Seguimos con Grecia: nueva nota del Partido Comunista de Grecia (KKE) sobre el gobierno griego de ND-PASOK-DIMAR

Cualquiera que lea con regularidad los comunicados del Partido Comunista de Grecia (KKE) es seguro que tiene claro que el KKE no es un partido que viva fuera de la realidad o que haga propuestas alejadas de los intereses inmediatos de los trabajadores griegos -y europeos en general-, es decir, de la inmensa mayoría de la población. Los tres últimos comunicados publicados aquí, por ejemplo, creo que son prueba de ello. Lo que ocurre es que, precisamente porque tiene los pies en el suelo, el KKE sabe con certeza que los ataques contra los trabajadores no se detendrán si Grecia sigue en el marco de la UE y de la economía capitalista. Eso no le hace, insisto, renunciar a resolver problemas inmediatos, aunque eso sí, con un objetivo claro en el horizonte, el socialismo, en relación al cual hacen pedagogía incluyéndolo de forma explícita y reclamándolo entre sus principales objetivos. Y esto es lógico puesto que el origen de los problemas está en el sistema económico capitalista y su solución sólo puede venir por una transformación de dicho sistema en otro distinto en el que los trabajadores, la inmensa mayoría de la población, la propia y la ajena, insistimos, sean los beneficiarios. Es decir, y a menos que alguien tenga una nueva y genial idea y ateniéndonos a los ejemplos históricos, ese sistema es y se llama de forma específica y concreta, socialismo, siendo el socialismo soviético, le pese a quien le pese, el principal referente.

Al igual que comentábamos en relación a las elecciones del 6 de mayo, Syriza tiene la fortuna de no tener que formar gobierno, de ese modo sus presupuestos no pueden demostrarse erróneos -es la ventaja que tiene no gobernar- y, por tanto, poder seguir en el imaginario colectivo como una alternativa viable y positiva aunque, con toda seguridad, no constituya más que un mero repuesto del sistema. Con sus planteamientos, que en lo inmediato no creo que difieran mucho de los del KKE, constituyen ya, de hecho, un sostén del sistema al mantenerse como una alternativa que, mire usted qué mala suerte, por unos pocos votos -o por la mala voluntad y sectarismo del KKE si se terciase- no ha podido demostrar su eficacia en moderar el capitalismo y el imperialismo de la UE, imperialismo que opera, además, sobre la propia Grecia…habrá que esperar otros cuatro años -posiblemente menos- para poder demostrar que son capaces de darle la vuelta a la UE como a un calcetín…y otra vez lo mismo.

No obstante, e independientemente de los resultados electorales y a menos que haya un cambio radical en la UE -y pensar eso sí que es, obviamente, ilusorio y es indicativo de vivir en las nubes (como demuestra la vuelta de los buitres a Grecia)-, las tesis del KKE se demostrarán correctas. Y una observación: tras las elecciones Samarás declaraba que aspiraba a conducir el gobierno griego hasta el 2014 -dos años- para hacer coincidir las nuevas elecciones griegas con las europeas. Es evidente, como indica el propio diario pro UE y procapitalista El País, que las actuales circunstancias en Grecia -y las que se prevén para un futuro inmediato- le impiden aspirar a mantener el gobierno durante más tiempo sin una pausa para coger aliento. Es evidente también que la coincidencia con las europeas servirá para vender al pueblo griego posibles cambios e ilusiones -que vendrían de hipotéticos cambios políticos en Europa- en relación al desastre social que ellos mismos deben temer que va a producirse en Grecia. Lo dicho, el KKE lleva, sin duda, razón: lamentable que cuente con tan poco -o ningún- apoyo fuera de Grecia y que, aún más, se trabaje para debilitarlo. El anticomunismo reviste muchas formas y no todas son explícitas o evidentes a primera vista. El comunicado:

http://es.kke.gr/news/news2012/2012-06-21-nea-kibernisi/

21/06/2012

Comunicado de la Oficina de Prensa del CC del KKE sobre la formación del gobierno por ND-PASOK-DIMAR

El nuevo gobierno de coalición de la ND, el PASOK y la DIMAR no va a traer algún alivio a los sectores populares que sufren las consecuencias de la crisis capitalista. Lo que presenta el gobierno de coalición como una renegociación de las condiciones desfavorables de los Memorandos y del contrato de préstamo es de hecho un ajuste necesario impuesto por la profundización de la crisis en Grecia y en los países económicamente más fuertes de la zona euro.

Este reajuste será determinado por la agudización de las contradicciones y los acuerdos temporales entre las principales potencias de la UE en relación con la manera de gestionar la crisis. Sea cual sea el resultado no van a frenar ni cancelar la quiebra y el empobrecimiento del pueblo.

La participación de un partido de “izquierda” en el gobierno de coalición no va a traer resultados positivos para el pueblo. Con la participación de DIMAR en el gobierno, la plutocracia pretende ganar tiempo y la tolerancia del pueblo.

Los trabajadores y los sectores populares se enfrentan ante duras tribulaciones y nuevos peligros graves. No hay tiempo que perder ni tiempo de esperar. La burguesía, la Unión Europea y sus partidos intentarán utilizar los resultados electorales que fueron negativos para el pueblo para que prevalezcan el derrotismo y el fatalismo.

El KKE en el parlamento presentará proyectos de leyes y modificaciones con respecto a los graves problemas del pueblo. Entre los primeros será la abolición de los Memorandos, del contrato de préstamo y de todas las leyes respectivas que fueron aprobadas por el parlamento anterior.

El KKE luchará con todas sus fuerzas en el parlamento y en el pueblo para la organización de la intervención de los obreros y del pueblo, la lucha y el contraataque para la protección de los desempleados y las familias populares, para asegurar el suministro de los medicamentos, el funcionamiento de los hospitales, para impedir impuestos fuertes, nuevos rectores en los sueldos y las pensiones. Para proteger los hogares endeudados y garantizar el funcionamiento de la educación que es insuficientemente financiada. Para que se lleven a cabo obras públicas que sirven al pueblo y creen puestos de trabajo. Para que el pueblo confíe en su fuerza, levante la cabeza frente a sus explotadores, les detenga y les derroque.

Anuncios