la lucha contra el desempleo, el trabajo precario y el modelo de sociedad patriarcal, y por supuesto, base su discurso en la sensatez, seriedad y solvencia, frente a la payasada y el circo permanente instalados en la mal llamada “nueva política”.

Si la rueda la historia gira y seguirá girando hasta el triunfo definitivo del comunismo, toca tomar la iniciativa y comenzar la ofensiva.

Anuncios

Raúl Castro: Las vibrantes palabras de Fidel resuenan hoy en esta Plaza (Cubadebate).

http://www.cubadebate.cu/especiales/2016/11/30/raul-castro-las-vibrantes-palabras-de-fidel-resuenan-hoy-en-esta-plaza/#.WEC0OGd7YYw

Raúl Castro: Las vibrantes palabras de Fidel resuenan hoy en esta Plaza

30 noviembre 2016 | 49 |

Raúl Castro interviene en el homenaje a Fidel en la Plaza de la Revolución. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Raúl Castro interviene en el homenaje a Fidel en la Plaza de la Revolución. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

Palabras del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en el acto de masas en homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Casto Ruz, en la Plaza de la Revolución , el 29 de noviembre de 2016, “Año 58 de la Revolución”.

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;

Señores Jefes de Delegaciones;

Destacadas personalidades;

Amigos todos;

Querido pueblo de Cuba (Aplausos):

Aunque me corresponderá pronunciar el discurso final el próximo 3 de diciembre, cuando nos reunamos en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, deseo manifestar ahora, en nombre de nuestro pueblo, Partido y Gobierno, así como de la familia, sincera gratitud por su presencia en este acto (Aplausos), por las emocionantes palabras que aquí se han expresado y también por las extraordinarias e innumerables muestras de solidaridad, afecto y respeto recibidas de todo el planeta en esta hora de dolor y de compromiso.

Fidel consagró toda su vida a la solidaridad y encabezó una Revolución socialista “de los humildes, por los humildes y para los humildes” que se convirtió en un símbolo de la lucha anticolonialista, antiapartheid y antimperialista, por la emancipación y la dignidad de los pueblos.

Sus vibrantes palabras resuenan hoy en esta Plaza, como en la Concentración Campesina del 26 de julio de 1959 en apoyo a la Reforma Agraria, que fue como cruzar el Rubicón y desató la condena a muerte de la Revolución. Aquí Fidel ratificó que “la Reforma Agraria va”. Y la hicimos. Hoy, 57 años después, estamos honrando a quien la concibió y encabezó.

En este lugar, votamos junto a él la Primera y la Segunda Declaración de La Habana de 1960 y 1962, respectivamente (Aplausos). Frente a las agresiones apoyadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) Fidel proclamó que “detrás de la Patria, detrás de la bandera libre, detrás de la Revolución redentora… hay un pueblo digno” dispuesto a defender su independencia y “el común destino de América Latina liberada”.

Estaba junto a Fidel en el edificio que ocupa hoy el MINFAR, o sea, Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cuando escuchamos la explosión del barco francés La Coubre, que traía las primeras y únicas armas que pudimos comprar en Europa, y partimos al muelle, porque ya sabíamos que solo esa explosión podía originarse en el barco que estaba descargando esas armas, para socorrer a las víctimas, cuando minutos después de nuestra llegada se produjo, como trampa mortal, una segunda explosión. Entre ambas causaron 101 muertos y numerosos heridos.

Aquí, con él, se hizo la Declaración de Cuba como Territorio Libre de Analfabetismo en diciembre de 1961 (Aplausos), al terminar la Campaña de Alfabetización protagonizada por más de 250 000 maestros y estudiantes que no se detuvo, mientras ese mismo año los veteranos del Ejército Rebelde y las nacientes Milicias Nacionales Revolucionarias combatían a los mercenarios en Playa Girón y en las zonas montañosas contra las bandas armadas infiltradas desde el exterior que, entre otras muchas y múltiples fechorías, asesinaron a 10 jóvenes alfabetizadores. Se venció en Girón y se cumplió al mismo tiempo con la alfabetización de todo el país (Aplausos), para consagrar, como dijo entonces Fidel, que “los jóvenes tienen el porvenir en sus manos” (Aplausos).

