Carta abierta del Partido Comunista de Grecia (KKE) a los Partidos Comunistas y Obreros sobre la acción anticomunista de Die Linke en el Parlamento Europeo.

http://www.solidnet.org/greece-communist-party-of-greece/cp-of-greece-open-letter-of-the-kke-to-the-communist-and-workers-parties-on-the-anti-communist-activity-of-die-linke-in-the-eu-parliament-en-ru-sp-ar

Carta abierta del KKE a los Partidos Comunistas y Obreros

sobre la acción anticomunista de Die Linke en el Parlamento Europeo

Estimados camaradas:

En los Encuentros Internacionales de Partidos Comunistas y Obreros así como en los demás encuentros de Partidos Comunistas denunciamos el anticomunismo, combatimos las posiciones anticomunistas de la Unión Europea y la equiparación antihistórica de la contribución del socialismo con la monstruosidad del fascismo.

Destacamos la contribución insustituible de la Unión Soviética a la lucha de los pueblos y nos referimos a los 20 millones que dieron su vida para la derrota del nazismo.

Desvelamos la lógica peligrosa de los “dos extremos” y el marco respectivo de la Unión Europea y de los gobiernos burgueses, un marco que ha llevado a la persecución y prohibición de Partidos Comunistas.

Todos somos conscientes de que la lucha contra el anticomunismo y contra la distorsión de la contribución histórica del socialismo es una tarea muy seria y es imperativo condenar decisivamente la postura anticomunista.

Por lo tanto, queremos informales que recientemente el eurodiputado Helmut Scholz, dirigente del Partido Alemán “Die Linke”, miembro del presidium del Partido de la Izquierda Europea (PIE), organizó en el Parlamento Europeo, los días 12 y 13 de noviembre de 2013, un evento titulado “Viajé a su país como invitado – Alemanes oponentes de Hitler, víctimas del terror estalinista: historias familiares 1933-1956”.

Como denunció el grupo europarlamentario del KKE: “Se trata de un intento miserable de presentar a algunos antinazis alemanes como víctimas del Estado obrero soviético, una versión aun peor de la política oficial de la Unión Europea, que equipara el fascismo-nazismo con el comunismo y promueve la “teoría de los dos extremos”. Es un insulto a los miles de alemanes comunistas y otros antifascistas que resistieron, pagando con su vida, a la barbarie de Hitler. Es un insulto flagrante a los millones de soviéticos, de comunistas y de luchadores en la URSS y en todos los países de Europa que dieron su vida para aplastar la monstruosidad fascista. Se trata de una calumnia vulgar a expensas del primer Estado obrero en la historia de la humanidad, a expensas de las conquistas sin precedentes logradas por los trabajadores en el Socialismo”.

Consideramos que este tema es muy grave y que refleja el papel peligroso del oportunismo como vehículo para la promoción de la ideología y la política burguesa, como una fuerza que defiende y promueve las posiciones anticomunistas de la Unión Europea.

Los y las comunistas están obligados a dar una respuesta decisiva.

15.11.2013

Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE

Anuncios

RIA Novosti: Publican en la red el archivo privado de Stalin y otros documentos de bolcheviques.

http://sp.rian.ru/neighbor_relations/20130611/157284764.html

Foto: RIA Novosti.

Moscú, 11 de junio, RIA Novosti.

La Agencia Federal de los Archivos lanzó este martes la página web titulada Documentos de la Época Soviética que da acceso a más de 400.000 materiales del archivo personal de Stalin y del Politburó del Comité Central del Partido Comunista.

El proyecto contiene documentos del Archivo Estatal ruso de la Historia Social y Política, antiguamente el Archivo Central del Partido Comunista, informó el director de la entidad Andréi Artízov.

“El proceso de autoidentificación de la Rusia contemporánea no finalizará hasta que elaboremos conjuntamente una postura ponderada sobre la época soviética que se base en un análisis objetivo y evalúe imparcialmente tanto los avances de aquel periodo como el precio que la sociedad debió pagar por ellos”, señaló Artízov.

El archivo se compone de dos partes: documentos personales de Stalin y materiales del Politburó del Comité Central del Partido Comunista que abarcan los años 1919-1933.

El volumen total es de 390 páginas, o unos 100.000 documentos. La digitalización tardó unos cinco años. Los internautas pueden tanto leer los materiales como imprimirlos, marcar las páginas, o compartir los textos en las redes sociales.

El historiador y rector de la Universidad rusa de las Humanidades, Efim Pivovárov, recalcó la importancia de la publicación de los documentos en internet.

