Fidel Castro: Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre (Granma).

http://www.granma.cu/cuba/2014-09-01/triunfaran-las-ideas-justas-o-triunfara-el-desastre

La sociedad mundial no conoce tregua en los últimos años, particularmente desde que la Comunidad Económica Europea, bajo la dirección férrea e incondicional de Estados Unidos, consideró que había llegado la hora de ajustar cuentas con lo que restaba de dos grandes naciones que, inspiradas en las ideas de Marx, habían llevado a cabo la proeza de poner fin al orden colonial e imperialista impuesto al mundo por Europa y Estados Unidos.

En la antigua Rusia estalló una revolución que conmovió al mundo.

Se esperaba, que la primera gran revolución socialista tendría lugar en los países más industrializados de Europa, como Inglaterra, Francia, Alemania y el Imperio Austrohúngaro. Ésta, sin embargo, tuvo lugar en Rusia, cuyo territorio se extendía por Asia, desde el norte de Europa hasta el Sur de Alaska, que había sido también territorio zarista, vendido por unos dólares al país que sería posteriormente el más interesado en atacar y destruir la revolución y al país que la engendró.

La mayor proeza del nuevo Estado fue crear una Unión capaz de agrupar sus recursos y compartir su tecnología con gran número de naciones débiles y menos desarrolladas, víctimas inevitables de la explotación colonial. ¿Sería o no conveniente en el mundo actual una verdadera sociedad de naciones que respetara los derechos, creencias, cultura, tecnologías y recursos de lugares asequibles del planeta que a tantos seres humanos les gusta visitar y conocer?¿Y no sería mucho más justo que todas las personas que hoy, en fracciones de segundo se comunican de un extremo a otro del planeta, vean en los demás un amigo o un hermano y no un enemigo dispuesto a exterminarlo con los medios que ha sido capaz de crear el conocimiento humano?

Por creer que los seres humanos podrían ser capaces de albergar tales objetivos, pienso que no hay derecho alguno a destruir ciudades, asesinar niños, pulverizar viviendas, a sembrar terror, hambre y muerte en todas partes. ¿En qué rincón del mundo se podrían justificar tales hechos? Si se recuerda que al final de la masacre de la última contienda mundial el mundo se ilusionó con la creación de las Naciones Unidas, es porque gran parte de la humanidad la imaginó con tales perspectivas, aunque no estuviesen cabalmente definidos sus objetivos. Un colosal engaño es lo que se percibe hoy cuando surgen problemas que insinúan el posible estallido de una guerra con el empleo de armas que podrían poner fin a la existencia humana.

Existen sujetos inescrupulosos, al parecer no pocos, que consideran un mérito su disposición a morir, pero sobre todo a matar para defender privilegios bochornosos.

Muchas personas se asombran al escuchar las declaraciones de algunos voceros europeos de la OTAN cuando se expresan con el estilo y el rostro de las SS nazis.  En ocasiones hasta se visten con trajes oscuros en pleno verano.

Nosotros tenemos un adversario bastante poderoso como lo es nuestro vecino más próximo: Estados Unidos. Le advertimos que resistiríamos el bloqueo, aunque eso podía implicar un costo muy elevado para nuestro país. No hay peor precio que capitular frente al enemigo que sin razón ni derecho te agrede. Era el sentimiento de un pueblo pequeño y aislado. El resto de los gobiernos de este hemisferio, con raras excepciones, se habían sumado al poderoso e influyente imperio. No se trataba por nuestra parte de una actitud personal, era el sentimiento de una pequeña nación que desde inicios de siglo era una propiedad no solo política, sino también económica de Estados Unidos. España nos había cedido a ese país después de haber sufrido casi cinco siglos de coloniaje y de un incalculable número de muertos y pérdidas materiales en la lucha por la independencia.

El imperio se reservó el derecho de intervenir militarmente en Cuba en virtud de una pérfida enmienda constitucional que impuso a un Congreso impotente e incapaz de resistir. Aparte de ser los dueños de casi todo en Cuba: abundantes tierras, los mayores centrales azucareros, las minas, los bancos y hasta la prerrogativa de imprimir nuestro dinero, nos prohibía producir granos alimenticios suficientes para alimentar la población.

Cuando la URSS se desintegró y desapareció también el Campo Socialista, seguimos resistiendo, y juntos, el Estado y el pueblo revolucionarios, proseguimos nuestra marcha independiente.