Con profunda emoción aquí mismo escuchamos al Comandante en Jefe en esta Plaza, en la Velada Solemne de octubre de 1967, para rendir tributo al inolvidable Comandante Che Guevara y regresamos a ella, 30 años después, durante la etapa más dura del Período Especial, para comprometernos ante sus restos a que seguiríamos su ejemplo inmortal.

Estremecidos e indignados, asistimos a la Despedida de Duelo de las 73 personas asesinadas por el terrorismo de Estado en la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados, entre ellas los jóvenes ganadores de todas las medallas de oro en el cuarto Campeonato Centroamericano y del Caribe de Esgrima. En esa ocasión repetimos con él que “cuando un pueblo enérgico y viril llora”, (Exclamaciones de: “¡La injusticia tiembla!”), exactamente, “¡la injusticia tiembla!” (Aplausos.)

Es esta la Plaza de importantes marchas del Primero de Mayo de la capital; en 1996 contra el bloqueo y la Ley Helms-Burton, que aún se mantienen; del enorme Desfile de 1999 y de la Tribuna Abierta de la Juventud, los Estudiantes y los Trabajadores del 2000, donde Fidel expuso su concepto de Revolución, que en estos días millones de cubanos hacen suyo con su firma, en un acto de voluntad sagrado (Aplausos).

Es este el lugar a donde hemos acudido para respaldar los acuerdos de nuestros Congresos del Partido Comunista de Cuba.

En ese mismo espíritu ha venido en estos días el pueblo, con una gran participación de los jóvenes, a rendir emocionado tributo y a jurar lealtad a las ideas y a la obra del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana (Aplausos).

Querido Fidel:

Junto al Monumento a José Martí, héroe nacional y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, donde nos hemos reunido durante más de medio siglo, en momentos de extraordinario dolor, o para honrar a nuestros mártires, proclamar nuestros ideales, reverenciar nuestros símbolos y consultar al pueblo trascendentales decisiones; precisamente aquí, donde conmemoramos nuestras victorias, te decimos junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡Hasta la victoria siempre! (Exclamaciones de: “¡Siempre!” y Aplausos)

(Exclaman consignas de: “¡Viva Fidel! ¡Viva Raúl!”.)

Fidel ¿se fue? (Elsa Claro, Cubadebate).

http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/11/26/fidel-8/#.WDuqFGd7YYw

Fidel ¿se fue?

26 noviembre 2016

Fidel Castro. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Y ahora se piensa en las anchurosas madrugadas
de responsabilidad y angustia que has vivido,
en las tristezas insondables de ver partir,
antes de tiempo, a grandiosos camaradas.
Le exigimos tanto y tanto dio
que le creímos imbatible.
Posiblemente no nos equivocamos.
Seguirá, innumerable, en la latitud sin fronteras
de las semillas y los árboles llenitos de olor y vigores
que anduvo plantando
y le hacen inmenso y perpetuo.

Recomendable lectura: Resolución del Comité Central del Partido Comunista Portugués sobre la conmemoración del centenario de la Revolución de Octubre [Traducción]

Traducción no oficial del texto de la resolución del Comité Central del Partido Comunista Portugués relativa a la conmemoración del centenario de la Revolución de Octubre que desarrollará el PCP en el año 2017 en Portugal. Publicado en inglés y portugués en Solidnet.

http://www.solidnet.org/portugal-portuguese-communist-party/portuguese-cp-pcp-central-committee-resolution-centennial-of-the-october-revolution-%E2%80%93-socialism-necessary-today-and-for-the-future-en#Pt

18 de septiembre de 2016

1
El año 2017 señala el centenario de la Revolución Socialista de Octubre de 1917.

En el proceso histórico de emancipación de los explotados, de los oprimidos, de los trabajadores y de los pueblos, desde la sociedad primitiva, al esclavismo, al feudalismo y al capitalismo, marcados por importantes acontecimientos revolucionarios, la Revolución de Octubre es el acontecimiento mayor.