“Hay muchas discusiones sobre esta época y solo el acceso libre a la información permitirá repudiar posturas radicales y recurrir a la ciencia para analizar los procesos que tuvieron lugar. No los silenciamos y estamos dispuestos a estudiarlos, a interpretarlos en un nivel nuevo usando toda la riqueza del material”, constató Pivovárov.

Mientras tanto, el director de la Agencia Federal de los Archivos indicó también que la versión en inglés de la página en el futuro será accesible en otros países del mundo, en particular, en EEUU.

“Se tratará de una suscripción de pago. Una parte de los fondos recolectados se destinará al presupuesto de Rusia”, dijo Artízov.

Según Artízov, la Agencia Federal de los Archivos tiene planeada para el 70º aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, en 2015, la publicación de materiales sobre la administración militar soviética en Alemania, el botín de guerra y los documentos del Comité de Estado de la Defensa.

Los rusos opinan: Brézhnev, Lenin y Stalin los mejores, Gorbachov y Yeltsin los peores; el colapso de la URSS, una catástrofe (RIA N.).

http://sp.rian.ru/neighbor_relations/20130522/157138308.html

Los rusos votan por Brézhnev y detestan a Gorbachov

Leonid Brézhnev. / Foto: RIA Novosti.

Moscú, 22 de mayo, RIA Novosti.

Los rusos de hoy definen a Leonid Brézhnev como el mejor líder nacional del siglo XX, y a Mijaíl Gorbachov como el peor, según una encuesta realizada por el Centro Levada.

Un 56% de los entrevistados evalúan a Brézhnev en términos positivos, frente al 29% que le ven con malos ojos. Le siguen el líder de la revolución bolchevique Vladímir Lenin (55%/28%), el dictador Iósif Stalin (50%/38%), el emperador Nicolás II (48%/21%), el arquitecto del “deshielo” Nikita Jruschov (45%/35%), el padre de la perestroika Mijaíl Gorbachov (21%/66%) y el primer presidente ruso Boris Yeltsin (22%/64%).

Al margen de la encuesta se quedaron dos gobernantes, Yuri Andrópov y Konstantín Chernenko, cuya permanencia en el poder fue demasiado breve para que la gente se formara una opinión clara al respecto.

El politólogo Serguéi Cherniajovski, citado por el diario Kommersant, considera que cada gobernante evoca determinadas asociaciones: “Stalin, las victorias, y Brézhnev, el bienestar”.

Un alto cargo de la asociación Memorial, Yan Rachinski, opina que el resultado acusa “una falta de reflexión y conocimientos históricos, la gente habla de mitos, no de figuras reales”.

En vida, Brézhnev generaba más chistes que simpatía pero su gobierno coincidió con el auge del socialismo soviético y de relativa prosperidad.

En el extremo opuesto están Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin, con quienes la gente asocia únicamente derrotas y penurias económicas.

El subdirector del Centro Levada, Alexéi Grazhdankin, recordó que “la era de Gorbachov derivó en el colapso de la URSS que los rusos aún perciben como una de las catástrofes del siglo XX”. De la misma manera, la actitud hacia Yeltsin empeoró a raíz de las reformas liberales de 1992 que se tradujeron en una vertiginosa subida de los precios y el cierre masivo de empresas.

El historiador Valeri Solovéi piensa que el actual régimen gana con la comparación del caos de los 1990 con la estabilidad de la época de Putin. “Puede que Brézhnev le cayera mal a la gente pero recuerden lo que vino después”, dijo.

Inauguración de un monumento a Stalin en Yakutsk, Rusia, el día 8 de mayo de 2013.

Busto de Stalin, Yakutsk. / Foto: RT – RIA Novosti – Bolot Botchkarev.


 

Según informan las versiones en inglés de RT y RIA Novosti, veteranos de guerra apoyados por el comité local del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR) han estado recolectando desde hace seis años dinero y material para la realización de un monumento a Stalin consistente en un busto de 2,5 metros, que ha sido finalmente inaugurado el día 8 de mayo en vísperas de la celebración del Día de la Victoria. El busto se ha colocado dentro de la propiedad de una compañía minera de diamantes debido a la oposición del anterior alcalde de la ciudad, que rechazó la propuesta del PCFR de construir el monumento para celebrar el 90 aniversario de la Revolución de Octubre.

 

El busto de Stalin inaugurado el pasado 8 de mayo es el segundo monumento dedicado a Stalin en la República de Yakutia en el s. XXI, habiéndose erigido otro busto en el año 2005 en la Plaza de la Victoria en el pueblo de Mirny.