No deseo, sin embargo, dramatizar esta modesta historia. Prefiero más bien recalcar que la política del imperio es tan dramáticamente ridícula que no tardará mucho en pasar al basurero de la historia. El imperio de Adolfo Hitler, inspirado en la codicia, pasó a la historia sin más gloria que el aliento aportado a los gobiernos burgueses y agresivos de la OTAN, que los convierte en el hazmerreír de Europa y el mundo, con su euro, que al igual que el dólar, no tardará en convertirse en papel mojado, llamado a depender del yuan y también de los rublos, ante la pujante economía china estrechamente unida al enorme potencial económico y técnico de Rusia.

Algo que se ha convertido en un símbolo de la política imperial es el cinismo.

Como se conoce, John McCain fue el candidato republicano a las elecciones de 2008. El personaje salió a la luz pública cuando en su condición de piloto fue derribado mientras su avión bombardeaba la populosa ciudad de Hanói. Un cohete vietnamita lo alcanzó en plena faena y nave y piloto cayeron en un lago ubicado en las inmediaciones de la capital, colindante con la ciudad.

Un antiguo soldado vietnamita ya retirado, que se ganaba la vida trabajando en las proximidades, al ver caer el avión y un piloto herido que trataba de salvarse se movió para auxiliarlo; mientras el viejo soldado prestaba esa ayuda, un grupo de la población de Hanói, que sufría los ataques de la aviación, corría para ajustar cuentas con aquel asesino. El mismo soldado persuadió a los vecinos que no lo hicieran, pues era ya un prisionero y su vida debía respetarse. Las propias autoridades yankis se comunicaron con el Gobierno rogando que no se actuara contra ese piloto.

Aparte de las normas del Gobierno vietnamita de respeto a los prisioneros, el piloto era hijo de un Almirante de la Armada de Estados Unidos que había desempeñado un papel destacado en la Segunda Guerra Mundial y estaba todavía ocupando un importante cargo.

Los vietnamitas habían capturado un pez gordo en aquel bombardeo y como es lógico, pensando en las conversaciones inevitables de paz que debían poner fin a la guerra injusta que le habían impuesto desarrollaron la amistad con él, que estaba muy feliz de sacar todo el provecho posible de aquella aventura. Esto, desde luego, no me lo contó ningún vietnamita, ni yo lo habría preguntado nunca. Lo he leído y se ajusta completamente a determinados detalles que conocí más tarde. También leí un día que Mister McCain había escrito que siendo prisionero en Vietnam, mientras era torturado, escuchó voces en español asesorando a los torturadores qué de­bían hacer y cómo hacerlo. Eran voces de cubanos, según McCain. Cuba nunca tuvo asesores en Vietnam. Sus militares conocen sobradamente cómo hacer su guerra.

El General Giap fue uno de los jefes más brillantes de nuestra época, que en Dien Bien Phu fue capaz de ubicar los cañones por selvas intrincadas y abruptas, algo que los militares yankis y europeos consideraban imposible. Con esos cañones disparaban desde un punto tan próximo que era imposible neutralizarlos sin que las bombas nucleares afectaran también a los invasores. Los demás pasos pertinentes, todos difíciles y complejos, fueron empleados para imponer a las cercadas fuerzas europeas una bochornosa rendición.

El zorro McCain sacó todo el provecho posible de las derrotas militares de los invasores yankis y europeos. Nixon no pudo persuadir a su consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger, de que aceptara la idea sugerida por el  propio Presidente cuando en momentos de relajamiento le decía ¿Por qué no le lanzamos una de esas bombitas Henry? La verdadera bombita llegó cuando los hombres del Presidente trataron de espiar a sus adversarios del partido opuesto ¡Eso sí que no podía tolerarse!

A pesar de eso lo más cínico del Sr. McCain ha sido su actuación en el Cercano Oriente. El senador McCain es el aliado más incondicional de Israel en las marañas del Mossad, algo que ni los peores adversarios habrían sido capaces de imaginar. McCain participó junto a ese servicio en la creación del Estado Islámico que se apoderó de una parte considerable y vital de Irak, así como según se afirma, de un tercio del territorio de Siria. Tal Estado cuenta ya con ingresos multimillonarios, y amenaza a Arabia Saudita y otros Estados de esa compleja región que suministra la parte más importante del combustible mundial.