Después de milenios de sociedades en las que los sistemas socioeconómicos se basaron en la explotación del hombre por el hombre, la Revolución de Octubre inició una nueva época en la historia de la humanidad, la época de la transición del capitalismo al socialismo, siendo la primera revolución que, materializando profundas transformaciones democráticas en los dominios político, económico, social y cultural, asegurando la justicia y el progreso social y respondiendo a los anhelos de los trabajadores y de los pueblos, emprendió la construcción de una sociedad sin explotadores ni explotados.

En el tiempo en que vivimos, tras seguir la evolución del siglo XX, 100 años después de la Revolución de Octubre, cuando el sistema capitalista, con su naturaleza explotadora, opresora, agresiva y predadora, con las consecuencias trágicas que comporta, y atravesado por el agravamiento de su crisis estructural, se vuelve más evidente que el capitalismo es responsable de los crecientes problemas y peligros que enfrenta la humanidad. La realidad del mundo de hoy demuestra la importancia y el alcance de los objetivos de la Revolución de Octubre y afirma el socialismo como exigencia de la actualidad y del futuro.

2
Conmemorar el centenario de Revolución de Octubre es afirmarla como la realización más avanzada en el proceso milenario de liberación de la humanidad de las formas de explotación y opresión.

Conmemorar este centenario es poner en valor el papel de la clase trabajadora, de los trabajadores y de los pueblos en la transformación de la sociedad, es evidenciar la fuerza que resulta de su unidad, organización y lucha. Es reafirmar que tiene en sus manos el éxito de la resistencia a la actual ofensiva del gran capital, del imperialismo, y de la conquista de su emancipación social y nacional.

Conmemorar la Revolución de Octubre es homenajear a sus obreros y afirmar las grandes conquistas y realizaciones políticas, económicas, sociales, culturales, científicas, tecnológicas y civilizadoras del socialismo en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y su inmensa contribución para el avance de la lucha emancipadora de los trabajadores y los pueblos.

Conmemorar este centenario es utilizar las enseñanzas de los procesos, hasta entonces desconocidos, de construcción del socialismo en la Unión Soviética y en otros países, de los éxitos y de las derrotas, de los retrocesos y de los avances, de la larga lucha que los antecedió como importantes experiencias que enriquecen y animan a la lucha que continúa por el socialismo y el comunismo.

Conmemorar la Revolución de Octubre es, teniendo como base el marxismo-leninismo, tomar la iniciativa y combatir la ofensiva ideológica contra el socialismo y el comunismo, evidenciando las raíces y el papel del anticomunismo y el antisovietismo como instrumentos del capital en la lucha de clases.

La Revolución de Octubre y la subsecuente experiencia histórica de construcción del socialismo no deben ser conmemorados como acontecimientos meramente datados, fijos, parados en la historia, sino como fuente de importantes enseñanzas y ejemplo de transformaciones y conquistas que se reflejan y actualizan en la práctica revolucionaria del presente y se proyectan en el futuro.

Conmemorar la Revolución de Octubre es afirmar que el futuro no pertenece al capitalismo, pertenece al socialismo y al comunismo.

3
En el día 7 de noviembre de 1917 (25 de octubre, en el antiguo calendario ruso), el proletariado ruso, con el papel de vanguardia del Partido Bolchevique, guiado por una teoría revolucionaria, con la notable contribución de Lenin, tomó en las manos su destino, subiendo al poder y lanzando, en una revolución victoriosa, las bases de una nueva sociedad, en un país lacerado por la guerra imperialista (Primera Guerra Mundial), con un pueblo fustigado por la explotación, la represión, el hambre y el analfabetismo.

Una revolución que abarcaba los anhelos de la lucha milenaria de los explotados y de los oprimidos, desde las revueltas de los esclavos en la Antigüedad, las revueltas campesinas en la Edad Media, la Revolución Francesa de 1789 –que se insertó en la derrota del feudalismo y el advenimiento del capitalismo–, las insurrecciones obreras del siglo XIX.

La Revolución de Octubre tuvo como antecedentes históricos, de los cuales obtuvo importantes enseñanzas, la Comuna de Paris de 1871 –la primera experiencia histórica, aunque fuese por un corto periodo, de la conquista y del ejercicio del poder por el proletariado, con evidente superioridad también en el plano de la democracia política– la Revolución rusa de 1905 –la primera gran revolución popular con el papel organizado de la clase obrera y de los trabajadores– y la Revolución de Febrero de 1917, que marcó el fin del poder zarista, ya con una clase obrera experimentada y un partido preparado orgánica e ideológicamente para asumir la dirección de la lucha de las masas trabajadoras y populares en la conquista del poder.