 

La web de RIA Novosti citada anteriormente hace referencia a las críticas que recibe el Presidente V. Putin de intentar promover la imagen de Stalin, señalando la publicación de libros de texto en los que se describe a Stalin como “un gestor eficaz” así como el cambio de nombre de la ciudad de Volgogrado a Stalingrado durante varios días al año.

 

La noticia de la pasada inauguración se encuentra recogida en el Facebook “Basta ya de mentiras contra el camarada Stalin y contra la URSS“.

Los rusos siguen admirando a Stalin y a su pasado soviético (RIA Novosti).

Y esto lo dice, lamentándose, un historiador ruso obviamente antiestalinista y, más en general, antisoviético y presumiblemente anticomunista, según se desprende de un artículo publicado por RIA Novosti. Qué se le va a hacer, no todos reniegan de su historia -y en el caso soviético es ya la de todos-, máxime cuando es ilustre y, de forma evidente, ha supuesto un salto cualitativo en la historia de la humanidad. El -surrealista y absurdo, advierto- artículo de RIA Novosti:

http://sp.rian.ru/society/20130220/156457472.html

Los rusos temen mirarse en el espejo histórico

Leonid Mlechin. Foto: RIA Novosti.

Moscú, 20 de febrero, RIA Novosti.

La historia de Rusia del siglo XX fue una “tragedia monstruosa” que marcó el desarrollo del país para muchos años, pero los rusos de hoy rehúsan sacar lecciones de su amargo pasado, especialmente, del periodo estalinista, opina el periodista e historiador Leonid Mlechin.

Casi 60 años después de la muerte del líder soviético Iósif Stalin hay quienes admiran su figura a pesar del enorme daño que causó al país, marcando una de las etapas más trágicas en la historia de Rusia del siglo XX.

“Los crímenes que cometió fueron de tal magnitud que hasta hoy día pagamos las consecuencias”, afirmó Mlechin, autor de numerosos libros de historia.

Según él, en Rusia sigue vivo el culto a la personalidad de Stalin y otros mitos relacionados con personajes históricos.

“Algo está mal con nuestra historia, pero no queremos verlo. No queremos mirarnos en el espejo histórico”, dijo.

Todo lo que sucedió con el país en los últimos cien años se puede calificar como una “tragedia monstruosa”. “Por eso nos cuesta tanto asimilar el pasado”, añadió.

Los desastres, prosiguió, sucedieron el uno al otro. Así, la revolución bolchevique “alteró el cauce natural del desarrollo” de Rusia.

Luego estalló la Guerra Civil Rusa. En opinión de Mlechin, fue “una tragedia aún mayor que la Gran Guerra Patria”, el nombre que dieron los soviéticos al periodo de guerra contra la Alemania nazi durante la II Guerra Mundial (1941-1945).

“La guerra civil involucró a todos y dividió a todos. Borró la fina capa de civilización que tiene la gente”, relató.

Con este bagaje Rusia entró en el socialismo y la idea de que “cualquiera puede ser enemigo” se arraigó en la mentalidad de los soviéticos.

“¿Por qué nos sorprendemos ahora cuando algo nos sale mal, con el pasado que tenemos?”, se preguntó.

La sociedad actual rusa no quiere aceptar la historia, “quiere una historia agradable”, pero la realidad es distinta, insistió.

Mlechin también arremetió contra los dirigentes soviéticos. “El siglo XX en Rusia no dio buenos héroes”, ni entre militares, ni entre políticos.

En su opinión, la cúpula soviética estuvo formada por personas con graves carencias educativas y “extremadamente soberbias” que se negaban a delegar el poder y tomaban personalmente todas las decisiones importantes.

La revolución socialista encumbró a algunas personas que enseguida “se creyeron los dueños del mundo” sin ninguna preparación profesional.

Aquí Mlechin volvió a mencionar a Stalin quién actuó como un estratega militar durante la Segunda Guerra Militar “sin haber estudiado nunca el arte castrense”.

En cuanto a la victoria en la guerra, la URSS no la ganó gracias a Stalin, sino a pesar de él, sentenció el historiador.

¡Fuera las manos de nuestros héroes!

Lo peor y lo nocivo son las mentiras y los mitos en la historia. Los héroes inventados “entierran” a los verdaderos héroes, y privan a la sociedad de la oportunidad para rendir homenaje a las personas que merecen ser admiradas por sus hazañas.

“Hoy en día cuando alguien destapa la verdad, todos se le abalanzan encima exigiendo no tocar el pasado y dejar en paz a los héroes de la nación”, continuó Mlechin.

A pesar de ello, insta a “recuperar la verdadera historia” que no se limita solo al régimen soviético y tiene muchas páginas gloriosas.