¿No sería preferible, luchar por producir más alimentos y productos industriales, construir hospitales y escuelas para los miles de millones de seres humanos que los necesitan desesperadamente, promover el arte y la cultura, luchar contra enfermedades masivas que llevan a la muerte a más de la mitad de los enfermos, a trabajadores de la salud o tecnólogos que según se vislumbra, podrían finalmente eliminar enfermedades como el cáncer, el ébola, el paludismo, el dengue, la chikungunya, la diabetes y otras que afectan las funciones vitales de los seres humanos?

Si hoy resulta posible prolongar la vida, la salud y el tiempo útil de las personas, si es perfectamente posible planificar el desarrollo de la población en virtud de la productividad creciente, la cultura y desarrollo de los valores humanos ¿Qué esperan para hacerlo?

Triunfarán las ideas justas o triunfará el desastre.

 

Fidel Castro Ruz
Agosto 31 de 2014
10 y 25 p.m.

Anuncios

Miguel Ángel Ferrer (Opinión, Telesur): El gran legado del socialismo del siglo XX.

http://www.telesurtv.net/articulos/2014/05/09/el-gran-legado-del-socialismo-del-siglo-xx-375.html

El gran legado del socialismo del siglo XX

Por Miguel Ángel Ferrer

9-5-2014

 

El 9 de mayo de 1945 cayó Berlín en poder del Ejército Rojo. Con esa victoria militar, la más grande de la historia, la Unión Soviética pasó a convertirse en una potencia, en una gran potencia, en la segunda gran potencia del orbe. Y sólo cuatro años más tarde, en agosto de 1949, con la fabricación de su primera bomba atómica, la URSS, la primera nación socialista, se constituyó en una potencia nuclear. Ambas hazañas, conviene recordarlo, bajo la dirección del camarada José Stalin.

Con ese carácter de potencia atómica, la Unión Soviética resultó invulnerable a nuevos intentos de sojuzgamiento, conquista militar y dominio por cuenta del imperialismo. Pero no sólo eso. La URSS también se convirtió en la cabeza, en el líder de un poderoso frente antiimperialista. Poderoso frente antiimperialista que posibilitó la ampliación del número de naciones socialistas, y la consecuente creación de lo que durante varias décadas fue conocido con el nombre de campo socialista.

Sin la existencia de la Unión Soviética como una gran potencia acaso no habría sido posible la instauración del socialismo en China. Y quizá tampoco el formidable proceso de descolonización que conoció el planeta en los decenios siguientes y que, con las salvedades de Panamá, Irak, Afganistán y, muy recientemente Libia, perdura hasta hoy.

Muy probablemente tampoco habría sido posible la formidable derrota del imperialismo en Indochina. Y es difícil imaginar la existencia soberana y orgullosa de Cuba socialista sin el apoyo cuantioso y generoso de la URSS a la pequeña isla heroica.

Curiosamente, la neoconquista de Panamá, Irak, Afganistán y Libia se dio en momentos históricos en los cuales había dejado de existir la poderosa Unión Soviética. Fueron los años negros, sombríos, angustiosos de la unipolaridad y del crecimiento de los afanes guerreristas de un imperialismo ebrio de soberbia y sin enemigo al frente.

Pero, como decía el camarada Nicolás Lenin, la historia da sorpresas. Y la sorpresa fue que, desmembrada, salvajemente reconvertida al capitalismo y finalmente extinta, la desaparición de la Unión Soviética no significó la extinción de las bases económicas, políticas, culturales y militares de aquel poderoso frente antiimperialista nacido con la derrota del nazismo el 9 de mayo de 1945.

Esas bases permanecieron en Rusia y en algunos otros países que fueron parte de la URSS. Y tampoco desaparecieron en China, en Vietnam, en la Corea socialista y en Cuba. E igualmente permanecieron, sobre todo en los ámbitos ideológico, cultural y económico, en muchas naciones que, con esas bases, pudieron resistir los afanes y las acciones de dominio del imperialismo estadounidense. China, Cuba, Vietnam, la República Popular de Corea, Laos, Camboya, Irán, Venezuela y Siria son quizá los mejores ejemplos de esa nueva hazaña histórica.

La erección un tanto tardía pero finalmente concretada de Rusia como cabeza del gran frente antiimperialista actual ha puesto fin a la negra era de la unipolaridad para dar paso, de nuevo, a un mundo multipolar, a un planeta a salvo, al menos relativamente, de las habituales arbitrariedades, salvajadas y monstruosos crímenes de la Casa Blanca y del Pentágono.