La Revolución de Octubre emprendió la tarea de poner fin a todas las formas de explotación y de opresión social y nacional, habiendo significativamente adoptado entre sus primeras medidas los decretos sobre la paz y sobre la abolición de la propiedad latifundista de la tierra.

La Revolución de Octubre fue una exaltadora realización revolucionaria que, resistiendo y superando complejas vicisitudes y dificultades –boicots, sabotajes, intervención de potencias imperialistas, guerra civil, bloqueo económico, traición–, y recorriendo un camino irregular y accidentado, transformó en realidad las aspiraciones y sueños de los trabajadores, de los explotados, de los oprimidos, de los discriminados, abriendo el camino a la construcción de una sociedad nunca antes conocida por la humanidad.

La Revolución Socialista transformó la vieja y atrasada Rusia de los zares en un país altamente desarrollado, capaz de contener, como contuvo durante décadas, el objetivo de dominio mundial del imperialismo.

La URSS, en un corto periodo de tiempo histórico, alcanzó un significativo desarrollo industrial y agrícola, erradicó el analfabetismo y generalizó la escolarización y el deporte, eliminó el desempleo, aseguró la salud pública y la protección social, garantizó y promovió los derechos de las mujeres, de los niños, de los jóvenes y de los mayores, expandió el impacto de los movimientos de vanguardia artística y de las formas de creación y disfrute de la cultura, conquistó un elevado nivel científico y técnico, puso en práctica formas de participación democrática de los trabajadores y de las masas populares, emprendió la solución de la compleja cuestión de las nacionalidades oprimidas, incrementó los valores de la amistad, de la solidaridad, de la paz y de la cooperación entre los pueblos.

Fue la Unión Soviética el primer país del mundo en poner en práctica y en desarrollar como ningún otro derechos sociales fundamentales, como el derecho al trabajo, la jornada máxima de 8 horas de trabajo, las vacaciones pagadas, la igualdad de derechos de hombres y mujeres en la familia, en la vida y en el trabajo, los derechos y la protección de la maternidad, el derecho a la vivienda, a la asistencia médica gratuita, el sistema de seguridad social universal y gratuito, la educación gratuita. La Unión Soviética alcanzó realizaciones pioneras para la humanidad, como el lanzamiento del primer satélite artificial al espacio –el Sputnik– o el envío del primer hombre al espacio –el cosmonauta Yuri Gagarin.

La Unión Soviética, el pueblo soviético, bajo la dirección del Partido Comunista de la Unión Soviética, alcanzó éxitos y conquistas de gran proyección internacional, que estimularon la lucha de los trabajadores y de los pueblos de todo el mundo.

Bajo el impacto de la victoria de la Revolución de Octubre fueron constituidos numerosos partidos comunistas por todo el mundo, se creó el movimiento comunista internacional, se fortaleció el movimiento obrero y sus luchas, las ideas del marxismo-leninismo se propagaron entre las masas –como aconteció en Portugal, donde el 6 de marzo de 1921 fue fundado el Partido Comunista Portugués.

La URSS, el pueblo soviético, el Ejército Rojo, ofrecieron una contribución determinante para la victoria sobre el nazi-fascismo en la Segunda Guerra Mundial, en una heroica lucha que le costó más de veinte millones de vidas.

Después de la victoria sobre el nazi-fascismo, por su ejemplo y enorme prestigio, por la fuerza de las ideas del socialismo que proyectó, por la solidaridad e intervención en la política internacional, la URSS dio un gran apoyo a los pueblos que optaron y lucharon por la construcción de sociedades socialistas, a la lucha por la conquista por parte de millones de trabajadores de derechos y libertades en países capitalistas y a la dinámica y lucha del movimiento de liberación nacional, al desmoronamiento del colonialismo y a la conquista de la independencia de numerosos pueblos y naciones sometidas secularmente al yugo colonial.

La Unión Soviética fue solidaria con los comunistas y con el pueblo portugués en su lucha contra la dictadura fascista en Portugal y con la Revolución de Abril –realización del pueblo portugués, afirmación de libertad, de emancipación social y de independencia nacional.

