Javier Parra: La “Regla de Oro” y el PCE (La República).

http://larepublica.es/2017/01/24/la-regla-oro-pce/
pce-aragocc81n-1024x341

La “Regla de Oro” y el PCE

Mucho se ha escrito y queda por escribir sobre el XX Congreso del Partido Comunista de España que debe celebrarse este año. Un Congreso en el que tenemos la histórica obligación de reconstruir una herramienta capaz de organizar a la clase trabajadora para la toma del poder y para la transformación socialista de las estructuras económicas, culturales, políticas y sociales actuales; para la Revolución.

Pero esa obligación que tenemos por delante puede convertirse en error histórico si además de la aprobación de una línea política y organizativa correcta, el XX Congreso no cambia la dinámica en la que en los órganos de dirección y ejecutivos del Partido al más alto nivel no es mayoritaria ni hegemónica la presencia de camaradas sufren en sus carnes los problemas de la clase trabajadora y las capas populares de este país.

Esto evidentemente no es responsabilidad de los y las camaradas que en las últimas décadas o ahora han formado parte de los distintos órganos de dirección (sí ahora de cambiarlo), sino que la decisión del Partido hace ya cuatro décadas de dejar de organizarse en los centros de trabajo y focalizar ahí la centralidad de su política, tuvo las correspondientes consecuencias que hay que corregir. Por un lado esta decisión supuso que la inmensa mayoría de los nuevos militantes que a lo largo de todos estos años hemos entrado a formar parte del PCE no lo hemos hecho por la labor organizativa y de concienciación que el Partido haya realizado en nuestros centros de trabajo, sino por el convencimiento ideológico de que el Partido Comunista era nuestro partido, o en el mejor de los casos gracias a la labor que el Partido haya hecho en nuestro ámbito territorial, normalmente muy ligada a la estrategia institucional y electoral. Eso tampoco significa que no haya mayoría obrera en el Partido, claro que la hay, pero no está organizada como debería. Por otro lado, y muy relacionado con predominio de la estrategia electoral en la política del Partido, a veces se han ido generando unas dinámicas y unos debates en los órganos de dirección muy alejadas de la realidad en las bases del Partido, y de la realidad de la clase trabajadora, de sus problemas y sus inquietudes.

Además, si no hay una plena conexión entre la clase trabajadora, la militancia y la dirección, todas como parte del mismo sujeto transformador, se pueden producir situaciones como la siguiente: la mayoría de la clase trabajadora sin saber que sigue existiendo el Partido Comunista o sin creer que sea una herramienta que pueda resolver sus problemas; la militancia, trabajadora y luchadora como ninguna, desconcertada ante el futuro; y una dirección presa de las dinámicas electorales y sus derivadas.

Alvaro Cunhal, el histórico Secretario General del Partido Comunista Portugués, en su libro “Un Partido con paredes de Cristal” señalaba que “la mayoría obrera en los organismos de dirección es una importante garantía para que el Partido se mantenga fiel a una ideología y a una política de clase, sea capaz de analizar las situaciones y los problemas desde un punto de vista de clase, no sufra la influencia ideológica de la burguesía y mantenga firmemente los objetivos revolucionarios de la liquidación del capitalismo y de la construcción de una sociedad socialista”. Y añadía: “Cuadros intelectuales integrados en un colectivo revolucionario de mayoría obrera logran, con el tiempo y la experiencia, la conciencia de clase del proletariado. Pero si los cuadros intelectuales predominan mayoritariamente en organismos de dirección, se corre el riesgo de que, manteniendo preconceptos negativos de la clase de origen, hagan prevalecer criterios y orientaciones no conformes con la naturaleza de clase, la ideología y los objetivos del partido”.

Por eso es tan importante el XX Congreso del PCE, y no solo por los debates que vamos a llevar a cabo. Estoy seguro que la inmensa mayoría de la militancia del Partido va a apostar por dar una orientación revolucionaria a la organización, incluso de que cuestiones como la vuelta al “leninismo” que será uno de los temas centrales, se abrirán paso de nuevo por fin en nuestro Partido.

Pero es necesario ir más allá. Hay que cambiar una dinámica de demasiados años, y eso será lo más complicado. Al fin y al cabo el papel es capaz de aguantar todo. De ahí la importancia de volver a organizarse donde nunca debimos dejar de hacerlo, allí donde está la clase trabajadora. De ahí la importancia de la “Regla de Oro”, para que los intereses de la dirección del Partido sean en todo momento los de la clase de la que debe ser vanguardia. Y de la importancia de sincronizar en todo momento militancia-dirección, para no permitir que se abra paso el desconcierto, y para actuar siempre como un grupo, donde nadie es más que nadie, y donde nadie es menos que nadie. Y eso es lo que debe ser siempre un Partido Comunista.

Javier Parra

Informático de profesión, concejal en Paterna de EU y Secretario General del PCPV.