El pasado del país determina su presente, recuerda. Por eso no podemos olvidarnos de la historia. Lo que sí se puede hacer es “comenzar el tratamiento”, siempre y cuando se haga un “correcto diagnóstico” de la enfermedad.

“El retorno a nuestra auténtica historia es imprescindible si queremos avanzar”, reiteró.

En cuanto a las formas de este “retorno”, son muy individuales. “Tenemos que entender lo que pasó y sacar las lecciones correspondientes. Es un proceso lento, paulatino, pero tenemos que hacerlo por nosotros mismos”, concluyó.

En Rusia echan de menos la URSS: inauguración del Museo de la URSS en Moscú (RIA Novosti).

Y es normal que reivindiquen el pasado soviético. En la inauguración participaron dobles de Stalin y Brézhnev:

 

Fuente: RIA Novosti.

Más imágenes en la galería de RIA Novosti: http://sp.rian.ru/photolents/20121225/155984086.html

 

[Traducción] Artículo de Ivan Melnikov, Primer Vicepresidente del CC del Partido Comunista de la Federación Rusa: “Octubre es para siempre”.

Traducción no oficial de un nuevo texto del Partido Comunista de la Federación Rusa publicado en Solidnet. El ruso es una lengua maravillosa pero faltan traductores, esperemos que el PCFR adquiera la costumbre de traducir sus textos al inglés u otras lenguas más habituales en el occidente capitalista. Se reivindican figuras como Lenin y Stalin y, por supuesto, la Unión Soviética, cuyos efectos, aún hoy, y después de tanto anticomunismo, siguen siendo perceptibles, entre otros, como señala el artículo, la conciencia del derecho a una vida digna. Hay vida, por tanto y efectivamente, más allá del PIE (Partido de la Izquierda Europeo) y de la “Unión” (Capitalista) Europea. El texto (respeto las negritas y la puntuación, en general, del original) – la música la pongo yo:

http://www.solidnet.org/russia-communist-party-of-russian-federation/3043-cp-of-the-russian-federation-october-is-forever-en

El 7 de noviembre, el 95º aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, el popular periódico ruso Argumenty i Facty, dedicó la primera página completa y una plana entera al tema: “1917: ¿un avance o una ruina para el país?”.

Entre otros materiales el periódico ofrecía la columna con la que había contribuido Ivan Melnikov, Primer Vicepresidente del Comité Central del Partido Comunista de la Federación Rusa, titulada “Octubre es para siempre. Una nueva era para Rusia y para el conjunto de la humanidad vio la luz hace 95 años”. El número tuvo una tirada de 2.5 millones de ejemplares. A continuación el texto de la columna:

El 7 de noviembre de 1917 (Nuevo Estilo) la ira de un pueblo oprimido contenida durante siglos erupcionó a cielo abierto. Incluso Lenin, poco antes de la Revolución, no estaba seguro de que ocurriría tan pronto. Podía ser espoleada, podía ser organizada, pero no podía ser planeada porque la fuerza que la empujaba era el estado de ánimo general. Que la Revolución tenía que ocurrir no se duda.

La Revolución dio a Rusia y al mundo no sólo un nuevo estado. Proporcionó una nueva actitud a cada individuo, una actitud que conducía hacia una persona que tenía derecho a una vida decente.

Resaltar esa fecha en nuestra época conlleva cada vez menos nostalgia. El Día de la Revolución viene a ser visto como un día de lucha, una lucha contra los intentos de colocar un yugo a la sociedad, de convertir a las personas en una ubre que puede ser ordeñada y ordeñada en aras de la prosperidad de unos pocos.

La señal de alarma que cambió la percepción sobre esa fecha llegó durante la aguda fase de la crisis económica cuando El Capital de Marx fue eliminado de las estanterías en todo el mundo. La fecha del 7 de noviembre está cobrando nuevo significado contra el telón de fondo de la profunda crisis de las relaciones capitalistas.

Ésta es una de las razones de la popularidad de Lenin y Stalin. Nuestros oponentes los retratan de forma unidireccional enfatizando sólo los elementos negativos. Pero ellos fueron políticos y constructores creativos.

Vivieron en tiempos difíciles. La sociedad era muy complicada. Pero colocaron los cimientos de lo que ahora llamamos civilización soviética, que tuvo el más elevado nivel de educación, ciencia y cultura. Donde el hombre conquistó el espacio y el átomo. Donde fueron forjados una nueva calidad de moralidad, nuevos significados de la vida, que hacen palidecer en comparación la presente sociedad de consumidores de “comprar y vender”.