La URSS y el sistema socialista fueron un factor muchas veces determinante en las conquistas y los avances por primera vez alcanzados por los trabajadores y los pueblos en su lucha de emancipación a nivel mundial.

4
La desaparición de la URSS y las derrotas del socialismo en el Este de Europa, cuyas causas fueron analizadas en los XIII, XIV y XVIII Congresos del PCP, tuvieron un innegable y profundo impacto negativo en la correlación de fuerzas mundial, en la conciencia de las masas y en el desarrollo de la lucha por el socialismo. Se verificó un enorme retroceso en las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales de los pueblos de esos países y de otros pueblos del mundo.

La evolución mundial en el seguimiento de las derrotas del socialismo reveló así, incluso más, la importancia de las históricas realizaciones del socialismo y de los avances civilizadores que le están asociados, y pone en evidencia la superioridad del nuevo sistema social en la resolución de los problemas y la materialización de las aspiraciones de los pueblos.

La naturaleza del capitalismo no se alteró, lo que coloca la exigencia de su superación revolucionaria. El siglo XX no fue el de la “muerte del comunismo”, sino el siglo en que el comunismo nació como forma nueva y superior de sociedad.

5
La actual situación mundial expone la naturaleza explotadora, opresora, agresiva y predadora del capitalismo.

Sumergido en su crisis estructural, el capitalismo sólo tiene para ofrecer a los pueblos si no una cada vez mayor acumulación, centralización y concentración de la riqueza, el agravamiento de la explotación, el aumento de las injusticias y desigualdades sociales, el ataque a los derechos sociales y laborales, la negación de libertades y derechos democráticos, la usurpación y la destrucción de recursos, la injerencia y la agresión a la soberanía nacional, el militarismo y la guerra, que en su fase imperialista lleva a todos los continentes.

Millones de trabajadores son arrojados al desempleo, a la precariedad, a la más violenta explotación. A millones de seres humanos se les niegan sus derechos fundamentales, siendo abandonados a la pobreza, al hambre, a la desnutrición y sujetos al trabajo infantil, al trabajo esclavo, a todo tipo de tráficos. Millones de seres humanos son víctimas de las agresiones imperialistas y huyen de la guerra y la destrucción. Pueblos enteros son condenados al subdesarrollo, a la dependencia, a la opresión nacional.

El capitalismo por su naturaleza es incapaz de ir más allá de sus incurables contradicciones –principalmente entre capital y trabajo, entre el carácter social de la producción y su apropiación privada– lanzándose a la inexorable concentración de capital y al desorden productivo. Ávido de apropiación y acumulación de capital, el capitalismo no sólo no da respuesta a los problemas de la Humanidad, sino que, por vía de la apropiación capitalista e instrumentalizando las inmensas posibilidades abiertas por el trabajo, por el progreso y el desarrollo científico y tecnológico, profundiza las desigualdades, contradicciones e injusticias sociales. El capitalismo es un sistema que está en confrontación permanente con las necesidades, los intereses, las aspiraciones de los trabajadores y de los pueblos.

Así, más que nunca, el socialismo emerge con redoblada actualidad y necesidad en el proceso de emancipación de los trabajadores y de los pueblos.

6
El PCP señala como objetivo para el pueblo portugués la construcción de la sociedad socialista, partiendo de la realidad y de la experiencia de la revolución portuguesa, asimilando críticamente la experiencia revolucionaria mundial.

Al proponer su programa “Una democracia avanzada – Los valores de Abril en el futuro de Portugal”, el PCP considera que la realización de tal proyecto –una democracia económica, social, política y cultural– constituye un proceso de profunda transformación y desarrollo de la sociedad portuguesa. No obstante, como refiere el programa, “la liquidación de la explotación capitalista es una tarea histórica que sólo con la revolución socialista es posible realizar”.

El PCP reitera la necesidad de recorrer con determinación las fases y etapas necesarias para la materialización de ese supremo objetivo. Los combates de hoy por la defensa, reposición y conquista derechos, por la ruptura con la política de derecha y por la materialización de una política patriótica y de izquierda forman parte de la lucha por una democracia avanzada, así como la lucha por ésta es parte integrante de la lucha por el socialismo.