Inesperadamente este es el gran legado del socialismo del siglo XX. Un legado nada despreciable. Un formidable freno a los designios expansionistas e intervencionistas de Estados Unidos. Un paso firme en favor de la paz mundial. Un sólido dique contra las nuevas guerras de conquista del imperialismo.

Siria pudo salvarse de ser recolonizada gracias a la decidida intervención de la cabeza del gran frente antiimperialista nacido el 9 de mayo de 1945, ahora hace exactamente 69 años.

http://www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Ciencia Socialista: Labiofam, empresa cubana, presenta varios medicamentos innovadores en Hanoi. Agricultura Socialista: Somonte de nuevo en buenas manos.

El Socialismo funciona, como puede comprobarse por los avances biotecnológicos -y otros- en Cuba. Manifestamos, además, nuestra alegría porque la huerta de Somonte esté de nuevo en buenas manos. El tesón y valor de los trabajadores del SAT es admirable y constituyen un ejemplo a seguir ( http://www.sindicatoandaluz.org/?q=node/941 ).

El artículo sobre Cuba:

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=501266&Itemid=1

Foto: Prensa Latina.

Hanoi, 27 abr (PL) El Grupo Empresarial cubano Labiofam presentó aquí una gama de productos médicos de probada eficacia derivados de la seudo corteza del plátano que despertó interés y admiración entre científicos e investigadores vietnamitas.(RadioPL)

Los directivos de esa pujante firma Jorge Luis Martínez y Yudit Rodríquez, expusieron en el Instituto de materias para la industria farmaceútica de Vietnam una gama de productos en oferta, entre los que descollaron por su novedad los provenientes del plátano.

Tras minuciosos procesos de estudios de laboratorios, ensayos verificadores de propiedades medicinales y registros sanitarios estrictamente acorde con las regulaciones internacionales, se han puesto ya en el mercado, precisó Rodríguez.

Este es el caso, por ejemplo, de ASMACAN, bronquiodilatador, expectorante y aneroxidante, muy efectivo para asmáticos ambulatorios, como demostraron sistemáticos pesquisajes entre pacientes en Cuba.

En idéntica vertiente de origen natural se inscribe el NUTRISOL que consiste en un aporte nutricional, reconstituyente, y se indica para anemia, anorexia y convalecencias.

Algunos suplementos nutricionales más, pero que responden a diagnósticos de anemia más específicos son el FERRICAL, al igual que el ACITAN que provee un suplemento de la fibra diétetica que pueda faltar, estimula procesos más saludables y constituye un efectivo protector de la mucosa gástrica.

Con múltiples acciones a su haber se presenta la PROPOLINA, restaurador ante desórdenes inmunológicos, rápido cicatrizador, antiparasitario, antinflamatorio, analgésico y antibacterial, todo a la vez.

Labiofam ha fomentado también la línea de productos a partir de los procesamientos de las propiedades de la corteza del árbol del mango, identificada como VIMANG, de distintos usos físicos, y entre ellos el de suplemento nutricional para segmentos sometidos a altas tensiones como pilotos, atletas de alto rendimiento y buzos, entre otros.

Para el auditorio vietnamita, en cuyo país crecen en abundancia plantas de plátano y mango, resultó motivador la experiencia cubana hasta el punto de indagar sobre posibilidades de intercambiar experiencias, transferir tecnologías y emprender asociaciones empresariales.

Ya esa última alternativa se ha convertido en un hecho exitoso con la existencia desde 1998 de la fábrica de bioraticidas Biorat, de la que Rodríguez es vicedirectora, en Ciudad Ho Chi Minh, donde laboran unos 100 trabajadores vietnamitas.

Martínez, representante de Labiofam para Asia, al ofrecer un recuento de los reconocidos logros de grupo empresarial, atrajo la atención del auditorio sobre la utilización del veneno del escorpión para tratamientos complementarios de cánceres, mediante el VIDATOX.

Se trata de una fórmula de base homeopática que alivia el dolor, reduce los procesos inflamatorios, incrementa la calidad de vida y la supervivencia sin ningún efecto adverso.

Más de 15 mil enfermos lo han consumido en todo el mundo, de acuerdo con datos expuestos.

lac/hr