En su programa, el PCP “apunta como objetivos fundamentales de la revolución socialista en Portugal la abolición de la explotación del hombre por el hombre, la creación de una sociedad sin clases antagónicas inspirada por valores humanistas, la democracia comprendida en la complementariedad de sus vertientes económica, social, política y cultural, la intervención permanente y creadora de las masas populares en todos los aspectos de la vida nacional, la elevación constante del bienestar material y espiritual de los trabajadores y del pueblo en general, la desaparición de las discriminaciones, desigualdades, injusticias y flagelos sociales, la materialización en la vida de la igualdad de derechos del hombre y de la mujer y la inserción de la juventud en la vida del país, como fuerza social dinámica y creativa”. Y añade que “en el marco de los objetivos esenciales, el sistema socialista en Portugal asumirá inevitablemente particularidades y originalidades resultantes no sólo de las realidades objetivas del país sino también de las formas concretas que hasta entonces asuman la lucha de clases, la evolución económica, social, cultural y política y la propia coyuntura internacional”.

Fieles a sus ideales libertadores, conmemoramos el centenario de la Revolución de Octubre, cuyos valores echaron profundas raíces, son exigencia de la actualidad y se proyectan como realidades, necesidades objetivas, experiencias y aspiraciones en el futuro de Portugal y la humanidad.

7
El Comité Central del Partido Comunista Portugués decide que las conmemoraciones del Centenario de la Revolución de Octubre transcurrirán bajo el lema “Centenario de la Revolución de Octubre – Socialismo, exigencia de la actualidad y del futuro”, cuyo programa será presentado en Sesión Pública que se realizará el 7 de noviembre del corriente.

El programa de las conmemoraciones transcurrirá durante el año 2017, destacándose la realización de un mitin el 7 de noviembre –día del Centenario–, y tendrá su clausura el 9 de diciembre en una acción con un fuerte componente cultural.

El programa de las conmemoraciones, que se iniciará en enero en una iniciativa que coincidirá con el aniversario de la liberación por el Ejército Rojo del Campo de Concentración de Auschwitz, señalará acontecimientos históricos con vinculación relevante a la Revolución de Octubre, integrará iniciativas y acciones que darán expresión a las múltiples vertientes, acontecimientos, dimensiones y aspectos de la Revolución de Octubre y del proceso de construcción del socialismo, y expondrá la naturaleza del capitalismo y sus desastrosas y ruinosas repercusiones para la humanidad, afirmando el socialismo como exigencia de la actualidad y del futuro.

Entre otras iniciativas se destacan: la realización de un ciclo de debates y otras acciones temáticas, principalmente un Seminario sobre el tema “Socialismo – exigencia de la actualidad y del futuro”; una importante expresión en la Festa do Avante! de 2017, particularmente con una gran exposición; la realización el 9 de mayo (Día de la Victoria) de una iniciativa sobre las cuestiones de la Paz; el tratamiento específico en el Avante! [N.T., órgano de comunicación del PCP].

El Militante
y un sitio en internet con la apertura de una página propia; la edición de materiales de divulgación, a saber, una exposición impresa para una distribución masiva, folletos y carteles; en el plano editorial, la reedición de obras sobre la Revolución de Octubre y la construcción del socialismo, especialmente de Lenin y Álvaro Cunhal, promoviendo su lectura y estudio, y ediciones propias del Centenario; el desarrollo de iniciativas y acciones dirigidas a la juventud; la promoción de iniciativas en las áreas de cultura (cine, teatro, música, literatura, artes plásticas, etc.) y de la ciencia.

El programa de las conmemoraciones, en su dimensión, alcance y contenido deberá expresar la importancia y el significado político e ideológico que este acontecimiento tiene para la lucha de los trabajadores y de los pueblos en defensa de sus derechos y soberanía frente a la ofensiva del imperialismo y por transformaciones progresistas y revolucionarias, por el socialismo.

Para que las conmemoraciones asuman la dimensión y repercusión que se impone, su programa debe ser preparado desde ya con líneas de orientación e iniciativas incluidas en la exigente respuesta a los tiempos que vivimos y articulados con la acción general del Partido.

El Comité Central exhorta a que se asocien a estas conmemoraciones todos los que defienden la paz, la justicia y el progreso social y luchan por una sociedad de libertad y abundancia en que el Estado y la política estén enteramente al servicio del bienestar y de la felicidad del ser humano.

***
El socialismo, por caminos y etapas diferenciados se afirma con creciente claridad como objetivo de la lucha de los pueblos, en cuanto perspectiva y condición de futuro inseparable de la plena liberación y realización humanas.

El PCP reafirma que “en un plazo histórico más o menos prolongado, a través de la lucha por la emancipación social y nacional de los trabajadores y de los pueblos, se producirá la substitución del capitalismo por el socialismo que, en el siglo XXI, continúa inscrita como una posibilidad real y como la más sólida perspectiva de evolución de la humanidad”.

El PCP reafirma su determinación inquebrantable de luchar para que el socialismo se convierta en una realidad del mañana del pueblo portugués.

Beneficios de la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia (Prensa Latina).

http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=34283&SEO=evo-destaca-importancia-de-la-nacionalizacion-de-los-hidrocarburos

Evo destaca importancia de la nacionalización de los hidrocarburos

__________________

Presidente de petrolera boliviana resalta logros de nacionalización

Aniversario 68 de la Fundación de la República Popular De­mo­crática de Corea: Construir un Estado socialista próspero sigue siendo la meta (Granma).

http://www.granma.cu/mundo/2016-09-08/construir-un-estado-socialista-prospero-sigue-siendo-la-meta-08-09-2016-21-09-46

El parque donde se ubican las estatuas de Kim Il Sung y Kim Jong Il es uno de los lugares habituales donde los coreanos celebran el aniversario de la fundación de la RPDC.
El parque donde se ubican las estatuas de Kim Il Sung y Kim Jong Il es uno de los lugares habituales donde los coreanos celebran el aniversario de la fundación de la RPDC. Foto: KCNA

Con grandes metas cumplidas y nuevos re­tos por delante la República Popular De­mo­crática de Corea (RPDC) cumple hoy 68 años de su fundación.

El 9 de septiembre de 1948 se inició, bajo el liderazgo del presidente Kim Il Sung, el camino de la construcción de un Estado socialista, idea que actualmente se mantiene pero que busca nuevos asideros dentro de un mundo cada vez más convulso.

Primero Kim Jong Il y en la actualidad Kim Jong Un, herederos de la causa de su predecesor, continuaron la obra fraguada al calor de la lucha contra la colonización japonesa que otor­gó al pueblo coreano el poder de decidir sobre su propio destino.

Casi 70 años y en medio de las incesan­tes maniobras de agresión y en circunstancias difíciles, la RPDC continúa firme en su mi­sión de mantener su independencia y soberanía y de construir una nación próspera y socialista.

A lo largo de estos 68 años sus líderes han afirmado que la fundación de la RPDC sig­ni­ficó el nacimiento del poder popular basa­do en la doctrina Juche, idea que sitúa a las ma­sas co­mo única propietaria de los logros de la revolución que se gestaba en esa nación.

La trayectoria de la RPDC, luego de más de seis décadas de fundación como República, se debe en buena parte a la orientación de los hom­bres que desde su surgimiento se propusieron convertirla en un Estado socialista invencible, lo que significó un cambio radical en la forja del destino de la patria y el pueblo.

Los ciudadanos de entonces levantaron so­bre esa tierra una nación que hoy se caracteriza por la independencia, la autonomía y la au­to­defensa, que busca convertirse en un territorio próspero y que mantiene intacto el deseo de erigirse en una potencia socialista.

El camino de la abnegación y el sacrificio fueron los principios para sentar una firme ba­se económica que asegure la felicidad del pueblo. Re­gistrar un gran viraje en la construcción de la po­tencia económica y la mejora de las condiciones de vida del pueblo, sigue estando hoy, 68 años después, entre sus principales ob­jeti­vos.

Fomentar el desarrollo de la industria ligera y de la innovación de la producción agrícola con el fin de mejorar los niveles de vida de la po­blación tan pronto como sea posible y acelerar el crecimiento económico general del país, se ubican también entre sus tareas.

En ese sentido, importantes proyectos co­mo el reparto de los científicos Unha en la ciudad de Pyongyang, el hospital pediátrico de Okryu y la institución de Estomatología de Ryugyong, constituyen ejemplos de cómo se abre una era de prosperidad.

Bajo la dirección del Partido de los Tra­ba­ja­dores y su presidente Kim Jong Un, la búsqueda de la prosperidad se ha reorientado a la formación de una potencia económica sustentada en las ciencias y la tecnología de punta.

Por otro lado continúan afianzando su ca­pa­cidad militar autodefensiva y mantienen in­variable la bandera del Songun, que prioriza el fortalecimiento de los asuntos militares pa­ra defender la soberanía y dignidad nacionales.

Cuando el aumento de los simulacros militares, el fortalecimiento de los ejércitos y el in­cremento de la capacidad nuclear de los países implicados, hacen que aún no se respiren vientos de paz en la península coreana, el camino de la RPDC, según han declarado sus máximos jefes, ha sido el de robustecer de manera cuantitativa y cualitativa sus posibilidades de defensa y poder de disuasión en el enfrentamiento con verdaderas potencias mi­litares.

A pesar de todas estas dificultades y los avan­ces que ostentan hoy en día como nación, para la RPDC la idea de la reunificación de la patria sigue siendo su mayor afán. Grandes esfuerzos se rea­lizan por legar a las venideras generaciones un país unido y poder convivir en paz dentro de la península coreana con la convicción de que con estabilidad en la región, más y me­jores metas podrán ser cumplidas.

Lograr un nuevo desarrollo de las relaciones en­tre el norte y el sur para cumplir la histórica cau­­sa de la reunificación nacional es un deseo tan an­he­lado como alcanzar la prosperidad de la na­ción.

Pero las transformaciones iniciadas hace hoy 68 años no se han centrado exclusivamente en la construcción un país nuevo, libre y prós­pe­ro; los dirigentes de la RPDC han dedicado buena parte de su esfuerzo a elevar su prestigio e in­fluencia en el escenario internacional, así co­­mo a ampliar sus relaciones con otros países. (Redacción Internacional)

Carolus Wimmer (Partido Socialista Unido de Venezuela): Por la paz y el socialismo.

http://www.psuv.org.ve/opiniones/carolus-wimmer-parlatino-paz-socialismo-economia-otan-opinion/#.V4RAIe1b9_I

11.Jul.2016 / 06:54 pm /Haga un comentario

Por: Carolus Wimmer

La recién culminada cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Varsovia, la capital de Polonia, representa una escalada sin precedentes en la guerra global que han emprendido las potencias imperialistas. Llama la atención en especial la intensificación de la arremetida económica, financiera mediática y militar contra Rusia, iniciada hace dos años con el golpe fascista en Ucrania apoyado por Estados Unidos y Alemania.

La OTAN muestra los colmillos a Moscú, expandiendo fuerzas militares a todo lo largo de la frontera rusa.

El secretario general de OTAN, Jens Stoltenberg, anunció además una mayor presencia en Irak y Siria y control militar del Mediterráneo y de todos los países “vecinos” de la OTAN; así como maniobras militares de Libia a Georgia, Ucrania, Afganistán y las regiones fronterizas con China.

También se acordó enviar miles de tropas mas a Polonia y los países bálticos Estonia, Letonia, Lituania, abrir bases militares en la frontera con Rusia y elevar la fuerza de acción rápida a 40 mil efectivos.

Mientras, cada conflicto local en las regiones dominadas por la OTAN tiende a convertirse inmediatamente en uno de carácter global. Por ejemplo, en América Latina tenemos las bases en Curazao, Aruba, Cayena y Malvinas.

Después de 25 años de la victoria de la contrarrevolución en la Unión Soviética (URSS) aumenta el peligro de una III Guerra Mundial. Esa amenaza la potencian las contradicciones internas dentro de la Unión Europea, tal y como lo puso en evidencia el triunfo del Bretxit en el Reino Unido.

La cumbre representó una advertencia para la clase obrera internacional. La crisis capitalista en Europa y EEUU amenaza a la humanidad con una catástrofe de proporciones inimaginables.

Para enfrentarlo, construir un movimiento internacional por la paz y el socialismo es indispensable.

 

@wimmerparlatino